My Treatment Lender

Cómo el perdón puede ayudar con su pánico y ansiedad

Perdonar a quienes te han lastimado no siempre es lo más fácil de hacer. Sin embargo, cuando aprendes a perdonar a los demás, te estás liberando de la ira y la negatividad que te ata a esa persona. El perdón puede ayudarte a liberar sentimientos profundos de tristeza y resentimiento. También puede ayudarlo a superar los pensamientos negativos que a menudo contribuyen a la ansiedad y la depresión. Mereces estar libre del dolor causado por otra persona. Aprende a dejar ir y aceptar el pasado como fue y abrazar tu vida como es hoy.

Por qué deberías perdonar

Por muchas razones, puede sentir que es demasiado difícil perdonar a otros que lo han lastimado profundamente. Puede sentir que la persona no es digna de su perdón. Tal vez tema que perdonar a alguien hará que parezca que está excusando sus malas acciones.

El perdón puede ser especialmente difícil cuando nunca recibes una disculpa que te mereces. Ciertamente es posible que la persona que te hizo daño ni siquiera se arrepienta de lo que hizo. En otras circunstancias, la persona a la que necesitas perdonar puede haber fallecido, lo que puede dificultar aún más el cierre.

Teniendo en cuenta todos estos desafíos, es posible que se pregunte por qué debería perdonar.

Por un lado, el perdón nos hace libres. Cuando nos aferramos a la ira, el dolor y el resentimiento asociados con lo que otra persona nos hizo, todavía estamos permitiendo que causen daño en nuestras vidas. La persona puede haberse ido de tu vida hace mucho tiempo, pero la ira que sientes por dentro aún permanece. Pasarán los años y seguirás aferrándote a estos sentimientos negativos. El perdón puede ser una forma poderosa de dejar ir el dolor que la otra persona causó. No se trata de excusar a una persona por un comportamiento cruel o insensible. Más bien, el perdón se trata de esforzarse por vivir una vida más saludable y superar las acciones molestas de los demás.

A través del perdón, puede experimentar otros beneficios emocionales, incluidas mejores relaciones con las personas que actualmente forman parte de su vida.

Considere cómo su ira y resentimiento profundamente arraigados pueden estar afectando sus relaciones. Puede descubrir que cuando perdona a los demás, está más abierto a la confianza, el amor y la aceptación en sus relaciones actuales.

El perdón también alivia el estrés, la ira y el resentimiento, sentimientos que se sabe que afectan negativamente el cuerpo y la mente. Las investigaciones han determinado que controlar el estrés y la ira puede ayudar a dormir, reducir la ansiedad y mejorar la salud y el bienestar en general. Generalmente, el perdón brinda una oportunidad para un gran crecimiento personal y te abre a relaciones más ricas y satisfactorias.

Formas de practicar el perdón

Si te sientes listo para perdonar, es posible que te preguntes por dónde empezar. Es importante tener en cuenta que el perdón es un proceso que puede tomar tiempo y esfuerzo para lograrlo. Sugiero comenzar poco a poco. Por ejemplo, trata de empezar a perdonar primero a aquellos que solo cometen ofensas menores, como alguien que te interrumpe en el tráfico. Dar pasos tan pequeños puede comenzar a abrir su corazón a mayores actos de perdón.

A continuación se enumeran algunas formas de comenzar a perdonar a los demás. Pruebe estas actividades y vea si pueden ayudarlo en su viaje hacia el perdón.

Usa la técnica de detener el pensamiento

Es posible que te encuentres obsesionado con eventos pasados ​​que te lastimaron. Repasar una y otra vez estos eventos en su mente puede aumentar los sentimientos de ansiedad y depresión. Use la técnica de detener el pensamiento, en la que reemplaza un pensamiento negativo con algo más positivo y realista cada vez que experimenta pensamientos negativos o distorsionados repetidos, para trabajar hacia la aceptación.

Busca las lecciones

Cambia tu percepción sobre cómo te lastimaron. ¿Aprendiste algo sobre ti a través de esta experiencia? A veces, nuestras experiencias más dolorosas pueden enseñarnos valiosas lecciones de vida, haciéndonos más fuertes y perspicaces a través de ellas.

Escribirlo

Una de las formas más poderosas de trabajar con tus emociones es escribir un diario. Escribir le brinda un lugar seguro y sin censura donde puede explorar los muchos aspectos de su experiencia, rastrear dónde se encuentra en su proceso de perdonar y descubrir las muchas capas de emociones. Cuando escribas en un diario, trata de equilibrar en qué te enfocas. En lugar de escribir solo sobre lo que te enoja, incluye también aquello por lo que estás agradecido hoy. Escribir un diario puede ser una forma positiva de comenzar a sanar.

preparar una carta

Es comprensible que tengas muchos sentimientos de ira hacia la persona que te lastimó. Saca estos sentimientos escribiéndole una carta a la persona. Hágales saber en detalle todas las formas en que lo lastimaron y cómo se ha sentido al respecto. Sea lo más honesto posible, liberando todas sus emociones reprimidas en papel. Hazle saber a la persona que has decidido perdonarla. Incluso puedes explicar por qué estás perdonando, como escribir «Te perdono porque ya no quiero aferrarme al dolor que has causado». Una vez que su carta esté completa, rómpala en pedazos. Esta actividad te permitirá liberar emociones que necesitaban ser expresadas y luego dejarlas ir.

Deja un comentario

Las 14 mejores mantas, según los expertos

Investigamos, probamos, revisamos y recomendamos de forma independiente los mejores productos; obtenga más información sobre nuestro proceso. Si compra algo a través de nuestros enlaces,

PTSD y conductas autodestructivas

Las personas con trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) pueden correr un mayor riesgo de participar en una serie de comportamientos

Tratamiento de tics nerviosos.

Los tics nerviosos no son cómodos. La persona quiere eliminarlos pero se siente incapaz. Se frustra cuando no puede dejar de estar nervioso y hacer

Tomar decisiones difíciles

Tener que tomar decisiones difíciles en la vida simplemente no sucede de vez en cuando, aunque todos los días tomamos decenas de decisiones, desde la