My Treatment Lender

Un entorno invalidante puede ser una causa de TLP

Crecer en un entorno percibido como invalidante es un factor comúnmente discutido como contribuyente al desarrollo del trastorno límite de la personalidad (TLP). Junto con una tendencia genética a ser demasiado emocional, se teoriza que un entorno invalidante es una de las dos causas principales del TLP.

Cómo se ve un entorno invalidante

En este sentido, invalidar significa atacar o cuestionar el fundamento o la realidad de los sentimientos de una persona. Esto se puede hacer negando, ridiculizando, ignorando o juzgando los sentimientos de los demás. Independientemente de los medios, el efecto es claro: los sentimientos de la persona están «equivocados».

Un ambiente percibido como invalidante generalmente significa que el niño crece sintiendo que sus respuestas emocionales no son correctas o consideradas en el curso normal de las cosas. Con el tiempo, esto puede resultar en confusión y una desconfianza general de las propias emociones de una persona.

La invalidación puede ser sutil

Un entorno invalidante no es lo mismo que un entorno abusivo, aunque las relaciones abusivas son ciertamente invalidantes. La invalidación puede ser bastante sutil y puede reflejar una forma general de interactuar. Generalmente se caracteriza por la intolerancia a la expresión de experiencias emocionales, lo que a menudo conduce a demostraciones extremas de emoción.

Marsha M. Linehan, médica e investigadora del trastorno límite de la personalidad, propuso la idea de que el desarrollo del TLP ocurre durante los años de desarrollo, cuando el niño recibe el mensaje de que debe aprender a lidiar con las emociones internamente y sin el apoyo de su o sus padres.

Como resultado, el niño nunca aprende a regular o tolerar sus propias emociones y no aprende a resolver los problemas que provocan estas emociones.

Algunas formas de elogio también pueden ser invalidantes

La validación no es lo mismo que la alabanza; es más un reconocimiento de la persona, mientras que la alabanza es solo un cumplido. Validar a alguien es reconocer los sentimientos involucrados, sin importar si estás de acuerdo con cómo se siente la otra persona o no.

El elogio aborda la acción o el comportamiento sin abordar la emoción detrás de él. El elogio también se puede invalidar porque, aunque se reconoce y refuerza el comportamiento de un niño, no se aborda el esfuerzo o el sentimiento negativo que tiene. Esto puede hacer que el niño sienta que su experiencia total no es aceptada o incluso descartada.

Un ejemplo de invalidación disfrazada de elogio

Unos pocos ejemplos pueden ayudar a explicar mucho mejor cómo la validación difiere del elogio y cómo la invalidación puede disfrazarse de elogio.

Una niña pequeña entra sola en el aula el primer día de clases, aunque tiene miedo. Felicitarla sería un simple «¡Buen trabajo!» Por otro lado, “Fuiste tan valiente al entrar a pesar de que tenías miedo. No pudo haber sido fácil. Qué buen trabajo hiciste”, valida los sentimientos problemáticos, comenta sobre el esfuerzo que tomó superar esos sentimientos y elogia el esfuerzo.

Sin embargo, es posible elogiar y al mismo tiempo invalidar: “Buen trabajo. Ahora, ¿no ves lo tonto que estabas siendo? Esta respuesta invalida los sentimientos que tenía el niño llamándolos «tontos», a pesar de los elogios por el comportamiento.

Invalidación «oculta»

Aquellos que crecen con comentarios invalidadores, especialmente aquellos que se disfrazan de elogios y apoyo, pueden tener dificultades para ver la diferencia entre estos comentarios y los comentarios validadores. El niño no solo siente la incomodidad que proviene de la invalidación disfrazada de elogio, sino que quienes no están directamente involucrados en la dinámica tampoco lo reconocen.

Otros adultos, en lugar de reconocer el impacto que estos comentarios invalidadores disfrazados de elogios pueden tener en un niño, podrían descartar la inseguridad o tristeza resultante del niño como «exceso de sensibilidad» por parte del niño en lugar de falta de consideración por parte del niño. del padre

La percepción también es un factor

Es importante recordar que las personas tienden a experimentar las relaciones e interacciones de manera diferente. Esto significa que lo que una persona experimenta como un entorno invalidante no es necesariamente experimentado como tal por otra. Es posible que los temperamentos individuales afecten la sensibilidad general de una persona a la invalidación, pero todos tienen momentos en los que son más vulnerables o sensibles.

Sin embargo, es importante señalar que la invalidación, en lo que respecta al desarrollo del trastorno límite de la personalidad, no es una experiencia periódica, sino generalizada. No es una experiencia invalidante lo que conduce al TLP, sino más bien una exposición compleja y repetida a situaciones en las que los sentimientos y pensamientos simplemente se consideran sin importancia.

Deja un comentario

Cómo el estrés afecta su salud y bienestar

Psyathome Mind y nuestros socios externos utilizan cookies y procesan datos personales como identificadores únicos basados ​​en su consentimiento para almacenar y/o acceder a información