Psyathome

Cómo cuidar a alguien con la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una cognición neurológica que causa deterioro cognitivo. Causa daño a las células nerviosas en su cerebro y afecta su movimiento. Cuidar a una persona con esta afección puede ser un desafío. Es necesario armarse con los conocimientos suficientes para cuidar adecuadamente a una persona con Parkinson.

Cuanto más tiempo vive una persona con la afección, más desafiantes se vuelven sus síntomas. Prepararse para esto puede hacer que el cuidado de una persona con Parkinson sea más manejable.

Es más probable que la enfermedad de Parkinson ocurra en personas mayores y, a menudo, necesitan mucha atención práctica. A medida que la afección progresa, es posible que deba prepararse para nuevos desafíos. Este artículo analiza los signos de la enfermedad de Parkinson que debe tener en cuenta en sus seres queridos y la mejor manera de cuidarlos.

reconocer los signos

El conocimiento es su herramienta más poderosa para cuidar a un ser querido con Parkinson. Lo primero que debe saber es cómo reconocer los signos, especialmente al principio. El síntoma más identificable de la enfermedad de Parkinson es la pérdida de habilidades motoras. Sin embargo, en las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson, es probable que una persona todavía tenga el control total de sus movimientos.

Los signos más comunes del Parkinson incluyen:

  • Tener temblores en los brazos o las piernas
  • Tener dificultad para caminar
  • Perder la capacidad de hacer expresiones faciales.
  • Experimentar rigidez muscular o rigidez
  • Experimentar una disminución en la cognición
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para hablar

La enfermedad de Parkinson se presenta en cinco etapas principales. La primera etapa es la fase prodrómica y los síntomas no son evidentes. Una persona puede estar en la fase prodrómica durante muchos años antes de pasar a otras etapas más debilitantes.

Las etapas primera a tercera presentan principalmente una pérdida en las habilidades motoras. Aquí, una persona con Parkinson perderá el movimiento en un lado del cuerpo y eventualmente en todo el cuerpo. En la quinta y última etapa, pierden por completo sus habilidades motoras y se vuelven incapaces de moverse de forma independiente.

Manejo de la enfermedad de Parkinson

El tratamiento para el Parkinson generalmente implica una combinación de medicamentos y terapia. En algunos casos, es posible que se necesite cirugía. La levodopa es el medicamento comúnmente recetado para el Parkinson.

Se usa con otros medicamentos significativamente para ayudar con los síntomas que afectan el movimiento de una persona. Sin embargo, tiene efectos secundarios para los que el cuidador debe estar preparado.

Como cuidador, debe hablar con su proveedor de atención médica o médico para que le proporcione una lista detallada de los efectos secundarios que puede esperar con cada medicamento. Sería mejor buscar situaciones en las que los efectos secundarios se vuelvan tan intolerables que sea necesario cambiar el medicamento o ajustar la dosis.

Hacer que su hogar sea seguro

A medida que avanza el Parkinson, una persona con la afección experimenta más problemas de movilidad. Necesitarán más ayuda para llevar a cabo su vida cotidiana. Moverse por su casa de manera segura también puede volverse un poco más desafiante.

Aquí hay un par de cosas que puede hacer para que su hogar sea más seguro para una persona con la enfermedad de Parkinson:

  • Mantenga los pisos despejados: Cualquier cosa con la que se pueda tropezar fácilmente en el piso de su casa, como los cables eléctricos, debe mantenerse alejada. Mantenga el camino habitual que toman por la casa lo más despejado posible.
  • Instale rampas cuando sea necesario: En las últimas etapas de la enfermedad de Parkinson, la movilidad de una persona puede volverse tan restringida que necesite una silla de ruedas. Es esencial hacer que su hogar sea apto para sillas de ruedas y accesible si esto sucede.
  • Haz tu baño más seguro: Instale barras de apoyo alrededor de la bañera y tapetes antideslizantes si tiene una bañera. Además, mantenga los productos de higiene personal al alcance de la mano para evitar que se resbalen o se caigan al tratar de alcanzarlos.

Informarse bien

La enfermedad de Parkinson es una condición degenerativa. A medida que avanza la afección, los síntomas que presenta su ser querido también se transformarán. Mantenerse al tanto de esto es muy importante. Es vital estar bien informado sobre la afección, su tratamiento y la mejor manera de manejar a una persona con la afección.

Sin embargo, es esencial tener cuidado de dónde obtiene la información. Existe una gran cantidad de información errónea en Internet sobre la enfermedad de Parkinson.

Otros consejos para los cuidadores

Armarse con el conocimiento adecuado y prepararse para los síntomas degenerativos de la afección son los primeros y más esenciales pasos para un cuidador que cuida a un ser querido con la enfermedad de Parkinson.

Otros consejos que pueden hacer que esta perspectiva desafiante sea un poco más manejable incluyen:

  • Mantén una dieta saludable: Mantener una dieta saludable para sus seres queridos es tan importante como asegurarse de que sigan sus medicamentos y su plan de tratamiento.
  • Pedir ayuda: No sienta que tiene que asumir todo el cuidado solo. Si puede pagarlo, puede contratar ayuda o comunicarse con otros familiares y amigos para que lo ayuden con la atención.

Cuidando de ti mismo

Es fácil descuidar el cuidado de uno mismo cuando se cuida a una persona con una condición debilitante como el Parkinson. Cuidar su salud física y mental es crucial no solo para su bienestar general, sino también para ponerlo en el mejor espacio mental y posición para cuidar a su ser querido que tiene la enfermedad de Parkinson.

Estos son algunos consejos que le ayudarán a cuidarse mejor:

  • Programar tiempo para el autocuidado: Es fácil que el cuidado personal se deje de lado si no le dedicas tiempo. Otras cosas siempre se sentirán más apremiantes o más importantes, pero hacer algo pequeño como tomarse diez minutos para meditar o practicar ejercicios de respiración profunda puede mejorar significativamente su bienestar mental.
  • Vigila tu salud: No olvide estar al tanto de sus citas médicas y dentales. Sigue una dieta balanceada y una rutina regular de ejercicio.
  • Unirse a un grupo de apoyo: Un grupo de apoyo le permite conocer y conectarse con personas que entienden sus luchas y desafíos únicos. También obtendrá acceso a valiosos recursos e información que quizás aún no haya encontrado. Si no tiene tiempo para unirse a grupos de apoyo en persona, puede unirse a uno virtual con personas en su área.

Deja un comentario