My Treatment Lender

Síntomas físicos de los trastornos de pánico y ansiedad

Las personas diagnosticadas con trastornos de ansiedad como el trastorno de pánico a menudo experimentan síntomas físicos incómodos, que incluyen sudoración, frecuencia cardíaca acelerada, temblores y temblores. Dada la gravedad de estos síntomas físicos, no sorprende que muchas personas con trastorno de pánico busquen atención médica de emergencia. Un estudio de 2016 informó que hubo 1,247,000 visitas a la sala de emergencias relacionadas con la ansiedad anualmente.

Sin embargo, debido a la complejidad de la afección, la amplia gama de síntomas y la similitud con otras enfermedades, el trastorno de pánico a menudo se diagnostica erróneamente en las salas de emergencia. Empodérate al conocer estos síntomas físicos comunes y las condiciones concurrentes asociadas con el trastorno de pánico y la ansiedad.

Dolor de pecho

El dolor de pecho es uno de los síntomas físicos más aterradores de los ataques de pánico. Este es también el síntoma que más a menudo envía a las personas con trastorno de pánico a la sala de emergencias. Cuando se presenta dolor en el pecho durante un ataque de pánico, no es raro que la persona crea que está experimentando una emergencia médica, como un ataque al corazón.

Afortunadamente, los ataques de pánico generalmente no ponen en peligro la vida. Sin embargo, solo un médico u otro profesional médico está calificado para hacer un diagnóstico adecuado y determinar si el dolor de pecho de una persona es un síntoma de un ataque de pánico o si en realidad es causado por una condición médica separada.

Dificultad para respirar

Muchas personas informan que les resulta difícil respirar durante un ataque de pánico. Algunos lo describen como una sensación sofocante o asfixiante; otros dicen que es más como una sensación de asfixia. Independientemente de cómo se describa, la dificultad para respirar puede ser una experiencia aterradora y puede llevar al miedo a desmayarse o incluso a morir. Esto, a su vez, aumenta el pánico y la ansiedad.

Aunque la dificultad para respirar puede ser aterradora y molesta, a menudo es manejable con técnicas de afrontamiento, como ejercicios de respiración profunda.

Dolores de cabeza y migrañas

Las personas con trastorno de pánico son más propensas a experimentar dolores de cabeza. Además, también se ha descubierto que las personas diagnosticadas con trastorno de pánico experimentan migrañas y otros dolores de cabeza intensos. Muchas personas con trastorno de pánico han informado que los dolores de cabeza y las migrañas a menudo se desarrollan inmediatamente después de un ataque de pánico.

Hay opciones de tratamiento disponibles para el trastorno de pánico y los dolores de cabeza y migrañas concurrentes. Se ha descubierto que algunos medicamentos utilizados para tratar el trastorno de pánico son una forma segura y eficaz de tratar también los dolores de cabeza concurrentes. Sin embargo, algunos medicamentos para el trastorno de pánico en realidad pueden contribuir a los dolores de cabeza. Hable con su médico sobre un plan de tratamiento que lo ayude a controlar ambas afecciones.

Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (IBS, por sus siglas en inglés) es un trastorno digestivo que, según algunos estudios, afecta hasta al 20 % de los adultos estadounidenses. Los síntomas del SII incluyen hinchazón, dolores de estómago frecuentes, diarrea, calambres y estreñimiento. Los estudios han encontrado que el SII es más frecuente entre las personas con trastornos de ansiedad.

Tanto el SII como los ataques de pánico implican una gran cantidad de ansiedad anticipatoria, sentimientos de vergüenza y conductas de evitación. Se ha descubierto que el SII y el trastorno de pánico responden favorablemente a la medicación, la psicoterapia o una combinación de estas dos opciones de tratamiento.

Dolor y tensión muscular

Experimentar sentimientos frecuentes de miedo, preocupación y ansiedad puede afectar el cuerpo al contribuir al dolor y la tensión muscular. La tensión muscular es un problema común para las personas con trastorno de pánico. Por lo general, los músculos se tensan durante un ataque de pánico y pueden causar sensación de rigidez en todo el cuerpo mucho después de que el ataque haya remitido.

El dolor muscular y la incomodidad a menudo se pueden controlar mediante técnicas de relajación. Los ejercicios que pueden ayudar a calmar y relajar el cuerpo incluyen ejercicios de respiración, relajación muscular progresiva y visualización.

Hay muchos libros de autoayuda que proporcionan ejemplos e instrucciones sobre estas técnicas. El yoga es una actividad que incluye muchos aspectos de la relajación con los beneficios adicionales del ejercicio para el trastorno de pánico.

Cansancio e Insomnio

La preocupación crónica, en pocas palabras, es agotadora, por lo que es típico que las personas con trastornos de ansiedad como el trastorno de pánico, que a menudo crea un ciclo de miedo a tener otro ataque de pánico, estén fatigadas. A veces, la preocupación u otros síntomas de ansiedad hacen que sea difícil conciliar el sueño o permanecer dormido.

A su vez, esto puede afectar otros aspectos del bienestar físico y psicológico. Para las personas que experimentan interrupciones leves del sueño, es probable que el tratamiento de la ansiedad implique cambios en la rutina de la hora de acostarse.

Una palabra de Psyathome

Si bien las condiciones de ansiedad son muy comunes, a menudo no se diagnostican ni se tratan. Debido a que las mujeres se ven afectadas aproximadamente el doble que los hombres, los expertos ahora recomiendan que las niñas y las mujeres mayores de 13 años se sometan a pruebas de detección de ansiedad como parte de la atención médica preventiva de rutina.Debe hablar con su médico si le preocupa alguno de los síntomas del trastorno de pánico o la ansiedad que está experimentando.

Deja un comentario

Razones por las que no duermes bien

Dormir mal es un problema común para muchas personas. Las investigaciones sugieren que aproximadamente el 30 % de todos los adultos estadounidenses luchan por conciliar

Superar el complejo de inferioridad

El complejo de inferioridad es uno de los complejos psicológicos más conocidos y también uno de los problemas más limitantes que podemos padecer. La persona

Cómo dejar de ser inestable emocionalmente

¿Qué es la inestabilidad emocional? La inestabilidad emocional, también conocida como desequilibrio emocional, es una alteración de la afectividad. La persona presenta una gran variación