My Treatment Lender

Las diferentes causas de los trastornos alimentarios

Cuando una persona se enferma, es natural querer entender por qué. Con los trastornos alimentarios, que están asociados con muchos mitos y estereotipos negativos, la cuestión de la causalidad puede ser especialmente confusa.

La cultura en general suele culpar a los trastornos alimentarios por explicaciones demasiado simplificadas, como la promoción de los medios de comunicación de modelos esbeltos poco realistas o la mala crianza de los hijos. Incluso algunos profesionales de la salud aceptan estas explicaciones.

Pero la investigación muestra que las familias, chivos expiatorios desde hace mucho tiempo, no causan trastornos alimentarios, al menos no de una manera simple y directa.

Si bien crecer en un hogar disfuncional podría aumentar el riesgo de una serie de problemas psicológicos, incluidos los trastornos alimentarios, no condena a un niño a un trastorno alimentario ni a ningún otro trastorno psicológico.

Los científicos no pueden decir con certeza qué causa exactamente un trastorno alimentario o predecir quién desarrollará un trastorno alimentario. En general, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que los trastornos alimentarios son enfermedades complicadas que no se derivan de una sola causa sino de una interacción compleja de factores biológicos, psicológicos y ambientales. Hay muchas vías diferentes para el desarrollo de un trastorno alimentario, desde el trastorno por atracón hasta la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

Míralo ahora: Signos comunes de un trastorno alimentario

Factores de riesgo de los trastornos alimentarios

Se han estudiado, o se están estudiando, muchos factores como posibles contribuyentes al desarrollo de los trastornos alimentarios. En todos los tipos de trastornos alimentarios, es probable que los factores relacionados con la salud mental y la imagen corporal desempeñen un papel importante en la causa de los trastornos alimentarios.

Salud mental

Los factores de riesgo para la salud mental pueden incluir ansiedad, depresión, baja autoestima y traumas como el abuso sexual infantil. Los factores de estrés social, como la presión de los compañeros y la intimidación, también pueden estar involucrados.

Imagen corporal

Los factores de riesgo relacionados con las conductas alimentarias y la imagen corporal también pueden estar relacionados con el desarrollo de trastornos alimentarios. Estos podrían incluir burlas relacionadas con el peso y comentarios críticos sobre el peso; tener una fijación con un cuerpo delgado; problemas de alimentación, alimentación o gastrointestinales en la primera infancia; e insatisfacción corporal.

Factores de riesgo para trastornos alimentarios específicos

La investigación de factores de riesgo se enfoca en identificar rasgos o experiencias que preceder el desarrollo de un trastorno específico (no solo la categoría general de trastornos alimentarios). Para que un factor de riesgo se muestre como un factor causal, se debe demostrar que el factor de riesgo es anterior al desarrollo del trastorno alimentario. También debe ser capaz de ser manipulado para prevenir la aparición del trastorno. Por ejemplo, fumar es un factor de riesgo causal para el cáncer de pulmón; viene antes del desarrollo de la enfermedad, y no fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.

Debido a que los trastornos alimentarios son trastornos relativamente raros y diversos, es difícil y costoso realizar los tipos de estudios grandes y de largo plazo necesarios para evaluar mejor los factores de riesgo.

Hasta la fecha, existen investigaciones limitadas sobre los factores de riesgo que han demostrado con éxito la causalidad, pero estudio de investigación de 2015 encontraron estos factores de riesgo causales para los trastornos alimentarios.

Anorexia nerviosa

Las personas con anorexia nerviosa restringen su ingesta de alimentos, tienen un miedo intenso a aumentar de peso y tienen una percepción distorsionada de su peso y salud. Tener un índice de masa corporal (IMC) bajo, esencialmente, tener bajo peso, se ha identificado como un factor de riesgo. Sin embargo, la anorexia nerviosa aún puede ocurrir en personas con un IMC en el rango normal.

El índice de masa corporal (IMC) es una medida obsoleta y sesgada que no tiene en cuenta varios factores, como la composición corporal, el origen étnico, la raza, el sexo y la edad. A pesar de ser una medida defectuosa, el IMC se usa ampliamente hoy en día en la comunidad médica porque es un método económico y rápido para analizar el estado de salud potencial y los resultados.

Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa, caracterizada por episodios repetidos de atracones y purgas, tiene varios factores de riesgo identificados. Estos incluyen creer que la delgadez es equivalente al atractivo (internalización del ideal de delgadez), tener una imagen corporal negativa (insatisfacción corporal), percibir la presión para estar delgado y hacer dieta.

Trastorno por atracón

El trastorno por atracón compulsivo es similar a la bulimia nerviosa pero sin el aspecto de purga. Este trastorno alimentario se agregó al Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) en 2013. El estudio de 2015 no identificó ningún factor de riesgo causal para BED, pero un estudio 2017 sugiere que está involucrada la urgencia negativa (una «tendencia a actuar impulsivamente cuando está angustiado»). Un estudio publicado en 2016 señalaron que en las niñas, los síntomas depresivos, la baja autoestima y la insatisfacción corporal en la adolescencia se asociaron con los atracones en la edad adulta.

Trastorno de purga

El trastorno de purgas también es similar a la bulimia nerviosa, pero en este caso, el comportamiento se limita a las purgas sin atracones. El único factor de riesgo causal identificado por la investigación de 2015 es la dieta. Otras investigaciones ha sugerido que los factores de riesgo para el trastorno de purga son similares a los de la bulimia nerviosa y los atracones.

Identificación real factores casuales para un trastorno alimentario específico es complicado. Determinar si estos factores están presentes en un individuo puede ser difícil. Además, la presencia de estos factores predice un mayor riesgo pero no garantiza el desarrollo de un trastorno alimentario.

Factores genéticos

Provenir de una familia con antecedentes de trastornos alimentarios puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle un trastorno alimentario. Una parte de este mayor riesgo podría deberse al modelado de comportamientos relacionados con los trastornos alimentarios dentro de una familia (p. ej., observar a un miembro de la familia haciendo dieta). Sin embargo, investigación de estudio de gemelosque puede aislar el papel de la genética, ha confirmado que aproximadamente del 40 % al 60 % del riesgo de anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y trastorno por atracón surge de la influencia genética.

La investigación genética más grande y rigurosa jamás realizada sobre los trastornos alimentarios, la Anorexia Nervosa Genetics Initiative (ANGI), está actualmente en curso en los Estados Unidos, Suecia, Australia, el Reino Unido y Dinamarca. Esta investigación podría proporcionar más información sobre el perfil genético que contribuye a los trastornos alimentarios.

Estos hallazgos no implican que haya un solo gen del trastorno alimentario, o incluso que los genes porque trastornos de la alimentación. Algunas personas pueden heredar rasgos como la ansiedad, el miedo, el perfeccionismo o el mal humor que se han asociado con el desarrollo de un trastorno alimentario. Estos aspectos del temperamento también se han relacionado con una serie de otros trastornos.

Para algunas personas, las variaciones en varios genes diferentes contribuyen a los rasgos que, a su vez, aumentan o disminuyen el riesgo de trastornos alimentarios.

Prevalencia en familias

Algunas personas con trastornos alimentarios pueden identificar a varios miembros de la familia que también tuvieron trastornos alimentarios. Hay ciertas familias en las que el riesgo de trastornos alimentarios es mucho mayor que en la población general, pero esas familias son relativamente raras. Incluso un historial familiar de alto riesgo que indique un mayor riesgo genético no significa que una persona esté destinada a desarrollar un trastorno alimentario.

Por el contrario, no todas las personas que tienen un trastorno alimentario pueden identificar a otro miembro de la familia con uno. Una clara mayoría de los casos de trastornos alimentarios son esporádicos, sin antecedentes familiares. Dado el tamaño más pequeño de las familias actuales, a menudo no hay suficientes datos para determinar si un individuo específico tiene una tendencia genética. Además, los trastornos alimentarios son enfermedades estigmatizadas, y los miembros de la familia a menudo no comparten sus luchas con su trastorno.

Factores ambientales

Gran parte de la investigación anterior sobre los trastornos alimentarios examinó los factores de riesgo ambientales. Como resultado, con frecuencia se les culpa de causar trastornos alimentarios. Los factores ambientales incluyen eventos e influencias en la vida de un individuo, como la cultura de la dieta, los medios de comunicación, el trauma y las burlas por el peso. Las influencias como el género, la etnia o ciertos entornos deportivos pueden fortalecer o disminuir otros factores ambientales.

Un modelo para comprender algunos de los factores de riesgo socioculturales de los trastornos alimentarios es el modelo tripartito. Propone que la exposición a los mensajes de los medios, de los compañeros y de los padres contribuye a que una persona idealice la delgadez y participe en la comparación social. Estos dos factores (la idealización y la comparación social) pueden conducir potencialmente a una mala imagen corporal y a diversas formas de trastornos alimentarios.

La sociedad y la cultura influyen en el comportamiento alimentario, así como en nuestro concepto de la forma ideal del cuerpo. Sin embargo, tales factores ambientales no pueden explicar completamente la presencia de trastornos alimentarios. Si lo hicieran, el 100% de las personas expuestas a los factores ambientales desarrollarían un trastorno alimentario, lo cual sabemos que no es el caso.

Factores ambientales protectores

Algunos factores ambientales podrían ayudar a proteger a las personas de desarrollar trastornos alimentarios. Estos podrían incluir comidas familiares, desayunar, habilidades de regulación emocional y técnicas de atención plena.

Las técnicas que ayudan a grupos e individuos a cuestionar y desafiar los ideales de belleza poco realistas (incluida la glorificación de la delgadez y la estigmatización de las personas con sobrepeso) también son útiles y protectoras. Muchos de estos cambios ambientales, como mejorar el estatus y el poder de las mujeres, reducir la cosificación de hombres y mujeres y aumentar el respeto por las personas de todos los tamaños y formas, beneficiarán todo el mundo, no solo aquellos en riesgo de trastornos alimentarios. Estos cambios ayudan a crear comunidades más amables y seguras, y probablemente más protectoras.

Interacción entre genes y medio ambiente

Ni los genes (naturaleza) ni el medio ambiente (crianza) causan trastornos alimentarios por sí solos. Es probable que los trastornos alimentarios sean el resultado de una interacción complicada de estos factores. Incluso cuando se puede identificar un factor precipitante (como un evento traumático), casi siempre hay una combinación de otros factores contribuyentes. Lo más probable es que el factor precipitante sea el detonante que disparó una cascada de eventos.

La susceptibilidad genética puede influir en su respuesta a ciertos factores estresantes. Por ejemplo:

  • Una persona que es genéticamente susceptible a un trastorno alimentario puede ser más sensible a las burlas relacionadas con el peso y tener una reacción intensificada (por ejemplo, iniciar una dieta que se convierte en un trastorno).
  • Una persona que es genéticamente vulnerable puede seguir haciendo dieta durante mucho más tiempo que sus compañeros que hacen dieta y luego se detienen.
  • Una persona que tiene el temperamento que comúnmente subyace a la anorexia nerviosa (ansiosa y perfeccionista) puede buscar los tipos de entornos sociales que contribuyen al inicio de la dieta.

Epigenética

El campo emergente de la epigenética, el estudio de si, cómo y cuándo se expresan los genes, ofrece más información. La epigenética explica que ciertos factores ambientales determinan la expresión de genes o incluso activan o desactivan ciertos genes en la próxima generación. Por lo tanto, el estrés para un padre altera no solo su comportamiento, sino que también puede activar y desactivar genes en la descendencia que ni siquiera estuvo expuesta a ese factor estresante.

En cuanto a los trastornos alimentarios, existe evidencia de que cuanto más tiempo una persona tiene anorexia nerviosa, mayor es la probabilidad de que tenga alteraciones en la forma en que se expresan sus genes. Parece que la desnutrición podría activar o desactivar ciertos genes que influyen en el curso del trastorno. Sin embargo, los estudios epigenéticos de los trastornos alimentarios están en sus inicios.

Una palabra de Psyathome

Así como los factores ambientales pueden aumentar la susceptibilidad de una persona a un trastorno alimentario, lo contrario también es cierto: cambiar el entorno puede facilitar la prevención y la recuperación. Por ejemplo, crecer con padres cálidos y afectuosos podría mitigar los genes que predisponen a alguien a la ansiedad.

Sin embargo, el azar y la suerte también juegan un papel, y los individuos varían en su riesgo genético. Incluso frente a todas las medidas preventivas, algunas personas con riesgos genéticos extremadamente altos pueden desarrollar un trastorno alimentario después de solo uno o dos eventos desencadenantes que están fuera de su control. Otros que tienen un riesgo genético bajo pueden mostrar resiliencia para desarrollar un trastorno alimentario incluso frente a muchos factores de riesgo ambientales potenciales.

Cuando alguien desarrolla un trastorno alimentario, no es culpa de nadie. La causa de los trastornos alimentarios es demasiado compleja como para atribuirle la culpa a una sola persona, evento o gen.

Deja un comentario

Información sobre el consumo de marihuana

Psyathome Mind y nuestros socios externos utilizan cookies y procesan datos personales como identificadores únicos basados ​​en su consentimiento para almacenar y/o acceder a información

Superar la hipocondria

Dejo que las enfermedades existan. A todos nos importa, pero cuando la preocupación se convierte en una obsesión y es infundada, estamos hablando de un

Trastorno de personalidad dependiente

¿Te suenan estas afirmaciones? No puedo valerme por mí mismo. Necesito ayuda y protección en todo momento. ¡Cuesta tanto tomar decisiones! Tal vez te suenen

Problemas de la convivencia

Hay varias razones por las que decidiste vivir con tu pareja: Razones económicas. Si compartes piso, ahorras en tus gastos. Planes futuros o matrimonio. Hace