My Treatment Lender

Impacto de COVID-19 en la función neurológica y la salud mental

Conclusiones clave

  • La salud mental está en su punto más bajo debido a los efectos a largo plazo de la ansiedad pandémica, el aislamiento, el distanciamiento social, la pérdida de empleo y otras preocupaciones relacionadas.
  • Pero, ¿contraer COVID-19 en sí mismo puede tener efectos residuales en la salud mental o neurológica? Cada vez hay más pruebas de que podría afectar la función cognitiva incluso después de la recuperación.

El estrés y la incertidumbre constantes de la pandemia causaron estrés colectivo para muchos, lo que resultó en una fuerte disminución de la salud mental en los Estados Unidos y el mundo. Muchos factores, incluidos los cambios en las responsabilidades laborales, los amigos o familiares enfermos, el miedo a la enfermedad y la incertidumbre general sobre el futuro, contribuyeron a esta disminución.

Desde la falta de control hasta la fatiga crónica de Zoom, se han documentado las causas de estos cambios en la salud mental. Pero, ¿qué pasa con la salud mental y neurológica de las personas realmente infectadas con la enfermedad? Aquí es donde las implicaciones psicológicas más amplias de COVID se vuelven un poco más complicadas.

Shaheen E. Lakhan, MD, PhD, FAAN, neuróloga y vicepresidenta sénior de investigación y desarrollo de Click Therapeutics, explica: «COVID-19 causa estragos en nuestros cuerpos, incluido nuestro cerebro. El veredicto es si el cerebro está directamente infectado o responde a la inflamación de todo el cuerpo.

«La infección por COVID-19 en pacientes hospitalizados se ha asociado con alteraciones del estado mental, convulsiones y accidentes cerebrovasculares. Incluso después de que la infección se estabiliza y desaparece, los síntomas residuales permanecen en forma de confusión mental persistente, mareos y dolores de cabeza en el llamado COVID los de larga distancia», dice Lakhan.

Impacto cognitivo

El COVID-19 es ampliamente conocido por dañar el sistema respiratorio, pero las investigaciones han demostrado que el sistema nervioso también se ve afectado, lo que podría tener consecuencias neurológicas duraderas. Un estudio mostró que el 42 % de los pacientes hospitalizados con COVID-19 presentaron síntomas neurológicos al inicio de la enfermedad y el 82 % mostró síntomas neurológicos en general. Casi el 32% tenía disfunción cognitiva (encefalopatía).

Si bien las causas de la disfunción varían, siempre existe la posibilidad de complicaciones a largo plazo, ya que el daño cerebral observado en los sobrevivientes de COVID-19 ha causado cambios cognitivos, conductuales y psicológicos. La falta de oxígeno y la encefalitis, o inflamación del cerebro, parecen ser dos de las principales causas de este daño y, en última instancia, podrían provocar un derrame cerebral.

Los accidentes cerebrovasculares pueden causar complicaciones diarias graves. Y aquellos que han tenido un derrame cerebral corren un mayor riesgo de desarrollar demencia más adelante en la vida.

Shaheen E. Lakhan, MD, PhD, FAAN

La infección por COVID-19 en pacientes hospitalizados se ha asociado con alteración del estado mental, convulsiones y accidente cerebrovascular. Además, incluso después de que la infección se estabilice y desaparezca, los síntomas residuales permanecen en forma de niebla mental persistente, mareos y dolores de cabeza en los llamados transportadores largos de COVID.

— Shaheen E. Lakhan, MD, PhD, FAAN

El lado insidioso de estas posibles complicaciones es que no siempre están relacionadas con la gravedad de la enfermedad. Por ejemplo, investigadores en China evaluaron a pacientes que aparentemente se recuperaron del virus y descubrieron que prevalecían problemas cognitivos como la dificultad para prestar atención durante largos períodos de tiempo.

Impacto en la salud mental

Otra consideración a largo plazo es la salud mental. Los pacientes en cuidados intensivos a menudo lidian con altas tasas de TEPT, ansiedad y depresión, y algunos expertos temen que lo mismo suceda con los sobrevivientes de COVID-19. Algunas investigaciones ya han demostrado una alta prevalencia de estos problemas en los sobrevivientes de COVID-19, y es probable que se produzcan efectos a largo plazo.

Roseann Capanna-Hodge, Doctora en Educación, experto en salud mental integrativa y pediátrica y autor de Kit de herramientas de teleterapia, dice: “Casi todos los miembros de nuestra comunidad mundial se sienten estresados, abrumados e inseguros. Las personas pagan impuestos y hay una pérdida general de cortesía y urbanidad a medida que las personas luchan para hacer frente al estrés”.

La salud mental de aquellos que atraviesan esta pandemia ha recibido la mayor parte de la atención, mientras que los investigadores trabajan para aprender más sobre los efectos físicos de aquellos que contrajeron COVID-19. Sin embargo, es importante considerar cómo contraer y sobrevivir un nuevo virus afecta la salud mental de una persona, especialmente considerando las posibles conexiones entre los dos.

Roseann Capanna-Hodge, EdD

Contraer COVID no solo nos afecta físicamente sino [also] afecta nuestra salud mental de muchas maneras. El costo del estrés y el aislamiento que lo acompaña de contraer COVID puede ser bastante perjudicial en sí mismo.

— Roseann Capanna-Hodge, EdD

“Contraer COVID no solo nos afecta físicamente sino [also] afecta nuestra salud mental de muchas maneras. El costo del estrés y el aislamiento que acompaña a la contratación de COVID puede ser bastante perjudicial en sí mismo, pero COVID también puede producir efectos prolongados debido a la inflamación del cerebro y el cuerpo que tendrá un efecto adverso en el funcionamiento cognitivo y psicológico”, dice Capanna- Hodge.

Todavía hay mucho que estamos aprendiendo sobre la enfermedad, pero la gravedad de los efectos secundarios aumenta según el caso individual de COVID-19. Hacer frente a una enfermedad grave, especialmente durante un largo período de tiempo, puede tener efectos perjudiciales para el individuo posteriormente.

Capanna-Hodge dice: “Por supuesto, cuanto mayor sea la gravedad de COVID, mayor será la probabilidad de que haya efectos psicológicos y físicos persistentes. COVID no solo es duro para el cuerpo, sino que estamos viendo personas que luchan con el estado de ánimo, la ansiedad y el funcionamiento cognitivo durante semanas y meses después de la recuperación física. Cualquier enfermedad infecciosa puede afectar el cerebro e interferir con cosas como la recuperación de palabras, la forma en que uno enfrenta el estrés e incluso puede afectar la personalidad de uno”.

La importancia de un sistema de apoyo

Al igual que en otras situaciones difíciles y potencialmente traumáticas, las respuestas variadas son normales. Vivir una enfermedad potencialmente mortal, especialmente en situaciones en las que la enfermedad fue grave o requirió hospitalización, puede proporcionar a algunas personas una perspectiva renovada de la vida, mientras que otras pueden tener dificultades para sobrellevar la situación.

Capanna-Hodge dice: “Algunos sobrevivientes de COVID tienen el corazón lleno de gratitud después de pasar; otros pueden estar luchando para volver a su vida cotidiana, ya que están abrumados por diferentes sentimientos. Algunos sobrevivientes tienen el aguijón adicional de ser rechazados por personas temerosas».

Los expertos sugieren crear planes de seguridad y tener la intención de rodearse de la comunidad durante este tiempo, incluso si tiene que hacerlo virtualmente. Este consejo se aplica a aquellos que están atravesando este momento y aquellos que han lidiado con el virus de primera mano. Debido al miedo colectivo y la incertidumbre en torno al COVID-19, aumenta el potencial de aislamiento.

El aislamiento y la depresión tienen una relación directa, y es importante combatir estos resultados potenciales antes de que causen más daño. «La ansiedad, la depresión y el aislamiento son cosas que todos enfrentamos, pero aquellos que han sobrevivido al COVID pueden experimentar estos problemas a un ritmo aún mayor, especialmente si su comunidad los rechaza», dice Capanna-Hodge.

Una vez que haya obtenido la autorización clínica, haga planes para tomar aire fresco y relacionarse con otras personas de manera segura. Esto podría parecer lugares de reunión al aire libre socialmente distanciados, o podría ser horas felices recurrentes de Zoom con un grupo de amigos cercanos. La enfermedad puede proporcionar una razón fácil para autoaislarse, pero su salud se beneficiará de la socialización intencional.

Lo que esto significa para ti

Todos deben reconocer que este momento no tiene precedentes y es extremadamente estresante para la mayoría de las personas por diversas razones. El COVID-19 puede infligir síntomas físicos devastadores, pero lidiar con el virus y sobrevivir al mismo también puede tener efectos negativos en la salud mental.

Independientemente de sus circunstancias, el apoyo está disponible. La teleterapia está ampliamente disponible y esto, junto con comunicarse con su sistema de apoyo, puede ayudarlo a superar este momento.

La información de este artículo está actualizada a la fecha indicada, lo que significa que puede haber información más reciente disponible cuando lea esto. Para obtener las actualizaciones más recientes sobre COVID-19, visite nuestra página de noticias sobre coronavirus.

Deja un comentario

Usos, dosis y efectos secundarios

Zulressso (su nombre genérico es brexanolona) es un antidepresivo diseñado específicamente para tratar la depresión posparto (DPP) en mujeres adultas. Se administra bajo supervisión médica

La conexión entre el TEPT y el suicidio

La información presentada en este artículo puede ser desencadenante para algunas personas. Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con el Línea de vida nacional para la

¿Qué es el delirio?

El delirio, también conocido como estado confusional agudo o síndrome cerebral orgánico agudo, es una condición médica que resulta de varias causas. Implica confusión severa