Psyathome

Efectos psicológicos de la obesidad preadolescente

La obesidad infantil, que afecta al 13,9 % de los niños de 2 a 5 años, al 18,4 % de los niños de 6 a 11 años y al 20,6 % de los niños de 12 a 19 años, puede provocar una serie de problemas psicológicos. Los problemas de peso pueden ser particularmente difíciles durante la preadolescencia debido a la atmósfera social única que enfrenta este grupo de edad.

Esto es lo que los padres deben saber sobre los efectos psicológicos de la obesidad infantil, para que puedan ayudar a sus hijos a enfrentar los desafíos y otros problemas relacionados.

Problemas de autoestima

La obesidad infantil es más que un problema físico. Los preadolescentes tienden a ser hiperconscientes de cómo se comparan con los demás, lo que los hace cohibidos y se sienten solos. Muchas de estas comparaciones sociales dependen de características superficiales, como la elección de ropa, el atractivo facial y, sí, el peso. Como resultado, un preadolescente con obesidad puede sentirse fuera de lugar entre sus compañeros más delgados.

Quizás no sea sorprendente que los investigadores hayan encontrado niveles más bajos de autoestima en niños y preadolescentes con obesidad en comparación con sus compañeros de peso promedio. Un equipo de investigadores descubrió que los niños de 9 a 12 años con obesidad tenían problemas de autoestima que iban mucho más allá de la autoestima física. En otras palabras, los preadolescentes con obesidad tendían a estar insatisfechos consigo mismos de varias maneras, incluso socialmente, no solo insatisfechos con su apariencia.

Niveles más altos de depresión

Los años de la escuela intermedia son años difíciles incluso en las mejores circunstancias, pero más aún para los niños con problemas de peso. Además de hacer muchas comparaciones sociales con sus compañeros, los preadolescentes tienden a obsesionarse con la forma en que otras personas reaccionan ante ellos.

Los compañeros juegan un papel cada vez más importante en la vida de un preadolescente, por lo que las interacciones sociales positivas son clave para el bienestar psicológico de los preadolescentes. Como resultado, se han encontrado niveles más altos de depresión en niños y preadolescentes con obesidad.

Aumento de los problemas de comportamiento

Casi todos los preadolescentes se portarán mal en algún momento, pero los padres de preadolescentes con obesidad han informado más problemas de comportamiento en sus preadolescentes con obesidad en comparación con los padres de preadolescentes de peso promedio.

Internalización y externalización

En particular, los padres notaron que sus hijos obesos tenían más problemas de «internalización» (problemas en los que la ira se dirige hacia adentro), que pueden manifestarse como depresión, ansiedad o trastornos alimentarios. También tenían problemas de «externalización» (problemas en los que la ira se dirige hacia el exterior), como la agresión, el desafío y las críticas.

Desempeño Escolar y Amistades

Los padres también calificaron a sus preadolescentes obesos como menos competentes en la escuela y en entornos sociales, poniendo en riesgo su éxito académico y sus amistades. Retrasar un grado, puntajes más bajos en las pruebas y no asistir a la universidad se han relacionado con estudiantes con obesidad, especialmente entre las estudiantes.

Mayor riesgo de trastornos alimentarios

La obesidad es un factor de riesgo para los trastornos alimentarios, incluidos el trastorno por atracón, la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. Este riesgo se atribuye en parte a los esfuerzos por perder peso, lo que fácilmente puede conducir a comportamientos poco saludables como restringir la alimentación o hacer ejercicio vigoroso. Además, si un niño obeso es objeto de burlas por su peso, puede hacerlo más vulnerable a los atracones. La baja autoestima y la baja autoeficacia, que son comunes en los niños obesos, también son factores de riesgo para los trastornos alimentarios.

Cómo juegan un papel los padres

Sin embargo, la percepción de los padres puede jugar un papel en estos hallazgos, ya que aquellos que buscaron tratamiento reportaron más problemas de comportamiento que aquellos que no buscaron tratamiento. En otras palabras, podría ser que los padres que veían la obesidad como un problema que necesitaba tratamiento tenían más probabilidades de asociar otros comportamientos como problemáticos también; mientras que aquellos que no buscaron tratamiento pueden no haber visto la obesidad u otros comportamientos como problemas en absoluto.

Con todo, la obesidad puede dar lugar a una serie de problemas psicológicos durante la preadolescencia. Por lo tanto, tomar medidas para remediar el problema mediante cambios en la nutrición y la actividad física puede tener importantes beneficios físicos y psicológicos. Si cree que su hijo está sufriendo debido a un problema relacionado con el peso, ponerse en contacto con el pediatra de su hijo es un primer paso natural para obtener la ayuda que necesita.

Deja un comentario

Cómo volver a ser feliz

¿Qué significa ser feliz? Hay tantas ideas y perspectivas cuando se trata de ser feliz. Por definición, feliz significa caracterizado por o indicativo de placer,