Psyathome

Ley de todo o nada para nervios y músculos

La ley de todo o nada es un principio que establece que la fuerza de una respuesta de una célula nerviosa o fibra muscular no depende de la fuerza del estímulo. Si un estímulo está por encima de cierto umbral, se activará un nervio o una fibra muscular. Esencialmente, habrá una respuesta completa o no habrá ninguna respuesta para una neurona o fibra muscular individual.

¿Cómo funciona la ley de todo o nada?

Si un estímulo es lo suficientemente fuerte, se produce un potencial de acción y una neurona envía información por un axón lejos del cuerpo celular y hacia la sinapsis. Los cambios en la polarización celular dan como resultado que la señal se propague a lo largo del axón.

El potencial de acción es siempre una respuesta completa. No existe tal cosa como un potencial de acción «fuerte» o «débil». En cambio, es un proceso de todo o nada. Esto minimiza la posibilidad de que la información se pierda en el camino.

Este proceso es similar a la acción de apretar el gatillo de una pistola. Una presión muy ligera sobre el gatillo no será suficiente y el arma no disparará. Sin embargo, cuando se aplica la presión adecuada al gatillo, se disparará.

La velocidad y la fuerza de la bala no se ven afectadas por la fuerza con la que aprieta el gatillo. El arma dispara o no dispara. En esta analogía, el estímulo representa la fuerza aplicada al gatillo mientras que el disparo del arma representa el potencial de acción.

Determinación de la fuerza del estímulo

El cuerpo aún necesita determinar la fuerza o intensidad de un estímulo. Es importante saber, por ejemplo, qué tan caliente está una taza de café cuando toma un sorbo inicial, o determinar qué tan firmemente alguien le está dando la mano.

Para medir la intensidad del estímulo, el sistema nervioso se basa en la velocidad a la que se dispara una neurona y cuántas neuronas se disparan en un momento dado. Una neurona disparando a un ritmo más rápido indica un estímulo de mayor intensidad. Numerosas neuronas disparando simultáneamente o en rápida sucesión también indicarían un estímulo más fuerte.

Si toma un sorbo de su café y está muy caliente, las neuronas sensoriales en su boca responderán a un ritmo rápido. Un apretón de manos muy firme por parte de un compañero de trabajo puede provocar tanto un disparo neuronal rápido como una respuesta de muchas neuronas sensoriales en su mano. En ambos casos, la velocidad y el número de neuronas que se activan proporcionan información valiosa sobre la intensidad del estímulo original.

Descubrimiento de la ley de todo o nada

La ley de todo o nada fue descrita por primera vez en 1871 por el fisiólogo Henry Pickering Bowditch. En sus descripciones de la contracción del músculo cardíaco, explicó: «Una descarga de inducción produce una contracción o no la produce de acuerdo con su fuerza; si es que lo hace, produce la mayor contracción que puede producir cualquier fuerza». de estímulo en la condición del músculo en ese momento».

Si bien la ley de todo o nada se aplicó inicialmente a los músculos del corazón, más tarde se descubrió que las neuronas y otros músculos también responden a los estímulos de acuerdo con este principio.

Deja un comentario

Alli Spotts-De Lazzer, MA, MFT, LPCC, CEDS

Reflejos Terapeuta matrimonial y familiar con licencia Especialista Certificado en Trastornos de la Alimentación Autor, orador público y defensor Experiencia Alli Spotts-De Lazzer es una