My Treatment Lender

Cómo cuidar a alguien con autismo

El autismo es un trastorno de por vida. Dependiendo de la gravedad, es posible que una persona autista deba ser atendida de por vida. Si acaba de enterarse de que su hijo o un ser querido tiene esta afección, probablemente se esté preguntando cuáles son los próximos pasos a seguir.

El autismo puede ser una condición desafiante, especialmente cuando usted, como cuidador, no está equipado con la información adecuada para cuidar a una persona que tiene el trastorno. Si usted es el padre o tutor de un niño con autismo, es fundamental que se eduque sobre la forma adecuada de cuidar a un niño autista.

Este artículo analiza los consejos de cuidado que pueden ayudarlo a brindarle a una persona con autismo la atención adecuada. También analiza la importancia de cuidar de uno mismo mientras se cuida a una persona con autismo.

Conozca los síntomas a tener en cuenta

El autismo es un trastorno del desarrollo que es común en los Estados Unidos hoy en día. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente 1 de cada 44 niños tiene autismo. También es cuatro veces más común en niños que en niñas.

Con los adultos, los síntomas del autismo son un poco más reconocibles. Además, debido a que la condición se desarrolla en la niñez, lo más probable es que los adultos autistas ya hayan sido equipados con las herramientas para cuidarse mejor. Los niños autistas, por otro lado, necesitan muchos cuidados.

La afección se puede diagnosticar a los tres años en niños. El autismo se caracteriza por desafíos conductuales, de comunicación y sociales. Sin embargo, cada persona con la afección exhibirá un conjunto único de síntomas. Por eso es fundamental conocer y reconocer los síntomas que presenta tu hijo autista para aprender a cuidarlos. Los signos más comunes de autismo a tener en cuenta incluyen:

  • Dificultad para comunicarse
  • Pocas o ninguna habilidad social.
  • No muestra interés en jugar con otros niños.
  • Evita el contacto visual cuando se le habla.
  • Le gusta apegarse a las rutinas y enfadarse cuando se interrumpen.
  • Hace movimientos repetitivos
  • Prefiere estar solo
  • Tiene dificultad para mostrar emociones.
  • Sensible a estímulos sensoriales.

Recibir tratamiento

Tan pronto como se haya hecho un diagnóstico, es esencial obtener tratamiento para su hijo con autismo. Cuanto antes se haya hecho un diagnóstico y comience el tratamiento para su hijo, mejor equipado estará para manejar su condición a medida que crezca.

Las investigaciones muestran que la intervención temprana, que puede comenzar tan pronto como el niño tiene tres años, ayudará con el desarrollo emocional, social, cognitivo y físico del niño.

El tratamiento para el autismo generalmente implica una combinación de medicamentos y psicoterapia. A su hijo se le enseñarán herramientas para ayudarlo a sobrellevar mejor sus síntomas en la terapia. Esta educación no debe terminar después de la sesión de terapia. Puede pedirle a su terapeuta que le muestre formas de continuar apoyando a su hijo fuera de la sala de terapia.

Consejos para cuidar a alguien con autismo

Aquí hay algunos consejos que debe saber para ayudar a cuidar a alguien con autismo:

  • Aprende a comunicarte con ellos: Para muchas personas autistas, la comunicación puede ser un desafío. Algunos niños autistas son incluso no verbales, por lo que debe desarrollar formas creativas de comunicarse con ellos. A muchos niños autistas les va bien con la comunicación visual.
  • Se paciente: La paciencia es vital a la hora de cuidar a una persona con autismo. Sus habilidades sociales y de comunicación a menudo están poco desarrolladas y puede ser difícil comunicarse con ellos.
  • Crea un horario y apégate a él: Los niños autistas se benefician significativamente de un horario estructurado. Cualquier desviación del horario podría despistarlos. Los niños autistas tienden a prosperar con un horario constante. Apéguese a la hora de acostarse y a la hora de comer. Si va a haber un cambio en el horario, debe informar a su hijo de antemano.
  • Programar tiempo para jugar: Entre la escuela y la terapia, los niños autistas pueden verse abrumados fácilmente. Es una gran idea programar un tiempo para relajarse y jugar. Puede ser un poco complicado averiguar qué le gusta hacer a su hijo autista para divertirse, ya que es poco probable que se relaje como otros niños.

Dónde obtener información

Armarse con los conocimientos adecuados para ayudar a su hijo con autismo es esencial. Desafortunadamente, hay mucha desinformación por ahí.

Sería mejor si solo obtuvieras información de fuentes confiables que te proporcionen información precisa. Sociedad de Autismo de América y el Asociación Nacional de Autismo son organizaciones que brindan información y recursos confiables sobre la afección.

La Ley de Educación para Discapacitados brinda a los niños con condiciones como el autismo acceso a servicios de salud gratuitos y de bajo costo. Esta ley permite que su hijo autista pueda acceder a evaluaciones, medicamentos, terapia y dispositivos especializados, ya sea de forma gratuita oa un costo muy bajo. Según la ley, los niños menores de diez años no necesitan haber recibido un diagnóstico oficial de autismo antes de acceder a estos servicios.

Si observa que su hijo muestra síntomas de autismo o un trastorno del desarrollo, puede aprovechar esta ley.

Cuidando de ti mismo

Los padres a menudo luchan por encontrar tiempo para cuidar de sí mismos. Esto puede volverse aún más difícil cuando se crían niños autistas.

Las investigaciones muestran que a los padres de niños autistas a menudo les resulta difícil combinar el cuidado con sus actividades diarias.Sin embargo, cuidarse y prevenir el agotamiento es vital para brindarle a su hijo la mejor ayuda. Cuidar de una persona con autismo puede ser emocional y físicamente exigente. Por eso el autocuidado también es fundamental.

  • Practica el autocuidado: Practicar el cuidado personal puede parecer indulgente, pero es posible que estés subestimando lo poderoso que puede ser. Si tiene una agenda apretada, puede comenzar poco a poco. Da un paseo de 10 minutos por la mañana o sumérgete en la bañera durante quince minutos al final de un largo día.
  • Únase a un grupo de apoyo: Unirse a un grupo de apoyo con otros padres de niños autistas puede ayudarlo a sentirse menos solo. El simple hecho de hablar con personas que entienden y simpatizan con sus luchas puede sentirse bien. Hacer tiempo para asistir a un grupo de apoyo en persona puede ser complicado, por lo que puede inscribirse en un grupo de apoyo virtual.
  • Pedir ayuda: No se avergüence de comunicarse con su sistema de soporte para pedir ayuda. Pueden ayudar con el cuidado de los niños cuando necesite algo de tiempo para usted u obtener recursos que puedan equiparlo mejor para cuidar a su hijo autista.

Deja un comentario