My Treatment Lender

Cómo los opiáceos afectan el cerebro y el cuerpo

Los opiáceos, a veces conocidos como narcóticos, son un tipo de droga que actúa como depresor del sistema nervioso central (SNC). Los opiáceos provienen del opio, que se puede producir de forma natural a partir de plantas de amapola; Los opioides son fármacos similares a los opiáceos sintetizados químicamente.

Algunos de los opiáceos y opioides más comunes incluyen:

  • Morfina (Kadian, Avinza)
  • Codeína
  • Hidrocodona (Vicodin)
  • fentanilo
  • Oxicodona (OxyContin, Percocet)
  • Heroína

Uso y abuso de opiáceos

El consumo de opiáceos y opioides está aumentando en todo el mundo, por lo que no sorprende que el abuso y la adicción a dichas sustancias también hayan aumentado en los últimos años, alcanzando su punto máximo en 2012 y cayendo lentamente desde entonces. Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas:

  • En 2018, se recetaron analgésicos opiáceos más de 168 millones de veces.
  • Entre 26 y 36 millones de personas en todo el mundo abusan de los opiáceos.
  • Más de dos millones de adultos en los Estados Unidos sufren problemas de abuso de sustancias relacionados con el abuso de analgésicos opiáceos.
  • Casi medio millón de adultos estadounidenses son adictos a la heroína.
  • En 2010, el uso excesivo de analgésicos opiáceos provocó casi 17 000 muertes en los Estados Unidos.
  • Alrededor del 75% de todas las personas con un trastorno de adicción a los opioides terminan cambiando a la heroína como una fuente más barata de opioides.

Cómo afectan los opiáceos al cerebro

Tanto los humanos como los animales tienen receptores de opiáceos en el cerebro. Estos receptores actúan como sitios de acción para diferentes tipos de opiáceos, como la heroína y la morfina.

La razón por la que el cerebro tiene estos sitios receptores se debe a la existencia de neurotransmisores endógenos (internos) que actúan en estos sitios receptores y producen respuestas en el cuerpo que son similares a las de las drogas opiáceas.

Los opiáceos y los opioides funcionan uniéndose a receptores específicos en el cerebro, imitando los efectos de las sustancias químicas que alivian el dolor que se producen de forma natural. Estos medicamentos se unen a los receptores de opiáceos en el cerebro, la médula espinal y otros lugares del cuerpo. Esto bloquea la percepción del dolor. Los opiáceos pueden causar sensaciones de bienestar, pero también pueden causar efectos secundarios como náuseas, confusión y somnolencia.

Además de aliviar el dolor, los opiáceos pueden provocar sentimientos de euforia. Si bien estos medicamentos suelen ser muy efectivos para tratar el dolor, las personas eventualmente pueden desarrollar tolerancia, por lo que requieren dosis más altas para lograr los mismos efectos.

A medida que los efectos de los opiáceos se toleran mejor, las personas pueden comenzar a tomar dosis cada vez más altas para experimentar los mismos efectos analgésicos y reducir los síntomas de abstinencia. Los síntomas de abstinencia de opiáceos pueden incluir ansiedad, dolores musculares, irritabilidad, insomnio, secreción nasal, náuseas, vómitos y calambres abdominales.

¿Qué hace que los opiáceos recetados sean tan potencialmente peligrosos? Afectan poderosos sistemas de recompensa en el cerebro. Algunas personas incluso pueden volverse adictas cuando los toman exactamente como se los recetaron, pero los peligros pueden aumentar si no los toman según las indicaciones o si los combinan con otras sustancias, como el alcohol y otras drogas. Además, existen diferencias individuales en la vulnerabilidad genética a la adicción a los opiáceos.

Se estima que 50 millones de adultos en los EE. UU. sufren algún tipo de dolor crónico. Los analgésicos opioides a menudo se recetan para tratar el dolor relacionado con lesiones, el dolor dental y el dolor de espalda. Cuando se toman según las indicaciones, generalmente no es probable que provoquen un uso excesivo o una adicción. Las personas que usan opiáceos para controlar el dolor deben comunicarse con su proveedor de atención médica si creen que pueden estar desarrollando tolerancia o adicción.

Deja un comentario

Trastorno esquizoide de la personalidad.

Es una condición que afecta a aquellas personas que evitan las actividades sociales y cualquier interacción con otras personas. Si tienes un trastorno esquizoide, seguramente