Psyathome

Cómo el sueño afecta la salud mental

El insomnio es un problema común en todo el mundo. Según estimaciones, se cree que afecta aproximadamente al 33% de la población mundial. Incluso las personas sin insomnio crónico a menudo tienen problemas para dormir. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), un tercio de los adultos en los EE. UU. informan que duermen menos de la cantidad recomendada cada noche. Debido a esto, es importante comprender el impacto potencial que la falta de sueño puede tener en la salud, incluida la salud mental y el bienestar.

La relación entre el sueño y la salud mental

No es ningún secreto que el sueño juega un papel importante en la buena salud física y mental. La falta de sueño puede hacer que te sientas irritable y exhausto a corto plazo, pero también puede tener graves consecuencias para la salud a largo plazo. La falta de sueño está relacionada con una serie de consecuencias desfavorables para la salud, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y depresión.

Algunas condiciones psiquiátricas pueden causar problemas para dormir y los trastornos del sueño también pueden exacerbar los síntomas de muchas condiciones mentales, como la depresión, la ansiedad y el trastorno bipolar.

La investigación sugiere que la relación entre el sueño y la salud mental es compleja. Si bien se sabe desde hace mucho tiempo que el sueño es una consecuencia de muchas afecciones psiquiátricas, los puntos de vista más recientes sugieren que el sueño también puede desempeñar un papel causal tanto en el desarrollo como en el mantenimiento de diferentes problemas de salud mental.

En otras palabras, los problemas para dormir pueden provocar cambios en la salud mental, pero las condiciones de salud mental también pueden empeorar los problemas para dormir. La falta de sueño puede desencadenar la aparición de ciertas condiciones psicológicas, aunque los investigadores no están completamente seguros de las razones subyacentes de esto. Debido a esta relación circular entre sus patrones de sueño y su estado mental, es importante hablar con su médico si tiene problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido.

Estrés

Si alguna vez ha tenido problemas para pasar el día después de una noche de dar vueltas y vueltas, está bien familiarizado con los efectos perjudiciales de la falta de sueño. Los cambios de humor, incluido el aumento de la irritabilidad y la ira, pueden hacer que sea mucho más difícil lidiar incluso con las tensiones menores de la vida diaria.

La falta de sueño puede hacer que sea mucho más difícil lidiar incluso con un estrés relativamente menor. Las molestias diarias pueden convertirse en grandes fuentes de frustración. Es posible que se sienta agotado, de mal genio y frustrado por las molestias cotidianas. Dormir mal puede incluso convertirse en una fuente de estrés. Es posible que sepa que necesita dormir bien por la noche, pero luego se encuentra preocupado por no poder conciliar el sueño o permanecer dormido todas las noches.

Depresión

El insomnio y otros problemas del sueño pueden ser un síntoma de depresión, pero más recientemente, la investigación ha implicado que la falta de sueño es la causa real de la depresión.

Un análisis de 21 estudios diferentes encontró que las personas que experimentan insomnio tienen el doble de riesgo de desarrollar depresión que aquellas que no tienen problemas para dormir.Entonces, la pregunta es si ayudar a las personas a mejorar su sueño en realidad podría disminuir sus posibilidades de desarrollar depresión.

Los investigadores sugieren que abordar el insomnio desde el principio puede ser una medida preventiva eficaz para ayudar a reducir el riesgo de depresión, aunque se necesitan más estudios sobre esta posibilidad.

El tratamiento del insomnio es obviamente una forma importante de ayudar a mejorar la salud psicológica y la posibilidad de que dichos tratamientos también puedan ser una herramienta eficaz para prevenir o incluso tratar los problemas de salud mental es prometedora.

En un estudio que analizó a más de 3700 participantes, los investigadores investigaron el impacto de la falta de sueño en los síntomas de depresión, ansiedad y paranoia.Algunos de los participantes fueron tratados con terapia cognitivo-conductual (TCC) para su insomnio, mientras que otros no recibieron ningún tratamiento. Los investigadores encontraron que aquellos que habían recibido CBT también mostraron reducciones significativas en la depresión, la ansiedad, la paranoia y las pesadillas. También informaron una mejora en el bienestar general, incluida su capacidad para funcionar en el hogar y el trabajo.

Ansiedad

Al igual que con muchas otras condiciones psicológicas, la relación entre el sueño y la ansiedad parece ir en ambas direcciones. Las personas con ansiedad tienden a experimentar más trastornos del sueño, pero la privación del sueño también puede contribuir a los sentimientos de ansiedad. Esto puede convertirse en un ciclo que perpetúa los problemas de sueño y ansiedad.

Además, los problemas de sueño parecen ser un factor de riesgo para desarrollar trastornos de ansiedad. Un estudio encontró que los problemas con el sueño predecían el trastorno de ansiedad generalizada en niños y adolescentes de entre 9 y 16 años.Aquellos que luchan con problemas de sueño pueden tener más probabilidades de desarrollar una condición de ansiedad, particularmente si sus problemas de sueño se prolongan y no se tratan.

Hacer frente a los sentimientos de ansiedad puede ser mucho más difícil cuando está cansado debido a trastornos crónicos del sueño. Debido a esto, la falta de sueño puede empeorar mucho los síntomas de los trastornos de ansiedad. Por ejemplo, la falta de sueño no es solo un síntoma común del trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) que afecta a entre el 80 % y el 90 % de las personas con esta afección, sino que también es también creía desempeñar un papel tanto en el desarrollo como en el mantenimiento de este trastorno.

Sin embargo, incluso las personas sanas pueden experimentar efectos negativos para la salud mental debido a la falta de sueño. Por ejemplo, un estudio encontró que la privación aguda del sueño condujo a un aumento en los niveles de ansiedad y angustia en adultos sanos.Entonces, aunque es posible que no experimente mucha ansiedad, incluso si normalmente no experimenta una gran cantidad de ansiedad, la falta de sueño puede hacer que se sienta agitado y angustiado.

Desorden bipolar

Los trastornos del sueño son muy comunes entre las personas con trastorno bipolar. Tales problemas pueden incluir insomnio, ciclos irregulares de sueño y vigilia y pesadillas. El trastorno bipolar se caracteriza por períodos alternos de estados de ánimo deprimidos y elevados.

Los cambios en el sueño pueden ser un síntoma de la afección, pero los problemas para dormir también pueden desempeñar un papel en el curso de la afección, los resultados del tratamiento y la calidad de vida general del individuo.

La reducción del sueño también puede causar síntomas de manía o hipomanía. La investigación sugiere que los cambios en el ciclo normal de sueño/vigilia precedieron al inicio de un episodio maníaco en el 25% al ​​65% de los participantes.Si tiene trastorno bipolar, asegúrese de hablar con su médico acerca de cualquier dificultad para dormir que pueda tener.

TDAH

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una afección psiquiátrica común que afecta hasta al 5,3 % de los niños entre las edades de seis y 17 años. El TDAH está asociado con problemas de sueño, y la investigación también sugiere que los trastornos del sueño pueden predecir o incluso contribuir a los síntomas de la afección. Los estudios han encontrado que entre el 25% y el 55% de los niños que tienen TDAH también experimentan trastornos del sueño.

Los niños con TDAH pueden experimentar una serie de problemas relacionados con el sueño, como dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, dificultad para despertarse, problemas para respirar durante el sueño, despertares nocturnos y somnolencia diurna.

El tratamiento del TDAH con frecuencia comienza con una evaluación de los hábitos y patrones de sueño actuales para abordar los problemas de sueño subyacentes. Los estudios han encontrado que las intervenciones del sueño pueden ayudar a mejorar la gravedad de los síntomas del TDAH además de mejorar la calidad de vida en general.

Obteniendo ayuda

La buena noticia es que debido a que los problemas del sueño generalmente se consideran factores de riesgo modificables para muchas afecciones, los hallazgos de formas de mejorar la calidad y la cantidad del sueño pueden ser útiles para aliviar los síntomas de estos trastornos mentales. Esto no significa que dormir más sea una cura o una solución rápida, pero dormir mejor puede ser una parte importante de un plan de tratamiento integral.

Es la relación bidireccional entre el sueño y la salud mental lo que ofrece cierta promesa: los investigadores esperan que encontrar formas de mejorar el sueño pueda tener un impacto beneficioso en una serie de condiciones. En términos prácticos, si mejorar el sueño pudiera mejorar la salud mental, las intervenciones diseñadas para ayudar a las personas a dormir podrían ser una herramienta útil durante el tratamiento psicológico.

Si bien se necesita más investigación para obtener más información sobre la efectividad de dichos tratamientos, existe cierta evidencia de que los tratamientos que se enfocan en mejorar el sueño pueden aliviar algunos síntomas. Por ejemplo, un estudio encontró que los tratamientos de sueño específicos eran útiles para reducir los síntomas del TEPT.

La investigación también ha demostrado que los tratamientos psicológicos pueden ser útiles para tratar algunos trastornos del sueño. Un estudio, por ejemplo, encontró que la terapia cognitivo-conductual (TCC) basada en Internet fue útil para aliviar los síntomas del insomnio.

Si ha estado luchando con un problema de sueño o está experimentando somnolencia diurna excesiva, hable con su médico acerca de sus opciones de tratamiento. Es posible que su médico quiera realizar un estudio del sueño para poder ver mejor sus patrones de sueño nocturno. Luego, pueden recomendar tratamientos que sean apropiados para cualquier trastorno del sueño subyacente que pueda estar afectando su capacidad para descansar. El tratamiento temprano de sus problemas de sueño es importante para proteger su bienestar físico y mental.

Obtenga consejos del podcast de Psyathome Mind

Presentado por la editora en jefe y terapeuta Amy Morin, LCSW, este episodio de The Psyathome Mind Podcast comparte consejos para priorizar su salud mental, con la instructora de Peloton, Kendall Toole.


Siga ahora: Podcasts de Apple / Spotify / Podcasts de Google / RSS

Albardilla

Las recomendaciones para tratar la falta de sueño o los trastornos del sueño son generalmente las mismas, tenga o no una afección psiquiátrica. Los enfoques preliminares generalmente se enfocan en los cambios de estilo de vida que puede hacer para ayudarlo a dormir mejor por la noche. Evitar los interruptores del sueño (como la cafeína, la nicotina y el alcohol) y practicar buenos hábitos de sueño son ejemplos de cambios en el estilo de vida que puede hacer y que pueden ayudar.

Además de buscar ayuda de profesionales médicos, también hay pasos que puede tomar por su cuenta para mejorar su sueño y bienestar. Tener una buena higiene del sueño, o prácticas que apoyen el sueño, son fundamentales para permanecer descansado y evitar la somnolencia diurna.

Algunas cosas que puedes hacer:

  • Limite las siestas. Demasiado sueño durante el día puede tener un efecto en su capacidad para conciliar el sueño o permanecer dormido durante la noche. Las siestas de 20 a 30 minutos al día pueden ayudarlo a sentirse más alerta y descansado sin interrumpir su sueño nocturno.
  • Establece una rutina nocturna. Mantenga un conjunto de hábitos que lo ayuden a prepararse para descansar cada noche. Báñate, lee un libro o practica unos minutos de meditación para calmar tu cuerpo. Repita estas rutinas cada noche para ayudar a establecer el estado de ánimo para una noche de sueño reparador.
  • Evite la cafeína o los estimulantes demasiado cerca de la hora de acostarse. El consumo de café, refrescos u otros productos con cafeína al final de la tarde o al anochecer puede dificultar el sueño.
  • Apague sus dispositivos. Ver televisión o jugar en su teléfono a la hora de acostarse puede hacer que sea más difícil relajarse y acomodarse para dormir. Intente establecer límites sobre cuándo deja de usar sus dispositivos antes de acostarse.

Hable con un profesional de la salud mental si sospecha que sus problemas para dormir pueden ser causados ​​por una afección de salud mental o contribuir a ella. La depresión, la ansiedad y otros trastornos psiquiátricos pueden interferir con el sueño, pero abordar sus problemas para dormir también puede tener un impacto positivo en sus síntomas psicológicos.

Si los cambios en el estilo de vida no alivian los problemas del sueño, su médico puede recomendarle psicoterapia y medicamentos.

Una palabra de Psyathome

Los efectos negativos de la falta de sueño están bien documentados, incluido el profundo impacto en la salud mental y el bienestar emocional. La falta de sueño a menudo puede ser un síntoma o una consecuencia de una condición psicológica existente, pero también se cree que los problemas del sueño causan o contribuyen a la aparición de diferentes trastornos mentales, como la depresión y la ansiedad.

Por esta razón, es importante abordar los problemas del sueño desde el principio para ayudar a proteger su salud y bienestar en general. Hacer cambios en el estilo de vida que promuevan un buen sueño puede ayudar, pero hable con su médico si sus problemas para dormir persisten. Un trastorno del sueño subyacente o una condición médica podrían estar jugando un papel en sus problemas de sueño.

Deja un comentario

malia frey muy bien mente

Reflejos Consejo Americano de Ejercicio-especialista certificado en control de peso, entrenador de salud certificado, entrenador personal certificado y especialista certificado en nutrición física Nombrado uno