Psyathome

¿Es una buena idea ventilar su ira?

La ira puede ser una emoción difícil y angustiosa. Para afrontarlo, muchas personas sienten que descargar su ira es la mejor solución. A muchas personas que han luchado con ataques de ira en el pasado se les ha animado a dejarlo salir. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que ventilar la ira puede no ser tan saludable como se pensaba.

Este artículo analiza lo que significa desahogar la ira y por qué puede no ser una forma efectiva de manejar esta emoción. También explora formas más efectivas de sobrellevar la situación y cuándo buscar la ayuda de un profesional.

¿Qué significa ventilar la ira?

La ira es una emoción humana normal. Si bien puede ser controlable en la mayoría de las circunstancias, a veces puede desarrollarse con el tiempo hasta que las personas sientan que han llegado a su punto de ruptura. En otras ocasiones, las personas pueden experimentar ataques de ira tan intensos que se sienten obligados a arremeter con gritos, autolesiones u otros comportamientos peligrosos.

Las personas que experimentan este tipo de ira pueden tener dificultades para controlarla. A menudo se les aconseja que controlen su ira desahogándose o «desahogándose». A veces esto toma la forma de comportamientos relativamente benignos. Los ejemplos incluyen pisar fuerte, golpear una almohada, arrojar otro objeto blando o gritar en la ducha.

Si bien puede parecer útil dejar salir la ira dirigiéndola hacia algo inofensivo, este enfoque puede no ser la mejor solución.

¿La ventilación ayuda a controlar la ira?

La idea de que desahogarse puede ayudarlo a controlar su ira no es nueva. Durante muchas décadas, los profesionales de la salud mental pensaron que este tipo de desahogo era esencial para controlar la ira. Los proveedores de atención médica describieron la liberación de emociones intensas como catarsis.

Sin embargo, investigaciones más recientes sugieren que ventilar la ira de esta manera no la disipa. En cambio, ventilar la ira puede empeorar estos sentimientos.

Incluso en sus formas más inofensivas, desahogarse no es una forma eficaz de controlar la ira. Se ha demostrado que estas formas supuestamente inofensivas de ventilación aumentan el comportamiento agresivo más adelante. Entrena tu cuerpo para usar la violencia como una forma de manejar tus emociones.

Representar sentimientos de ira refuerza esas vías neuronales que están preparadas para la ira. Al fortalecer estas vías, es más probable que las personas respondan y actúen con ira en el futuro.

Resumen

Dar rienda suelta a la ira en ausencia de una retroalimentación adecuada tiende a ser inútil.

Efectos de ventilar la ira

Volverse físicamente agresivo de manera dañina es una mala estrategia que podría tener graves consecuencias. En algunos casos, la ventilación puede escalar hasta el punto en que causa daño físico a uno mismo, a otros oa la propiedad. Incluso las formas menos destructivas de desahogar la ira pueden tener consecuencias que incluyen:

  • Mayores sentimientos de estrés y ansiedad.
  • Aumento de las emociones y estados de ánimo negativos.
  • Deterioro de las relaciones interpersonales.
  • Problemas en el trabajo, el hogar o situaciones sociales
  • Problemas físicos que incluyen interrupciones del sueño, tensión muscular, dolores de cabeza y problemas digestivos

Además de desahogar la ira en el mundo real, desahogar las emociones en línea también ha ganado popularidad en los últimos años. Las personas a menudo publican comentarios, publicaciones u otro contenido en línea diseñado para ventilar sus frustraciones y sacar los sentimientos de ira de su pecho. Desafortunadamente, esta descarga emocional en línea parece ser tan ineficaz como fuera de línea.

En un estudio de 2013, los investigadores descubrieron que, si bien las personas se sentían temporalmente más relajadas después de publicar en línea su ira expresada, era más probable que experimentaran más ira y expresaran esos sentimientos de manera inadaptada. El estudio también encontró que leer y escribir estas diatribas en línea tuvo un impacto emocional serio. Estas quejas emocionales en línea se asociaron con cambios negativos en el estado de ánimo.

Si bien es posible que te sientas mejor temporalmente, el acto de desahogarte puede llevarte a tener más dificultades con tu ira en el futuro.

Otra investigación ha demostrado que ventilar otras emociones, como la ansiedad, el estrés o el dolor, también puede tener efectos adversos. Se ha demostrado que la descarga emocional, por ejemplo, aumenta el riesgo de sufrir un trastorno de ansiedad generalizada.

Resumen

En el pasado, los terapeutas han aconsejado a las personas que hagan cosas como golpear una almohada, pero ahora sabemos que este no siempre es el mejor consejo; es una solución insostenible con consecuencias potencialmente negativas. La ventilación puede aumentar los sentimientos de ira y tener efectos negativos en el estado de ánimo. En algunos casos, también puede provocar lesiones o consecuencias legales.

Qué hacer en su lugar

En lugar de ventilar, existen estrategias más efectivas que puede utilizar para hacer frente a sus frustraciones. Algunas técnicas que te permitirán manejar tu ira:

  • Tomar un descanso: Date un tiempo lejos de lo que te enoja. Ya sea que se trate de una ex pareja o un ex amigo, salir o irse temprano de una fiesta para evitarlos puede ayudar a evitar que la ira comience en primer lugar.
  • Ejercicio: Sal a caminar o ve al gimnasio. Eso le permitirá sacar su energía sin involucrarse en ningún comportamiento dañino.
  • Escríbelo: Anota cómo te sientes en un diario o en tu blog personal. Sin embargo, en lugar de simplemente reflexionar sobre las emociones negativas, aproveche esta oportunidad para pensar en los pasos positivos que puede tomar para resolver el problema. O intente concentrarse en emociones más positivas, como sentimientos de gratitud en lugar de sentimientos de ira.

Cuándo hablar con un profesional

Si tiene dificultades para sobrellevar los sentimientos de ira u otras emociones fuertes, considere hablar con su proveedor de atención médica o un profesional de la salud mental. Su terapeuta puede evaluar sus síntomas y ayudarlo a encontrar formas de controlar lo que siente.

Si tiene dificultades para controlar los sentimientos de ira, su terapeuta podría recomendarle algún tipo de terapia de control de la ira. Dos opciones que podrían ayudar:

Clases de manejo de la ira

En algunos casos, un terapeuta puede recomendar clases de manejo de la ira. Estas clases se enfocan en ayudar a las personas a encontrar maneras de calmarse y regular mejor sus emociones. Estas clases pueden tomar la forma de una clase educativa, pero algunas se imparten en formato de terapia de grupo o terapia individual.

En lugar de descargar la ira, las personas pueden aprender estrategias como:

  • Cambiar sus pensamientos reformulando la situación.
  • Usa la respiración profunda
  • Practica la relajación muscular progresiva

Además de aprender técnicas que pueden usarse para calmarse rápidamente en el calor del momento, las personas también aprenden estrategias para disminuir los sentimientos de ira, irritación y frustración a largo plazo. Por ejemplo, muchas personas encuentran que la actividad física regular, la atención plena, la meditación y el yoga pueden ser útiles. Desarrollar un plan de manejo de la ira también puede ser beneficioso.

Resumen

Durante la clase de manejo de la ira, las personas aprenden más sobre cómo identificar los signos de la ira y reconocer las situaciones que tienden a desencadenarla. También aprenden sobre formas más saludables de responder.

Una palabra de Psyathome

Encontrar formas saludables de controlar su ira puede ayudar a minimizar el estrés, la frustración y el daño que pueden causar las emociones intensas. En lugar de ventilar su ira, concéntrese en encontrar formas productivas y saludables de regular sus emociones en el momento.

Deja un comentario

Qué hacer si te violaron

Advertencia: Este artículo contiene información sobre la violencia sexual y la violación que pueden ser desencadenantes para algunos sobrevivientes. La violación y la agresión sexual