My Treatment Lender

Comprender el trastorno de ansiedad generalizada en niños

Cierta cantidad de ansiedad es una parte normal del desarrollo saludable de un niño. La ansiedad por una separación breve y los miedos a la oscuridad, los extraños, los ruidos fuertes o las tormentas son preocupaciones comunes que los niños pueden experimentar a medida que crecen y maduran.

Sin embargo, si su hijo comienza a experimentar una ansiedad más constante en una variedad de temas y áreas de su vida, como la escuela, los amigos, la familia, la salud y los deportes, puede ser el momento de considerar explorar la posibilidad de un trastorno de ansiedad generalizada ( GAD).

Como padre o cuidador, no deje que la posibilidad lo alarme. Una vez que busca ayuda y recibe un diagnóstico, está acercando a su hijo un paso más hacia una mejor calidad de vida.

Muy bien / JR Bee

Predominio

Aproximadamente del 15% al ​​20% de los jóvenes de la población general luchan contra los trastornos de ansiedad.Entre los niños con TDAH, la tasa parece ser aún mayor.

Al igual que con los adultos que experimentan el trastorno de ansiedad generalizada, las niñas tienen el doble de probabilidades que sus pares varones de ser diagnosticadas con TAG. Debido a esto, los expertos recomiendan pruebas de detección de ansiedad de rutina para niñas (y mujeres) mayores de 13 años.

Míralo ahora: 7 maneras de reducir tu ansiedad

Síntomas y Diagnóstico

Los niños con ansiedad generalizada experimentan preocupaciones y temores excesivos e irreales acerca de las cosas cotidianas. A menudo anticipan desastres o los peores escenarios.

También pueden experimentar síntomas como:

  • Dificultad para concentrarse
  • Dificultad para tragar
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Tension muscular
  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Inquietud
  • Dificultades para dormir
  • Dolores de estómago

La tensión y el estrés son crónicos y debilitantes y afectan múltiples áreas de la vida del niño. Pasar el día puede ser una lucha.

Un niño puede reconocer que su ansiedad es exagerada y aun así experimentar grandes dificultades para controlarla o manejarla.

los Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (quinta edición), a menudo denominada DSM-5, describe los criterios específicos que se deben cumplir para recibir un diagnóstico adecuado de TAG. Por un lado, los síntomas deben experimentarse durante al menos seis meses para poder diagnosticarlos adecuadamente.

Para asegurarse de que su hijo sea correctamente diagnosticado y atendido de la manera más efectiva, es mejor tener un proveedor de salud mental capacitado para evaluar a su hijo. Hay proveedores que trabajan específicamente con niños y adolescentes y aquellos que también están capacitados para trabajar con trastornos de ansiedad.

Causas y factores de riesgo

No existe una causa singular identificada del trastorno de ansiedad generalizada en niños o adultos.

Una variedad de factores pueden influir en el desarrollo y la aparición del TAG, incluida la predisposición genética, la dinámica familiar, las experiencias de vida y los factores neurobiológicos.

Los niños que han experimentado situaciones difíciles en la vida o maltrato pueden correr un mayor riesgo de desarrollar TAG.Estas experiencias pueden hacer que los niños se sientan inseguros de las personas y su entorno, inseguros y fuera de control de su entorno.

Es común que las personas de todas las edades que han pasado por experiencias de desafío, pérdida, humillación o abandono se sientan ansiosas en situaciones futuras de incertidumbre; los niños no son diferentes.

La pubertad puede generar factores estresantes adicionales y sentimientos de timidez que pueden aumentar los sentimientos de ansiedad.Las frustraciones y las dificultades repetidas en las relaciones sociales y el rendimiento escolar pueden provocar una mayor ansiedad por sentirse avergonzado frente a sus compañeros, así como temores de defraudar a los padres o maestros.

Aunque todos estos sentimientos son normales, si no desaparecen con el tiempo y, en cambio, aumentan o comienzan a interferir con las actividades diarias de su hijo, puede haber más motivos de preocupación.

Tratamiento

Los planes de tratamiento para el TAG en niños y adolescentes se adaptan a su situación particular. Hay una variedad de opciones para elegir.

Consejería Psicoterapia

Las intervenciones psicoterapéuticas son importantes en el tratamiento del TAG en niños y adolescentes. La consejería ofrece a los niños un lugar para compartir sus preocupaciones sin temor a ser juzgados, rechazados o rechazados.A través del proceso, un médico capacitado en salud mental ayudará a su hijo con cosas como:

  • Desarrollo y uso de técnicas de relajación.
  • Desarrollar un diálogo interno positivo para ayudar a reducir la ansiedad.
  • Identificar miedos y preocupaciones.
  • Aumentar las habilidades de afrontamiento como la socialización, la actividad física y la seguridad en sí mismo.
  • Compartir abiertamente pensamientos y sentimientos.

Como cuidador, es probable que usted y su familia deban participar en el tratamiento de su hijo. El profesional de consejería a menudo usará este tiempo para ayudar a educar a los padres sobre el trastorno de ansiedad generalizada, sugerir técnicas útiles y permitir que la familia procese junta algunos de los pensamientos y sentimientos de ansiedad del niño de una manera efectiva y saludable.

Medicamento

Para situaciones en las que la ansiedad de un niño es de leve a moderada en términos de la gravedad y el impacto que los síntomas tienen en la vida diaria, es posible que no se necesite medicación. Sin embargo, cuando los síntomas de ansiedad son de moderados a graves, su proveedor puede comenzar a educarlos a usted y a su familia sobre las opciones de medicamentos para ayudar a controlar los síntomas.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) tienden a ser los medicamentos más recetados para niños y adolescentes con ansiedad. Los ISRS incluyen medicamentos como:

  • Celexa (citalopram)
  • Lexapro (escitalopram)
  • Prozac (fluoxetina)
  • Zoloft (sertralina)

Al igual que con todos los medicamentos, las recetas que se usan para tratar la ansiedad tienen riesgos. El médico o psiquiatra de su hijo los prescribirá si cree que los beneficios superan los riesgos.

Habilidades de afrontamiento

Hay una variedad de técnicas de afrontamiento que los niños y adolescentes pueden usar para ayudar a aliviar los síntomas incómodos de la ansiedad, social, conductual y emocionalmente. Aprender lo que funciona bien para su hijo es clave.

Puede sugerir las siguientes ideas y permitir que su hijo, dependiendo de la edad, elija cuáles le gustaría probar primero. Hágales saber que es hora de explorar lo que funciona bien para ellos.

Si una técnica no parece estar ayudando después de un período de tiempo, está bien. Darles la libertad de hacerle saber lo que está ayudando y lo que no parece estar ayudando puede ser beneficioso y ayudar a minimizar el estrés.

Ralentizando

La ansiedad nos mantiene enfocados en los «qué pasaría si» del futuro y puede privarnos de la oportunidad de vivir en el presente. Retardar el proceso con acciones intencionales y pacíficas puede ser útil.

Hay una variedad de ejercicios de atención plena, oraciones, meditaciones, relajación progresiva y ejercicios de respiración disponibles que pueden ayudar a disminuir los pensamientos ansiosos y las respuestas emocionales de su hijo.

Conexión social

La ansiedad puede hacer que los niños y adolescentes quieran aislarse de sus compañeros y familiares. Ayude a su hijo a sentirse seguro para conectarse con otros, ofreciéndole oportunidades para estar con la familia y disfrutar de la compañía de los demás jugando, pasando tiempo juntos al aire libre o encontrando un interés o pasatiempo común.

Ser voluntario en la comunidad puede ser otra forma maravillosa de ayudar a su hijo a mantenerse conectado con los demás. Permítales explorar e identificar algo que les apasione y ayúdeles a buscar oportunidades relacionadas en la comunidad para ayudar.

Autocuidado

Las rutinas de sueño, los hábitos alimenticios y la actividad física contribuyen al bienestar de su hijo.Su hijo puede tener dificultades en un área determinada, como el sueño o la actividad física, especialmente si experimenta inquietud, tensión muscular o fatiga debido a su ansiedad.

Ayudar a su hijo a crear un plan de cuidado personal puede mejorar su capacidad para lidiar con la ansiedad y aprender a manejar el estrés de manera efectiva.

Consejos para padres y cuidadores

Un primer paso para ayudar a su hijo a manejar y superar la ansiedad es reconocerla, pero esto puede ser difícil. Los niños que luchan contra el TAG a veces pueden ser callados, tímidos y cautelosos. Pueden ser muy obedientes y deseosos de complacer a los adultos.

Por otro lado, un niño ansioso puede «portarse mal» con berrinches, llanto, evasión y desobediencia. Estos comportamientos pueden malinterpretarse como oposicionistas y «difíciles» cuando en realidad están relacionados con la ansiedad.

Como cuidador, es importante conocer algunas de las formas en que la ansiedad severa puede manifestarse en los niños. Con una mayor comprensión del trastorno de ansiedad generalizada, podrá intervenir mejor de manera temprana y encontrar la ayuda necesaria.

La intervención y el tratamiento tempranos pueden marcar una gran diferencia para su hijo y pueden prevenir más complicaciones relacionadas con la ansiedad. Si tiene inquietudes o preguntas sobre los posibles síntomas del trastorno de ansiedad generalizada en su hijo, asegúrese de hablar con su pediatra o profesional de la salud mental capacitado.

Deja un comentario

¿Qué es la psicología positiva?

¿Qué es la psicología positiva? La psicología positiva es una de las ramas más nuevas de la psicología que ha surgido. Esta área particular de

Autocontrol

La autoconfianza y la seguridad en la toma de decisiones son comunes en individuos con autoliderazgo. ¿Te apetece? que es liderazgo Un líder, además de