My Treatment Lender

Nuevos hallazgos muestran diferencias en cómo hombres y mujeres ven la infidelidad

Conclusiones clave

  • Las investigaciones muestran que los hombres y las mujeres difieren en cómo ven ciertos tipos de infidelidad.
  • Las mujeres tienden a reaccionar con más fuerza ante la infidelidad emocional, mientras que los hombres tienden a sentirse más molestos ante la infidelidad sexual.

La infidelidad es un obstáculo al que se enfrentan muchas parejas, algo que históricamente ha sido visto como un “problema de hombres”. mientras los hombres son aún más probable hacer trampa que las mujeres, la evidencia sugiere que esta brecha se está cerrando.

Los hombres y las mujeres, sin embargo, tienen diferentes puntos de vista sobre la infidelidad, ya sea que sean el infiel o el que está siendo engañado. Como muestra la investigación, el tipo de engaño puede determinar su respuesta o la de su pareja.

La brecha de género de la infidelidad

Un estudio de YouGov revela que el 19% de las personas informaron haber tenido relaciones sexuales fuera de su relación sin el conocimiento de su pareja. Por género, eso es un 25% de hombres y un 13% de mujeres.La psicoterapeuta Lindsay Brancato, PhD, explica que hacer trampa se ve diferente ahora que hace años, ya que las mujeres ahora trabajan junto a los hombres y ya no se quedan en casa como cuidadoras.

Los hombres a menudo buscaban consuelo fuera de su hogar si se sentían abandonados. Brancato afirma: “Ahora las cosas han cambiado. Las mujeres tienen más independencia económica, tienen más poder fuera del hogar, pero dentro del hogar siguen cargando con la mayor parte del trabajo invisible”. Brancato dice que este trabajo implica satisfacer las necesidades emocionales y sociales de la familia.

Dado que las mujeres sienten que están cuidando a sus parejas e hijos mientras se vuelven más sostenidas, pueden descubrir una pérdida de atracción por su pareja, así como una mayor exposición a posibles alternativas fuera de sus hogares y relaciones actuales.

A medida que los roles dentro de las relaciones hombre/mujer continúan igualándose, es posible que las estadísticas que rodean la infidelidad también lo hagan.

Esa es solo una de las innumerables razones por las que alguien puede ser infiel, pero lo que vale la pena señalar es que las parejas a menudo tienen una visión diferente de lo que constituye ser infiel o qué forma es más grave. Un investigador reconoció tres tipos de engaño: infidelidad sexual, infidelidad emocional e infidelidad de inversión total.

Asuntos emocionales versus infidelidad física

Un estudio reciente en el Journal of Sexual and Relationship Therapy afirma que es más probable que las mujeres se molesten por el engaño emocional y que los hombres se molesten más por la infidelidad sexual o física. Ese estudio afirma que el razonamiento de esto se debe a que la infidelidad emocional “señala que una pareja abandonará la relación o desviará los recursos hacia un rival”.

El estudio también afirma que la amenaza de infidelidad sexual se debe a una respuesta más primaria de los hombres relacionada con la reproducción. Nace por miedo a que le pongan los cuernos (cuando la mujer de un hombre le ha sido infiel), ya que la paternidad de un bebé no se conoce hasta después del nacimiento.

Dra. Lindsay Brancato

Las mujeres tienen más independencia económica, tienen más poder fuera del hogar, pero dentro del hogar siguen cargando con la mayor parte del trabajo invisible.

—Lindsay Brancato, PhD

Brancato señala además que una gran diferencia con respecto a cómo los diferentes sexos ven la infidelidad es que los hombres, debido al ego, consideran necesario irse después de haber sido engañados.

No quieren ser percibidos como «débiles». Eso puede explicar por qué la palabra cuckold es muy conocida, pero no cuckquean, que es el equivalente a una mujer cuyo marido le fue infiel.

Sin embargo, no es raro que un hombre perdone a una esposa infiel. Brancato dice: “Solía ​​ser que las mujeres estaban en tal posición que tenían que quedarse para mantener sus vidas intactas financiera y socialmente. Ahora se ha vuelto mucho más vergonzoso que las mujeres se queden, lo que creo que lo hace más difícil. No solo tienen que lidiar con el dolor de la aventura, sino que también pueden estar preocupados por cómo los perciben si recuperan a su pareja y se preocupan por protegerlos”.

En pocas palabras, ambas partes terminan sintiendo esa intensa presión, una de la sociedad y la otra de factores internos.

Un punto en el que la mayoría de los investigadores pueden estar de acuerdo es que hacer trampa representa vergüenza. Ambos cónyuges pueden tratar de racionalizar sus comportamientos, pero la infidelidad sigue siendo la razón más común para el divorcio, a menudo la gota que colma el vaso.

La falta de confianza como resultado de estos comportamientos es suficiente para disolver un matrimonio, ya sea por inversión emocional o infidelidad sexual.

Deja un comentario

Peritaje psicológico. Psicólogo forense

Área de psicología forense En Psyathome tenemos una área especializada en Psicología Forense, psicóloga forense en Barcelona cuenta con una amplia experiencia en todas las