My Treatment Lender

Una mirada interna a la disciplina doméstica y su abuso de poder

El movimiento de disciplina doméstica alienta el castigo de la esposa como disciplina. Pero muchos investigadores argumentan que permitir a los esposos este tipo de autoridad en el matrimonio representa abuso conyugal y puede destruir la autoestima y la dignidad de la persona que recibe los azotes.

Sin embargo, no es bíblicamente sólido a pesar de lo que dicen los partidarios. Aquí hay una mirada más cercana a cómo la práctica representa una forma de abuso doméstico.

SolStock / Getty Images

¿Qué es la disciplina doméstica?

La disciplina doméstica, o disciplina doméstica cristiana, como a veces se le llama, es un estilo de vida matrimonial heterosexual que alienta a los esposos (a quienes se considera cabeza de familia o HoH) a azotar a sus esposas por errores o mala conducta.

Si bien la mayor parte de la disciplina en este tipo de relación implica azotes, las personas que participan en la práctica también pueden incorporar otras formas de disciplina. Un ejemplo incluye obligar a un compañero a pararse en la esquina durante el tiempo fuera.

A veces, el HoH les exige que pidan permiso para hacer cosas simples como conducir el automóvil o visitar a amigos. Además, por lo general tienen un control total sobre la toma de decisiones y, a menudo, también controlan los hilos de la cartera.

La mayoría de los investigadores afirman que la disciplina doméstica no es más que una justificación para el abuso en una relación.

Después de todo, la naturaleza misma de la práctica le da al esposo (o al HoH) todo el poder y control en la relación al mismo tiempo que justifica la violencia física o los azotes de la esposa (o el TiH, «tomado en mano»).

Además, las nalgadas no solo son dolorosas, sino que también son humillantes, deshumanizantes y traumatizantes. Estas cosas pueden afectar la autoestima y la identidad de la esposa, comunicando que ella es como una niña y debe ser disciplinada.

Asimismo, la disciplina doméstica comunica que ella merece ser castigada por cometer errores o no estar a la altura de las expectativas de su marido. Estas creencias están en línea con lo que afirman la mayoría de las parejas abusivas: que ella se lo merece o que ella misma se lo buscó.

Debido a que la disciplina doméstica se considera un enfoque conductual desviado de las relaciones, la mayoría de los hombres y mujeres recurren a blogs, grupos comunitarios privados y sitios web para recopilar información o hacer una crónica de sus experiencias.Comúnmente, quienes apoyan el estilo de vida de la disciplina doméstica citan una serie de razones problemáticas para participar en la práctica, incluida la creencia de que es una práctica bíblica y ordenada por Dios.

Pero, estas creencias a menudo están en desacuerdo con lo que dice la investigación sobre la práctica. Aquí hay una descripción general del marcado contraste entre lo que afirman quienes practican la disciplina doméstica y lo que realmente dice la investigación.

Reclamaciones de disciplina doméstica

  • Apoyado por las Escrituras

  • Le da autoridad al esposo sobre toda la casa

  • Requiere el consentimiento de ambas partes.

  • Le enseña a la esposa a ser sumisa

  • Castiga las transgresiones de las esposas con disciplina física

Lo que realmente dice la investigación

  • Basado en malas interpretaciones de la Biblia.

  • No da vida a las relaciones.

  • Es controlador y abusivo

  • Socava la reciprocidad en el matrimonio

  • Contiene consecuencias negativas.

La disciplina doméstica y la Biblia

Aunque los defensores de la disciplina doméstica argumentan que su estilo de vida está basado en la Biblia, muchos líderes religiosos cristianos no están de acuerdo. Por ejemplo, aquellos que practican la disciplina doméstica a menudo citan las escrituras que llaman a las esposas a someterse a sus maridos. Pero según los líderes religiosos, están sacando el pasaje de contexto para justificar sus creencias y acciones.

Estos argumentos distorsionan y abusan de los conceptos de jefatura y sumisión para mantener a las mujeres al servicio de los hombres. En pocas palabras, están usando las Escrituras para justificar el abuso físico y emocional de las mujeres al expresar sus acciones en términos religiosos.

En consecuencia, es importante señalar que Jesús nunca castigó físicamente a nadie en la Biblia. Asimismo, la Biblia nunca sugiere que un cónyuge sea más importante que el otro.

De hecho, muchas iglesias cristianas enseñan la sumisión mutua o las relaciones igualitarias. Incluso las iglesias que enseñan la sumisión enfatizan que los esposos deben estar dispuestos a dar la vida por sus esposas tal como Cristo lo hizo por la iglesia.

«Mi comprensión de esta escritura es que las esposas deben seguir el liderazgo de su esposo en Cristo», dice la Dra. Lisa Bahar, terapeuta matrimonial y familiar licenciada y profesora de psicología en la Universidad de Pepperdine, una universidad cristiana en California.

«Así como Cristo sirvió a sus discípulos hasta el punto de lavarles los pies, les está pidiendo a los esposos que sirvan a sus esposas», agrega el Dr. Bahar. «Un esposo sabio y que honra a Cristo no abusará de su esposa, lo que incluiría un altercado físico como una nalgada».

Abuso Doméstico y Disciplina Doméstica

El Dr. Bahar dice que la disciplina doméstica es una forma de abuso que es consistente con las tres fases del abuso conceptualizadas a fines de la década de 1970 por la psicóloga Lenore Walker. Estas fases, a veces llamadas el ciclo de la violencia, incluyen:

  • Fase de creación de tensión: la acumulación de abuso
  • Episodio de maltrato agudo: la nalgada
  • Fase de luna de miel: «cuidado posterior» que puede incluir remordimiento y reconciliación

Agrega que la disciplina doméstica es un riesgo de seguridad física, mental, emocional y sexual que afecta la salud y el bienestar de una persona. Es más, puede ser aún más dañino si los niños observan estos actos de violencia.

Similitudes entre el abuso y la disciplina doméstica

Es importante reconocer que la disciplina doméstica es abusiva. Una persona en la relación tiene poder y control total sobre la otra y utiliza la violencia física para mantener ese control.

Al igual que otras relaciones abusivas, el abusado no tiene nada que decir sobre lo que sucede y, a veces, puede sentir que camina sobre cáscaras de huevo. El HoH controla todo, desde lo que su cónyuge puede usar hasta con quién puede hablar.

Es probable que el abusador también controle las finanzas y limite a su cónyuge a una asignación, incluso si el cónyuge es el sostén principal de la familia. Y el HoH utiliza la violencia física y el abuso verbal para mantener este control, y se siente justificado al hacerlo.

De hecho, una comparación entre las señales de abuso y las prácticas comunes en la disciplina doméstica ilustra que contienen las mismas tácticas de control. Aquí hay una descripción general de esta comparación.

Señales de abuso

  • Puede utilizar la violencia física como táctica de control.

  • Aísla a la pareja de familiares y amigos.

  • Muestra un desequilibrio de poder en la relación.

  • Hace amenazas de violencia física para mantener el control

  • Cree que el abuso está justificado o que la víctima lo causó

  • Participa en el control financiero

  • Niega que haya ocurrido abuso o violencia y argumenta que no fue tan malo como afirma la víctima

Disciplina Doméstica

  • Usa azotes para mantener el orden y el control

  • Establece reglas sobre las interacciones de la esposa con los demás.

  • Proporciona toda la potencia al HoH

  • Amenaza con azotes si no se siguen las reglas

  • Cree que las nalgadas son apropiadas para cometer errores o infringir las reglas.

  • Tiene control sobre todas las finanzas.

  • Niega que este estilo de vida sea abusivo y argumenta que es consensuado y bíblico

Cómo se arraigan las parejas

Para los extraños, la disciplina doméstica es confusa. Es difícil entender por qué la gente apoyaría esta práctica. Como resultado, los investigadores han estado estudiando qué mantiene a las personas arraigadas en este estilo de vida.

En un estudio, los investigadores utilizaron testimonios anónimos y sitios web que estaban disponibles públicamente para estudiar cómo los jefes de familia masculinos, sus parejas femeninas y la comunidad de disciplina doméstica utilizan técnicas de neutralización para racionalizar la práctica de azotar a la esposa.

En consecuencia, descubrieron cinco técnicas que se utilizan para neutralizar o justificar sus acciones y comportamientos. Estas cinco técnicas incluían una apelación a las lealtades superiores, la negación de la responsabilidad (derecho), la negación de la víctima (culpar a la víctima), la negación del daño (justificación) y la condena de quienes denuncian la práctica.Aquí hay una descripción general de cómo se utilizan para racionalizar esta práctica abusiva.

Apelación a lealtades más altas

Esta técnica se produce cuando los agresores afirman que los azotes se cometieron porque existe un vínculo que consideran más importante que las normas sociales vigentes.Por ejemplo, este vínculo podría ser sus creencias religiosas, su creencia sobre lo que Dios quiere de ellos o su creencia de que así es como Dios planeó el matrimonio.

Los delincuentes argumentan que su comportamiento es un mandato de Dios y que eso es más importante que lo que la sociedad considera normal.

Derecho

Los partidarios de este estilo de vida argumentan que los hombres tienen derecho a usar la violencia física, como azotes, para disciplinar a sus esposas porque las Escrituras les dan esa autoridad. Afirman que la disciplina doméstica es el orden natural de las cosas y que el HoH tiene la responsabilidad de disciplinar a su esposa por el bien del matrimonio.

Culpar a la víctima

Esta técnica es utilizada por los agresores para neutralizar la culpa mientras se sienten justificados al usar la violencia física para castigar a su cónyuge. En estas situaciones, se acusa a la esposa oa la víctima de merecer la violencia. Las frases comunes utilizadas en la culpa son «Se lo merecía» o «Debería haberlo sabido mejor».

En estas situaciones, el agresor culpa a la víctima del castigo que recibe. La atención se centra en lo que hizo la víctima, cómo rompió las reglas o qué debería estar haciendo de manera diferente. Muchas relaciones de disciplina doméstica son tan extremas que incluso las infracciones más leves son una excusa para la disciplina.

Justificación

Aunque los azotes u otras formas de disciplina que soporta la esposa a menudo son dolorosas y dejan moretones u otras lesiones, estos hechos a menudo se minimizan como consecuencias insignificantes o naturales de su mal comportamiento. Los partidarios argumentan que los moretones y el dolor persistente son necesarios para la estabilidad del matrimonio, así como lo que Dios querría.

Condenación

Esta técnica ocurre cuando los delincuentes trasladan la culpa de sí mismos a otros que desaprueban sus acciones. Afirman que la sociedad es corrupta y que las creencias contrarias a las suyas son las razones por las que los matrimonios están fracasando. Argumentan que este estilo de vida salva matrimonios y que aquellos que no aceptan los mandatos de disciplina de Dios están condenados.

Los partidarios de la disciplina doméstica harán todo lo posible para justificar y racionalizar sus comportamientos y negar que sean abusivos, pero autoridades como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lo ven de otra manera.

El CDC define el abuso, o la violencia de la pareja íntima, como la violencia física, la violencia sexual, el acecho y la agresión psicológica (o abuso emocional y verbal) perpetrados por una pareja íntima actual o anterior. En consecuencia, independientemente de lo que digan quienes defienden la disciplina doméstica, los azotes y otras formas de violencia física son una práctica abusiva que perjudica a las mujeres.

Una palabra de Psyathome

De acuerdo con la Coalición Nacional Contra la Violencia Doméstica, una de cada tres mujeres estadounidenses ha sido víctima de violencia física en una relación íntima. Mientras tanto, casi 20 personas de cualquier género son abusadas por una pareja cada minuto.Entonces, si está en un matrimonio de disciplina doméstica, no está solo. Pero necesitas ayuda.

Si le preocupa su seguridad o la de sus hijos, comuníquese con el Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica en 1-800-799-7233 para obtener ayuda de un defensor altamente capacitado o use su opción de chat en línea para una conversación más privada. Si usted o un ser querido están en peligro inmediato, llame al 911.

Acudir a un defensor o a un consejero de salud mental puede ayudarlo a romper el silencio sobre su situación. Estos profesionales pueden ayudarlo a tomar una decisión informada y racional sobre su seguridad física, la salud de su relación y el bienestar de sus hijos.

Deja un comentario