My Treatment Lender

Comprender el TEPT en niños

Ciertamente, los adultos no son los únicos que pueden experimentar PTSD después de pasar por un evento traumático. Los niños y adolescentes pueden experimentar los mismos desafíos emocionales y síntomas conductuales del trastorno de estrés postraumático que los adultos.

Más de dos tercios de los niños en los Estados Unidos informan haber experimentado al menos un evento traumático a la edad de 16 años.

De los niños que experimentan un trauma, se estima que alrededor del 16 por ciento terminará luchando con PTSD.

Los ejemplos comunes de trauma que los niños y adolescentes pueden experimentar incluyen cosas como:

  • Abuso sexual/violación
  • La violencia escolar
  • Desastres naturales
  • Factores estresantes relacionados con la familia militar
  • Pérdida repentina o violenta de un ser querido
  • Negligencia
  • Accidentes graves
  • Enfermedades que amenazan la vida
Ilustración de JR Bee, Psyathome

Actualizaciones al diagnóstico de PTSD

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 5.ª edición (DSM-5), es la versión más actualizada del manual que utilizan los profesionales clínicos para diagnosticar problemas de salud mental. No fue hasta esta revisión más reciente que se enumeraron criterios específicos para diagnosticar el TEPT en niños, específicamente para niños de seis años o menos. A medida que los niños continúan expuestos a eventos traumáticos, es importante reconocer que ellos también pueden experimentar desafíos emocionales debilitantes después de pasar por un trauma.

Diagnóstico del TEPT en niños pequeños

Los criterios generales para el diagnóstico de PTSD se aplican a adultos y cualquier persona mayor de seis años. Los siguientes son los nuevos criterios específicos descritos en el DSM-5 para el especificador preescolar, o para aquellos de seis años o menos.

Criterio A

Los niños menores de 6 años han estado expuestos a un evento que involucró una muerte real o amenaza de muerte, lesiones graves o violencia sexual en al menos uno de las siguientes maneras:

  • El niño experimentó directamente el evento.
  • El niño presenció el evento, pero esto no no incluyen eventos que fueron vistos en la televisión, en películas o en algún otro medio de comunicación.
  • El niño se enteró de un evento traumático que le sucedió a un cuidador.

Criterio B

La presencia de al menos uno de los siguientes síntomas intrusivos que están asociados con el evento traumático y comenzaron después de ocurrido el evento:

  • Recuerdos perturbadores recurrentes, espontáneos e intrusivos del evento traumático, que se pueden expresar a través del juego.
  • Sueños recurrentes y perturbadores sobre el evento.
  • Flashbacks o alguna otra respuesta disociativa donde el niño siente o actúa como si el evento volviera a suceder, lo que puede expresarse a través del juego.
  • Angustia emocional fuerte y duradera después de recordar el evento o después de encontrar señales relacionadas con el trauma
  • Fuertes reacciones físicas, como aumento del ritmo cardíaco o sudoración, a recordatorios relacionados con el trauma

Criterio C

El niño exhibe al menos uno de los siguientes síntomas de evitación o cambios en sus pensamientos y estado de ánimo. Estos síntomas deben comenzar o empeorar después de la experiencia del evento traumático.

  • Evitación o intento de evitación de actividades, lugares o recordatorios que generan pensamientos sobre el evento traumático.
  • Evitación o intento de evitación de personas, conversaciones o situaciones interpersonales que sirven como recordatorios del evento traumático.
  • Estados emocionales negativos más frecuentes, como miedo, vergüenza o tristeza.
  • Mayor falta de interés en actividades que solían ser significativas o divertidas.
  • Retiro social
  • Reducción de la expresión de emociones positivas.

Criterio D

El niño experimenta al menos uno de los siguientes cambios en su excitación o reactividady estos cambios comenzaron o empeoraron después del evento traumático:

  • Aumento del comportamiento irritable o arrebatos de ira. Esto puede incluir rabietas extremas.
  • Hipervigilancia, que consiste en estar en guardia todo el tiempo y no poder relajarse
  • Respuesta de sobresalto exagerada
  • Dificultades para concentrarse
  • Problemas para dormir

Además de los criterios anteriores, estos síntomas deben haber durado al menos un mes y resultar en una angustia considerable o dificultades en las relaciones o con el comportamiento escolar. Los síntomas tampoco pueden atribuirse mejor a la ingestión de una sustancia oa alguna otra condición médica.

Signos y síntomas

Es importante tener en cuenta que no todos los niños que experimentan un trauma desarrollarán TEPT. Si bien existen criterios clínicos específicos que deben cumplirse para que un niño sea diagnosticado con precisión con PTSD, hay una variedad de cosas que los padres, cuidadores y otros adultos pueden buscar en los niños si sospechan que un niño podría estar luchando.

Tenga en cuenta que el PTSD en los niños puede manifestarse de una manera relacionada con el trauma experimentado. Por ejemplo, los jóvenes que son abusados ​​físicamente pueden exhibir agresión como una reacción postraumática, mientras que aquellos que son abusados ​​sexualmente pueden parecer que actúan sexualmente.

Si observa alguno de los siguientes, o comportamientos o síntomas adicionales que parecen fuera de lo normal para su hijo y no se enumeran aquí, puede valer la pena consultar con ellos para ver si hablar con un profesional capacitado podría ser útil.

Exhibir comportamientos inusuales no significa que su hijo tenga PTSD, pero es importante estar atento a las posibles señales de advertencia, especialmente si su hijo ha enfrentado algún tipo de trauma recientemente.

Preescolar

  • Llorar o gritar mucho
  • Comer mal o adelgazar por falta de apetito
  • Experimenta pesadillas o terrores nocturnos.
  • Miedo extraordinario a ser separado de sus padres o cuidadores

Edad escolar

  • Tiene dificultad para concentrarse en la escuela
  • Dificultad para dormir: insomnio o pesadillas
  • Sentimientos de culpa o vergüenza
  • Ansioso o temeroso en una variedad de situaciones

Adolescentes

  • Comportamientos del trastorno alimentario
  • Autolesiones
  • Sentirse deprimido o solo
  • Comenzar a abusar del alcohol o las drogas
  • Participar en conductas sexuales de riesgo
  • Tomar decisiones peligrosas impulsivas
  • Comportamientos de aislamiento

Estudiantes universitarios

  • Incapacidad para concentrarse
  • Clases perdidas
  • Grados pobres
  • Tendencias disociativas
  • Retirarse de las relaciones
  • Problemas para dormir
  • Hiperconsciente de la ubicación y el entorno.
  • En el borde la mayor parte del tiempo
  • pensamientos y emociones negativas
  • Evitar las cosas que solían disfrutar

Factores de riesgo

Los eventos traumáticos que amenazaron la vida o causaron daño físico pueden ser un factor de riesgo que influya en el desarrollo del PTSD. Los eventos que involucran violencia interpersonal, como un ataque físico, abuso sexual o violación, tienen más probabilidades de influir en alguien que experimenta TEPT después de su trauma.

Las investigaciones han demostrado que entre el 30 y el 40 por ciento de los niños que experimentan abuso físico o sexual terminarán desarrollando TEPT.

Características del Niño

Al igual que con los adultos, es más común que alguien desarrolle PTSD después de un evento traumático cuando ya ha pasado por un evento traumático anterior. El impacto emocional del trauma puede tener un efecto acumulativo, por lo que incluso si un niño no mostró síntomas de PTSD después de una experiencia traumática previa, es más probable que experimente PTSD con cada trauma subsiguiente.

Las niñas tienen de dos a tres veces más probabilidades que los niños de desarrollar PTSD después de un trauma. Algunos investigadores sugieren que esta diferencia se debe a la probabilidad de que las niñas estén expuestas a un evento traumático, como el abuso sexual, antes y con mayor frecuencia que los niños. Todavía se están investigando otros elementos para explicar esta diferencia en la tasa de TEPT entre niñas y niños.

Los niños y adolescentes que tienen un diagnóstico previo de un trastorno relacionado con el estado de ánimo o la ansiedad tienen más probabilidades de desarrollar TEPT después de un evento traumático que aquellos sin un diagnóstico previo de salud mental.

Dinámica de la familia

Hay algunas características dentro de la familia que pueden ser factores influyentes en el desarrollo de PTSD en un niño o adolescente. Por ejemplo, las reacciones de los padres al trauma pueden ser un factor de riesgo para los niños. Hay ocasiones en las que toda la familia ha experimentado juntos el evento traumático y los niños son testigos de cómo sus padres muestran síntomas de PTSD. Alternativamente, hay momentos en que solo el niño ha experimentado el evento traumático pero el padre aún desarrolla síntomas de PTSD.

Se ha demostrado que los niños y adolescentes con mayor apoyo social tienen menos probabilidades de desarrollar PTSD después de un evento traumático. Aunque el apoyo social involucra principalmente a los padres y cuidadores, los beneficios del apoyo social también pueden incluir a maestros y compañeros. Dado que muchas personas que luchan contra el PTSD tienden a hacerlo de forma aislada, las conexiones seguras y seguras con los demás pueden ayudar a minimizar los sentimientos de soledad y las oportunidades de aislamiento.

Respuestas al evento

Se ha demostrado que las siguientes respuestas cognitivas y emocionales al evento traumático influyen en el desarrollo del TEPT en niños y adolescentes:

  • Ira por el evento
  • Pensamiento repetitivo sobre el evento (rumiar)
  • Evitación y supresión de los pensamientos relacionados con el trauma.
  • Disociación durante o después del evento
  • Frecuencia cardíaca más alta en el momento de la hospitalización si se requiere debido a una lesión durante el evento

Consejos para padres y cuidadores

Aunque no siempre podemos evitar que nuestros hijos tengan experiencias traumáticas, hay ciertas cosas que los padres y cuidadores pueden hacer para ayudar a sus hijos a encontrar el apoyo y los recursos que necesitan para experimentar la curación.

Educación

Puede ser útil informarse sobre los signos y síntomas que pueden aparecer en las distintas etapas del desarrollo. A menudo, los niños no quieren hablar sobre su experiencia debido a sentimientos de culpa y vergüenza. Al notar comportamientos o síntomas que parecen diferentes o fuera de lo normal para su hijo, puede crear oportunidades para que los niños se abran a su experiencia. Cuanto más seguro se sienta un niño al estar libre de juicios o críticas, más probable es que se vuelva más abierto sobre su experiencia y las luchas que está teniendo.

Encontrar recursos

Tómese el tiempo para encontrar recursos. Muchas escuelas, desde programas preescolares hasta campus universitarios, pueden ofrecer recursos para estudiantes que luchan contra el PTSD. Si ellos mismos no ofrecen los recursos, ciertamente pueden ayudarlo a conectarse con los programas apropiados en su área. Los niños a veces no entienden lo que necesitan y buscan a los adultos para que los guíen. Si no está seguro de por dónde empezar, puede comenzar comunicándose con la escuela o incluso hablar con su pediatra u otro proveedor de atención médica.

Tratamiento

Mantenga una mente abierta sobre el tratamiento. Es muy probable que se anime a su hijo a participar en los servicios de asesoramiento como parte de su tratamiento para el PTSD. Esto puede resultar incómodo para los padres y cuidadores, especialmente si el niño no ha estado en consejería antes. Comparta sus inquietudes con el terapeuta y asegúrese de hacer preguntas sobre lo que su hijo puede esperar en el tratamiento y cualquier forma en que pueda ser de ayuda. También se le puede pedir que se siente y participe en las sesiones.

Medicamento

Según la situación y la edad de su hijo, es posible que también se analice la medicación como parte del tratamiento. Es importante que los medicamentos sean monitoreados de cerca por el profesional que los prescribe. Es fundamental asegurarse de que su hijo esté tomando sus medicamentos según lo programado y compartir con usted cualquier reacción adversa o experiencia como resultado de tomar el medicamento.

Deja un comentario

Cómo superar a alguien

El final de una relación nunca es fácil. Las rupturas están llenas de emociones crudas, que incluyen todo, desde dolor y traición hasta ira y

Biografía del psicólogo Albert Bandura

Albert Bandura es un influyente psicólogo cognitivo social, quizás más conocido por su teoría del aprendizaje social, el concepto de autoeficacia y sus famosos experimentos

Refuerzo Social y Comportamiento

Hay muchos tipos diferentes de refuerzo, pero cuando se trata de seres humanos, uno de los más comunes son los refuerzos sociales naturales que encontramos

Claire Gillespie – Mente muy bien

Reflejos Escritora freelance especializada en salud mental editor adjunto en Maternidaduna plataforma de medios dedicada a la salud mental para padres de niños pequeños. Como