My Treatment Lender

Trastornos de eliminación: síntomas, causas y remedios

¿Qué son los trastornos de eliminación?

Los trastornos de eliminación están presentes en niños que orinan o defecan en lugares distintos al inodoro. Los niños con estos trastornos generalmente han pasado la edad en que tales actos son un comportamiento común. Esta condición se diagnostica en niños entre las edades de 7 y 12 años.

Los trastornos de eliminación se clasifican principalmente enuresisdonde la orina se expulsa fuera del inodoro. Alternativamente, la encopresis es el paso de heces en lugares inadecuados lejos del inodoro. En otros casos, es posible experimentar ambos trastornos al mismo tiempo.

Mientras que algunos niños con estos trastornos actúan voluntariamente, los trastornos de eliminación se caracterizan con frecuencia por la falta de control de los intestinos o la vejiga. Esto significa que los niños pueden orinar o defecar en sus camas o ropa sin querer.

Esta guía examinará los dos tipos principales de trastornos de eliminación, las características comunes de esta condición y los factores responsables de los trastornos. Para ayudar a superar los trastornos de eliminación, examinaremos posibles métodos de tratamiento para fomentar la eliminación normal de desechos.

Tipos de trastornos de eliminación

Los trastornos de eliminación se clasifican ampliamente en enuresis y encopresis.

Enuresis

Este trastorno se conoce más comúnmente como mojar la cama. Los niños con esta afección no pueden controlar la orina. Por lo general, esto da como resultado una liberación frecuente o irregular en sus camas o en otros lugares.

En los hogares formados por niños pequeños, especialmente varones:la enuresis es una ocurrencia común. Alrededor del 20% de los niños de cinco años viven con esta condición. Este número baja al 5%-10% en niños de siete años. Sin embargo, mojar la cama es más común en el último grupo de edad.

La enuresis puede presentarse de dos formas:

  1. Solo nocturno: La orina se libera por la noche durante el sueño.
  2. Solo diurno: La incontinencia de orina ocurre durante las horas de vigilia

A pesar de tener lugar durante las horas de vigilia, la enuresis diurna es involuntaria. Un niño puede orinar donde siente una mayor necesidad de orinar.

Otras veces, esta micción es el resultado de la presión sobre el abdomen. Cuando los niños retrasan la micción mientras están en espacios públicos, esto puede empeorar sus posibilidades de expulsión involuntaria. La micción no planificada también puede ocurrir cuando se ríe.

encopresis

Como punto de referencia, la encopresis ocurre en niños no menores de cuatro años. Esta condición se caracteriza por que los niños defecan en lugares inapropiados como su ropa interior.

Esta condición puede ser voluntaria o involuntaria, y es común en los niños varones.

Alrededor del 4,1% de los niños de entre cinco y seis años defecarán en lugares inadecuados. En los niños de 11 a 12 años, este número se reduce al 1,6%.

La encopresis generalmente ocurre durante el día. Esta condición se puede observar en niños que han recibido y en aquellos que carecen de control de esfínteres.

El trastorno se observa en dos formas:

  1. Encopresis relacionada con el estreñimiento: En este caso, el estreñimiento hace que las heces sean duras y dolorosas al pasar. Este dolor puede impedir que un niño vaya al baño, lo que provoca una mayor dificultad para evacuar las heces. La tensión causada por las heces puede debilitar los nervios del colon. Esto puede causar que las heces líquidas o más blandas se filtren alrededor de las heces que aún no se han expulsado. El niño también puede perder el control de las deposiciones.
  2. Incontinencia fecal no retentiva: esto ocurre cuando un niño ensucia su ropa u otros artículos inadecuados sin signos de estreñimiento. Este niño defecará en lugares o momentos inadecuados.

Síntomas de los trastornos de eliminación

Hay características notables de los trastornos de eliminación. En cualquier caso, los siguientes rasgos distintivos están presentes:

Enuresis

  • Mojar la cama repetidamente a pesar del entrenamiento para ir al baño. Esto se conoce como enuresis primaria.
  • Mojar la cama después de al menos seis meses de sequedad. De lo contrario, se denomina enuresis secundaria.
  • Mojar la cama debe ser frecuente durante al menos dos semanas durante tres meses consecutivos.

encopresis

  • Fugas de heces o heces líquidas en la ropa interior
  • Estreñimiento
  • Esfuerzo al defecar
  • Heces secas o duras
  • Evitar las deposiciones
  • Incidentes encopréticos que tienen lugar durante al menos tres meses.

Diagnóstico de los trastornos de eliminación

Así es como se diagnostican la enuresis y la encopresis.

Enuresis

Para confirmar un caso de enuresis, se deben descartar otros trastornos similares. Esto incluye condiciones médicas como UTI, diabetes, convulsiones, células falciformes o un trastorno del sueño.

Del mismo modo, mojar la cama podría ser inducido por medicamentos y no el resultado de la enuresis. Los ISRS, los antipsicóticos y los diuréticos pueden causar incontinencia.

Cuando se descartan estos factores, un pediatra puede determinar si un niño vive con enuresis. Esto se puede lograr examinando el historial médico o mediante exámenes físicos.

encopresis

Al hacer un diagnóstico de encopresis, el pediatra puede preguntar sobre el historial de evacuaciones intestinales forzadas del niño. Este cuestionamiento también puede requerir respuestas sobre el entrenamiento para ir al baño y la dieta.

Un diagnóstico preciso de encopresis también puede requerir un examen rectal. El médico podría requerir una radiografía del abdomen del niño para decidir un diagnóstico.

Para determinar si la encopresis está presente, se deben evaluar condiciones como trauma/tumores de la médula espinal, parálisis cerebral y enfermedades del músculo pélvico y el esfínter anal.

Causas de los trastornos de eliminación

Echemos un vistazo a algunas de las causas detrás de estos dos trastornos de eliminación.

Enuresis

No existe una causa precisa de la enuresis. Sin embargo, diferentes factores están relacionados con mojar la cama o orinar en lugares inapropiados.

Por ejemplo, el estreñimiento puede aumentar la presión sobre la vejiga, lo que provoca una mayor necesidad de orinar. Las personas con sueño profundo que no se despiertan fácilmente también pueden tener un mayor riesgo de enuresis.

Cuando la vejiga sufre un retraso en la madurez, esto puede afectar su capacidad para retener la orina. Asimismo, los niveles de vasopresina, una hormona que promueve la retención de agua en los riñones, pueden disminuir. Esto puede afectar las posibilidades de retener la orina.

Ciertos factores de riesgo también aumentan las posibilidades de enuresis. Estos incluyen estrés inusual en los niños, crecer en un entorno socioeconómico bajo, padres divorciados, la incorporación de un hermano o antecedentes familiares de enuresis.

encopresis

Esta condición puede resultar del estreñimiento. Una dieta baja en fibra y mala hidratación. Incluso el estrés por el entrenamiento para ir al baño puede contribuir a esta condición.

Los factores de riesgo de la encopresis incluyen un entorno socioeconómico bajo, miedo a usar baños antihigiénicos, vivir en un área devastada por la guerra u hospitalización infantil por otra afección. Otros factores que contribuyen son la intimidación y los problemas de comportamiento como la depresión o la ansiedad social. El bajo rendimiento en la escuela también podría ser un factor.

Tratamiento de los trastornos de eliminación

Estas son las formas en que se pueden tratar estos dos trastornos de eliminación:

Tratamiento de enuresis

Hay medidas no farmacéuticas y farmacéuticas disponibles para el manejo de esta condición.

Manejo No Farmacéutico de la Enuresis

  • Método de campana y pad: Esto requiere que un niño use un dispositivo para dormir. Este dispositivo contiene un sensor que hace un ruido cuando está mojado para estimular al niño a despertarse. El método de la campana y la almohadilla tiene la intención de detener el flujo, permitiendo que la orina pase al inodoro.
  • Entrenamiento en cama seca: Esta es otra opción que combina el cascabel y la almohadilla con el tratamiento conductual del niño con apoyo de los padres.
  • Despertares nocturnos: Aquí, los niños son despertados a horas regulares durante la noche. Esto es útil cuando las alarmas no funcionan para alertar a un niño para que use el baño. Sin embargo, esto puede provocar problemas de sueño en el niño debido a la interrupción del sueño.
  • Limitar la ingesta de líquidos: A los niños propensos a mojar la cama se les puede ayudar restringiendo su ingesta de líquidos antes de acostarse.
  • entrenamiento de la vejiga: Con esta técnica, se enseña a los niños a retener la orina durante períodos de tiempo más prolongados. Esto es útil para la enuresis diurna y nocturna.
  • terapia motivacional: El niño y sus cuidadores pueden recibir esta terapia para levantar la moral antes de comenzar cualquiera de los métodos mencionados anteriormente.

Manejo Farmacéutico de la Enuresis

Los niños pueden recibir hormonas antidiuréticas (ADH) como la desmopresina para controlar la producción de orina. Otras opciones incluyen la imipramina, un antidepresivo tricíclico que ayuda a relajar la vejiga, previniendo episodios enuréticos.

Cabe señalar que las medidas farmacéuticas producen tasas de recaída más altas en comparación con el método de campana y almohadilla.

Tratamiento de Encopresis

Para controlar esta condición, un pediatra puede darle al niño afectado un laxante, un enema o un medicamento para ablandar las heces.

Para evitar el estreñimiento, los padres pueden alentar una dieta saludable rica en fibra. Los niños también deben beber más agua para aliviar el estreñimiento.

Los padres también pueden ayudar con buenos hábitos intestinales planificando la hora del baño después de las comidas. También pueden elogiar a sus hijos por usar el baño. Esto puede alentar el uso regular del baño y puede evitar que los excrementos se depositen en la ropa.

Una palabra de Psyathome

Los trastornos de eliminación son una ocurrencia común en los niños. Pero eso no evita que sean una preocupación tanto para los cuidadores como para los pupilos. Con los hábitos o intervenciones adecuadas, la enuresis y la encopresis pueden manejarse adecuadamente en los niños. Para garantizar que los niños reciban la atención adecuada, se debe considerar la opinión de expertos.

Deja un comentario

¿Qué es un terapeuta?

¿Qué es un terapeuta? Un terapeuta es una designación amplia que se refiere a los profesionales que están capacitados para brindar tratamiento y rehabilitación. El

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso

Problemas de pareja

Los problemas de pareja pueden ser de muchos tipos: celos, distanciamiento por diversos motivos, aparición de hijos, mala comunicación, infidelidad… cualquiera de estos problemas puede