Psyathome

Cómo afecta la autoestima al trastorno de ansiedad social

Se sabe que la autoestima juega un papel en el trastorno de ansiedad social (SAD) y el trastorno de ansiedad general (GAD). Si bien la baja autoestima puede ponerlo en riesgo de sufrir ansiedad social más adelante, tener un trastorno de ansiedad también puede hacer que se sienta peor consigo mismo. De esta manera, estas dos aflicciones interactúan para continuar un ciclo negativo.

Si desea superar su ansiedad social, comience por analizar detenidamente cómo se ve a sí mismo. La baja autoestima puede crear ansiedad y soledad, lo que solo refuerza su imagen negativa de sí mismo.

Presione Reproducir para obtener consejos sobre cómo generar confianza

Organizado por la editora en jefe y terapeuta Amy Morin, LCSW, este episodio de The Psyathome Mind Podcast comparte formas de desarrollar su autoestima. Haga clic a continuación para escuchar ahora.


Siga ahora: Podcasts de Apple / Spotify / Podcasts de Google / RSS

Creencias fundamentales y autoestima

Si vive con SAD, es probable que tenga creencias fundamentales sobre usted mismo, como «No puedo controlar mi ansiedad con las personas» y «No tengo las habilidades adecuadas para hacer frente a situaciones sociales y de desempeño». Como puede ver, estas creencias fundamentales ayudan a mantener su ansiedad y pueden tener su origen en una baja autoestima.

Si bien la mayoría de las personas tienen sentimientos transitorios de cometer errores, por lo general se recuperan. Por otro lado, si tienes baja autoestima, cómo te sientes en una situación particular puede determinar cómo te sientes contigo mismo en general.Tus creencias sobre ti mismo dependen del momento, por lo que cualquier paso en falso puede enviarte a una espiral de negatividad.

Por el contrario, las personas con una autoestima saludable pueden evaluarse a sí mismas con precisión, sus fortalezas y sus debilidades, y aun así creer que son personas valiosas.

Orígenes de la baja autoestima

Si tiene baja autoestima, es posible que se pregunte cómo se desarrolló. O quizás tengas una buena idea cuando empezaste a sentirte así. Las experiencias que pueden conducir a una baja autoestima incluyen los siguientes eventos durante la infancia y la vida posterior:

  • Críticas de los padres.
  • Abuso físico, emocional o sexual
  • Descuido o ser ignorado
  • Intimidación o burlas
  • Ridículo de los compañeros
  • Expectativas poco realistas o estándares imposiblemente altos de los demás.

Por otro lado, las personas que crecen siendo escuchadas, respetadas, amadas, celebradas y aceptadas tienen menos probabilidades de desarrollar una mala imagen de sí mismas. Por supuesto, muchas personas con crianzas desafiantes pueden tener una buena autoestima, e incluso aquellos con padres amorosos y buenas experiencias con sus compañeros pueden desarrollar problemas de autoestima. Esto enfatiza que la baja autoestima no es algo con lo que tengas que vivir.

Tu voz interior

¿Qué te dice tu voz interior? Esta es una manera de evaluar su autoestima. Si esa voz en tu cabeza es de aceptación y tranquilidad, entonces tu autoestima probablemente sea saludable. Por otro lado, si te dices cosas a ti mismo que son muy críticas o denigrantes, es posible que sufras de baja autoestima. Las investigaciones muestran que los pacientes con trastorno de ansiedad social tienen más probabilidades de ser muy autocríticos.

Las personas que tenían mucha ansiedad social tenían menos probabilidades de asociar palabras positivas consigo mismas que las personas que no tenían ansiedad social. Los estudios también han demostrado que la autoestima es más baja entre las personas con fobia social en comparación con las personas sin el trastorno.

Aún más importante, un estudio de 2011 publicado en Psicoterapia conductual y cognitiva mostró que las personas con ansiedad social tienen una «autoestima social negativa» y en realidad buscan y prefieren comentarios sociales negativos a través de un proceso llamado «autoverificación».

Para algunas personas con SAD, esas voces negativas en su cabeza que les dicen que no son buenos en situaciones sociales y de desempeño son en realidad una profecía autocumplida. Cuanto más las piensas, más buscas confirmación en el mundo que te rodea de que son ciertas.

En otras palabras, dejas de buscar pruebas que entren en conflicto con tus creencias sobre ti mismo. Dejas de buscar para descartar esa voz en tu cabeza que te dice que no eres lo suficientemente bueno. En cambio, le das a esa voz lo que quiere escuchar, y continúa haciéndose más fuerte. Para silenciar la voz, primero debe reconocer que está ahí.

Ciclo de baja autoestima

Si vive con el trastorno de ansiedad social, es probable que tenga estándares sociales poco realistas y problemas para elegir metas que sean alcanzables.Por ejemplo, puede creer que todos deben caerle bien y que nunca debe decir o hacer algo incorrecto.

En situaciones sociales y de desempeño que le resultan desafiantes, es probable que desvíe su atención hacia su ansiedad, se vea a sí mismo negativamente y sobreestime las consecuencias negativas de cometer errores.

Probablemente recurra a estrategias que cree que le han funcionado en el pasado, como evitar situaciones o usar comportamientos de seguridad. Luego, cuando todo termina, probablemente repites en tu cabeza todo lo que hiciste mal, una y otra vez. De esta manera, la baja autoestima y la ansiedad social se perpetúan en un círculo vicioso. Si bien puede sentirse más seguro quedarse en casa de esa fiesta o evitar una reunión en el trabajo, ¿cómo te hace sentir acerca de ti mismo como persona?

Aumentar la autoestima y reducir la ansiedad social

Si tienes baja autoestima, no es una cadena perpetua. Incluso si se ha retenido en su vida debido a su baja autoestima, puede comenzar a hacer pequeños cambios que mejorarán su perspectiva sobre sí mismo, lo que solo puede tener resultados positivos en términos de su ansiedad social.

Si bien se recomienda un tratamiento como la terapia cognitivo-conductual (CBT, por sus siglas en inglés) para controlar los síntomas del SAD y también puede ayudar a su autoestima, también puede hacer cosas por su cuenta para ayudar a aumentar su capacidad de ver y aceptar con precisión quién es usted. :

Desafía esa voz interior

Adquiera el hábito de escuchar lo que se dice a sí mismo. Luego, cuando seas crítico, trata de reconocer lo que hiciste bien en lugar de castigarte por lo que hiciste mal.

Se compasivo

Trátese a sí mismo como trataría a un amigo cercano o a un familiar. ¿Recuerdas lo que ya dijimos? Si usted es escuchado, respetado, amado, celebrado y aceptado es más probable que desarrolle una autoestima saludable.

PENSAR

Cuando se hable a sí mismo, pregúntese si es Verdadero, Útil, Inspirador, Necesario y Amable (PENSAR)? Si no, encuentra algo más que decir.

Quédate en el presente

Ve más allá de tus errores. Un error no significa una vida de fracaso. Vea situaciones transitorias pasadas, como una persona que le mira con el ceño fruncido. Puede que no tenga nada que ver contigo. ¿Por qué no preguntar en su lugar cómo puede ayudar o si algo anda mal? No mire demasiado hacia el futuro y espere que las cosas vayan mal. Ninguno de nosotros sabe o puede predecir lo que sucederá mañana, dentro de una semana o dentro de un año.

Perdónate

Lo más importante es que te perdones por cualquier cosa que te haya estado frenando. Esta es tu oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva. Debes saber que eres humano y que no harás todo a la perfección. Acepta las malas emociones tal como vienen, pero no dejes que te arrastren con su corriente.

Una palabra de Psyathome

Si te encuentras viviendo con baja autoestima y ansiedad social que es difícil de superar por tu cuenta, considera comunicarte con un amigo, familiar, médico u otra persona en la comunidad para explicar cómo te has estado sintiendo.

A veces, los sentimientos de baja autoestima y ansiedad son tan graves que requieren ayuda profesional, en forma de terapia y/o medicación. No hay vergüenza en pedir ayuda. Más bien, buscar ayuda puede permitirle avanzar y ayudar a otros en la misma posición que usted.

Deja un comentario

Síntomas negativos de la esquizofrenia

Las personas con esquizofrenia pueden experimentar síntomas tanto positivos como negativos. Esto no significa que haya síntomas «buenos» versus «malos». Los síntomas positivos son comportamientos