My Treatment Lender

¿Existe un vínculo entre la deficiencia de vitamina D y la depresión?

Descrita como la «vitamina del sol», la vitamina D ha atraído constantemente el interés público como un tratamiento potencial para la depresión.

¿Podría este suplemento económico contrarrestar los efectos de este trastorno generalizado y, a menudo, debilitante?

Si bien algunas investigaciones indican que las personas con depresión tienen niveles más bajos de vitamina D que sus contrapartes sin depresión, hasta el momento, ningún estudio a gran escala ha encontrado que la vitamina “cure” la afección.

Las causas y los síntomas de la depresión son multifacéticos, lo que significa que a menudo ningún fármaco, vitamina o tratamiento identificado puede hacer que desaparezcan por completo.

Depresión y vitamina D

  • La vitamina D está asociada con la depresión, pero el aumento de los niveles séricos de esta sustancia en los pacientes no frena los síntomas.
  • Grupos similares, como los ancianos, los jóvenes y las personas con enfermedades crónicas, son vulnerables tanto a la depresión como a la deficiencia de vitamina D.
  • El aislamiento social y la falta de cuidado personal pueden hacer que las personas con depresión tengan niveles de vitamina D más bajos que los demás.
  • La interacción social y una mejor dieta pueden mejorar los síntomas de depresión y elevar los niveles de vitamina D.

¿Qué es la depresión?

El trastorno depresivo mayor es una afección médica tratable que tiene un efecto negativo en los sentimientos, pensamientos o comportamientos de una persona.

Síntomas de la depresión

Los siguientes síntomas, entre otros, pueden ser de intensidad leve, moderada o grave. Las personas con depresión pueden:

  • Pierden interés en actividades que alguna vez apreciaron
  • Tiene problemas para completar tareas
  • aislarse
  • Le resulta difícil dormir o comer bien.
  • Experimentar ideación suicida

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría estima que la enfermedad afecta a 1 de cada 15 adultos (6,7 %)en un año dado y que 1 de cada 6 personas (16.6%) experimentará depresión en su vida.

Causas de la depresión

El inicio de la depresión generalmente ocurre en la adolescencia tardía o en la edad adulta temprana, y las investigaciones indican que la depresión es hereditaria.

Las personas que tienen parientes cercanos (de primer grado), como padres, hermanos o hijos, con depresión tienen una probabilidad significativamente mayor de desarrollar la afección ellos mismos.

Además de la genética, la bioquímica, los factores ambientales (un historial de abuso o negligencia) y la personalidad (mala autoestima o pesimismo) son factores de riesgo para la enfermedad.

Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar depresión. Entre otros factores, los cambios hormonales relacionados con el embarazo, la menstruación y la menopausia aumentan las probabilidades de desarrollar el trastorno. Se estima que una de cada ocho mujeres experimentará depresión en algún momento de su vida.

¿Qué es la vitamina D?

También conocido como calciferol, la vitamina D es una vitamina liposoluble. Esto significa que el cuerpo lo almacena en el hígado y en el tejido graso.

Mientras que algunos alimentos, como el salmón, los champiñones y las yemas de huevo, tienen vitamina D de forma natural, otros alimentos están fortificados con esta sustancia.

La vitamina D también se puede tomar como suplemento dietético y el cuerpo sintetiza la vitamina cuando la piel se expone a los rayos ultravioleta del sol.

La vitamina D tiene varios beneficios, ya que puede ayudar a prevenir afecciones como el raquitismo en los niños y la osteomalacia en los adultos.y, junto con el calcio, puede evitar que los ancianos desarrollen osteoporosis.

También se ha relacionado con una menor inflamación y la regulación del cuerpo de la función inmunológica y el metabolismo de la glucosa.

Algunos estudios, con resultados mixtos, han encontrado que la suplementación con vitamina D puede reducir el riesgo de que las personas desarrollen diversas formas de cáncer y enfermedades cardiovasculares.Del mismo modo, el vínculo entre la vitamina D y la depresión tampoco está claro.

Estudios de investigación

La Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) informa que una revisión de 14 estudios en los que participaron 31,424 adultos encontró que los niveles bajos de vitamina D están asociados con la depresión, pero que los ensayos clínicos no respaldan tales hallazgos.

Un metanálisis de nueve ensayos con 4923 participantes adultos con depresión no concluyó que la suplementación con vitamina D redujera los síntomas del trastorno.

Según el NIH, “Los ensayos administraron diferentes cantidades de vitamina D (desde 10 mcg [400 IU]/día a 1,000 mcg [40,000 IU]/semana). También tenían diferentes duraciones de estudio (5 días a 5 años), edades medias de los participantes (rango, 22 años a 75 años) y nivel inicial de 25(OH)D”.

Los resultados de uno de los estudios más grandes para investigar el vínculo entre la suplementación con vitamina D a largo plazo y la depresión se publicaron en el Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) en agosto de 2020.

Este ensayo clínico aleatorizado se llevó a cabo durante cinco años e involucró a 18 353 adultos de 50 años o más que no tenían depresión ni síntomas al comienzo del estudio.

Al final, los investigadores no encontraron ninguna diferencia estadística en «la incidencia y recurrencia de la depresión o los síntomas depresivos clínicamente relevantes» durante el transcurso del estudio en los participantes que tomaron vitamina D en comparación con los que tomaron un placebo.

Los hallazgos sugieren que la vitamina D no debe administrarse para prevenir la depresión en adultos.

Deficiencia de vitamina D en personas deprimidas

Colectivamente, la investigación sobre la suplementación con vitamina D y la depresión indica que existe una correlación entre los dos, pero no una causalidad. En otras palabras, mientras que las personas deprimidas pueden tener niveles más bajos de vitamina D, esa ocurrencia no les hizo desarrollar la enfermedad.

Si la deficiencia de vitamina D fuera la causa, entonces la suplementación para aumentar los niveles probablemente habría reducido los signos y síntomas de la depresión o la habría prevenido.

El hecho de que muchos de los grupos vulnerables a la depresión también sean propensos a la deficiencia de vitamina D puede ser responsable de la correlación (no de la causalidad) entre los dos.

Según un estudio llamado «Vitamina D y depresión: ¿dónde está todo el sol?», los grupos en riesgo de deficiencia de vitamina D «incluyen a los ancianos, adolescentes, personas obesas y personas con enfermedades crónicas». Los investigadores también afirmaron que » son estos mismos grupos los que también se ha informado que están en riesgo de depresión”.

Las personas con depresión pueden pasar menos tiempo al aire libre

Algunos de los síntomas de la depresión clínica, como el aislamiento social y las dificultades para comer, pueden desempeñar un papel en la deficiencia de vitamina D. Cuando las personas se retiran socialmente, es menos probable que pasen tanto tiempo en público, lo que significa que es posible que no se expongan al sol que necesitan para producir las cantidades adecuadas de vitamina D.

Las personas con depresión severa pueden tener problemas incluso para levantarse de la cama y las que tienen formas más leves de la enfermedad pueden ir de la casa al trabajo y viceversa, pero rara vez participan en actividades al aire libre.

Dado que el aislamiento social puede empeorar los síntomas de la depresión, los profesionales de la salud aconsejan a las personas con esta afección que pasen tiempo con otras personas. En el proceso, es probable que obtengan más luz solar y eleven sus niveles de vitamina D.

Las personas con depresión pueden tener una dieta deficiente

Las personas que luchan contra la depresión también tienden a tener dificultades para practicar el auto-café. Esto los pone en riesgo de no llevar una dieta balanceada, ya que una persona deprimida puede no tomarse el tiempo para buscar productos fortificados con vitamina D o para comer alimentos con cantidades naturales de la sustancia.

En resumen, las personas con la enfermedad pueden adoptar comportamientos que los hacen deficientes en vitamina D sin saberlo, pero pasar tiempo al aire libre con amigos o practicar el cuidado personal necesario para comer bien puede elevar sus niveles de esta valiosa sustancia.

Deja un comentario

Rachel Goldman, PhD, FTOS – Mente muy bien

Reflejos Psicóloga licenciada, profesora asistente clínica, oradora, experta en bienestar Oradora y panelista muy solicitada, que brinda charlas sobre terapia cognitiva conductual para conductas alimentarias,

Signos, causas, impacto y tratamiento

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una afección neuroconductual que generalmente comienza durante la infancia. El TDAH también puede afectar a

La psicología del cumplimiento

¿Alguna vez has hecho algo que realmente no querías hacer simplemente porque alguien más te lo pidió? Comprar algo después de haber sido persuadido por

Tipos de teorías psicológicas

El termino teoría se usa con sorprendente frecuencia en el lenguaje cotidiano. A menudo se usa para significar una conjetura, una corazonada o una suposición.