My Treatment Lender

Terapia de exposición: definición, técnicas y eficacia

¿Qué es la terapia de exposición?

La terapia de exposición es una forma de terapia conductual diseñada para ayudarlo a enfrentar sus miedos.

Cuando tienes miedo de un objeto o actividad específica, puedes evitarlo. Por ejemplo, si tiene miedo de los espacios cerrados, puede evitar tomar el ascensor, especialmente si está lleno de gente. Si bien evitarlo puede ayudar a mantener a raya su miedo a corto plazo, puede hacer que su miedo y ansiedad empeoren a largo plazo.

La terapia de exposición puede ayudar a romper este ciclo de miedo y evitación. Implica exponerte a la fuente de tu miedo en un entorno seguro. La terapia de exposición tiene como objetivo ayudarlo a superar su miedo para que el objeto, la actividad o la situación no le causen ansiedad y pueda participar de manera significativa.

“Un lema de la terapia de exposición es ‘Pongámonos cómodos con la incomodidad’”, dice Courtney De AngelisPsyD, psicóloga clínica licenciada en el Centro Médico de la Universidad de Columbia que se especializa en esta forma de terapia.

Tipos de terapia de exposición

La terapia de exposición puede ayudar a tratar varias afecciones, incluidas las fobias, el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de ansiedad social. Sin embargo, existe una forma especializada de terapia de exposición, conocida como terapia de prevención de exposición y respuesta (ERP o Ex/RP), que puede ayudar a tratar el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

De acuerdo con DeAngelis, ERP ayuda a las personas con TOC a enfrentar situaciones incómodas y a reducir las compulsiones, en las que podrían participar para aliviar la ansiedad. “Al evitar la compulsión o el ritual, se puede generar conocimiento para que las personas aprendan que no suceden cosas malas, incluso cuando no siguen la ‘regla’ del TOC”, dice DeAngelis.

Un estudio de 2015 señala que ERP ha demostrado un gran éxito en la reducción de los síntomas del TOC, una condición que alguna vez se consideró intratable.

Técnicas

La terapia de exposición puede progresar a diferentes ritmos. Según DeAngelis, su terapeuta lo guiará para enfrentar sus miedos de acuerdo con una jerarquía de miedo o «escalera» que sirve como guía para el tratamiento. También pueden ayudarlo a sobrellevar el trauma y la ansiedad que implica cada paso del proceso.

  • Exposición graduada: Esto implica exponerte gradualmente a la fuente de tu miedo subiendo la escalera un peldaño a la vez. Entonces, por ejemplo, si le tienes miedo a las agujas, los pasos podrían incluir mirar una imagen de una aguja, tener una aguja cubierta cerca de ti, sostener una aguja, etc., hasta que puedas hacer lo que más temes, que está recibiendo una inyección.
  • Desensibilización sistemática: Su terapeuta puede emplear métodos sistemáticos de desensibilización para ayudarlo a relajarse y sentirse cómodo con cada paso de este proceso. Estos métodos pueden incluir ejercicios de relajación como meditación, respiración profunda, imágenes guiadas y relajación muscular progresiva.
  • Inundación: Este método implica exponerte al nivel más alto de la escalera de una sola vez. Los terapeutas pueden usar la inundación si su miedo interfiere con su capacidad para continuar con su vida diaria. Si bien este enfoque puede ayudarlo a superar su miedo más rápido, la experiencia de una inundación puede ser traumática. Un terapeuta puede considerar este método solo después de que su ansiedad haya disminuido significativamente.

Los terapeutas que practican la terapia de exposición pueden recurrir a una variedad de técnicas, que DeAngelis describe a continuación.

Exposición en Vivo

La exposición in vivo implica acercarse directamente a un estímulo o situación temida en tiempo real. Por ejemplo, si un adolescente tiene miedo de estar lejos de sus padres, esto significaría practicar la separación gradual de los padres en diversas situaciones (con la guía de un médico y el consentimiento de los padres).

Exposición imaginaria

La exposición imaginaria implica imaginar que la situación temida se hace realidad con gran detalle. Entonces, por ejemplo, si tiene fobia a los vómitos, probablemente no se le animará a comer algo para vomitar intencionalmente como una exposición.

En cambio, un terapeuta puede pedirle que describa en una narración escrita lo que imagina que sucedería si vomitara, tal vez en público. Es posible que le pidan que vuelva a leer o que escuche repetidamente este guión imaginario. La idea general es ayudarlo a aburrirse de estas situaciones temidas en lugar de provocar el mismo nivel de ansiedad.

Exposición interoceptiva

La exposición interoceptiva puede ayudar a abordar una sensación física temida; generalmente se emplea en el tratamiento de ataques de pánico. Por ejemplo, su terapeuta puede pedirle que haga saltos durante un minuto para aumentar su ritmo cardíaco. Eventualmente aprenderá que esto no es peligroso ni es un signo de un ataque al corazón.

Exposición a la realidad virtual

La exposición a la realidad virtual es un enfoque más novedoso que le permite enfrentar sus miedos utilizando la realidad virtual. Si, por ejemplo, tiene miedo de volar, puede beneficiarse de los videos que simulan volar antes de irse de vacaciones que implican viajes aéreos.

Con qué puede ayudar la terapia de exposición

Según DeAngelis, la terapia de exposición es particularmente útil cuando se tratan afecciones que pueden causar ansiedad. Ella explica que la ansiedad puede llevarlo a sobreestimar la amenaza de peligro/incomodidad y subestimar su capacidad para hacer frente al peligro/incomodidad.

“La terapia de exposición trabaja para abordar estos dos desafíos para que pueda darse cuenta de que su ansiedad desaparecerá naturalmente con el tiempo cuando enfrente una situación incómoda o aterradora y que pueda manejar esa ansiedad”, dice DeAngelis.

Estas son algunas de las condiciones y trastornos de ansiedad que la terapia de exposición puede ayudar a tratar:

Beneficios de la terapia de exposición

A continuación se presentan algunos de los beneficios que ofrece la terapia de exposición.

Courtney DeAngelis, PsyD

La terapia de exposición puede reducir significativamente los síntomas de ansiedad de una persona, aumentar la capacidad o la disposición de una persona para abordar situaciones incómodas y fortalecer el aprendizaje de que las personas pueden manejar situaciones difíciles.

— Courtney DeAngelis, PsyD

  • Habituación: A medida que te expones de forma gradual y repetida a la fuente de tu miedo, tu reacción puede disminuir con el tiempo.
  • Extinción: La terapia de exposición puede ofrecerle un entorno seguro para que aprenda que la situación que teme no representa una amenaza para usted. Puede ayudar a debilitar su asociación entre la situación y el resultado negativo que espera.
  • Procesamiento emocional: Esta forma de terapia puede ayudarlo a explorar y comprender la fuente de su miedo. También puede ayudarlo a reemplazar su respuesta instintiva con pensamientos y creencias más realistas sobre la situación temida y hacerlo sentir más cómodo con el miedo y la ansiedad.
  • Autoeficacia: Con el tiempo, la terapia de exposición puede ayudarlo a darse cuenta de que puede enfrentar la situación que teme y manejar la ansiedad que le causa.

Eficacia

“La terapia de exposición es un tratamiento basado en la evidencia, lo que simplemente significa que la investigación nos ha demostrado que funciona”, dice DeAngelis.

Según un estudio de 2015, la evidencia empírica ha demostrado que la terapia de exposición puede ayudar a tratar los trastornos de ansiedad, incluidas las fobias, el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de estrés postraumático y el TOC.

Un estudio de 2016 encontró que las personas que recibieron terapia de exposición para tratar fobias tenían menos síntomas no solo inmediatamente después del tratamiento sino también ocho años después, lo que sugiere que la terapia de exposición tiene beneficios a largo plazo.

Cosas para considerar

Enfrentar sus miedos puede ser difícil, por lo que la terapia de exposición puede ser incómoda y desafiante.

Cuando realiza una terapia de exposición, «es importante comprender que el objetivo del médico no es torturarlo y sentirse dispuesto a tolerar situaciones incómodas o estímulos que ha estado evitando», dice DeAngelis.

La terapia de exposición también puede tener inconvenientes ocasionales:

  • Los síntomas pueden regresar: Algunos pacientes pueden ver que sus síntomas regresan con el tiempo. Esto es especialmente probable si el tratamiento finalizó prematuramente.
  • Las condiciones simuladas no siempre reflejan la realidad: Las condiciones en la terapia de exposición no siempre reflejan la realidad. Entonces, alguien con PTSD, por ejemplo, puede manejar condiciones simuladas en la oficina de un terapeuta, pero es posible que no pueda hacer frente a la situación si se presenta en la realidad.

A pesar de estas limitaciones, vale la pena considerar la terapia de exposición como una opción de tratamiento, ya que la investigación respalda su efectividad.

De hecho, una de las limitaciones de la terapia de exposición es que no se utiliza lo suficiente. Muchos terapeutas no tienen capacitación formal en terapia de exposición y, por lo tanto, no pueden practicarla para ayudar a las personas con trastornos de ansiedad.

Cómo empezar

Si desea buscar una terapia de exposición, comience por buscar un terapeuta calificado, psicólogo o psiquiatra capacitado en esta forma de terapia.

Puede pedirle una recomendación a su médico de atención primaria o encontrar uno a través de asociaciones de salud mental locales o estatales.

Una vez que haya encontrado un profesional calificado, programe una cita con él y asegúrese de que acepte su seguro. Su primera cita probablemente implicará completar la documentación necesaria, que puede incluir detalles sobre sus síntomas, historial médico y plan de seguro.

Trabaje con su proveedor de atención de la salud mental en el mapeo de sus objetivos para la terapia y haga un esfuerzo para construir una relación sólida y colaborativa con ellos. Conocido como una relación terapéutica, es vital para la terapia de exposición porque necesita sentirse seguro y apoyado mientras enfrenta sus peores temores.

Una palabra de Psyathome

Si tiene un miedo o una condición que le impide vivir su vida, puede buscar una terapia de exposición para ayudar a tratarlo. Si bien la perspectiva de enfrentar sus miedos puede ser desalentadora, su terapeuta puede guiarlo a través del proceso y brindarle herramientas para ayudarlo a sobrellevar la ansiedad que experimenta.

“Hay una gran recompensa para aquellos que están dispuestos a subirse a la ola de la ansiedad y comenzar a sentirse mejor nuevamente en su vida diaria”, dice DeAngelis.

Deja un comentario

Meditaciones para aliviar el estrés

Meditación de atención plena Wesley Hitt/Getty Images La meditación de atención plena implica una mayor conciencia del momento presente. Con la práctica, se puede utilizar

¿El estrés causa adicción?

En el pasado, se pensaba que la adicción resultaba de la ingestión de una sustancia “adictiva”, como la heroína o el alcohol. Se consideraba que

Los beneficios de dejar el alcohol

Dejar de beber no siempre es fácil, especialmente si ha abusado del alcohol durante años. Sin embargo, tomar las medidas necesarias para dejar de consumir

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso

Psicología del deporte

¿Cómo te ayuda un psicólogo deportivo a mejorar tu rendimiento? Las emociones que experimentamos y las ideas que cruzan nuestra mente afectan nuestro desempeño diario.