Psyathome

Tratamiento de la psicosis con antipsicóticos típicos

Los antipsicóticos típicos, a veces denominados antipsicóticos de primera generación, son una clase de fármaco psicotrópico que se utiliza para tratar los síntomas de la psicosis. La psicosis se define como un comportamiento en el que una persona pierde el contacto con la realidad, manifestándose a menudo con alucinaciones y delirios.

Los antipsicóticos típicos han sido reemplazados en gran medida en los últimos años por una nueva clase de fármacos conocidos como antipsicóticos atípicos. Los antipsicóticos atípicos se introdujeron por primera vez en la década de 1990 y, en general, tienen menos efectos secundarios que sus predecesores.

Sin embargo, la evidencia sugiere que los antipsicóticos atípicos no están tan libres de efectos secundarios como se creía. De hecho, es más probable que causen diabetes tipo 2 y aumento de peso. Por el contrario, es más probable que los antipsicóticos típicos causen rigidez y espasticidad similares a la enfermedad de Parkinson (a veces permanentes) y discinesia tardía (un trastorno neurológico caracterizado por movimientos corporales involuntarios y repetitivos).

A pesar de los posibles efectos secundarios, los antipsicóticos típicos todavía tienen su lugar en el tratamiento de primera línea de ciertas enfermedades mentales, así como en las terapias posteriores cuando fallan otros medicamentos.

Condiciones asociadas con episodios psicóticos

La psicosis puede ser causada por enfermedades psiquiátricas o físicas que afectan el cerebro y el comportamiento. Las enfermedades mentales más comúnmente asociadas con un episodio psicótico incluyen:

Las condiciones físicas más comúnmente asociadas con la psicosis incluyen epilepsia, infección avanzada por VIH, enfermedad de Parkinson, accidente cerebrovascular, tumores cerebrales, demencia relacionada con el envejecimiento y abuso de metanfetamina.

Antipsicóticos típicos aprobados

Los antipsicóticos típicos se desarrollaron por primera vez en la década de 1950 para tratar la psicosis. Desde entonces, el uso de los medicamentos se ha ampliado para incluir la manía aguda, la agitación y otros trastornos graves del estado de ánimo.

Dependiendo de sus síntomas, el médico puede optar por usar un antipsicótico típico de potencia baja, media o alta. En términos generales, los de menor potencia tienen efectos secundarios más intolerables, pero es menos probable que causen trastornos del movimiento. Este no es siempre el caso, por supuesto, y la elección de la droga depende tanto de su uso apropiado como de su potencia.

Al final, los antipsicóticos típicos no son de talla única. Como tal, el tratamiento siempre debe ser individualizado, aunque pueden ser necesarios varios intentos antes de dar con la combinación de medicamentos adecuada.

baja potencia Los antipsicóticos típicos incluyen:

  • Torazina (clorpromazina)
  • Truxal (clorprotixeno): no disponible en los EE. UU.

Potencia media Los antipsicóticos típicos incluyen:

Alta potencia Los antipsicóticos típicos incluyen:

  • Clopixal (zuclopentixol) – no disponible en los EE. UU.
  • Compro (proclorperazina)
  • Depixol (flupentixol)
  • Haldol (haloperidol)
  • Majeptil (tioproperazina) – no disponible en los EE. UU.
  • Mellaril (tioridazina)
  • Prolixina (flufenazina)
  • Estelazina (trifluoperazina)

Efectos secundarios de los antipsicóticos

Los efectos secundarios pueden variar según el medicamento o las combinaciones de medicamentos utilizados. Algunos de los efectos secundarios pueden ser leves y de corta duración; otros pueden agravarse con el tiempo y aumentar el riesgo de otros efectos indeseables.

La mayor preocupación es el riesgo de efectos secundarios extrapiramidales (EPS), los efectos secundarios reveladores que afectan el movimiento del cuerpo y el habla. En el pasado, el término «Thorazine shuffle» se acuñó debido al impacto que tenía la droga en el movimiento y el control muscular.

La gama de EPS puede variar y puede incluir:

  • Discinesias agudas (trastornos del movimiento caracterizados por movimientos musculares involuntarios, tics y disminución del control de los músculos voluntarios)
  • acatisia (una sensación de inquietud interna e incapacidad para quedarse quieto, a menudo denominada «síndrome del conejo»)
  • Acinesia (pérdida o deterioro del movimiento voluntario)
  • Reacciones distónicas (contracciones intermitentes e involuntarias de los músculos de la cara, cuello, tronco, pelvis y extremidades)
  • parkinsonismo (un grupo de trastornos neurológicos que causan problemas de movimiento similares a la enfermedad de Parkinson, incluidos temblores, lentitud de movimientos y rigidez)
  • discinesia tardía (a menudo implica movimientos faciales involuntarios y repetitivos, como sacar la lengua, hacer muecas o hacer movimientos de masticación)

Otros efectos secundarios menos debilitantes incluyen malestar estomacal, aumento de peso, boca seca, visión borrosa, estreñimiento, vómitos, somnolencia e hipotensión ortostática (presión arterial baja al ponerse de pie).

En casos raros, una reacción al fármaco potencialmente mortal, conocida como síndrome neuroléptico malignopuede ocurrir, causando fiebre alta, rigidez muscular, estado mental alterado y disfunción del sistema nervioso autónomo (que regula la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal, la digestión y las sensaciones corporales).

En general, los EPS afectarán en algún grado a tres de cada cinco usuarios típicos de antipsicóticos. Por el contrario, los antipsicóticos atípicos causarán EPS en uno de cada cuatro usuarios.

De manera similar, es más probable que los antipsicóticos típicos de alta potencia causen SEP, hipotensión ortostática y somnolencia que los de baja potencia. Si bien los antipsicóticos típicos de baja potencia generalmente tienen menos síntomas de SEP, es más probable que afecten el sistema nervioso parasimpático, causando una frecuencia cardíaca anormalmente lenta, presión arterial baja, visión borrosa, boca seca y constricción respiratoria.

En 2005, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA) emitió una advertencia de recuadro negro sobre todos los medicamentos antipsicóticos atípicos debido al mayor riesgo de muerte en adultos mayores con psicosis relacionada con la demencia.Extendieron esta advertencia a los medicamentos antipsicóticos típicos en 2008.

Terapia de combinación

Cuando se usan para tratar enfermedades mentales, los antipsicóticos generalmente se recetan en combinación con otros medicamentos, como estabilizadores del estado de ánimo, antidepresivos y ansiolíticos.

  • Estabilizadores del estado de ánimo se utilizan para ayudar a aliviar los episodios maníacos o hipomaníacos. Las opciones incluyen Tegretol (carbamazepina), Depakene (ácido valproico), Lithobid (litio) y Depakote (divalproex sódico).
  • antidepresivos se usan para tratar la depresión y pueden incluir cualquiera de las seis clases de medicamentos: inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN), inhibidores de la recaptación de norepinefrina y dopamina (NDRI), antidepresivos tricíclicos (TCA), monoamino oxidasa inhibidores de la MAO (IMAO) y antidepresivos atípicos.
  • Medicamentos contra la ansiedad, también conocidas como benzodiazepinas, pueden ayudar con los problemas de sueño y ansiedad, pero generalmente se recetan por un corto período de tiempo. Las opciones incluyen Klonopin (clonazepam), Valium (diazepam), Ativan (lorazepam) y Xanax (alprazolam).

Deja un comentario

El vínculo entre la ira y el TLP

La ira intensa e inapropiada es uno de los síntomas más preocupantes del trastorno límite de la personalidad (TLP). De hecho, es tan intenso que

Sharon Basaraba – Mente muy bien

Reflejos Reportero de documentales, productor y presentador de televisión galardonado Columnista de longevidad de CBC Radio Asesor de Comunicaciones Científicas para Alberta, Canadá Proyecto Mañana