My Treatment Lender

Comprender el trastorno alimentario de masticar y escupir

Entre los comportamientos de trastornos alimentarios menos conocidos y menos estudiados se encuentra masticar y escupir. Este comportamiento consiste en masticar un alimento altamente sabroso y denso en energía y escupirlo en lugar de tragarlo.

La intención de masticar y escupir es disfrutar del sabor de la comida sin ingerir calorías. Masticar y escupir es similar a los atracones porque involucra cantidades mayores de las previstas de alimentos ricos en calorías. También comparte elementos de alimentación restrictiva porque la comida no se consume realmente.

Masticar y escupir en el DSM-5

Inicialmente, se creía que escupir era una alternativa a la purga. Por lo tanto, el comportamiento se estudió principalmente en personas con bulimia nerviosa. En la versión anterior del Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-IV), masticar y escupir se enumeró como un síntoma potencial del trastorno alimentario no especificado (EDNOS).

El diagnóstico de EDNOS se reemplazó con la categoría de otros trastornos alimentarios y alimentarios especificados (OSFED) en el DSM-5. Sin embargo, el DSM-5 no incluye masticar y escupir en un solo trastorno porque este comportamiento puede ocurrir en otros diagnósticos de trastornos alimentarios.

Masticar y escupir se puede observar en pacientes diagnosticados con anorexia nerviosa, bulimia nerviosa u otros trastornos alimentarios específicos.

Causas potenciales

Los trastornos alimentarios pueden afectar a personas de todos los ámbitos de la vida. Las investigaciones muestran que las personas con antecedentes familiares de trastornos alimentarios tienen más probabilidades de desarrollarlos, pero la genética no siempre juega un papel.

La preocupación por la imagen corporal y el deseo de control se asocian comúnmente con trastornos alimentarios, como masticar y escupir. Otros trastornos mentales como la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo, la depresión o el abuso de drogas también pueden acompañar a los hábitos alimentarios desordenados, junto con síntomas más graves, incluida la ideación suicida.

Consecuencias médicas

Si bien puede parecer un hábito relativamente benigno en comparación con otros comportamientos desordenados como los vómitos, las consecuencias físicas de masticar y escupir pueden ser graves. Algunos de los efectos en la salud de masticar y escupir incluyen:

  • Problemas dentales: Las caries y la enfermedad de las encías se producen cuando los dientes están expuestos al contacto frecuente con alimentos azucarados.
  • Problemas estomacales: La producción de ácido estomacal se activa al masticar, pero luego no hay alimentos disponibles para la digestión. Esto podría conducir potencialmente a úlceras o reflujo ácido.
  • Aumento de peso: Este es un efecto secundario sorprendente del comportamiento de masticar y escupir que los investigadores sospechan que se relaciona con comer en exceso más tarde en el día.

Los pacientes deben consultar a un médico y un dentista para analizar las posibles opciones de tratamiento para problemas gastrointestinales, hormonales y dentales. El apoyo de salud mental adecuado puede ayudar a reducir más daños físicos y emocionales.

Diagnostico y tratamiento

La vergüenza y el estigma asociados con masticar y escupir pueden ser una barrera para buscar tratamiento. Al igual que con otros trastornos alimentarios, la psicoterapia y el asesoramiento nutricional pueden ayudar. El diagnóstico de un trastorno alimentario requiere que un profesional de la salud evalúe los siguientes factores:

  • preguntas sobre la imagen corporalincluidos pensamientos y percepciones sobre la comida y otros posibles síntomas de trastornos alimentarios (como atracones o uso indebido de laxantes)
  • Hábitos alimenticios actualesincluida la cantidad y variedad de alimentos consumidos y patrones de alimentación
  • Historial médicoincluido cualquier abuso de sustancias, problemas de salud mental, medicamentos actuales y cambios de peso
  • Otros factores del estilo de vidaincluidos los hábitos de ejercicio, el ciclo menstrual y los niveles de estrés

La terapia conductual cognitiva (CBT, por sus siglas en inglés) se puede usar para abordar los trastornos alimentarios, incluidos masticar y escupir. Los componentes pueden incluir el reconocimiento de los sentimientos de vergüenza, el desafío de las reglas dietéticas, el manejo de la angustia emocional y la práctica de una mayor flexibilidad.

Las estrategias de la TCC que se utilizan para abordar las conductas de masticar y escupir son similares a las que se utilizan con otros trastornos alimentarios. Las estrategias se centran en desafiar los pensamientos irracionales de una persona relacionados con el miedo a la comida, el miedo a aumentar de peso y las preocupaciones sobre la imagen corporal.

Consejos para los miembros de la familia

Si un ser querido muestra signos de un trastorno alimentario, es útil comprender qué comportamientos está teniendo. Es posible que note ciertos síntomas como:

  • Dientes descoloridos o manchados
  • Comportamientos de ejercicio excesivos y rígidos.
  • Miedo a comer en público o con otras personas.
  • Preocupación por el peso y la dieta.
  • Desaparición inusual de alimentos de la despensa.
  • Usar ropa holgada para ocultar la apariencia.
  • cambios de peso

Masticar y escupir puede ser un síntoma de un trastorno alimentario mayor. Hable con su ser querido acerca de sus inquietudes y anímelo a aceptar la ayuda de un profesional calificado. Evite criticar o juzgar y, en su lugar, concéntrese en mostrarles cuánto se preocupa por su bienestar.

Una palabra de Psyathome

Masticar y escupir puede no parecer gran cosa, pero es una señal de tener una relación disfuncional con la comida. Si usted o un ser querido está masticando y escupiendo, lo mejor es buscar tratamiento antes de que el comportamiento continúe progresando. Hay formas de encontrar la paz con la comida y la imagen corporal. A veces, solo necesitamos un poco de ayuda y apoyo adicional para comenzar a avanzar en la dirección correcta.

Deja un comentario

Tomar decisiones difíciles

Tener que tomar decisiones difíciles en la vida simplemente no sucede de vez en cuando, aunque todos los días tomamos decenas de decisiones, desde la