My Treatment Lender

¿Cómo se prueba y diagnostica el TDAH?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) no se puede diagnosticar con una prueba física, como un análisis de sangre o una radiografía. En cambio, un profesional de la salud utiliza un proceso de evaluación para diagnosticar el TDAH.

Durante la evaluación, un profesional recopila información sobre usted o su hijo para determinar si se cumplen los criterios para el TDAH. Los criterios provienen del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), la guía diagnóstica oficial utilizada en los Estados Unidos.

Muy bien / Brianna Gilmartin

Criterios de diagnóstico

Independientemente de la presentación específica del TDAH (falta de atención, hiperactivo-impulsivo o combinado), se deben cumplir varias condiciones para llegar a un diagnóstico oficial:

  • Varios síntomas presentes antes de los 12 años
  • Los síntomas están presentes en múltiples entornos (hogar, escuela, trabajo)
  • Los síntomas interfieren o reducen el funcionamiento diario.
  • Los síntomas no se explican mejor por otra condición de salud mental

Tipo desatento

Los niños de hasta 16 años deben presentar seis o más síntomas de falta de atención, mientras que las personas de 17 años o más deben presentar cinco o más síntomas. Estos síntomas deben estar presentes durante al menos seis meses para sugerir un diagnóstico de TDAH:

  • A menudo comete errores por descuido o pasa por alto los detalles.
  • Tiene dificultad para mantenerse en sintonía con tareas o actividades específicas
  • No parece escuchar cuando se le habla
  • No puede terminar las tareas o seguir las instrucciones.
  • Dificultad para organizar
  • Evita o no le gustan las tareas a largo plazo
  • A menudo pierde el rastro de artículos importantes (carteras, material escolar, etc.)
  • Distraido facilmente
  • A menudo olvidadizo

Tipo hiperactivo/impulsivo

Los mismos criterios basados ​​en la edad y el tiempo que los anteriores son necesarios para un diagnóstico de TDAH basado en síntomas de hiperactividad-impulsividad:

  • Inquietud o retorcerse regularmente
  • Ignora las instrucciones de permanecer sentado o quedarse en un solo lugar
  • Se mueve o se siente inquieto en situaciones en las que dicho movimiento es inapropiado.
  • No puede participar en actividades de ocio tranquilamente.
  • hablar en exceso
  • Suelta respuestas antes de que termine una pregunta
  • Problemas para esperar su turno
  • A menudo interrumpe o se entromete en la conversación

En el proceso de diagnosticar a alguien con TDAH, un médico también indicará la gravedad:

  • Templado: Usted o su hijo exhiben un deterioro menor en el funcionamiento mientras tienen suficientes síntomas para cumplir con los criterios para el diagnóstico.
  • Moderar: El deterioro es más significativo
  • Grave: Hay muchos más síntomas presentes de los que se requieren mínimamente para un diagnóstico de TDAH, junto con un deterioro significativo como resultado de los síntomas.

La importancia de un diagnóstico preciso

Es posible que sienta la tentación de evitar obtener un diagnóstico oficial para usted o su hijo. Después de todo, ¿cuál es el punto si no planea tomar medicamentos? O tal vez le preocupa que ser etiquetado con TDAH pueda causar más daño que ayuda.

Pero, obtener un diagnóstico de TDAH tiene muchas ventajas.

Obtener un diagnóstico puede ser la clave para obtener ayuda, incluso si no planea usar medicamentos como parte de su tratamiento.

También hay un beneficio emocional. Los síntomas asociados con el TDAH pueden provocar sentimientos de culpa, vergüenza o vergüenza por el bajo rendimiento. O bien, puede generar mucha frustración por la cantidad de tiempo que lleva completar las tareas. Un diagnóstico puede ayudar a reducir esas emociones.

Se pueden otorgar adaptaciones en la escuela o en el lugar de trabajo cuando muestre evidencia escrita de un diagnóstico.Pequeños cambios, como trasladar su espacio de trabajo a un área tranquila o que le concedan más tiempo para los exámenes, pueden marcar una gran diferencia.

Una vez que se haya hecho la prueba del TDAH, puede comenzar un curso de tratamiento que le ayudará a hacer su vida más manejable.

Profesionales que diagnostican el TDAH

Hay varios profesionales diferentes que están calificados para diagnosticar el TDAH. Un psiquiatra, un psicólogo, un psicoterapeuta, un neurólogo y algunos médicos pueden diagnosticar el TDAH. Antes de programar una cita, pregunte específicamente si el proveedor de atención tiene experiencia en el diagnóstico de TDAH.

Si está interesado en que le evalúen el TDAH, puede empezar por hablar con su médico. Es posible que su médico de familia no lleve a cabo la evaluación detallada, pero puede derivarlo a un profesional que pueda evaluarlo adecuadamente.

Algunos pediatras y médicos generales sí diagnostican TDAH. Si su médico sospecha que usted o su hijo tienen TDAH, puede solicitar una derivación a un especialista para realizar una evaluación adicional.

El TDAH no se puede diagnosticar en línea. Sin embargo, hay muchas pruebas y cuestionarios sobre el TDAH disponibles en línea que actúan como un proceso útil de autoevaluación. Responder una prueba puede darle la confianza para comunicarse con un profesional de la salud para obtener un diagnóstico formal.

Qué compartir con su proveedor de tratamiento

Si es posible, traiga a la cita copias de todos los registros apropiados, como registros médicos, psicológicos, escolares o laborales. Esté preparado para dar una historia social y familiar detallada.

Muchos proveedores de atención médica le enviarán un cuestionario para completar la cita. Asegúrese de traer los formularios completos con usted a la cita.

También pueden enviar el cuestionario a otras personas con su consentimiento, como el maestro de su hijo o el proveedor de cuidado infantil.

Guía de discusión sobre el TDAH

Obtenga nuestra guía imprimible para su próxima cita con el médico para ayudarlo a hacer las preguntas correctas.

El proceso de evaluación

Aunque varía, una evaluación típica para adultos con TDAH puede durar unas tres horas. Cada profesional realiza la evaluación a su manera, pero puede esperar tener una entrevista en persona que cubra temas como el desarrollo, la salud, la familia y el historial de estilo de vida.

El médico puede solicitar entrevistar a otras personas, como una pareja o un familiar. En el caso de los niños, el médico puede querer hablar con un maestro, entrenador o proveedor de cuidado infantil.

Los cuestionarios, las escalas de calificación, las evaluaciones intelectuales y las medidas de atención sostenida y distracción pueden ser parte de la evaluación.Se le puede pedir que explique cosas como:

  • ¿Con qué frecuencia abandona una tarea antes de terminar?
  • ¿Con qué frecuencia extravías las cosas?
  • ¿Con qué frecuencia olvida citas u otros asuntos importantes?
  • ¿Tienes problemas para quedarte quieto?
  • ¿Te cuesta relajarte?
  • ¿Con qué frecuencia te distraes con las cosas que te rodean?

Su historial médico es una parte importante de la evaluación. Si no se ha realizado un examen médico recientemente, es posible que le recomienden uno para descartar causas médicas de sus síntomas.

Si bien las pruebas psicológicas no se utilizan como la única base para diagnosticar el TDAH, se pueden recomendar para respaldar las conclusiones y proporcionar una evaluación más completa. También es posible que le hagan una prueba de detección de problemas de aprendizaje.

Una palabra de Psyathome

Un diagnóstico de TDAH puede hacer que sientas una avalancha de emociones. Es posible que se sienta aliviado de tener una explicación para sus síntomas. O bien, puede sentirse abrumado por lo que debe hacer a continuación.

No se sienta apurado para tomar decisiones sobre el tratamiento; tómese un poco de tiempo para procesar la nueva información antes de pasar a los siguientes pasos.

Una vez que esté listo, puede reunirse con su médico para determinar qué curso de tratamiento es mejor para usted, que puede incluir terapia, medicamentos y/o cambios en el estilo de vida.

Deja un comentario

Mujeres que quieren demasiado

La ninfomanía, también conocida como hipersexualidad femenina, es una adicción interminable, una adicción al sexo que afecta a todos los ámbitos de la vida y

Problemas de pareja

Los problemas de pareja pueden ser de muchos tipos: celos, distanciamiento por diversos motivos, aparición de hijos, mala comunicación, infidelidad… cualquiera de estos problemas puede

Psicología del deporte

¿Cómo te ayuda un psicólogo deportivo a mejorar tu rendimiento? Las emociones que experimentamos y las ideas que cruzan nuestra mente afectan nuestro desempeño diario.