My Treatment Lender

Vitaminas y suplementos que pueden mejorar su estado de ánimo y su salud cerebral

Las etiquetas de muchas vitaminas y suplementos disponibles a veces pueden presentar algunas afirmaciones bastante audaces sobre cómo pueden mejorar su salud. Y para algunos de nosotros, una pastilla para hacerte más saludable es mejor que 30 minutos en una caminadora cada vez.

Desafortunadamente, las declaraciones hechas por algunos fabricantes no siempre son examinadas por agencias externas acreditadas. Esto hace que sea difícil determinar qué vitaminas vale la pena invertir y realmente le brindarán beneficios para la salud.

Lo primero que debes saber es que no todo es exageración. Hay suplementos comúnmente disponibles para los cuales hay estudios científicos que demuestran que tienen beneficios comprobados para ciertas condiciones físicas y psicológicas.

Trabajando con su médico, puede tener un impacto positivo en su bienestar mental y salud cerebral con suplementos. Aquí está lo último sobre lo que sabemos sobre la salud mental y las vitaminas.

Aceites de Pescado

Los aceites omega-3, también conocidos como ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), son importantes para el correcto desarrollo del sistema nervioso central, incluidos el cerebro y los ojos.

La fuente más conocida de omega-3 son los aceites de pescado. También se sabe que estos ácidos grasos son críticos para la salud mental de niños y adultos. La disminución de PUFA se asocia con una mayor probabilidad de tener trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastorno bipolar, depresión y esquizofrenia.

En adultos mayores, la suplementación con omega-3 en el transcurso de seis meses mejoró los síntomas depresivos cuando se midió mediante un cuestionario estandarizado. También se observó en este grupo una mejor cognición.

Probióticos

El término contrario a la intuición «bacterias buenas» significa que hay algunas bacterias que viven dentro y sobre nuestro cuerpo que en realidad son de gran beneficio para nosotros y, en algunos casos, cruciales para nuestra supervivencia.

En nuestro intestino, tenemos un ecosistema, también conocido como nuestro microbioma intestinal. El perfil de qué bacterias viven en tu intestino parece ser un factor determinante en tu salud mental. Puede influir en el entorno bacteriano en nuestro intestino con probióticos.

Mayores cantidades de las bacterias intestinales adecuadas pueden disminuir la inflamación y la hormona del estrés conocida como cortisol. Esto también puede ayudar a disminuir los síntomas depresivos y la ansiedad social, y mejorar la memoria.

La próxima frontera de los tratamientos para las condiciones psicológicas puede ser la manipulación o el reordenamiento de las bacterias intestinales para atacar ciertas condiciones. Esto se conoce como psicobióticos. Por ejemplo, el organismo Bifidobacterium infantis Está comprobado que ayuda a aliviar los síntomas de la depresión y del síndrome de fatiga crónica.

Vitamina D

La vitamina D se ha convertido en una estrella entre las vitaminas dada la aparente relación entre la deficiencia y la vulnerabilidad al COVID-19. También parece haber una asociación entre la insuficiencia de vitamina D y la depresión.

Actualmente, no se sabe si la deficiencia de vitamina D es o no la causa o la consecuencia de la depresión, o si existe alguna otra relación entre los dos que aún no se aprecia por completo.

La suplementación con vitamina D parece mejorar los síntomas depresivos en adultos. Entre los adolescentes, los niveles más altos de vitamina D predijeron una mayor sensación de bienestar. En las personas más jóvenes, la suplementación con vitamina D disminuyó la irritabilidad, las anomalías del sueño, la dificultad para concentrarse y la fatiga.

Puede haber evidencia de que las personas con depresión clínica y deficiencia comprobada de vitamina D pueden beneficiarse de la suplementación como complemento de otros enfoques de tratamiento después de consultar con sus médicos.

La vitamina D, en parte, proviene de la exposición al sol, por lo que esto puede ser particularmente cierto durante los meses de invierno y entre aquellos que viven en áreas geográficas con luz solar limitada o que pueden absorber menos luz solar debido a la pigmentación de la piel.

Vitaminas B

Las vitaminas B son una familia de ocho vitaminas que incluyen:

  • Tiamina (B1)
  • Niacina (B3)
  • Folato (B9)
  • Cobalamina (B12)

Se sabe que todas las vitaminas B juegan un papel crucial en nuestra salud, pero la vitamina B12 y el folato en particular parecen estar relacionados de alguna manera con la presencia de síntomas depresivos.

Las deficiencias en los alimentos básicos nutricionales de vitamina B12 y folato se han encontrado con mayor frecuencia en personas deprimidas en comparación con aquellas que no están deprimidas. El nivel bajo de folato puede ser el factor determinante de la fuerte relación entre el alcoholismo y la depresión.

En regiones donde las dietas son naturalmente altas en alimentos ricos en folato, como China, la población de la región tiene tasas de depresión más bajas a lo largo de su vida.

Los niveles bajos de folato en realidad pueden inhibir una respuesta total y completa a los antidepresivos. La suplementación con folato y B12 podría mejorar potencialmente los resultados del tratamiento cuando se trata de abordar los síntomas depresivos.

Vitamina K

Los adultos mayores con la ingesta dietética más alta de vitamina K tenían menos probabilidades de tener síntomas depresivos en un estudio.

Otro prometedor estudio en animales mostró que la suplementación con vitamina K durante 10 semanas seguida de pruebas de comportamiento condujo a una mejor normalización de la glucosa en sangre, así como a una reducción de la depresión y la ansiedad.

Vitamina C

La vitamina C ofrece protección para las neuronas, que son células del cerebro y del sistema nervioso. Se sabe que alivia la inflamación en estas células y afecta el desarrollo del cerebro.

La deficiencia de vitamina C puede provocar deterioro cognitivo y anomalías del comportamiento. Por el contrario, la suplementación con vitamina C parece ser tanto preventiva como terapéutica con respecto a su efecto sobre la ansiedad, la enfermedad de Alzheimer y la depresión mayor.

Una palabra de Psyathome

Puede ser abrumador pensar en cuántos aspectos del bienestar existen. Parece que para tener una salud física y psicológica óptima, uno necesita hacer ejercicio, comer localmente, escribir un diario, tal vez buscar terapia, meditar y más.

Tomar un puñado de vitaminas además de estas otras actividades puede no parecer atractivo. Sin embargo, es una noticia emocionante que algunos suplementos estén respaldados por datos basados ​​en investigaciones sobre cuán útiles pueden ser para usted.

Consulte con su médico antes de incluir suplementos en su régimen para asegurarse de que no interactúen con otras afecciones que tenga o medicamentos que pueda estar tomando.

Deja un comentario

Terapia infantil.

Padres heredados o padres que tienen más hijos. Cualquier padre se enfrenta a algo muy bonito: educar y ver crecer a sus hijos. Pero el

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso