My Treatment Lender

Los fundamentos del comportamiento prosocial

Las conductas prosociales son aquellas destinadas a ayudar a otras personas. Estas acciones se caracterizan por una preocupación por los derechos, los sentimientos y el bienestar de otras personas. Los comportamientos que pueden describirse como prosociales incluyen sentir empatía y preocupación por los demás.

El comportamiento prosocial incluye una amplia gama de acciones como ayudar, compartir, consolar y cooperar. El término en sí se originó durante la década de 1970 y fue introducido por científicos sociales como un antónimo del término comportamiento antisocial.

Beneficios

Además del bien obvio que las acciones prosociales hacen por sus destinatarios, estos comportamientos pueden tener una variedad de efectos beneficiosos para el «ayudante»:

  • Efectos que mejoran el estado de ánimo: La investigación también ha demostrado que las personas que se involucran en comportamientos prosociales tienen más probabilidades de experimentar un mejor estado de ánimo. No solo eso, las personas que ayudan a otros tienden a experimentar estados de ánimo negativos con menos frecuencia.
  • Prestaciones de apoyo social: Tener apoyo social puede ser crucial para superar momentos difíciles. Las investigaciones han demostrado que el apoyo social puede tener un impacto poderoso en muchos aspectos del bienestar, incluida la reducción del riesgo de soledad, consumo de alcohol y depresión.
  • Efectos reductores del estrés: La investigación también ha encontrado que involucrarse en conductas prosociales ayuda a mitigar los efectos emocionales negativos del estrés. Ayudar a los demás en realidad puede ser una excelente manera de reducir el impacto del estrés en su vida.

Tipos

Si bien el comportamiento prosocial a menudo se presenta como una dimensión única y uniforme, algunas investigaciones sugieren que existen diferentes tipos. Estos tipos se distinguen en función de por qué se producen e incluyen:

  • Proactivo: Son acciones prosociales que sirven a fines de beneficio propio.
  • Reactivo: Son acciones que se realizan en respuesta a necesidades individuales.
  • Altruista: Estas incluyen acciones que están destinadas a ayudar a otros sin ninguna expectativa de ganancia personal.

Los investigadores también sugieren que es probable que estos diferentes tipos de comportamientos prosociales estén motivados por diferentes fuerzas. Por ejemplo, se descubrió que las acciones proactivas prosociales a menudo estaban motivadas por objetivos relacionados con el estado y la popularidad dentro de un grupo. Los comportamientos prosociales altruistas, por otro lado, estaban más estrechamente relacionados con agradar a los compañeros y lograr objetivos compartidos.

Otros investigadores han propuesto que los comportamientos prosociales se pueden dividir en subtipos de ayudar, compartir o consolar.

Comportamiento prosocial versus altruismo

El altruismo a menudo se ve como una forma de comportamiento prosocial, pero algunos expertos sugieren que representan conceptos diferentes. Mientras que el comportamiento prosocial se ve como un tipo de comportamiento de ayuda que, en última instancia, otorga algunos beneficios para uno mismo, el altruismo se ve como una forma de ayudar motivada únicamente por la preocupación por el individuo que lo necesita.

Otros argumentan, sin embargo, que la reciprocidad en realidad subyace en muchos ejemplos de altruismo o que las personas se involucran en comportamientos aparentemente desinteresados ​​por razones egoístas. Por ejemplo, una persona puede participar en el altruismo para ganarse el reconocimiento de los demás o para sentirse bien consigo misma.

Causas

El comportamiento prosocial ha planteado durante mucho tiempo un desafío para los científicos sociales. Los investigadores buscan comprender por qué las personas se involucran en conductas de ayuda que son beneficiosas para los demás, pero costosas para el individuo que realiza la acción.

En algunos casos, incluidos los actos de heroísmo, las personas incluso arriesgarán sus propias vidas para ayudar a otras personas, incluso a aquellos que son completos extraños. ¿Por qué la gente haría algo que beneficia a otra persona pero no ofrece un beneficio inmediato para quien lo hace?

Los psicólogos sugieren que hay una serie de razones por las que las personas adoptan un comportamiento prosocial.

  • Influencias evolutivas: Los psicólogos evolutivos a menudo explican los comportamientos prosociales en términos de los principios de la selección natural. Si bien poner en peligro su propia seguridad hace que sea menos probable que usted sobreviva para transmitir sus propios genes, la selección de parientes sugiere que ayudar a los miembros de su propia familia genética hace que sea más probable que sus parientes sobrevivan y transmitan genes a las generaciones futuras. Los investigadores han podido producir alguna evidencia de que las personas a menudo son más propensas a ayudar a aquellos con quienes están estrechamente relacionados.
  • Beneficios personales: Las conductas prosociales a menudo se ven impulsadas por una serie de factores que incluyen razones egoístas (hacer cosas para mejorar la imagen de uno mismo), beneficios recíprocos (hacer algo bueno por alguien para que algún día le devuelva el favor) y más altruistas. razones (realizar acciones puramente por empatía hacia otro individuo).
  • Comportamiento recíproco: La norma de reciprocidad sugiere que cuando las personas hacen algo útil por otra persona, esa persona se siente obligada a ayudar a cambio. Esta norma se desarrolló, sugieren los psicólogos evolutivos, porque las personas que entendieron que ayudar a los demás podría conducir a la bondad recíproca tenían más probabilidades de sobrevivir y reproducirse.
  • Socialización: En muchos casos, estos comportamientos se fomentan durante la niñez y la adolescencia cuando los adultos alientan a los niños a compartir, actuar con amabilidad y ayudar a los demás.

El efecto espectador

Las características de la situación también pueden tener un impacto poderoso sobre si las personas se involucran o no en acciones prosociales. El efecto espectador es uno de los ejemplos más notables de cómo la situación puede afectar los comportamientos de ayuda.

El efecto espectador se refiere a la tendencia de las personas a ser menos propensas a ayudar a una persona en peligro cuando también hay otras personas presentes.

Por ejemplo, si se le cae la cartera y se le caen varios artículos al suelo, la probabilidad de que alguien se detenga y le ayude disminuye si hay muchas otras personas presentes. Este mismo tipo de cosas pueden ocurrir en los casos en que alguien está en peligro grave, como un accidente automovilístico. Los testigos pueden suponer que, dado que hay tantas otras personas presentes, alguien más ya habrá pedido ayuda.

El asesinato en 1964 de una joven llamada Kitty Genovese despertó gran parte del interés y la investigación sobre el efecto espectador. Fue atacada a altas horas de la noche cerca de su apartamento, pero nadie se puso en contacto con las autoridades durante el ataque.

Investigaciones posteriores demostraron que muchos de los vecinos pueden no haber tenido una visión clara de lo que estaba sucediendo, lo que explica por qué ninguno trató de intervenir o contactar a la policía. Sin embargo, el crimen todavía estimuló una gran cantidad de investigaciones sobre el efecto espectador y el comportamiento prosocial.

Otras influencias en el comportamiento prosocial

La investigación sobre el efecto espectador dio como resultado una mejor comprensión de por qué las personas ayudan en algunas situaciones pero no en otras. Los expertos han descubierto una serie de diferentes variables situacionales que contribuyen (ya veces interfieren) con los comportamientos prosociales.

  • Miedo al juicio o vergüenza: A veces, las personas temen acudir en busca de ayuda solo para descubrir que su ayuda no era deseada o no se justificaba. Para evitar ser juzgado por otros espectadores, la gente simplemente no hace nada.
  • Cómo responden otras personas: Las personas también tienden a mirar a los demás para saber cómo responder en tales situaciones, particularmente si el evento contiene algún nivel de ambigüedad. Si nadie más parece estar reaccionando, es menos probable que las personas también respondan.
  • El número de personas presentes: Cuanta más gente hay alrededor, menos responsabilidad personal sienten las personas en una situación. Esto se conoce como la difusión de la responsabilidad.

Cómo tomar acción

Los investigadores también han sugerido que deben suceder cinco cosas clave para que una persona tome medidas. Un individuo debe:

  1. Note lo que está pasando
  2. Interpretar el evento como una emergencia.
  3. Experimentar sentimientos de responsabilidad.
  4. Cree que tiene las habilidades para ayudar
  5. Tomar una decisión consciente para ofrecer ayuda

Otros factores que pueden ayudar a las personas a superar el efecto espectador incluyen tener una relación personal con la persona que lo necesita, tener las habilidades y el conocimiento para brindar asistencia y tener empatía por los necesitados.

El comportamiento prosocial puede ser una fuerza beneficiosa para los individuos, las comunidades y las sociedades. Si bien hay muchos factores que contribuyen a las acciones de ayuda, hay cosas que puedes hacer para mejorar las acciones prosociales en ti mismo y en los demás:

  • Desarrolla tus habilidades: Una de las razones por las que las personas no ayudan es porque sienten que realmente no tienen las habilidades necesarias para ayudar. Puedes superar esto haciendo cosas como aprender los conceptos básicos de primeros auxilios o RCP, para que te sientas mejor preparado si te encuentras en una situación de emergencia.
  • Modelar acciones prosociales: Si es padre, dé un buen ejemplo a sus hijos al dejarles ver que participa en acciones útiles. Incluso si no tiene hijos, los comportamientos prosociales pueden ayudar a inspirar a otros a tomar medidas. Ofrécete como voluntario en tu comunidad o busca otras formas en las que puedas ayudar a las personas.
  • Elogie los actos de bondad: Cuando vea niños (o incluso adultos) haciendo cosas amables por los demás, hágales saber que lo aprecia.

Una palabra de Psyathome

El comportamiento prosocial puede tener una serie de beneficios. Asegura que las personas que necesitan ayuda obtengan la asistencia que necesitan, pero también puede ayudar a quienes realizan acciones prosociales a sentirse mejor consigo mismos. Si bien existen obstáculos que a veces impiden tales acciones, la investigación sugiere que los actos de bondad y otros comportamientos prosociales son contagiosos.

Ver a otras personas hacer cosas buenas alienta e inspira a otros a tomar medidas para ayudar a los demás.

Deja un comentario

Cómo dejar de ser inestable emocionalmente

¿Qué es la inestabilidad emocional? La inestabilidad emocional, también conocida como desequilibrio emocional, es una alteración de la afectividad. La persona presenta una gran variación

¿Cómo combatir la ansiedad?

¿Qué es la ansiedad? La ansiedad y el miedo son las respuestas del cuerpo antes de que se perciba como una amenaza a la integridad.ya