Psyathome

Trastorno de pánico y ansiedad en adolescentes

El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad que generalmente comienza en la adolescencia tardía o en la edad adulta temprana. Aunque el trastorno de pánico suele comenzar entre los 21 y los 35 años,todavía es posible desarrollar esta condición en la niñez o en la adolescencia temprana.

Trastorno de pánico y adolescentes

Los síntomas del trastorno de pánico en los adolescentes son muy similares a las experiencias de los adultos. El síntoma principal del trastorno de pánico es la experiencia de ataques de pánico recurrentes. Estos ataques a menudo ocurren inesperadamente y están marcados por miedo extremo, nerviosismo y aprensión.

Los ataques de pánico generalmente se sienten a través de una combinación de síntomas físicos, mentales y emocionales. Estos ataques suelen ocurrir de la nada y van acompañados de cuatro o más de los siguientes síntomas:

  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Dolor de pecho
  • Escalofríos o sofocos
  • Desrealización o despersonalización
  • Sudoración excesiva
  • Miedo a morir
  • Miedo a perder el control o volverse loco
  • Sentirse mareado, inestable, aturdido o débil
  • sensación de asfixia
  • Sensaciones de entumecimiento u hormigueo
  • Náuseas o dolor abdominal
  • Dificultad para respirar
  • Temblando o temblando

Los ataques de pánico pueden variar en términos de síntomas, intensidad y duración. La mayoría dura solo un breve período de tiempo, alcanzando un pico en 10 minutos.

Pero un ataque de pánico puede continuar afectando a un adolescente mucho después de que haya terminado, causando un mayor nerviosismo y ansiedad horas después de que el ataque haya disminuido.

Consecuencias y Complicaciones

Experimentar un ataque de pánico puede ser una experiencia aterradora para un adolescente. Al igual que los adultos con trastorno de pánico, los adolescentes que experimentan ataques de pánico son susceptibles de desarrollar conductas de evitación.

Cuando esto ocurre, el adolescente comienza a mantenerse alejado de situaciones, lugares y eventos que cree que pueden desencadenar un ataque de pánico. Un adolescente puede, por ejemplo, comenzar a evitar las multitudes, como las asambleas escolares o la cafetería. También pueden tener miedo en los automóviles u otras formas de transporte, y tener miedo de abandonar lugares considerados seguros, como el hogar.

Evitar repetidamente situaciones que pueden desencadenar ataques de pánico es una condición conocida como agorafobia. Aunque es más probable que ocurra en la edad adulta, la agorafobia puede desarrollarse durante la adolescencia.

Alrededor de un tercio de las personas con trastorno de pánico también experimentarán agorafobia.Esta condición puede volverse potencialmente debilitante, lo que hace que un adolescente se quede confinado en su hogar con agorafobia.

Opciones de tratamiento

Si no se trata, el trastorno de pánico puede afectar negativamente la vida de un adolescente y potencialmente generar problemas en la escuela, las relaciones y la autoestima. Solo un médico o un profesional calificado puede diagnosticar a un adolescente con trastorno de pánico. Un médico también puede descartar posibles causas médicas de los ataques de pánico y determinar si existen condiciones concurrentes, como la depresión.

Debido a que las niñas se ven afectadas por la ansiedad aproximadamente el doble que los niños, los expertos recomiendan que todas las niñas y mujeres se sometan a pruebas de detección de ansiedad durante los exámenes de salud de rutina.

Afortunadamente, existen opciones de tratamiento seguras y eficaces para ayudar a los adolescentes con trastorno de pánico.

Algunas de las opciones de tratamiento más comunes para el trastorno de pánico incluyen psicoterapia, medicamentos y estrategias de autoayuda. Los resultados del tratamiento a menudo son mejores cuando se utiliza una combinación de estas opciones y se siguen las recomendaciones de tratamiento.

A través de la psicoterapia, un adolescente puede reunirse con un profesional que trata el trastorno de pánico para trabajar con emociones profundas y desarrollar estrategias de afrontamiento. Pueden estar disponibles diferentes tipos de psicoterapia; la más común es la terapia cognitiva conductual (TCC), que se centra en ayudar al adolescente a desarrollar formas más saludables de pensar y comportarse.

Se puede recomendar la psicoterapia familiar para ayudar a construir relaciones de apoyo entre el adolescente y el resto de la familia.La terapia grupal también puede estar disponible, en la que el adolescente podrá resolver problemas junto con compañeros que también están luchando con problemas similares.

Una palabra de Psyathome

El trastorno de pánico se puede experimentar de forma intermitente a lo largo de la vida de una persona. Por ejemplo, un adolescente puede tener ataques de pánico frecuentes e inesperados durante varios meses, seguidos de muchos años sin ningún síntoma.

Independientemente de si el trastorno de pánico se experimenta durante un período corto de tiempo o durante toda la vida, no tiene por qué ser inmanejable. Cuanto antes un adolescente obtenga la ayuda que necesita, más rápido estará en el camino de la recuperación.

Deja un comentario

Tipos de heroína y sus ingredientes

La heroína, una droga altamente adictiva e ilegal, se vende en tres formas diferentes: heroína de alquitrán negro, heroína de polvo marrón y heroína de