My Treatment Lender

TEPT y miedo a hablar en público

Muchas personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT) tienen miedo de hablar en público. Esta es una forma de ansiedad social. Estos temores pueden tener un tremendo impacto en el nivel de éxito de una persona en el trabajo o en la escuela. Alguien con miedo a hablar en público puede evitar trabajos, clases o situaciones en las que tenga que presentarse frente a otras personas. Pero puede superar estos miedos, incluso si también está lidiando con PTSD.

Las personas que temen hablar en público a menudo se castigan a sí mismas por estos temores.

Si temes hablar en público, es importante recordar que estos temores tienen sentido. Cuando hablas frente a una multitud, eres vulnerable. Esto puede ser muy aterrador para alguien con PTSD.

Además, puede tener miedo de que la gente lo evalúe negativamente. Incluso puede temer una evaluación positiva porque si las personas piensan que hiciste un buen trabajo, pueden esperar que siempre te desempeñes a ese nivel. Teme que se haya establecido un nuevo estándar que será difícil de mantener.

Consejos para hablar en público con TEPT

Afortunadamente, puedes aprender a superar tus miedos. Estos son algunos consejos para las personas que sufren de TEPT y miedo a hablar en público. Este consejo puede ayudarte a controlar mejor tu ansiedad por hablar en público, así como a mejorar tu confianza cuando hablas frente a otros.

  • Reconoce y valida tu ansiedad. La ansiedad es normal cuando las personas se dedican a hablar en público. Aceptar la ansiedad y estar dispuesto a experimentarla evitará que crezca e interfiera potencialmente con su presentación. «Disponerse» a relajarse o tratar de reducir la ansiedad solo lo distraerá y aumentará su excitación ansiosa. Recuerda, nadie en la audiencia sabe cómo te sientes por dentro.
  • Respirar. Antes de comenzar a hablar, tómese un tiempo para centrar su atención en su respiración. Esto puede reducir su ansiedad y mantenerlo enfocado antes de su presentación.
  • Libera tensión muscular. No apriete los puños ni bloquee las rodillas. Usa gestos con las manos. Si notas que te estás tensando, muévete. El movimiento también ayuda con la respiración.
  • Concéntrese en su mensaje, no en su cuerpo. Cuando las personas hablan en público, a menudo se enfocan en sus sensaciones internas o si se sonrojan, tiemblan, etc. Cuando hablamos en público, se intensifican los pequeños movimientos corporales o los pequeños cambios en nuestro cuerpo. Lo que para nosotros puede parecer una gran cantidad de temblores o estremecimientos, es probablemente imperceptible o menor para nuestra audiencia. Cuanto más nos centremos en estas experiencias, más fuertes se volverán y nuestra ansiedad interferirá más con nuestro mensaje.
  • Práctica. Obviamente, la práctica es importante al dar un discurso. Sin embargo, la gente a menudo practica de manera incorrecta. Las personas a menudo practican los discursos repasando exactamente lo que quieren decir, casi hasta el punto de memorizar la presentación. Esto te está preparando para fallar. Durante el discurso, si te desvías de lo que practicaste o memorizaste, es posible que te desvíes y aumente tu ansiedad. Practica repasar conceptos, no palabras. Familiarícese con los puntos principales que desea que la audiencia se lleve a casa. Estos puntos principales se pueden presentar de varias maneras diferentes.
  • Tener agua disponible. Esto puede ayudar con la boca seca, pero también te da la oportunidad de respirar si lo necesitas durante tu discurso. Evite la cafeína o los líquidos azucarados.
  • Planifica descansos en tu presentación. Pregunte si alguien tiene alguna pregunta. Incluso si nadie tiene preguntas, esto le da la oportunidad de respirar y ordenar sus pensamientos. También puede dirigir preguntas a las personas de la audiencia como una forma de darse un respiro.
  • Trate de evitar el uso de notas. Cuando hay demasiado en una tarjeta de notas, las personas a menudo confían demasiado en ellas y pierden la conexión con la audiencia. Si usa tarjetas de notas, solo incluya breves viñetas.
  • Actúa confiado. Habla con convicción y actúa con confianza aunque no te sientas así. Tus emociones eventualmente se pondrán al día con la forma en que te presentas.
  • Mantenga un contacto visual sincero con los diferentes miembros de la audiencia. Si está en una sala grande, puede ser útil dividir la sala en secciones y dirigir la vista a estas diferentes áreas de la sala durante la presentación.
  • Sea flexible con su atención. Al dar una presentación, es normal centrar la atención en alguien que proporciona comentarios faciales negativos. También es normal interpretar esto como una indicación de que no estamos teniendo éxito en la entrega de nuestro mensaje. En verdad, no tenemos idea de a qué está respondiendo ese individuo. Tener una conciencia más amplia de la habitación. Observe a las personas que también brindan comentarios faciales positivos.
  • Tenga cuidado cuando comience una presentación. Las personas a veces se sienten abrumadas cuando comienzan una presentación porque sienten que tienen mucho por lo que pasar. Concentre su atención en el presente y en la entrega efectiva de su mensaje para cada parte de su presentación.
  • Planifique con anticipación. Si existe la posibilidad de que tenga poco tiempo, planifique con anticipación lo que se puede eliminar. Además, decida de antemano cómo puede responder a las preguntas que le hagan, especialmente a las preguntas que no sabe cómo responder.
  • Familiarícese con su ubicación. Si no está familiarizado con el lugar donde va a dar una presentación, intente llegar temprano para conocer el terreno. Cuanto más familiarizado esté con la ubicación, menos desprevenido se sentirá.
  • Practica el autocuidado. Come bien ese día. Duerma lo suficiente la noche anterior. Y, nuevamente, limite la cafeína.

La importancia de la práctica

Los miedos a hablar en público pueden ser difíciles de superar, especialmente si tienes PTSD. Por lo tanto, no espere que estos consejos provoquen una reducción inmediata de su ansiedad. Requieren práctica repetida.

También puede ser útil comenzar con presentaciones breves frente a personas con las que se sienta cómodo. Trate de practicar estos consejos cuando se sienta menos ansioso. De esa manera, puede sentirse más cómodo con su uso.

Aunque es posible que no obtenga alivio de inmediato, con la práctica repetida y la exposición a hablar en público, sus temores pueden superarse.

Deja un comentario

Metoidioplastia versus faloplastia

Hay varios tipos de cirugías de afirmación de género que están disponibles para hombres transgénero y algunas personas no binarias que desean someterse a una

Tratamiento para dejar de tirar del pelo.

Si te arrancas el cabello con frecuencia, es posible que padezcas un trastorno llamado tricotilomanía. Aunque la tricotilomanía es menos peligrosa que otras conductas impulsivas,

Psicología del deporte

¿Cómo te ayuda un psicólogo deportivo a mejorar tu rendimiento? Las emociones que experimentamos y las ideas que cruzan nuestra mente afectan nuestro desempeño diario.

Trastornos del desarrollo infantil.

¿Te preocupa tu desarrollo? ¿Necesita apoyo para algunos de los trastornos que están afectando a su hijo? Los trastornos del desarrollo pueden aparecer de repente