My Treatment Lender

Una mirada más cercana a la historia y la influencia de la frenología

La frenología era una pseudociencia que relacionaba los golpes en la cabeza de una persona con ciertos aspectos de la personalidad y el carácter del individuo. Los frenólogos utilizaban cabezas o bustos de frenología para realizar «lecturas del cráneo» que supuestamente revelaban información sobre el carácter y las tendencias de una persona.

La práctica se basaba en la idea de que ciertas funciones estaban ubicadas en áreas específicas del cerebro. Los frenólogos sugirieron que el cerebro estaba compuesto de músculos que, al igual que otras áreas del cuerpo, crecían cuando se usaban con más frecuencia. Como resultado, propusieron los frenólogos, se produjeron protuberancias en esas áreas del cráneo.

Este artículo analiza la historia de la frenología y cómo se utilizó. También explora el impacto de esta pseudociencia, incluida su perpetuación del racismo científico.

Historia de la Frenología

La frenología se originó a fines del siglo XVIII en Viena como la teoría de la «organología» del médico alemán Franz Joseph Gall. Más tarde fue popularizado como frenología por el asistente de Gall, un médico alemán llamado Johann Gaspar Spurzheim.

Gall notó que la corteza cerebral de los humanos era mucho más grande que la de los animales, lo que creía que era lo que hacía que los humanos fueran intelectualmente superiores. Finalmente, se convenció de que las características físicas de la corteza también se podían ver en la forma y el tamaño del cráneo.

Gall creía que las protuberancias en la superficie del cerebro podían detectarse palpando las protuberancias en la superficie de la cabeza de un individuo. Sugirió que las protuberancias, las hendiduras y la forma general del cráneo podrían vincularse a diferentes aspectos de la personalidad, el carácter y las habilidades de una persona.

Después de examinar las cabezas de los jóvenes carteristas, Gall descubrió que muchos tenían bultos en el cráneo, justo encima de las orejas. Sugirió que estos golpes estaban asociados con la «adquisición» o una tendencia a robar, acumular o exhibir codicia.

En su libro sobre frenología, Gall sugirió que las facultades morales e intelectuales eran innatas. En otras palabras, las personas nacieron con su carácter moral e inteligencia. Si fuiste ladrón, fue porque naciste con predisposición al engaño.

Gall creía que el cerebro estaba compuesto por muchos órganos diferentes, cada uno de los cuales controlaba diferentes facultades, propensiones y sentimientos. La forma del cráneo representaba y reflejaba la forma y el desarrollo de los órganos del cerebro.

Resumen

La frenología se basaba en la creencia de que las tendencias específicas estaban vinculadas a áreas particulares del cerebro. Los frenólogos también creían que estas habilidades estaban ligadas al tamaño de esa región del cerebro, que luego se reflejaba en las protuberancias en el exterior del cráneo.

Las 35 «Facultades» en Frenología

Gall buscó apoyo para sus ideas midiendo los cráneos de personas en prisiones, hospitales y asilos, especialmente aquellos con cabezas de formas extrañas. Basándose en lo que encontró, Gall desarrolló un sistema de 27 «facultades» diferentes, cada una de las cuales creía que correspondía a una región particular de la cabeza.

  1. Amatativeness (instintos reproductivos, deseos sexuales)
  2. Filoprogenitividad (el amor a la descendencia de uno)
  3. Concentración (ideas y emociones)
  4. Adhesividad (afecto y amistad)
  5. Combatividad (defensa propia; coraje; lucha)
  6. Destructividad (instintos asesinos)
  7. Secretismo (tendencia a ocultar; duplicidad; engaño)
  8. Adquisitividad (sentido de propiedad; la tendencia a robar)
  9. Constructividad (deseo de construir y crear)
  10. Autoestima (consideración personal, interés propio, egoísmo)
  11. Amor de aprobación (necesidad de estima; amor de alabanza)
  12. Cautela (miedo, timidez)
  13. Benevolencia (amabilidad, compasión, deseo de hacer felices a los demás)
  14. Veneración (respeto por los demás, instituciones o costumbres)
  15. Firmeza (determinación; tenacidad; terquedad)
  16. Conciencia (justicia, respeto, amor a la verdad)
  17. Esperanza (expectativas de un bien futuro)
  18. Asombro (deseo de novedad; aprecio por el mundo)
  19. Idealidad (amor por la excelencia y la belleza)
  20. ingenio (engaño; agudeza; astucia
  21. Imitación (copiar la apariencia o los modales de otros)
  22. Individualidad (conciencia de los hechos y la existencia)
  23. Forma (observante de la forma física)
  24. Tamaño (comprensión de las dimensiones y la distancia)
  25. Peso (percepción del peso y el impulso)
  26. Coloración (percepción y apreciación visual)
  27. Localidad (la idea de posición relativa)
  28. Número (capacidad para realizar cálculos)
  29. Orden (disfrute del arreglo físico; habilidades mecánicas)
  30. Eventualidad (comprensión de la secuencia de eventos)
  31. Tiempo (percepción del tiempo y duración)
  32. Melodía (sentido musical)
  33. Lenguaje (facultad para el lenguaje y la expresión verbal o escrita)
  34. Comparación (habilidad para entender diferencias y hacer analogías)
  35. Causalidad (comprensión de causa y efecto)

Resumen

Si bien Gall sugirió originalmente que había 27 facultades, finalmente se agregaron más. Las cabezas o gráficos de frenología generalmente muestran 35 facultades, tendencias y propensiones diferentes.

Cómo funcionó una lectura de frenología

Durante una lectura del cráneo, un frenólogo sentiría cuidadosamente la cabeza del individuo y tomaría nota de los golpes y hendiduras. El frenólogo compararía estos hallazgos con los de un busto de frenología para determinar qué tenía que decir la superficie del cráneo sobre las aptitudes, el carácter y las tendencias naturales del individuo.

Los científicos desacreditaron la frenología a mediados del siglo XIX, aunque las lecturas de frenología continuaron teniendo momentos de popularidad a fines del siglo XIX y principios del XX. Hoy en día, la frenología se considera una pseudociencia en la misma línea que la lectura de manos y la astrología.

Si bien finalmente se demostró que la frenología era pseudociencia, la idea de que ciertas habilidades podrían estar vinculadas a áreas específicas del cerebro influyó en el campo de la neurología y el estudio de la localización de las funciones cerebrales.

Crítica a la frenología de Gall

Los métodos de Gall carecían de rigor científico y sus ideas también fueron criticadas por otros en su época. Sin embargo, optó por ignorar cualquier evidencia que contradijera sus ideas.

A pesar de esto, la frenología se hizo cada vez más popular desde el siglo XIX hasta principios del siglo XX. Tener la cabeza examinada por un frenólogo era una actividad popular durante la era victoriana, y siguió siendo bastante popular incluso después de que la evidencia científica comenzara a acumularse en contra de las ideas de Gall.

Las ideas de Gall ganaron muchos seguidores, pero también atrajeron críticas considerables de científicos y otros grupos. La iglesia católica creía que su sugerencia de un «órgano religioso» era atea y, en 1802, se le prohibió dar conferencias en su casa.

Después de la muerte de Gall en 1828, algunos de sus seguidores continuaron desarrollando la frenología y las referencias de la teoría comenzaron a filtrarse en la cultura popular dominante. A pesar de la breve popularidad de la frenología, eventualmente se la vio como una pseudociencia en la misma línea que la astrología, la numerología y la quiromancia.

Las críticas de conocidos investigadores del cerebro jugaron un papel importante en esta inversión de las opiniones populares sobre la frenología.

Entre principios y mediados del siglo XIX, la renombrada médica francesa Marie Jean Pierre Flourens, pionera en los estudios del cerebro y la localización cerebral, descubrió que la suposición fundamental de la frenología (que los contornos del cráneo correspondían a la forma subyacente del cerebro) estaba mal.

En 1844, el fisiólogo francés François Magendie resumió su destitución: «La frenología, una pseudociencia de nuestros días; como la astrología, la nigromancia y la alquimia de antaño, pretende localizar en el cerebro los diferentes tipos de memoria. Pero su los esfuerzos son meras afirmaciones, que no soportarán un examen por un instante”.

Resumen

Si bien la frenología fue popular en los círculos victorianos durante un tiempo, finalmente fue descartada por los investigadores del cerebro que señalaron las fallas en las suposiciones de Gall.

Influencia de la frenología

Si bien la frenología se ha identificado durante mucho tiempo como una pseudociencia, hizo algunas contribuciones al campo de la neurología. Ayudó a los investigadores a interesarse más en el concepto de localización cortical, una idea que sugería que ciertas funciones mentales estaban localizadas en áreas particulares del cerebro.

Si bien Gall y otros frenólogos creían incorrectamente que los golpes en la cabeza correspondían a la personalidad y las habilidades, tenían razón al creer que diferentes habilidades mentales estaban asociadas con diferentes áreas del cerebro.

Los métodos de investigación modernos permiten a los científicos utilizar herramientas sofisticadas como la resonancia magnética y la tomografía por emisión de positrones (PET) para aprender más sobre la localización de las funciones dentro del cerebro.

Frenología y racismo científico

Si bien la frenología a menudo se presenta hoy como nada más que una pseudociencia peculiar del pasado, es importante reconocer su lugar como parte del racismo científico del siglo XIX. Se usó con frecuencia como una forma de justificar la esclavitud y la desigualdad racial, y los defensores de la pseudociencia sugirieron que «probaba» la superioridad biológica de los blancos.

También es importante señalar que, si bien la frenología ha sido descartada como una pseudociencia, en la actualidad persisten otras formas de racismo científico.

Los estudios que sugieren que las diferencias en las tasas de arresto y las puntuaciones de coeficiente intelectual se deben a diferencias inherentes en los grupos raciales y no a un reflejo del racismo sistémico son ejemplos más modernos de racismo científico.

Resumen

La frenología era una pseudociencia que proponía que los bultos en la cabeza de una persona podían usarse para determinar sus rasgos y carácter. Brevemente populares durante la era victoriana, las cabezas o bustos de frenología se usaban a menudo para «leer» la personalidad de una persona.

Si bien los investigadores del cerebro finalmente demostraron que la frenología era incorrecta, ayudó a inspirar la investigación sobre la localización de la función cerebral, que desempeñó un papel importante en el desarrollo de la neurología. La frenología también representó una forma de racismo científico, ya que se utilizó para apoyar creencias y prácticas racistas.

Deja un comentario

¿Qué es la terapia multimodal?

¿Qué es la terapia multimodal? La terapia multimodal (TMM) es un tipo de enfoque holístico de la psicoterapia, que generalmente involucra varias técnicas o enfoques

Peritaje psicológico. Psicólogo forense

Área de psicología forense En Psyathome tenemos una área especializada en Psicología Forense, psicóloga forense en Barcelona cuenta con una amplia experiencia en todas las