Psyathome

Una lesión en la cabeza puede aumentar el riesgo de trastorno por consumo de opioides en un 65 %

Conclusiones clave

  • Las personas que tienen antecedentes de conmoción cerebral pueden tener hasta un 65 % más de probabilidades de desarrollar un trastorno por consumo de opioides, según muestra una nueva investigación.
  • Los hallazgos respaldan la hipótesis de la «tormenta perfecta» de que las personas que toman opioides para el dolor después de una lesión cerebral traumática enfrentan un mayor riesgo de trastorno por uso de opioides y mayores barreras para el tratamiento.
  • Los autores recomiendan que los profesionales de la salud evalúen a las personas con una lesión traumática para detectar el uso de sustancias de riesgo.

Si alguna vez ha tenido una conmoción cerebral, puede tener un mayor riesgo de desarrollar un trastorno por consumo de opioides, según un nuevo estudio.

La investigación, publicada en el número más reciente de la Revista de rehabilitación de traumatismo cranealanalizó datos de casi 3500 adultos y descubrió que aquellos con antecedentes de lesión cerebral traumática tenían muchas más probabilidades de haber usado o abusado de medicamentos opioides recetados en el último año. Una lesión cerebral traumática, que incluye conmociones cerebrales, ocurre cuando hay un ataque físico repentino en el cerebro desde una fuente externa.

Echemos un vistazo más de cerca a los hallazgos y cómo podrían usarse en los esfuerzos para abordar la epidemia de opioides.

El estudio

Para el estudio, un equipo de investigadores analizó los datos de 3448 adultos en Ohio que participaron en la encuesta del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento de Ohio de 2018, cuyo objetivo es obtener información sobre los comportamientos relacionados con las muertes prevenibles. El grupo era casi un 60 % femenino, en su mayoría mayores de 45 años y abrumadoramente blancos.

Casi el 23% de los participantes había experimentado al menos una lesión cerebral traumática en algún momento de sus vidas, y más de dos tercios de los cuales perdieron el conocimiento como resultado. La mayoría de esas personas tenían menos de 20 años cuando experimentaron una lesión cerebral traumática con pérdida del conocimiento.

De todo el grupo, más de una cuarta parte de los participantes dijeron que habían usado un opioide recetado en el último año. Un poco más del 3 % cumplió con los criterios de uso indebido de esos medicamentos, lo que significa que tomaron opioides con más frecuencia o en dosis más altas que las recomendadas por un médico, o usaron opioides recetados para otra persona.

Después de ajustar algunos otros factores (incluidos el sexo, la edad y la raza), los investigadores encontraron que las personas que sufrieron una lesión cerebral traumática en el pasado tenían un 52 % más de probabilidades de usar opioides recetados y un 65 % más de probabilidades de cumplir con los requisitos criterios para el uso indebido de opioides recetados, en comparación con aquellos que no sufrieron una lesión cerebral.

Limitaciones de la Investigación

El estudio tiene varias limitaciones a tener en cuenta. Se basó en los autoinformes de los participantes, que no siempre son precisos, para determinar las tasas de lesiones cerebrales traumáticas y el uso de opioides. Tampoco tuvo en cuenta el uso de opioides ilícitos (como heroína y fentanilo) por parte de los participantes, que han sido responsables de muchas sobredosis y muertes desde 2010.

«También sería interesante discernir si las personas estaban consumiendo sustancias activamente cuando sufrieron lesiones», dice Leela R. MagaviMD, psiquiatra y director médico regional de Psiquiatría Comunitaria y Centros de Atención MindPath. “Las personas que abusan de sustancias tienden a sufrir lesiones en la cabeza con mayor frecuencia. Además, necesitamos más datos para discernir en qué medida una lesión cerebral traumática puede exacerbar el consumo de sustancias preexistente”.

Leela R. Magavi, MD

Las personas que abusan de sustancias tienden a sufrir lesiones en la cabeza con mayor frecuencia. Además, necesitamos más datos para discernir en qué medida una lesión cerebral traumática puede exacerbar el consumo de sustancias preexistente.

— Leela R. Magavi, MD

Los resultados pueden haber sido ligeramente sesgados por la mayor edad de la mayoría de los participantes, dice Benjamín Emanuel, DOprofesor asociado de neurología en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California.

“El principal problema de este estudio es que el 40 % de los pacientes tenían 65 años o más. Muchos pacientes de este grupo de edad también sufren dolor lumbar y artritis, lo que también puede provocar el uso de opiáceos”, explica el Dr. Emanuel. “El cuestionario no incluía preguntas sobre antecedentes de dolor crónico, por lo que no se puede estar seguro de si los opiáceos se recetaron por otras razones”.

También es importante tener en cuenta que la correlación no es igual a la causalidad, lo que significa que aunque los hallazgos encontraron una asociación entre los antecedentes de una lesión en la cabeza y el uso de opioides, puede haber otros factores detrás de la tendencia.

“Creo que una conclusión importante es la comprensión de que el vínculo potencial entre la lesión cerebral traumática y el uso y/o abuso de opioides puede no ser tan directo como uno podría pensar”, agrega. Ilan Danan, MD, MScneurólogo deportivo y especialista en manejo del dolor en el Centro de Neurología Deportiva y Medicina del Dolor en el Instituto Cedars-Sinai Kerlan-Jobe en Los Ángeles.

Lesiones en la cabeza y dolor crónico

A pesar de las limitaciones, el estudio ofrece información importante sobre un factor de riesgo potencial, la lesión cerebral traumática, para el uso y abuso de opioides.

«Este estudio se suma al conocimiento existente de las asociaciones entre la lesión cerebral traumática y el abuso de alcohol y otras sustancias», dice Matthew J. Ashley, MD, JD, neurólogo y director médico del Center for Neuro Skills. «Como señalan con precisión los autores, la lesión cerebral a menudo afecta la capacidad de regular el comportamiento después de una lesión cerebral, y esta puede ser una razón subyacente de una mayor susceptibilidad a los trastornos por uso de sustancias».

La investigación respalda la hipótesis de la «tormenta perfecta» de tres fases de por qué las personas con antecedentes de lesión cerebral traumática enfrentan mayores riesgos de opioides. Sugiere que las personas tienen más probabilidades de estar expuestas a los opioides para el dolor después de una lesión de este tipo, progresar hacia el uso prolongado de opioides o desarrollar un trastorno por consumo de opioides, y enfrentar barreras para recibir tratamiento para el trastorno por consumo de opioides.

“Las personas también pueden experimentar síntomas posteriores a la conmoción cerebral, como confusión y deterioro cognitivo, lo que puede llevar al uso involuntario de analgésicos adicionales”, agrega el Dr. Magavi. “Muchas personas experimentan síntomas de depresión, ansiedad e insomnio como consecuencia de una conmoción cerebral y, en consecuencia, pueden usar analgésicos para aliviar sus síntomas”.

Matthew J. Ashley, MD

El conocimiento de los vínculos entre la conmoción cerebral y los trastornos por uso de opioides u otras sustancias debería ayudar a los proveedores de atención médica a identificar y evaluar a las personas con un riesgo elevado de estos trastornos y brindarles acceso al tratamiento si es necesario.

— Matthew J. Ashley, MD

Más estudios en esta área podrían aumentar las oportunidades para identificar a las personas en riesgo de trastorno por uso de opioides y reducir las tasas de sobredosis y muertes por opioides.

“El conocimiento de los vínculos entre la conmoción cerebral y los trastornos por uso de opioides u otras sustancias debería ayudar a los proveedores de atención médica a identificar y evaluar a las personas con un riesgo elevado de estos trastornos y brindarles acceso al tratamiento si es necesario”, dice el Dr. Ashley.

Establecer un vínculo más concreto entre la lesión cerebral traumática y el uso de opioides también podría conducir a una mayor conciencia de los riesgos cuando a las personas se les recetan estos medicamentos después de una conmoción cerebral.

“Proporcionar a los pacientes un consentimiento/acuerdo de opioides es una excelente manera de establecer pautas de medicación y educar más a la población de pacientes, con la esperanza de que disminuya la probabilidad de que el manejo de la medicación se convierta en un problema crónico”, dice el Dr. Danan.

Lo que esto significa para ti

Experimentar una conmoción cerebral u otro tipo de lesión cerebral traumática puede hacer que una persona sea más susceptible a desarrollar un trastorno por consumo de opioides, muestra una nueva investigación. Si bien los trastornos por uso de opioides pueden ocurrirle a cualquiera, comprender su nivel de riesgo específico podría ayudarlo a tomar una decisión informada antes de tomar dicho medicamento.

Los profesionales de la salud pueden considerar evaluar a las personas para detectar un riesgo de trastorno por uso de sustancias al tratar una lesión cerebral traumática. Asimismo, los consejeros de tratamiento de uso de sustancias pueden tener en cuenta un historial de conmoción cerebral cuando trabajan con pacientes. Aún así, los expertos dicen que se necesita más investigación para establecer un vínculo más concreto entre la lesión cerebral traumática y el trastorno por uso de opioides.

Deja un comentario

Ciclotimia en niños y adolescentes

El trastorno ciclotímico, o ciclotimia, es un trastorno del estado de ánimo en el que un niño experimenta episodios alternos de hipomanía y síntomas depresivos.

Los 15 mejores albornoces de 2022

Investigamos, probamos, revisamos y recomendamos de forma independiente los mejores productos; obtenga más información sobre nuestro proceso. Si compra algo a través de nuestros enlaces,

Chris Raymond – Mente muy buena

Reflejos redactor de El director revista para mayores de 12 años Colaborador de múltiples publicaciones líderes de servicios funerarios Apariciones en los medios sobre numerosos