Psyathome

Soy un terapeuta que escribió el libro n.º 1 sobre la felicidad, pero sigo yendo a terapia

He trabajado como terapeuta durante casi 20 años. Mi libro 13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen a menudo ocupa el primer lugar en la categoría de felicidad en Amazon, entre millones de otros libros.

En total, he escrito cuatro libros sobre la fortaleza mental. Están traducidos a más de 40 idiomas y han llegado a las listas de los más vendidos en todo el mundo.

Soy el editor en jefe de Psyathome Mind, el sitio web de salud mental más grande del mundo. también soy anfitrión El podcast de la mente de Psyathome.

Sin embargo, mi educación, experiencia y elogios no me hacen inmune a las dificultades y la angustia emocional.

Como la mayoría de los demás, he pasado por momentos difíciles. Mi mamá falleció de un aneurisma cerebral cuando yo tenía 23 años. Tres años después, mi esposo de 26 años murió de un ataque al corazón.

Perder a las dos personas que estaban más cerca de mí me hizo mucho daño. Me tomó años superar mi dolor y aceptar cómo esas pérdidas me cambiaron.

Afortunadamente, tengo una gran vida ahora. Vivo en un velero en los Cayos de Florida. Me pagan por escribir libros y entrevistar a personas increíbles en el podcast. Sin embargo, sigo viendo a un terapeuta porque quiero asegurarme de que estoy viviendo mi vida al máximo.

La terapia me ayuda a sentirme mejor

Si algo he aprendido de mis pérdidas es que la vida es corta. Así que quiero asegurarme de disfrutar cada precioso minuto lo mejor que pueda.

Sin embargo, no me presiono para ser feliz todo el tiempo. Tolerar la angustia me ayuda a aprender y crecer.

Manejar los sentimientos incómodos también es clave para sanar las heridas emocionales. Y permitirme sentir emociones desagradables me ayuda a apreciar las más agradables, como la felicidad.

Mi terapeuta señala momentos en los que permito que mis emociones nublen mi juicio. Y a veces me ayuda a resolver problemas específicos que estoy enfrentando.

Hablar con un terapeuta me ayuda a conectar muchos puntos en mi vida. Decir las cosas en voz alta a una persona objetiva me ayuda a entenderme mejor.

Muy a menudo mi terapeuta me dice las mismas cosas que yo les digo a las personas que vienen a mi oficina. Escuchar a mi terapeuta decir estas cosas en voz alta me ayuda a reconocer cuándo mis pensamientos son irracionales (a pesar de que parecen bastante creíbles dentro de mi propia cabeza).

La salud mental fluctúa

Ha habido muchas veces en mi vida cuando mi salud mental sufrió. Crecí como un niño ansioso que probablemente cumplía con los criterios para una serie de diagnósticos, que van desde la ansiedad por separación hasta la ansiedad social.

Perder a mi madre y a mi esposo en realidad curó gran parte de mi ansiedad de una manera extraña. Supuse que las peores cosas posibles que podrían pasar ya habían ocurrido, y eso puso las cosas en perspectiva. De repente, las cosas pequeñas como hablar en público ya no daban miedo.

Sin embargo, lidiar con la muerte de mis seres queridos introdujo nuevos temores en mi vida. Hay momentos en los que estoy convencido de que las personas que me rodean van a morir en un momento dado.

Mi cerebro trata de convencerme de que la tos de un ser querido probablemente sea un signo de neumonía mortal o que su corte de papel probablemente se convierta en una infección letal. Ver a un terapeuta me ayuda a dar sentido a las mentiras que me dice mi cerebro.

Hay momentos en los que me siento bastante fuerte mentalmente. Y luego, hay días en los que siento que no tengo por qué ser la persona que literalmente escribió el libro sobre la fortaleza mental.

El estigma asociado a la terapia

Existe la creencia de que si hablas con alguien, debes tener serios problemas. Crecí pensando de esa manera.

Vengo de una familia donde los problemas de salud mental y el abuso de sustancias son rampantes pero rara vez se mencionan. Cuando no se puede evitar el tema, usamos palabras como «desequilibrio químico» porque suena mejor que «esquizofrenia».

Cuando estudié psicología y salud mental en la universidad, aprendí que no hay dos grupos de personas en el mundo: los mentalmente sanos y los mentalmente enfermos. En cambio, todos luchan con problemas de salud mental en un momento u otro.

También aprendí que no podemos controlar todos los aspectos de nuestra salud mental. La genética, las experiencias de vida y la personalidad son factores importantes en la salud mental.

Sin embargo, podemos tomar medidas para manejar nuestra salud mental lo mejor que podamos. Para mí, ver a un terapeuta es una de las cosas que me ayuda a sentirme mejor.

Me doy cuenta de que no todos tienen el lujo de asistir a terapia. Pero si lo hace, lo recomiendo encarecidamente (incluso si ya le está yendo bien en la vida). Hablar con alguien podría ayudarlo a alcanzar su mayor potencial.

Deja un comentario

Tomar dexedrina para tratar el TDAH

La dexedrina es un medicamento psicoestimulante recetado para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Al igual que otros medicamentos estimulantes, Dexedrine