Psyathome

¿Existe un vínculo entre los refrescos y la agresión en los niños?

El consumo de refrescos entre niños y adolescentes es un problema de salud por varias razones. Beber refrescos contribuye a problemas de peso en la infancia, puede provocar caries, y puede contribuir a los problemas del sueño. Algunos estudios también sugieren que los niños que consumen refrescos pueden tener un mayor riesgo de problemas de comportamiento y problemas de salud mental.

Este artículo analiza la posible conexión entre los refrescos y los problemas de comportamiento, las limitaciones de esta investigación y otras razones para limitar el consumo de refrescos en los niños. También cubre algunos de los pasos que puede tomar si está lidiando con problemas de comportamiento y agresión en los niños.

Problemas de salud Bebidas gaseosas asociadas

Los estadounidenses tienen algunas de las tasas de consumo de refrescos per cápita más altas del mundo. Y muchas de esas personas que consumen refrescos son niños muy pequeños.

A lo largo de los años, ha habido un gran impulso para eliminar los refrescos de las máquinas expendedoras escolares y para educar a los padres sobre los riesgos asociados con las bebidas azucaradas. Médicos y nutricionistas han dejado claro que las gaseosas proporcionan a los niños calorías vacías y contribuyen a la obesidad infantil.

Los dentistas aconsejan a los padres que no dejen que los niños beban refrescos también. Las bebidas azucaradas no son buenas para los dientes de los niños y pueden causar caries.

La mayoría de los refrescos también contienen cafeína. La cafeína puede causar dolores de cabeza, malestar estomacal, nerviosismo y problemas para dormir. También se ha asociado con algunos problemas de comportamiento y trastornos del sistema nervioso en los niños.

En los niños, no se necesita mucha cafeína para producir efectos secundarios no deseados. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) desaconseja el consumo de cafeína en niños de todas las edades.

Resumen

Las gaseosas y otros refrescos azucarados presentan una serie de riesgos para la salud, incluidos problemas de peso, caries dentales, dolores de cabeza y problemas para dormir.

Problemas de conducta y refrescos

Si los riesgos para la salud no son suficientes para disuadir a los padres de dar refrescos a los niños, los posibles problemas de salud mental que podrían estar asociados con el consumo de refrescos podrían ser un impedimento.

Las investigaciones sugieren que los niños que consumen gaseosas tienden a tener puntajes ligeramente más altos en las medidas de agresión que los niños que no toman bebidas gaseosas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la investigación solo sugiere que existe una correlación entre el consumo de refrescos y los comportamientos agresivos; la investigación no ha demostrado una relación causal, lo que significa que se necesita más investigación para determinar si beber refrescos causa este tipo de comportamiento.

En un estudio de 2013 publicado en El Diario de Pediatría encontraron que la agresión, el comportamiento de abstinencia y los problemas de atención están asociados con el consumo de refrescos en niños pequeños.

Los investigadores evaluaron a 2929 niños de 5 años de 20 ciudades diferentes de EE. UU. Incluso después de ajustar por factores como la depresión materna, el encarcelamiento paterno y la violencia doméstica, el consumo de refrescos aún estaba relacionado con el comportamiento agresivo.

Los niños que bebían cuatro o más refrescos al día tenían más del doble de probabilidades de destruir las pertenencias de otras personas, meterse en peleas y atacar físicamente a las personas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta algunas fallas en el estudio que dificultan hacer suposiciones sobre el impacto potencial de beber refrescos. El estudio no consideró el tamaño de la porción, el tipo de refresco o qué bebidas cuentan específicamente como refrescos.

Si bien el estudio sugiere que puede haber una correlación entre beber refrescos y la agresión conductual, no es suficiente para concluir que existe una conexión causal.

Un punto preocupante que indica este estudio es que es bastante común que los niños pequeños consuman refrescos. Se informó que el cuarenta y tres por ciento de los niños de cinco años bebía una porción de refresco por día, mientras que el 4% informó que bebía cuatro porciones por día.

Por qué los refrescos podrían afectar la salud mental y el comportamiento

No está claro por qué el consumo de refrescos podría estar relacionado con el comportamiento agresivo y otros problemas de salud mental. Los refrescos son altamente procesados ​​y no hay mucha investigación sobre cómo ciertos ingredientes afectan a los niños. Algunos estudios han relacionado el aspartame con la irritabilidad y benzoato de sodio a los síntomas relacionados con el TDAH.

La cafeína también se ha relacionado con algunos problemas de comportamiento en los niños, por lo que los investigadores sospechan que el contenido de cafeína puede desempeñar un papel.

Una condición física subyacente, como niveles bajos de glucosa en sangre, también podría explicar el vínculo. Un nivel bajo de glucosa en la sangre puede hacer que los niños tengan antojo de soda y también que se vuelvan retraídos o agresivos.

Sin embargo, se necesita más investigación para comprender cómo se pueden relacionar las bebidas gaseosas y los problemas de salud mental.

Resumen

Los refrescos pueden contener azúcar, aspartamo, benzoato de sodio y cafeína, y estos ingredientes pueden desempeñar un papel en el desencadenamiento de efectos secundarios negativos en los niños.

Consumo de refrescos y adolescentes

Los estudios también han relacionado los problemas emocionales y de comportamiento en los adolescentes con el consumo de refrescos. Un estudio de 2013 publicado en el Revista internacional de control de lesiones y promoción de la seguridad sugirió que el consumo de refrescos podría tener una relación con la agresión, la depresión y el comportamiento suicida en los adolescentes.

Mientras más refrescos bebían los adolescentes, más probable era que estuvieran en una pelea física. Además, era más probable que se sintieran tristes o sin esperanza y que reportaran pensamientos o conductas suicidas.

Un estudio de 2021 publicado en el Revista de Salud Adolescente sugirió que beber refrescos podría predecir el comportamiento agresivo en los adolescentes con el tiempo. El estudio también apunta a la posibilidad de una relación recíproca. Los niños que eran agresivos a los 13 años bebían refrescos con más frecuencia a los 16 años.

En otras palabras, es más probable que los niños y adolescentes que ya tienen niveles más altos de agresión consuman una mayor cantidad de refrescos. En cualquier caso, se necesita más investigación para comprender la correlación entre las dos variables.

Razones para limitar los refrescos

Si bien la investigación sugiere que los refrescos podrían tener algún tipo de relación con los problemas de comportamiento, como la agresión, no está claro si beber refrescos en realidad causa agresión en los niños. Independientemente de la naturaleza de la conexión, los expertos sugieren que es una buena idea limitar el consumo de refrescos de su hijo.

Algunas otras razones por las que los niños deben evitar beber refrescos:

  • Los refrescos suelen tener un alto contenido de calorías vacías y azúcar, lo que puede contribuir a la obesidad infantil y aumentar el riesgo de diabetes tipo 2.
  • Los refrescos pueden afectar el apetito y hacer que los niños coman alimentos menos nutritivos.
  • Los refrescos azucarados contribuyen a la caries dental, incluida la pérdida de esmalte y las caries dentales.
  • El consumo excesivo de cafeína puede causar problemas para dormir, nerviosismo y síntomas de abstinencia.

Además de eliminar los refrescos, es posible que desee evitar que su hijo consuma bebidas energéticas. La AAP desalienta a los niños a tomar bebidas energéticas. Muchos de ellos contienen estimulantes como el guaraná, así como grandes cantidades de cafeína.

Resumen

Cualquiera que sea la naturaleza de la conexión entre los refrescos y el comportamiento, es una buena idea limitar la cantidad de refrescos que consumen los niños, si es que consumen alguno.

Cómo lidiar con la agresión infantil

Si su hijo es agresivo, debe considerar un plan integral de manejo del comportamiento. Algunas estrategias que pueden ayudarlo a sobrellevar la agresión y otros problemas de comportamiento:

  • entrenamiento de habilidades: Es posible que su hijo necesite aprender nuevas habilidades, como el control de los impulsos y la resolución de conflictos.
  • Consecuencias negativas: Las consecuencias negativas, como el tiempo fuera y la restitución, pueden reducir el comportamiento agresivo. Pero, las consecuencias y la disciplina deben ser consistentes.
  • Reforzamiento: El refuerzo que utiliza sistemas de recompensa y elogios también puede ser una forma saludable de promover el comportamiento prosocial. Los sistemas de economía de fichas pueden ser especialmente efectivos para reducir el comportamiento agresivo.

Si tiene dificultades para controlar la agresividad de su hijo o sus estrategias de disciplina no funcionan, hable con un proveedor de atención médica. Un pediatra o un profesional de salud mental pediátrica puede evaluarlos en busca de trastornos del comportamiento o problemas de salud mental, y es posible que lo deriven a un profesional que pueda ayudarlo a encontrar las estrategias disciplinarias más efectivas para controlar el comportamiento de su hijo.

Resumen

Limitar los refrescos es una buena idea, pero hay otros pasos que debe seguir si su hijo muestra agresión u otros problemas de comportamiento. Aprender nuevas habilidades y utilizar el refuerzo y las consecuencias puede ser útil para manejar los problemas de comportamiento.

Una palabra de Psyathome

Si bien algunos estudios han sugerido que el consumo de refrescos podría estar relacionado con un aumento de los problemas de salud mental y del comportamiento en niños y adolescentes, es importante recordar que correlación no significa causalidad. Las dos variables pueden estar conectadas de alguna manera, pero se necesita más investigación para comprender la naturaleza de la conexión.

De todos modos, limitar el consumo de refrescos en los niños es una buena idea por una variedad de razones. Si su hijo tiene problemas de comportamiento, hable con un profesional de la salud para obtener más información sobre los pasos que puede seguir para abordar el problema.

Deja un comentario

¿Qué es pansexual?

La pansexualidad es un término que se refiere a las personas que se sienten atraídas por otras sin importar la identidad de género de la