Psyathome

Cómo se condiciona el proceso de generalización del estímulo

En el proceso de condicionamiento, la generalización del estímulo es la tendencia del estímulo condicionado a provocar respuestas similares después de que la respuesta ha sido condicionada. Por ejemplo, si un niño ha sido condicionado para temer a un conejo blanco de peluche, exhibirá un miedo a los objetos similar al estímulo condicionado, como una rata blanca de juguete.

Un famoso experimento de psicología ilustró perfectamente cómo funciona la generalización de estímulos. En el experimento clásico de Little Albert, los investigadores John B. Watson y Rosalie Rayner condicionaron a un niño pequeño para que le temiera a una rata blanca.

Los investigadores observaron que el niño experimentó la generalización del estímulo al mostrar miedo en respuesta a estímulos similares, incluidos un perro, un conejo, un abrigo de piel, una barba blanca de Papá Noel e incluso el propio cabello de Watson.

En lugar de distinguir entre el objeto del miedo y estímulos similares, el niño pequeño se volvió temeroso de los objetos que eran similares en apariencia a la rata blanca. (Aunque debe tenerse en cuenta, este experimento ha sido objeto de mucho debate y controversia en los últimos años).

Ilustración de Emily Roberts, Psyathome

Por qué es importante la generación de estímulo

Es importante comprender cómo la generalización del estímulo puede influir en las respuestas al estímulo condicionado. Una vez que una persona o un animal ha sido entrenado para responder a un estímulo, estímulos muy similares también pueden producir la misma respuesta. A veces, esto puede ser problemático, particularmente en los casos en que el individuo necesita poder distinguir entre estímulos y responder solo a un estímulo muy específico.

Por ejemplo, si está utilizando el condicionamiento para entrenar a su perro para que se siente, puede utilizar un premio para crear una asociación entre escuchar la palabra «Siéntate» y recibir un premio. La generalización del estímulo puede hacer que su perro responda sentándose cuando escucha órdenes similares, lo que puede dificultar el proceso de entrenamiento.

En este caso, querrá usar la discriminación de estímulos para entrenar a su perro para que distinga entre diferentes comandos de voz.La generalización del estímulo también puede explicar por qué el miedo a un determinado objeto a menudo afecta a muchos objetos similares.

Una persona que le tiene miedo a las arañas generalmente no le tendrá miedo a un solo tipo de araña. En cambio, este miedo se aplicará a todos los tipos y tamaños de arañas. El individuo podría incluso tener miedo a las arañas de juguete y también a las imágenes de arañas. Este miedo puede incluso generalizarse a otras criaturas que son similares a las arañas, como otros bichos e insectos.

Condicionamiento clásico y operante

La generalización del estímulo puede ocurrir tanto en el condicionamiento clásico como en el condicionamiento operante. El miedo del pequeño Albert a los objetos peludos blancos es un gran ejemplo de cómo funciona la generalización de estímulos en el condicionamiento clásico. Si bien el niño había sido originalmente condicionado para temer a una rata blanca, su miedo también se generalizó a objetos similares.

En el condicionamiento operante, la generalización de estímulos explica cómo podemos aprender algo en una situación y aplicarlo a otras situaciones similares.

Ejemplo

Imagina que los padres castigan a su hijo por no limpiar su habitación. Eventualmente aprende a limpiar sus desastres para evitar el castigo. En lugar de tener que volver a aprender este comportamiento en la escuela, aplica los mismos principios que aprendió en casa a su comportamiento en el salón de clases y limpia su desorden antes de que el maestro pueda castigarlo.

Discriminación de estímulos

Sin embargo, a un sujeto se le puede enseñar a discriminar entre estímulos similares y solo a responder a un estímulo específico. Por ejemplo, imagine que un perro ha sido entrenado para correr hacia su dueño cuando escucha un silbido. Una vez que el perro ha sido condicionado, puede responder a una variedad de sonidos similares al silbato.

Debido a que el entrenador quiere que el perro responda solo al sonido específico del silbato, el entrenador puede trabajar con el animal para enseñarle a discriminar entre diferentes sonidos. Eventualmente, el perro responderá solo al silbido y no a otros tonos.

En otro experimento clásico realizado en 1921, la investigadora Shenger-Krestovnika combinó el sabor de la carne (que es el estímulo incondicionado en este caso) con la visión de un círculo. Luego, los perros aprendieron a salivar (que es la respuesta condicionada) cada vez que veían el círculo.

Los investigadores también observaron que los perros comenzaban a salivar cuando se les presentaba una elipse, que era similar pero ligeramente diferente a la forma del círculo. Después de no poder emparejar la vista de la elipse con el sabor de la carne, los perros finalmente pudieron discriminar entre el círculo y la elipse.

La generalización del estímulo puede tener un impacto importante en la respuesta a un estímulo. A veces, los individuos pueden discriminar entre elementos similares, pero en otros casos, estímulos similares tienden a provocar la misma respuesta.

Una palabra de Psyathome

La generalización del estímulo puede desempeñar un papel importante en el proceso de condicionamiento. A veces puede dar lugar a respuestas deseables, por ejemplo, cómo aprender buenos comportamientos en un entorno puede transferirse a mostrar los mismos buenos comportamientos en otros entornos.

En otros casos, esta tendencia a generalizar entre estímulos similares puede acarrear problemas. No distinguir entre dos comandos puede hacer que el proceso de aprendizaje sea más difícil y puede dar lugar a respuestas incorrectas.

Afortunadamente, los mismos principios de condicionamiento que se utilizan para enseñar nuevos comportamientos también se pueden aplicar para ayudar a los alumnos a discriminar entre estímulos similares y solo responder al estímulo deseado.

Deja un comentario