My Treatment Lender

Alfred Binet y la historia de las pruebas de coeficiente intelectual

El interés por la inteligencia se remonta a hace más de un siglo. Pero no fue hasta que se le pidió al psicólogo Alfred Binet que identificara qué estudiantes necesitaban asistencia educativa que nació la primera prueba de cociente intelectual (CI).

Aunque tiene sus limitaciones, la prueba de CI de Binet es conocida en todo el mundo como una forma de evaluar y comparar la inteligencia. También sentó las bases para el desarrollo de varias de las pruebas de coeficiente intelectual que todavía se utilizan en la actualidad.

Historia de las evaluaciones de inteligencia

A fines del siglo XIX, Sir Francis Galton, el fundador de la psicología diferencial, publicó algunos de los primeros trabajos sobre la inteligencia humana. Galton propuso que la inteligencia era hereditaria y que podía probarse observando cómo se desempeñaban las personas en tareas sensoriomotoras.

Las tareas sensoriomotoras son tareas o ejercicios en los que el cerebro recibe un mensaje y luego produce una respuesta. Un ejemplo sería conducir un automóvil y reconocer que el vehículo frente a usted está disminuyendo la velocidad (la recepción de un mensaje), lo que hace que usted también frene para reducir la velocidad (una respuesta producida).

A Galton también le gustaba usar estadísticas para explicar los datos que recopilaba, aunque esta información no siempre verificaba sus creencias. Por ejemplo, aunque originalmente pensó que la forma y el tamaño de la cabeza estaban correlacionados con la inteligencia, los datos no respaldaron esta noción.

Se pensaba que el propio Galton tenía una inteligencia superior, incluso cuando era niño, y algunos sugirieron que su coeficiente intelectual «no estaba lejos de 200» cuando tenía menos de 8 años. De acuerdo con las calificaciones de puntaje de coeficiente intelectual, esto lo habría colocado en la categoría de «profundamente dotado» para la inteligencia.

Otros psicólogos de esa época tenían sus propias ideas, como James McKeen Cattell, quien propuso que se podían usar pruebas mentales simples para medir la inteligencia. Sin embargo, no sería hasta unos años más tarde que nació la primera prueba de coeficiente intelectual.

Alfred Binet y el primer test de coeficiente intelectual

Alfred Binet fue un psicólogo francés que desempeñó un papel importante en el desarrollo de la psicología experimental. Aunque originalmente siguió una carrera en derecho, Binet se interesó cada vez más en los intentos de Galton de medir los procesos mentales, tanto que abandonó su carrera de derecho y se dispuso a hacer lo mismo.

En ese momento, el gobierno francés tenía leyes que requerían que todos los niños asistieran a la escuela. Por lo tanto, era importante encontrar una forma de identificar a los niños que necesitarían ayuda adicional. En 1904, como parte de este esfuerzo, el gobierno francés le pidió a Binet que lo ayudara a decidir qué estudiantes tenían más probabilidades de experimentar dificultades en la escuela.

Binet y su colega, Theodore Simon, comenzaron a desarrollar preguntas que se centraban en áreas que no se enseñaban explícitamente en el aula, como la atención, la memoria y las habilidades para resolver problemas. Luego trabajaron para determinar qué preguntas predecían mejor el éxito académico.

Binet y Simon finalmente idearon una prueba que incluía 30 preguntas, como preguntar sobre la diferencia entre «aburrimiento» y «cansancio», o pedirle al examinado que siguiera un objeto en movimiento con un solo ojo. Esto se conoció como la escala Binet-Simon y fue la primera prueba de coeficiente intelectual reconocida.

Binet rápidamente se dio cuenta de que algunos niños podían responder preguntas más avanzadas. Con base en esta observación, sugirió el concepto de edad mental, que es una medida de inteligencia basada en las habilidades promedio de los niños dentro de un determinado grupo de edad.

Limitaciones del Test Binet-Simon IQ

Esta escala de inteligencia de Binet-Simon (también llamada a veces escala de Simon-Binet) se convirtió en la base de las pruebas de inteligencia que todavía se utilizan en la actualidad. Sin embargo, esta escala tenía muchas limitaciones.

Por ejemplo, Binet no creía que sus instrumentos psicométricos pudieran usarse para medir un nivel de inteligencia único, permanente e innato. En cambio, sugirió que la inteligencia es un concepto demasiado amplio para cuantificarlo con un número.

Binet insistió en que la inteligencia es compleja porque está influenciada por muchos factores, cambia con el tiempo y solo puede compararse en niños con antecedentes similares.

La prueba de Binet-Simon no tuvo necesariamente en cuenta esta complejidad, proporcionando una medida incompleta de la inteligencia. Algunos psicólogos se propusieron hacer las modificaciones necesarias para proporcionar una imagen más completa, lo que condujo a la creación de pruebas de coeficiente intelectual más nuevas y completas.

Escala de inteligencia de Stanford-Binet

El psicólogo de la Universidad de Stanford, Lewis Terman, es un profesional que tomó la prueba original de Binet y la estandarizó utilizando una muestra de participantes estadounidenses. Inicialmente, esto se conocía como la Escala de Stanford-Binet revisada, pero ahora se conoce más comúnmente como la Escala de inteligencia de Stanford-Binet.

La prueba Stanford-Binet, que se publicó por primera vez en 1916, fue una adaptación de la prueba original en la que los términos e ideas del francés se tradujeron al inglés. También incluyó nuevos términos, usando dos escalas de medición versus una para proporcionar una puntuación más precisa.

La prueba de inteligencia de Stanford-Binet proporcionó un solo número, conocido como cociente de inteligencia (CI), para representar el puntaje de un individuo en la prueba. Sigue siendo una herramienta de evaluación popular en la actualidad, a pesar de haber pasado por una serie de revisiones a lo largo de los años desde su creación.

La puntuación de CI se calculó dividiendo la edad mental del examinado por su edad cronológica y luego multiplicando este número por 100.

Por ejemplo, un niño con una edad mental de 12 y una edad cronológica de 10 tendría un coeficiente intelectual de 120: (12÷10) x 100 = 120.

Pruebas alfa y beta del ejército

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, los oficiales del Ejército de los EE. UU. se enfrentaron a la tarea de seleccionar y clasificar una enorme cantidad de reclutas. En 1917, como presidente del Comité de Examen Psicológico de Reclutas, el psicólogo Robert Yerkes desarrolló dos pruebas de coeficiente intelectual conocidas como las pruebas Army Alpha y Beta.

El Army Alpha se diseñó como una prueba escrita, mientras que el Army Beta se compuso de imágenes para los reclutas que no sabían leer o no hablaban inglés. Las pruebas se administraron a más de 2 millones de soldados.

El objetivo de las pruebas Alfa y Beta era ayudar al Ejército a determinar qué hombres eran adecuados para puestos y roles de liderazgo específicos. Después de la guerra, las pruebas se mantuvieron en uso en una amplia variedad de situaciones fuera del ámbito militar.

Por ejemplo, las pruebas de coeficiente intelectual se utilizaron para evaluar a los nuevos inmigrantes cuando ingresaban a los Estados Unidos. Como resultado de estas pruebas, se hicieron generalizaciones dañinas e inexactas sobre poblaciones enteras, lo que llevó al Congreso a promulgar restricciones de inmigración discriminatorias para grupos considerados con un coeficiente intelectual «genéticamente inferior».

Escalas de inteligencia Wechsler

Al igual que Binet, el psicólogo estadounidense David Wechsler creía que la inteligencia involucraba diferentes habilidades mentales. Pero no estaba contento con las limitaciones de Stanford-Binet, por lo que, en 1955, publicó su nueva prueba de inteligencia conocida como Wechsler Adult Intelligence Scale (WAIS).

Wechsler desarrolló dos pruebas diferentes específicamente para su uso con niños: la Escala de inteligencia de Wechsler para niños (WISC) y la Escala de inteligencia de preescolar y primaria de Wechsler (WPPSI). La versión para adultos de la prueba ha sido revisada desde su publicación original y ahora se conoce como WAIS-IV.

WAIS IV

En lugar de calificar en función de la edad cronológica y mental, el WAIS se califica comparando el puntaje del examinado con los puntajes de otros en el mismo grupo de edad. El puntaje promedio se fija en 100, con dos tercios de los puntajes dentro del rango normal, que está entre 85 y 115.

Este método de calificación se ha convertido en el estándar en las pruebas de inteligencia y también se utiliza en la revisión moderna de la prueba Stanford-Binet. El WAIS-IV contiene 10 subpruebas, junto con cinco pruebas complementarias, y proporciona puntajes en cuatro áreas principales de inteligencia:

  • Comprensión verbal
  • Razonamiento perceptivo
  • memoria de trabajo
  • Velocidad de procesamiento

El WAIS-IV también proporciona dos puntajes amplios que se pueden usar como resumen de la inteligencia general. La puntuación de coeficiente intelectual a escala completa combina el rendimiento en las cuatro puntuaciones del índice, mientras que el índice de capacidad general se basa en las puntuaciones de seis subpruebas.

Debates en torno a las pruebas de coeficiente intelectual

Las opiniones varían sobre la validez de las pruebas de coeficiente intelectual, a veces incluso cambian según los puntos de vista políticos y el género del experto. Existen preocupaciones sobre si estas pruebas miden con precisión la inteligencia o si los resultados se ven afectados por influencias externas, como el nivel de motivación de la persona, la calidad de la educación, el estado de salud, el entrenamiento y más.

También hay dudas sobre si las pruebas de coeficiente intelectual son confiables. La confiabilidad existe cuando los mismos resultados de la prueba se repiten a lo largo del tiempo. Un estudio piloto que involucró la Escala abreviada de inteligencia de Wechsler – Segunda edición (WASI-II) encontró una buena confiabilidad en algunas condiciones de prueba y poca confiabilidad en otras.

Algunas de las controversias en torno a las pruebas de coeficiente intelectual giran en torno a la noción de que están inherentemente sesgadas contra ciertos grupos étnicos, a saber, los negros y los hispanoamericanos. Este aparente sesgo puede resultar en discriminación y desventajas para estos grupos.

Usos de la prueba de coeficiente intelectual

Al mismo tiempo, otros creen que las pruebas de CI ofrecen algún valor, particularmente en ciertas situaciones. Algunas de las formas en que se utilizan las pruebas de inteligencia en la actualidad incluyen:

  • Aplicaciones de defensa criminal: Las pruebas de coeficiente intelectual a veces se utilizan en el sistema de justicia penal para ayudar a identificar si un acusado puede contribuir a su propia defensa en el juicio, mientras que otros han utilizado los resultados de sus pruebas en un intento de obtener beneficios en forma de Seguro Social por Incapacidad.
  • Identificación de problemas de aprendizaje: Las puntuaciones de las subpruebas del WAIS-IV pueden ser útiles para identificar problemas de aprendizaje. Por ejemplo, una puntuación baja en algunas áreas combinada con una puntuación alta en otras puede indicar que la persona tiene una dificultad específica relacionada con el aprendizaje.
  • Para evaluar los impactos terapéuticos: Las pruebas de coeficiente intelectual pueden ayudar a los maestros y terapeutas a medir si un determinado tipo de terapia está funcionando. Por ejemplo, la investigación sugiere que estas pruebas pueden ayudar a los médicos a comprender mejor el impacto de la terapia de análisis conductual aplicado (ABA) en niños autistas, dando una idea de si promueve la adquisición y el desarrollo de habilidades.
  • Para promover el desarrollo de la IA: Algunas de las mismas teorías y principios detrás de las pruebas de coeficiente intelectual en humanos se están utilizando para ayudar a avanzar en el uso de la inteligencia artificial (IA) en los sistemas informáticos. La IA se utiliza en línea para personalizar los resultados de los motores de búsqueda y las recomendaciones de productos. Incluso puede ayudar en la predicción de enfermedades mentales.

Deja un comentario

¿Qué es la masculinidad tóxica?

La masculinidad tóxica implica presiones culturales para que los hombres se comporten de cierta manera. Y es probable que esto afecte a todos los niños

Qué hacer si tienes mal genio

La ira es una emoción que casi todo el mundo experimentará en algún momento de su vida. De hecho, la ira es una emoción necesaria

Sexo doloroso: dispareunia

La dispareunia es un problema que implica relaciones sexuales dolorosas. De hecho, si experimentas dolor o molestias durante la penetración, es posible que padezcas este