Psyathome

Por qué el primer año de matrimonio es tan difícil

Junto con la felicidad de los recién casados ​​pueden venir algunos altibajos. De hecho, es bastante normal pasar por momentos difíciles en los primeros dos años de matrimonio, pero no se asuste. Al comprender algunas de las transiciones y obstáculos que puede experimentar en el matrimonio temprano, usted y su pareja pueden trabajar juntos para construir una base sólida en los años venideros.

Por qué es importante el primer año de matrimonio

El primer año de matrimonio está lleno de cambios y ajustes a medida que usted y su pareja se adaptan a sus nuevos roles. Sin embargo, la forma en que maneja este período de ajuste es crucial para la longevidad de su matrimonio, dicen los investigadores.

Una disminución en el amor, el afecto y la capacidad de respuesta y un aumento en la ambivalencia dentro de los primeros dos años de matrimonio pueden predecir el divorcio después de 13 años. Eso es según un estudio de 2009 sobre los predictores de satisfacción conyugal y factores estresantes por ted hustonPhD, de la Universidad de Texas en Austin.

El mismo estudio también encontró que las parejas que se divorciaron dentro de los primeros dos años mostraron signos de desilusión y fueron negativos el uno con el otro en los primeros 2 meses de su matrimonio. Las parejas que todavía estaban felizmente casadas eran parejas que podían tener sentimientos positivos sobre sus cónyuges durante este período inicial de su relación.

Investigaciones más recientes muestran que los recién casados ​​​​pueden ser más propensos a la insatisfacción debido a expectativas poco realistas o al nivel de lo que experimentan en comparación con lo que esperaban en términos de matrimonio. Los ajustes inesperados comunes incluyen:

  • Las pequeñas cosas»
  • Lealtades en competencia
  • decepciones
  • Responsabilidades serias
  • roles de relación
  • Sexo

Un estudio encontró que las parejas de recién casados ​​que tienden a estimar que sus niveles de felicidad aumentarán (o al menos permanecerán igual) dentro de los primeros cuatro años de matrimonio, en realidad tienen más probabilidades de experimentar una disminución de la felicidad con el tiempo.

El divorcio también es común dentro de los primeros años de matrimonio debido a la transición misma al matrimonio y la paternidad, especialmente entre parejas con un alto nivel de neuroticismo que han demostrado tener niveles generales más bajos de satisfacción en su matrimonio.

Banderas rojas en el matrimonio precoz

  • Adicciones y/o abuso de sustancias
  • Abuso emocional y/o físico
  • Miedo al conflicto
  • Incapacidad para divertirse juntos.
  • Falta de respeto
  • Falta de romance e intimidad.
  • Casado demasiado joven o por las razones equivocadas
  • Dedicación excesiva de tiempo a otras cosas.
  • gasto excesivo
  • Egoísmo
  • Problemas sexuales
  • Demasiada dependencia de los padres.
  • Expectativas irrealistas

Prioridades en el primer año de matrimonio

Si te encuentras un poco deprimido después de tu boda, está bien. La tristeza de la luna de miel es normal. Ambos se han visto atrapados en los preparativos de la boda que consumen mucho tiempo.

Es una apuesta segura que una vez que no tenga que lidiar con ese estrés, tendrá una sensación de pérdida. Es similar a la decepción post-vacacional que muchas personas experimentan. Sin embargo, es importante no ignorar este período de depresión.

Estar preparado para la tristeza del recién casado puede ayudarte a superarla. Es hora de pasar a establecer el escenario marital para el resto de sus vidas juntos.

Además de mantener vivo el romance, hay otras prioridades que una pareja también deberá enfrentar.

  • Decide cómo manejar el dinero. Analice si desea administrar sus finanzas por separado, en forma conjunta o con una combinación de cuentas separadas y conjuntas. De cualquier manera, nunca mientas; la honestidad es clave cuando se trata de evitar conflictos por dinero.
  • Averiguar cómo manejar las tareas. Dividir las tareas del hogar de manera justa puede eliminar el estrés en su hogar y asegurar un matrimonio feliz. Tenga en cuenta que probablemente tendrá que reevaluar la lista de vez en cuando.
  • Encuentra maneras de pasar el tiempo libre. Si bien el tiempo juntos es importante, también necesita tiempo de calidad fuera de su relación para el crecimiento personal y la independencia.
  • Hacer tiempo para el sexo. Incluso cuando la vida se vuelve ajetreada y agitada, mantener una vida sexual saludable debe seguir siendo una prioridad. Si bien la mayoría de las parejas suelen tener relaciones sexuales una vez a la semana, es importante averiguar qué funciona para usted para mantener la intimidad.
  • Establecer límites con los suegros. Tenga una conversación con su cónyuge sobre lo que está bien y lo que no está bien en cuanto a la participación de sus suegros. Por ejemplo, ¿pueden pasar sin previo aviso o espera una llamada telefónica o un mensaje de texto primero?
  • entender las diferencias. Si bien es probable que sus valores fundamentales sean los mismos, los pensamientos y creencias de su cónyuge pueden diferir de los suyos. Comprender y respetar estas diferencias lo ayudará a evitar juicios y mejorar su relación.
  • Aprende a manejar el conflicto. Si bien el conflicto es inevitable, la forma en que maneja el conflicto puede marcar la diferencia en su matrimonio. Haga todo lo posible por mantener una actitud constructiva y de respeto mutuo, y esté dispuesto a reconocer el punto de vista de su pareja.
  • Discutir las expectativas. Desde las responsabilidades del hogar hasta la intimidad sexual, es importante hablar sobre lo que espera de su pareja. Después de todo, las expectativas no cumplidas o poco realistas pueden crear un estrés significativo en su relación.

Desafortunadamente, muchas parejas evitan temas que puedan calentarse. Pero hacerlo perjudicará a su sindicato.

Qué hacer si estás luchando

Lo mejor que puede hacer es tener una conversación abierta y honesta con su cónyuge, sin culpar, sobre sus preocupaciones. Podrías comenzar diciendo algo como «Creo que ambos estamos luchando para adaptarnos a estar casados».

A partir de ahí, puede averiguar qué opciones de apoyo matrimonial podrían ser adecuadas para ambos. Podría ser reservar tiempo para leer y discutir libros de autoayuda, buscar orientación en un lugar de culto u otra fuente confiable, inscribirse en una clase de educación matrimonial o seguir una terapia de pareja. También es importante:

  • Evita culpar a tu pareja. El juego de la culpa solo exacerbará cualquier lucha que tú y tu pareja estén teniendo. En cambio, discuta lo que siente que está sucediendo y cómo pueden trabajar juntos como pareja para cerrar la brecha.
  • Tener expectativas realistas. Las falsas expectativas pueden sacar lo mejor de su relación si, por ejemplo, espera que su pareja esté a la altura de lo que ve en las películas románticas.
  • Date a ti y a tu pareja tiempo para adaptarse. El matrimonio es nuevo para ambos, por lo que es importante tener paciencia mientras se adapta a sus nuevos roles y responsabilidades.
  • Recuerda que puedes ayudar a tu pareja a crecer, pero no puedes cambiar quiénes son.. Si bien no puede cambiar a su pareja, puede cambiar sus reacciones y respuestas, lo que puede incitar a su cónyuge a querer cambiar las suyas.
  • Valora a tu pareja. No los des por sentado. Hacer un esfuerzo para decir «gracias» y mostrar aprecio puede contribuir en gran medida a que su pareja se sienta bien consigo misma y con su relación.
  • Pasar tiempo de calidad juntos. Disfrutar de un tiempo a solas puede ayudar a fortalecer su vínculo, crear intimidad y crear recuerdos preciados en su matrimonio.

Preguntas frecuentes

¿Por qué es tan difícil el primer año de matrimonio?

Hay una variedad de razones por las que el primer año de matrimonio puede ser difícil, sin embargo, a menudo se debe a las muchas transiciones y ajustes inesperados que vienen con su nuevo rol y responsabilidades.

¿Qué debe esperar en el primer año de matrimonio?

El primer año de matrimonio es, por supuesto, único para cada pareja. Si bien todos pueden esperar que el primer año de matrimonio no sea más que felicidad conyugal, es probable que también experimente algunos altibajos a medida que aprende a navegar su nueva vida y sus nuevos roles.

¿Qué aprendes en tu primer año de matrimonio?

Una vez más, la experiencia de cada uno en el matrimonio es diferente. Sin embargo, para muchas parejas, el primer año de matrimonio es un momento en el que puede aprender mucho sobre usted y su cónyuge. El aprendizaje proviene de trabajar juntos para administrar las finanzas, dividir las tareas, comprender las diferencias, manejar los conflictos, establecer límites, administrar las expectativas y más.

¿Qué porcentaje de matrimonios terminan en el primer año?

No existen estadísticas claras sobre las tasas de divorcio durante el primer año de matrimonio. Pero según los datos más recientes (2011-2015) de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, más del 20 % de los primeros matrimonios terminan en divorcio dentro de los primeros cinco años, mientras que más del 50 % de los matrimonios terminan en divorcio. por la marca de 20 años.

¿Cuáles son las metas realistas para el primer año de matrimonio?

Definir las metas de su matrimonio depende en última instancia de usted y su pareja. Sin embargo, sean cuales sean, es importante que estén claramente definidos y sean realistas para que puedan trabajar juntos como equipo.

Una palabra de Psyathome

Aunque se dice que los primeros años de un matrimonio son los más difíciles, a menudo se los recuerda como los más felices. Pueden ser un momento tremendo de intimidad y descubrimiento.

Hay mucho que aprender unos de otros y mucho que expresarse unos a otros. Durante la etapa de recién casados, puede construir la base para una relación significativa de por vida. Así que disfrútenlo y roméntense unos a otros.

Deja un comentario

Michael Rosenston – Mente muy bien

Reflejos Fact checker e investigador desde 2020 Ha trabajado en análisis estadístico y estrategia en la industria publicitaria. Completó dos pasantías con compañías de seguros