My Treatment Lender

¿Puede la marihuana ayudar a tratar la depresión?

Con más de 30 estados de EE. UU. y el Distrito de Columbia, así como los territorios de Guam, las Islas Vírgenes de EE. UU. y Puerto Rico que permiten legalmente el uso médico de la marihuana, se ha debatido mucho sobre qué condiciones deberían calificar a los pacientes para el uso aprobado.

La depresión es una de esas condiciones (junto con el dolor, la ansiedad, la ansiedad social, el trastorno de estrés postraumático, el sueño y otras) que se ha discutido. A partir de ahora, la investigación es mixta.

La depresión y el consumo de marihuana a menudo coexisten en los pacientes, pero romper la relación entre ellos es un problema del huevo y la gallina que los investigadores aún tienen que resolver.

Componentes de la marihuana

Hay dos categorías principales de sustancias químicas presentes en la marihuana, y pueden tener diferentes efectos sobre su depresión:

  • Tetrahidrocannabinol (THC) es el componente psicoactivo de la marihuana que da la sensación de estar drogado y es lo que hace que la droga sea atractiva para el uso recreativo.
  • Cannabidiol (CBD) es el componente no psicoactivo de la planta que contribuye a sus acciones farmacológicas sin estar involucrado en el subidón; este es el componente del fármaco que se ha estudiado para el tratamiento de la depresión.

¿Puede la marihuana ayudar a la depresión?

Un estudio de febrero de 2015 realizado por investigadores del Instituto de Investigación sobre Adicciones de la Universidad de Buffalo descubrió que los compuestos químicos en el cerebro conocidos como endocannabinoides, que están relacionados con la sensación de bienestar general, activan los mismos receptores que muchos de los compuestos activos de la marihuana.

En pruebas con ratas, los investigadores encontraron que la producción de endocannabinoides era menor en estados de estrés crónico que en condiciones normales. Llegaron a la conclusión de que las sustancias químicas del cannabis pueden ser un tratamiento útil para restaurar la función endocannabinoide normal y aliviar los síntomas de la depresión.

Un estudio publicado en el Revista de trastornos afectivos descubrió que fumar cannabis puede reducir significativamente los niveles de depresión autoinformados a corto plazo. Sin embargo, los investigadores también encontraron que el uso repetido no condujo a ninguna reducción a largo plazo de los síntomas e incluso puede aumentar la depresión con el tiempo en algunas personas.

Comprendiendo los riesgos

Si bien existe cierta evidencia de que la marihuana puede tener propiedades antidepresivas, muchos argumentan que también existen algunos riesgos importantes que deben abordarse al considerar el uso de la droga para tratar la depresión.

Síndrome desmotivacional

Existe un fenómeno bien conocido llamado «síndrome amotivacional», en el que las personas que consumen cannabis de forma regular y abundante se vuelven apáticas, retraídas socialmente y se desempeñan en un nivel de funcionamiento cotidiano muy por debajo de su capacidad previa al consumo de marihuana.

Desórdenes psiquiátricos

Algunas investigaciones indican que las personas que consumen marihuana (especialmente de forma regular o intensa) tienen más probabilidades de ser diagnosticadas con depresión que aquellas que no consumen la droga.Pero la investigación no ha podido concluir que existe una relación de causalidad en juego: es decir, no está claro que la depresión sea el resultado directo del consumo de marihuana.

En algunas personas con predisposición a otras enfermedades mentales, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar, el consumo de marihuana puede servir como desencadenante de la expresión de la enfermedad. También hay algunas investigaciones que muestran que el uso intensivo de marihuana en la adolescencia (particularmente en niñas adolescentes) puede ser un predictor de depresión y ansiedad más adelante en la vida de una persona.

Ciertas personas también corren el riesgo de desarrollar psicosis con el uso de cannabis. Las personas con psicosis inducida por sustancias pueden tener delirios, alucinaciones o ambos.

Dependencia

Una de las mayores preocupaciones sobre el uso de la marihuana como herramienta para hacer frente a la depresión es que puede provocar dependencia psicológica. Se estima que alrededor del 30% de las personas que consumen marihuana eventualmente se volverán adictas a la marihuana, y el porcentaje aumenta en aquellos que comienzan a consumir marihuana antes de los 18 años.

Los investigadores de la Universidad de Buffalo han estado experimentando con el extracto de cannabidiol para determinar si podría ofrecer beneficios para mejorar el estado de ánimo sin el riesgo de dependencia de las drogas.

Menos paciencia para los tratamientos comprobados

Dado que los efectos de la marihuana son de acción rápida, a los expertos también les preocupa que las estrategias comprobadas de afrontamiento a largo plazo basadas en el comportamiento y los tratamientos para la depresión, como la terapia cognitiva conductual (TCC), puedan parecer menos útiles al principio y es menos probable que se lleven a cabo a pesar de su valor.

Una palabra de Psyathome

A medida que los estados continúan legalizando el uso de cannabis con fines medicinales (y muchos también para uso recreativo) y refinando los criterios de elegibilidad, es probable que los investigadores continúen explorando la relación entre la depresión y el uso de marihuana.

Sin embargo, esto probablemente requerirá un cuerpo mucho más grande de investigación científica legítima para probar o refutar la eficacia de la marihuana medicinal y, potencialmente, aflojar las restricciones sobre su uso. Si vive con depresión y está considerando la marihuana medicinal como una opción de tratamiento, considere trabajar primero con su médico para sopesar los pros y los contras.

Deja un comentario

Cómo se trata la anorexia

La anorexia es un trastorno alimentario que puede causar graves problemas de salud y poner en peligro la vida. Esta condición tiene la tasa de