Psyathome

¿Puede la genética causar depresión?

Las causas de la depresión son tan confusas para los investigadores como para los médicos y profesionales de la salud mental que la tratan, y quizás sobre todo, para los 300 millones de personas en el mundo que lo tienen.

La genética puede indicar un riesgo de depresión, pero no siempre determina si una persona desarrollará este trastorno de salud mental tan común. No existe una «causa número uno» de la depresión, y aún más compleja es la relación entre la genética, la depresión y otros factores contribuyentes conocidos.

Si le dijeron que tiene un “gen de la depresión”, es posible que le preocupe deprimirse. Sin embargo, tener una predisposición genética a una condición no siempre significa que la obtendrá. Simplemente significa que usted puede ser más susceptible que alguien que no tiene la misma composición genética.

El papel de la genética en la depresión

Por lo que saben los investigadores, es la interacción de los genes y otros factores (como el entorno y el trauma) que determinan si alguien desarrolla depresión.

Algunos estudios han indicado que alguien con un pariente de primer grado diagnosticado con depresión (un padre, un hermano o un hijo) podría tener tres veces más probabilidades de ser diagnosticado con depresión en su vida en comparación con la población general.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, si bien los estudios han sugerido un vínculo claro dentro de las familias, estos hallazgos no tienen en cuenta a quienes desarrollan depresión sin antecedentes familiares.

La investigación ha demostrado que los genes juegan un papel en el riesgo potencial de muchas condiciones de salud, incluida la depresión.

Los estudios han sugerido que hay un componente hereditario en la depresión. Algunas investigaciones también han indicado que las mujeres pueden ser más susceptibles a las influencias genéticas asociadas con la depresión que los hombres.

Comprender las variaciones genéticas

La herencia es una interacción compleja de muchos factores, no solo genes individuales. Al estudiar la depresión u otras condiciones de salud, los investigadores a menudo buscan cambios en los genes llamados variantes. Estos cambios se clasifican según el efecto (si lo hay) que tienen sobre el gen.

El color de los ojos es un ejemplo de cómo las variantes afectan a los genes. Los cambios en ciertos genes que afectan la producción de melanina, así como en varios otros genes, determinan de qué color son tus ojos. Heredas una combinación de genes, cada uno con sus propias variantes únicas, de tus padres.

Las familias a menudo pueden predecir de qué color serán los ojos de un niño mirando a los padres y otros parientes cercanos, pero las variantes pueden comportarse de manera inesperada. Por ejemplo, los padres con ojos azules pueden tener un hijo con ojos marrones.

La heredabilidad es un proceso complejo, incluso para un rasgo aparentemente simple como el color de los ojos. Para condiciones como la depresión, la investigación aún no ha determinado todas las implicaciones de las variaciones genéticas.

Desmitificando el «gen de la depresión»

Tener una variante genética puede hacer que sea más probable, pero no definitivo, que desarrolle una afección asociada con esa variante.

Si se altera un gen asociado con una condición específica, es más probable (o menos) que contribuya al desarrollo de esa condición. Es menos probable que una variante genética benigna influya en la afección que una variante patógena.

En algunos casos, los investigadores identifican una variante genética pero no saben qué efecto tiene (si es que tiene alguno). Estas variantes se conocen como de «importancia desconocida».

Varios estudios amplios del genoma han propuesto posibles conexiones genéticas con el trastorno depresivo mayor. En 2017, los investigadores identificaron dos nuevas variantes genéticas asociadas con la depresión.

Un estudio de 2018 publicado en la revista Genética de la Naturaleza identificó varias variantes genéticas que parecían estar asociadas con síntomas de depresión y, en algunos casos, con diferencias físicas en el cerebro.

Si bien la investigación ha brindado información valiosa sobre la heredabilidad potencial de las enfermedades mentales, ningún estudio ha identificado definitivamente un solo gen como la causa de la depresión.

Los científicos creen que es más probable que todos los diferentes genes y variantes genéticas hagan cada uno una pequeña contribución al riesgo general de una persona. Las investigaciones han indicado que los genes pueden transmitirse de diferentes maneras (modos de herencia), lo cual es otro factor que podría afectar la predisposición genética de una persona a la depresión.

¿Puede la genética afectar el tratamiento de la salud mental?

La depresión se puede tratar con medicamentos, psicoterapia y otras intervenciones como la terapia cognitiva conductual (TCC). A algunas personas se les puede recetar una combinación de tratamientos.

Sus genes pueden influir en qué tan bien funciona un tratamiento específico para usted. Por ejemplo, la investigación ha indicado que ciertos genes podrían afectar la forma en que su cuerpo absorbe, usa y excreta alcohol y drogas, incluidos los medicamentos antidepresivos.

Se sabe que varios genes influyen en el metabolismo de los fármacos, pero los resultados de estos estudios son de interés principalmente para médicos e investigadores.

Si bien algunos kits de pruebas genómicas de consumo brindan información sobre temas como el metabolismo de los medicamentos, las pruebas genómicas no son lo mismo que las pruebas genéticas.

Además, los médicos y científicos no saben completamente cuán útil puede ser esta información para los consumidores. Hable con su médico antes de usar su información de salud genómica para tomar decisiones sobre su atención médica, incluido su tratamiento para la depresión.

Se necesita investigación adicional para comprender qué podrían significar los hallazgos de los estudios genéticos para los antidepresivos y otros medicamentos utilizados para tratar la depresión.

Aparte de los factores genéticos, si le han diagnosticado depresión y está tratando de decidir un tratamiento, tenga en cuenta que el proceso puede llevar tiempo. Es posible que deba probar más de un tipo de terapia antes de encontrar la adecuada. Es posible que incluso necesite ajustar o cambiar su plan de tratamiento con el tiempo.

Antes de comenzar a tomar un medicamento para la depresión, informe a su proveedor de atención médica sobre cualquier medicamento, vitamina o remedio a base de hierbas que ya esté tomando. Estos productos pueden interactuar con los antidepresivos y afectar su funcionamiento o incluso causar efectos secundarios graves.

Mientras prueba diferentes enfoques, manténgase en contacto con su médico y su equipo de atención de salud mental. Asegúrese de informarles si experimenta algún efecto secundario.

¿La heredabilidad de la depresión afecta a los niños?

A las personas con depresión les puede preocupar que transmitan la afección a sus hijos. Si bien podría haber un componente hereditario en la depresión, la genética no es el único factor determinante. Otros factores contribuyen al riesgo, mientras que algunos pueden ser protectores.

Un niño que tiene un padre con depresión puede tener una predisposición genética, pero no necesariamente se deprimirá. También intervienen otros factores, incluidos los factores ambientales o «desencadenantes».

Por otro lado, un niño que no tiene un familiar con depresión y no está genéticamente predispuesto a la condición puede deprimirse si está expuesto a un evento desencadenante como experimentar un trauma.

Incluso si la depresión no es “hereditaria”, todos los padres y adultos a cargo deben conocer las señales de depresión en niños y adolescentes.

Causas no genéticas de la depresión

La genética es una de varias causas potenciales de depresión. Conocer las posibles causas puede ayudarlo a comprender mejor la depresión, pero recuerde que la depresión también puede desarrollarse en ausencia de una causa clara y ser difícil de identificar. Otros factores conocidos que contribuyen a todas las formas de depresión y otras condiciones de salud mental incluyen:

  • Química cerebral: Las personas con depresión a veces tienen niveles más bajos de neurotransmisores (sustancias químicas del cerebro que afectan el estado de ánimo y el bienestar). Los neurotransmisores que tienen pueden ser ineficientes o funcionar mal.
  • Cambios en la estructura del cerebro: Los cerebros de las personas con depresión pueden ser física y estructuralmente diferentes de los cerebros de las personas que no están deprimidas.
  • Hormonas: Condiciones como el embarazo, los trastornos de la tiroides y la menopausia pueden afectar los niveles hormonales. Los niveles bajos o altos de hormonas pueden desencadenar síntomas de depresión, particularmente en alguien que es genéticamente susceptible.
  • Estrés extremo: La depresión situacional, o trastorno de adaptación con estado de ánimo deprimido, puede desarrollarse en alguien que se encuentra en una situación muy estresante o experimenta un trauma.

Una palabra de Psyathome

Tener una predisposición genética a la depresión puede exacerbar estos factores y puede influir en el momento en que alguien se deprime, así como en la duración de los síntomas. Sin embargo, es importante recordar que la depresión puede desarrollarse en cualquier persona, incluso en alguien que no está genéticamente predispuesto y no es susceptible a los factores de riesgo conocidos.

Identificar los signos de la depresión y ser capaz de reconocerlos en uno mismo y en los demás es crucial para garantizar que la afección no quede sin tratamiento.

Deja un comentario

¿El TDAH empeora con la edad?

Para algunas personas con TDAH, existe el temor de que los síntomas empeoren con la edad. Esta es una preocupación válida, ya que las investigaciones

¿Qué es el humanismo?

¿Qué es el humanismo? El humanismo es una filosofía que enfatiza la importancia de los factores humanos en lugar de considerar los asuntos religiosos, divinos