Psyathome

Cómo socializar después de dejar de fumar

Salir puede ser un desafío si está tratando de no fumar. Ya sea que esté tratando de dejar de fumar, tratando de fumar menos o ya haya dejado de fumar, salir a socializar a menudo puede desencadenar la necesidad de fumar. Para cumplir con sus objetivos para dejar de fumar, es importante encontrar maneras de hacer frente a estos impulsos, incluso si se encuentra en situaciones sociales o entornos que aumentan sus ansias.

Puede ser particularmente difícil cuando sale con amigos que aún fuman. Hacer cosas que solía disfrutar cuando fumaba, como salir a tomar una copa, también puede hacer que tenga ansias de fumar un cigarrillo. Dejar de fumar es difícil desde el punto de vista físico de la abstinencia, pero dejar el hábito social hace que el proceso sea mucho más difícil.

Afortunadamente, no es necesario que renuncies a tus relaciones sociales para dejar de fumar. Al tener una «caja de herramientas para dejar de fumar» a la que recurrir cuando sienta la necesidad, podrá mantener una vida social activa sin renunciar a sus objetivos.

Conozca sus desencadenantes

Comprender las cosas que desencadenan su deseo de fumar puede ser útil cuando planea salir. Los disparadores pueden ser:

  • Emocional, como fumar cuando está aburrido, estresado o solo)
  • Relacionado con la abstinencia (fumar para deshacerse de los síntomas desagradables de la abstinencia de nicotina)
  • Relacionado con el patrón (fumar cuando está involucrado en otra actividad por hábito)
  • Socialmente relacionado (fumar en un bar o fiesta o ver a alguien fumar)

En muchos casos, múltiples factores pueden desempeñar un papel en el desencadenamiento de un antojo de cigarrillos. Sin embargo, saber que es probable que sienta un impulso significa que puede planificarlo.

No detengas tu vida social

Sigue socializando. Hacer cosas con amigos y mantenerse socialmente activo es en realidad una buena manera de mantener su mente alejada de las ganas de fumar. Si comienza a restringir su vida social porque tiene miedo de sentir la necesidad de fumar, podría hacer que esas situaciones sociales sean más intimidantes en el futuro.

Intenta algo nuevo

Es importante comprender cuándo puede aparecer la necesidad de fumar para que pueda estar preparado. Piense en algunos de los lugares, situaciones y momentos en los que normalmente fuma. Cuando intenta dejar de fumar por primera vez o lo ha dejado recientemente, puede ser útil modificar su rutina habitual.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer recomienda que durante los primeros días después de dejar de fumar pase la mayor cantidad de tiempo posible en lugares públicos donde no se permita fumar. Romper su rutina normal pasando más tiempo en cines, bibliotecas, museos, centros comerciales y restaurantes para no fumadores puede ayudarlo a distraerse de la necesidad de fumar durante los días en que sus ansias son más intensas.

No confíes solo en la fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad juega un papel importante en la lucha contra los antojos, pero puedes facilitarte las cosas al reducir tu exposición a las cosas que desencadenan tus antojos. Esto no significa que tengas que dejar de salir. Solo significa que es posible que deba cambiar un poco las cosas. Probar cosas nuevas, buscar nuevos pasatiempos y crear nuevos hábitos puede ayudarlo a cumplir con su plan para dejar de fumar.

Prepárese para situaciones difíciles

Si sabe que pasará tiempo con personas que fuman o en una situación en la que probablemente sienta la necesidad de fumar, elabore un plan sobre cómo lo manejará. Es posible que deba tomarse un momento para caminar afuera hasta que desaparezca el impulso, o traer un chicle de menta o un caramelo para masticar cuando tenga ganas de fumar un cigarrillo. Al saber lo que puede hacer para distraerse, será menos probable que esos impulsos lo tomen por sorpresa.

Si muchos de tus amigos son fumadores, considera invitar a algunos amigos que no fumen. También es posible que desee excusarse por un breve momento si las personas a su alrededor se están encendiendo. Tómese un momento para reagruparse y evitar temporalmente la tentación para que pueda mantenerse en el camino hacia el éxito.

Vigile su consumo de alcohol

El alcohol a menudo puede actuar como un desencadenante que provoca la necesidad de fumar. Incluso si le ha ido bien en dejar el hábito de fumar, beber socialmente puede provocar una repentina necesidad de fumar un cigarrillo. Esto puede ser particularmente cierto si normalmente es un fumador social o tiende a fumar principalmente en situaciones sociales.

El exceso de alcohol puede disminuir tus inhibiciones y tu autocontrol, lo que hace que sea más probable que cedas a las ganas de fumar. Si vas a un entorno social en el que consumirás alcohol, trata de apegarte a solo un trago o dos.

Algunas cosas que también podría intentar:

  • Puede ser útil cambiar a bebidas sin alcohol.
  • Evite beber cuando esté solo en casa
  • Intente salir a lugares nuevos y evite los lugares donde está acostumbrado a beber alcohol y fumar.

El tabaquismo social presenta los mismos riesgos para la salud que el tabaquismo regular, incluidos el cáncer y las enfermedades cardíacas. La investigación sugiere que el tabaquismo social también puede progresar a un uso regular.

No asuma demasiado

Los cambios en sus rutinas y hábitos normales pueden ayudarlo a evitar fumar, pero demasiados cambios repentinos y drásticos pueden dificultar el cumplimiento de sus objetivos. Cambiar sus rutinas y evitar sus factores desencadenantes es importante (especialmente cuando deja de fumar por primera vez), pero eso no significa que deba cambiar toda su vida. Todas las cosas que solía hacer como fumador todavía las puede disfrutar como no fumador.

Una vez que los peores síntomas de abstinencia comienzan a desvanecerse, puede comenzar a regresar a algunas de sus rutinas regulares a medida que aprende a manejar mejor un estilo de vida libre de humo.

Solicitar ayuda

Informe a sus amigos y familiares acerca de sus objetivos para dejar de fumar. Pídeles que eviten encenderse a tu alrededor. En algunos casos, esto podría implicar que tus amigos salgan a fumar. Es importante recordar que si bien puede pedirles a otras personas que eviten fumar cerca de usted, eso no significa que aceptarán su pedido. En algunos casos, es posible que simplemente tengas que alejarte de la situación.

Mantener los recordatorios visuales fuera de la vista, incluidos los paquetes de cigarrillos, los ceniceros o los cigarrillos electrónicos, también puede ser útil.

También puede pedir apoyo a sus amigos no fumadores. Cuando tenga ganas de fumar, infórmele a uno de sus amigos. Pueden ofrecer apoyo, aliento e incluso distracciones que pueden ayudarlo a combatir sus antojos.

Forme un equipo con amigos que también estén tratando de dejar de fumar. No solo pueden apoyar los esfuerzos de los demás, sino que también pueden planificar actividades sociales libres de humo que todos puedan disfrutar.

Organice un evento para no fumadores

Si pasar tiempo en los lugares donde solía fumar todavía es una lucha, considere organizar su propio evento social. Esta puede ser una excelente manera de controlar la situación y evitar muchos de los desencadenantes que a menudo provocan los antojos.

Tener un plan

Cuando salga y tenga ganas de fumar, intente algunos de los siguientes pasos para lidiar con el deseo:

  • Esperar. Cuando tenga ganas de romper su compromiso de dejar de fumar, dígase a sí mismo que tiene que esperar al menos 10 minutos antes de actuar sobre el antojo. En muchos casos, lo peor de la urgencia puede haber pasado cuando pasan esos 10 minutos.
  • Establecer reglas. Establezca reglas que debe seguir antes de permitirse fumar un cigarrillo. Además de esperar 10 minutos, puede establecer la regla de que debe caminar una milla, comer una rama de apio o masticar un chicle antes de poder fumar. Una vez que haya hecho esto, es probable que la necesidad de fumar haya disminuido lo suficiente como para que pueda resistirla.
  • Distráete. Dejar de pensar en su antojo puede ayudarlo a controlar sus sentimientos antes de rendirse. Camine durante unos minutos, charle con un amigo, juegue en su teléfono o busque cosas en su entorno que puedan distraerlo. fuera de las cosas por un tiempo.
  • Recuerde sus razones para dejar de fumar. Cada vez que su resolución comience a fallar, enumere sus razones para renunciar. Incluso puede resultarle útil mantener una lista de estos motivos en una hoja de papel dentro de su billetera o guardarla como una nota en su teléfono. Sus razones son únicas para usted, pero algunos de los beneficios a considerar incluyen tener más energía, mejor salud y menos antojos. Ver estas razones frente a ti puede ayudarte a mantenerte motivado, incluso frente a las tentaciones.
  • Llama o envía un mensaje de texto a un amigo. Tenga al menos un amigo que conozca su opción libre de humo y que pueda ofrecerle apoyo cuando más lo necesite. Si realmente estás luchando con un impulso cuando estás fuera, hablar con un amigo puede ayudarte a superar los momentos difíciles.

Una palabra de Psyathome

Salir cuando está tratando de no fumar puede presentar algunos desafíos, pero eso no significa que deba renunciar a su vida social cuando deje de fumar. Recuerde practicar un buen cuidado personal que incluya hacer ejercicio con regularidad, llevar una dieta saludable y usar estrategias de relajación que lo ayudarán a sentirse mejor cuando intente dejar de fumar.

Deja un comentario

Cuando un niño habla incesantemente

Hablar en exceso es un síntoma común para los niños con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), que a menudo tienen problemas para