My Treatment Lender

¿Qué nivel de tratamiento del trastorno alimentario es adecuado para mí?

El tratamiento de los trastornos alimentarios es complejo. El tratamiento no solo involucra comúnmente a múltiples proveedores (un médico, un psicoterapeuta, un nutricionista dietista registrado y un psiquiatra, entre otros posibles), sino que el sistema de los Estados Unidos tiene un sistema de niveles de atención que es distinto a los trastornos alimentarios.

Los niveles de atención ordenados de mayor a menor intensidad son los siguientes:

  • hospitalización médica es atención las 24 horas en un hospital médico. Por lo general, esto es para pacientes que no son médicamente estables y necesitan un control médico las 24 horas, que puede incluir fluidos intravenosos, alimentación por sonda y control constante de los signos vitales.
  • tratamiento residencial (RTC) brinda atención las 24 horas para aquellos que están médicamente estables pero que requieren supervisión de conductas y comidas las 24 horas.
  • hospitalización parcial (PHP) permite que el paciente duerma en casa y asista a un centro de tratamiento durante el día. Las personas pueden asistir al programa un mínimo de cinco días a la semana durante tiempos que generalmente oscilan entre seis y 11 horas por día. La mayoría de las comidas se realizan en el centro de tratamiento, pero el paciente tiene algunas comidas en casa.
  • Tratamiento ambulatorio intensivo (IOP) generalmente incluye tres horas de programación durante dos o tres días a la semana. En este nivel de atención, el cliente vive en casa y, a menudo, puede trabajar o asistir a la escuela. Por lo general, una comida o refrigerio por visita es parte del tratamiento.
  • Tratamiento ambulatorio generalmente consiste en reuniones individuales una o dos veces por semana con un terapeuta y/o dietista.

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA) desarrolló pautas para los distintos niveles de atención. Las directrices de la APA establecen:

Al determinar el nivel inicial de atención de un paciente o si es apropiado cambiar a un nivel diferente de atención, es importante considerar la condición física general, la psicología, los comportamientos y las circunstancias sociales del paciente en lugar de confiar simplemente en uno o más parámetros físicos, como el peso.

Este es un intento específico de dejar de lado el hecho de que el peso sea el único determinante del nivel de atención, lo que a menudo ha sido el caso.

La APA proporciona criterios sugeridos para cada nivel escalonado de atención. Estos criterios incluyen los siguientes factores:

  • Estado médico
  • Tendencia suicida
  • Peso (como porcentaje del peso corporal saludable)
  • Motivación para recuperarse, incluida la cooperación, la perspicacia y la capacidad de controlar los pensamientos obsesivos.
  • Trastornos concurrentes, incluidos el consumo de sustancias, la depresión y la ansiedad
  • La estructura es necesaria para comer y aumentar de peso.
  • Capacidad para controlar el ejercicio compulsivo

Muchas consideraciones son necesarias para determinar el nivel de tratamiento adecuado para un individuo. Idealmente, el tratamiento debe comenzar con el nivel de atención requerido para controlar los síntomas y proporcionar el entorno de tratamiento más efectivo para una recuperación exitosa.

A menudo, y tal vez idealmente, los pacientes con síntomas graves comienzan el tratamiento en niveles más altos de atención y gradualmente bajan a niveles más bajos.

Por otro lado, cuando los recursos de tratamiento son limitados, muchos investigadores y profesionales del tratamiento abogan por un enfoque de «atención escalonada» para aquellos que están médicamente estables.

Con el enfoque de atención escalonada, se prueba primero el nivel más bajo de intervención y, si los pacientes no mejoran, pasan al siguiente nivel de atención más alto. Con este enfoque, el nivel más bajo de intervención puede ser la autoayuda o la autoayuda guiada.

Sin embargo, si una persona no está médicamente estable y en casos de anorexia nerviosa, el tratamiento no debe comenzar con autoayuda o autoayuda guiada. Se necesita ayuda profesional para controlar la gravedad del trastorno.

Finalmente, muchas compañías de seguros (impulsadas en gran medida por la contención de costos) tienen sus propias pautas. Cada empresa puede dictar el nivel de tratamiento al que tiene acceso un paciente.

Si bien es necesario considerar todos los factores mencionados anteriormente, así como la disponibilidad de tratamiento y seguro, existen indicadores generales para los distintos niveles de atención.

Hospitalización Médica

Los pacientes pueden comenzar el tratamiento o transferirse a pacientes hospitalizados si cualquiera de los siguientes está presente:

  • Ritmo cardíaco o presión arterial inestables
  • Pérdida de peso significativa y/o rechazo de alimentos
  • Evidencia de desnutrición
  • Incapacidad para dejar de hacer ejercicio.
  • Necesidad de supervisión para comer (incluida la alimentación por sonda)
  • Necesidad de supervisión para no purgar
  • Falta de opciones de tratamiento cerca de casa
  • Presencia de otros trastornos psiquiátricos que requerirían hospitalización
  • Presencia de pensamientos suicidas con alta letalidad o intención

Residencial

Una persona que ingresa a un nivel de atención residencial debe estar médicamente estable para que no se necesiten líquidos intravenosos ni alimentación por sonda.

Aunque no necesitan atención las 24 horas, el tratamiento residencial puede ser un entorno apropiado para una persona que necesita:

  • Un alto nivel de estructura y supervisión de las comidas.
  • Prevención del ejercicio y purgas por mala a justa motivación
  • Ayuda para controlar la ansiedad extrema, otros problemas psiquiátricos y/o la incapacidad de autocontrol

Hospitalización Parcial

Los pacientes deben estar médicamente estables en este nivel, aunque por lo general requerirán una estructura externa para comer, aumentar de peso y evitar las purgas o el ejercicio.

Las personas en este nivel de atención tienen cierta capacidad para controlar comportamientos por su cuenta durante períodos breves. Por ejemplo, es posible que puedan arreglárselas solos de la noche a la mañana y/o que tengan otras personas en sus vidas que puedan brindar al menos algo de apoyo y estructura.

Idealmente, los pacientes deben vivir cerca del centro de tratamiento donde reciben atención y deben poder viajar de ida y vuelta todos los días.

Ambulatorio Intensivo

Los pacientes en tratamiento ambulatorio intensivo deben estar médicamente estables y tener alguna motivación para trabajar en la recuperación.

En este nivel, las personas deberían poder comer de forma independiente al menos parte del tiempo, evitar el ejercicio compulsivo y reducir las purgas. A menudo se benefician de estar con otras personas que pueden brindar estructura y apoyo emocional.

Las personas que reciben atención ambulatoria intensiva deben vivir lo suficientemente cerca del lugar donde reciben el tratamiento para viajar de ida y vuelta varias veces a la semana.

Paciente externo

Los pacientes en tratamiento ambulatorio están médicamente estables y tienen buena motivación. Pueden administrar sus propias comidas, evitar el ejercicio compulsivo y reducir considerablemente las purgas.

En el nivel de tratamiento ambulatorio, un individuo tiene a otros disponibles para brindar apoyo emocional y estructura. Deben vivir cerca del lugar de tratamiento para que puedan participar en el seguimiento regular.

El tratamiento familiar para adolescentes cambia la provisión de apoyo, estructura y comidas de los proveedores de tratamiento a los padres de un individuo. Bajo este tratamiento, los adolescentes que de otro modo podrían estar en niveles de atención residencial, PHP o IOP pueden ser manejados de manera segura en el hogar por sus padres.

La recuperación es un viaje. Muchos pacientes con trastornos alimentarios que están en tratamiento pasan por varios niveles de atención. Las recaídas son normales y forman parte del proceso. Trate de no desanimarse si necesita retroceder unos pasos antes de volver a avanzar.

Deja un comentario

La relación entre el TDAH y el TAE

Hasta el 80% de las personas con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) tendrán al menos otra afección psiquiátrica en su vida.Así como

Apoyo psicológico para el cáncer

Sólo con leer la palabra cáncer, pronunciada en voz alta, a algunos no se les acelera el corazón. Esta es una enfermedad temida, casi impredecible.

Superar la fobia a volar

Las estadísticas indican que el avión es el medio de transporte más seguro: la posibilidad de sufrir un accidente aéreo es de 1 en 2,4