Psyathome

¿La depresión es diferente en mujeres y hombres?

La depresión se caracteriza por un conjunto básico de síntomas que incluyen bajo estado de ánimo, falta de motivación, pérdida de placer en actividades y pasatiempos, cambios en el apetito, trastornos del sueño, sentimientos de culpa y dificultad para concentrarse.

La mayoría de las personas con depresión experimentan al menos algunos de estos síntomas distintivos, aunque es posible que no los tengan todos y que tengan otros. Las investigaciones han sugerido que los factores individuales se combinan para determinar cómo se ve y se siente la experiencia de depresión de una persona.

No hay dos personas con depresión que tengan experiencias idénticas, pero comprender cómo cada factor contribuyente afecta el riesgo y los síntomas de una persona podría conducir a un tratamiento más eficaz.

Sexo biológico, identidad de género y depresión

El sexo biológico y la identidad de género se encuentran entre estos factores contribuyentes. Durante mucho tiempo se pensó que los hombres y las mujeres experimentan y expresan la depresión de diferentes maneras, pero eso no significa que la condición se pueda dividir en dos formas distintas. Es más parecido a la forma en que la enfermedad mental puede manifestarse de manera diferente en niños y adolescentes que en adultos.

Por sí solas, las diferencias biológicas de sexo y género pueden no tener un impacto poderoso. Cuando se combinan con otros factores, como los factores estresantes de la vida, el sexismo, la masculinidad tóxica, el trauma y las condiciones de salud mental concurrentes, como la ansiedad, los trastornos por consumo de sustancias o los trastornos alimentarios, estas influencias pueden hacer que una persona sea más propensa a la depresión.

sexo biológico

En 2018, un estudio publicado en la revista Psiquiatría biológica propuso que existen diferencias moleculares en el cerebro de hombres y mujeres con depresión; el estudio solo analizó los cerebros de hombres y mujeres cisgénero.

Para el estudio, los investigadores examinaron muestras de tejido cerebral post mortem de 50 sujetos para ver si había alguna diferencia entre los cerebros de las personas a las que se les había diagnosticado un trastorno depresivo mayor y las que no. Aunque estudios anteriores se habían propuesto explorar la misma pregunta, la mayoría solo analizó los cerebros de los hombres cis. El estudio de 2018 analizó tanto a hombres cisgénero como a mujeres cisgénero.

Los investigadores evaluaron el nivel de expresión génica en el tejido cerebral, observando específicamente cómo se expresaban los genes en tres regiones del cerebro vinculadas a la regulación del estado de ánimo. Según sus hallazgos, los cerebros contenían diferentes variantes genéticas. Estas variantes también eran diferentes de las de las personas que no tenían depresión.

La mayoría de los cambios genéticos que observaron los investigadores ocurrieron solo en el cerebro masculino o femenino, pero no en ambos. Una de las principales diferencias que notaron los investigadores fue que los cerebros femeninos expresaron más genes que determinan la actividad sináptica (los impulsos eléctricos que las células cerebrales usan para comunicarse).

Los investigadores hicieron un descubrimiento interesante sobre los genes que se alteraron tanto en el cerebro masculino como en el femenino: el mismo gen podría haber cambiado, pero esos cambios no eran necesariamente los mismos.

De hecho, en algunos casos, el cambio observado en el cerebro masculino fue el opuesto del cambio observado en el cerebro femenino. Por ejemplo, si una determinada región mostraba una mayor expresión génica en el cerebro femenino, la expresión génica en esa región del cerebro masculino disminuía.

Los hallazgos fueron intrigantes, pero los investigadores concluyeron que se necesita más investigación para comprender su valor. El estudio tuvo limitaciones, sobre todo porque los cerebros solo se examinaron después de la muerte. Por lo tanto, no está claro qué significarían los cambios genéticos en el cerebro para las personas viviendo con depresión

Si bien la evidencia molecular y física de una diferencia es bastante nueva, los médicos y profesionales de la salud mental han sospechado durante mucho tiempo que los hombres y las mujeres experimentan y expresan la depresión de diferentes maneras.

Un estudio de 2019 publicado en la revista Avances en Neurobiología propuso que las diferencias biológicas de sexo podrían influir no solo en cómo se manifiesta la depresión en hombres y mujeres, sino también en cómo responde al tratamiento.

Los investigadores prestaron atención específica al efecto del embarazo y el período posparto sobre el riesgo de depresión en sujetos biológicamente femeninos. Los resultados del estudio proporcionaron evidencia de apoyo de que una persona que es biológicamente mujer tiene más riesgo de depresión inmediatamente después de dar a luz que en cualquier otro período de su vida.

Es probable que los cambios hormonales del embarazo, el parto y la lactancia, combinados con el estrés psicológico de convertirse en padre, aumenten la vulnerabilidad de una persona posparto a la depresión.De manera similar, la menopausia, otro momento de cambio hormonal, también se asoció con un mayor riesgo de depresión.

La investigación ha indicado repetidamente que las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de ser diagnosticadas con depresión.Una posible explicación es que los cambios hormonales que son específicos del cuerpo femenino podrían influir en la aparición de la depresión. Los estudios que respaldan la teoría también indican que existe una disparidad en el riesgo de depresión entre hombres y mujeres que alcanza su punto máximo en la adolescencia.

Los adolescentes y adultos jóvenes de cualquier sexo se enfrentan a una cascada de hormonas cambiantes y factores estresantes sociales que pueden contribuir a la depresión, así como a otras afecciones de salud mental como ansiedad, trastornos alimentarios, trastornos por consumo de sustancias y suicidio.

Roles de Género e Identidad

Puede que no sea que un mayor número de mujeres estén deprimidas, sino que es más probable que una mujer reciba un diagnóstico. Las investigaciones han indicado que las mujeres que están deprimidas tienen más probabilidades de mostrar síntomas emocionales «típicos» (o reconocibles), como el llanto. Las mujeres también tienden a mostrar más síntomas de depresión que los hombres.

Esta observación es un ejemplo de cómo los factores sociales influyen en la forma en que las personas experimentan y expresan sus emociones. Si bien puede haber un patrón, no es una relación estricta: algunas mujeres luchan por expresar sus sentimientos, mientras que algunos hombres pueden sentirse cómodos haciéndolo.

Pero en términos generales, los roles de género tradicionales de la sociedad occidental aceptan que las mujeres expresen abiertamente sus sentimientos. Las mujeres tienden a ser más propensas a hablar sobre cómo se sienten con una pareja o un amigo, así como a buscar ayuda para los síntomas de la depresión al compartir sus preocupaciones con un médico o terapeuta.

Por el contrario, la sociedad a menudo presiona a los hombres para que adopten un enfoque más estoico. Es menos probable que los hombres expresen o demuestren sus emociones abiertamente y, a menudo, son más reacios a pedir ayuda.

Obtenga consejos del podcast de Psyathome Mind

Presentado por la editora en jefe y terapeuta Amy Morin, LCSW, este episodio de The Psyathome Mind Podcast comparte el valor de indefinir lo que significa ser un hombre, con el autor y actor Justin Baldoni.


Siga ahora: Podcasts de Apple / Spotify / Podcasts de Google / RSS

Cuando alguien no puede expresar libremente sus sentimientos, estas emociones pueden surgir de otras formas. Por ejemplo, la tristeza que ha sido empujada hacia abajo podría eventualmente “aflorar” a la superficie como ira.

La investigación ha indicado que los hombres a menudo son más propensos a expresar la depresión en formas que difieren de la presentación más «clásica». Esta diferencia puede ser una de las razones por las que la depresión en los hombres a menudo se pasa por alto o se atribuye a otras causas.

Los hombres pueden ser más propensos a expresar depresión de las siguientes maneras:

  • Uso indebido de alcohol u otras sustancias
  • Irritabilidad, arrebatos frecuentes o ira “explosiva”
  • Asunción de riesgos (como conducción imprudente o conducción bajo los efectos de sustancias)
  • Escapismo (p. ej., trabajar hasta tarde, pasar más tiempo en el gimnasio, jugar videojuegos durante horas)

Si sospecha que un ser querido necesita tratamiento para la depresión, pero es abusivo, debe anteponer su seguridad. Hay recursos disponibles que pueden ayudarlo a mantenerse seguro y brindarle a su ser querido la ayuda que necesita.

Minorías sexuales

Los factores estresantes biológicos y sociales también pueden ser abrumadores para las personas pertenecientes a grupos de minorías sexuales. Los estudios han demostrado consistentemente que las tasas de depresión, ansiedad y suicidio son altas en la comunidad LGBTQ+.

La investigación también indica que el mayor riesgo de depresión en las personas transgénero, incluidas las que no son binarias, comienza a una edad temprana. Un estudio de 2018 encontró que la prevalencia de depresión, ansiedad e ideación suicida en jóvenes transgénero y de género no conforme era siete veces mayor que la de sus pares cisgénero.

Los estudios también han demostrado que los niños y adolescentes que experimentan disforia de género y/o cuestionan su orientación sexual son más vulnerables a la depresión.

Para agravar aún más estas dificultades, las personas pertenecientes a grupos de minorías sexuales a menudo carecen de un acceso equitativo a la atención de la salud, incluidos los servicios de salud mental. Si bien pueden comenzar en la juventud, estas disparidades pueden persistir hasta la edad adulta.

La tasa de depresión en adultos transgénero es alta y, a menudo, está relacionada con el cissexismo (la suposición de que la mayoría de las personas son cisgénero) y la transfobia, así como con la falta de conocimiento de los proveedores de atención médica.

Las personas transgénero que buscan cirugía de afirmación de género y que no pueden acceder a apoyo y tratamiento corren un riesgo aún mayor de depresión y suicidio. Sin embargo, la investigación ha demostrado que la terapia hormonal de afirmación de género puede mejorar el bienestar mental y físico de las personas que atraviesan la disforia de género.

Impacto en el tratamiento de la depresión

Una de las preguntas más importantes para los investigadores es si los estudios sobre el efecto del sexo y el género biológicos podrían conducir a un mejor tratamiento para todas las personas con depresión. Si bien la experiencia de depresión de cada persona depende de muchos factores, no solo del sexo biológico o la identidad de género, identificar diferencias importantes podría ayudar a los médicos a recetar tratamientos o incluso conducir a nuevos tratamientos.

Por ejemplo, muchos medicamentos (incluidos los que se recetan comúnmente para tratar enfermedades mentales) se dosifican según el peso. Los cuerpos femeninos tienden a tener un porcentaje de grasa corporal más alto que los cuerpos masculinos, lo que puede afectar la forma en que se metabolizan los medicamentos.

Las fluctuaciones hormonales que ocurren a lo largo de la vida de una persona con un útero en funcionamiento también pueden influir en el funcionamiento de los medicamentos.Los eventos específicos que a menudo se asocian con cambios, como la pubertad, el embarazo y la menopausia, deben tenerse en cuenta al decidir sobre cualquier forma de tratamiento para la depresión.

Todas las personas que padecen depresión pueden beneficiarse al conocer los diferentes enfoques para tratar la afección, incluida la psicoterapia, los medicamentos y las intervenciones como la terapia cognitiva conductual (TCC) o la terapia electroconvulsiva (TEC).

Si está lidiando con la depresión, el primer paso es hablar sobre sus síntomas y preocupaciones con su médico o proveedor de atención de la salud mental.

A partir de ahí, puede considerar los riesgos y beneficios de cada tratamiento y tomar una decisión informada sobre la opción más segura y efectiva para usted.

Deja un comentario

¿Qué es Doomscrolling?

¿Qué es Doomscrolling? Según psicoterapeuta y entrenador tess brigham, MFT, doomscrolling es desplazarse sin pensar por artículos de noticias negativas, publicaciones en redes sociales u