Psyathome

Recaída y antojos de alcohol

La evidencia reciente ha demostrado que entre el 50 % y el 90 % de las personas con un trastorno por consumo de alcohol probablemente recaerán al menos una vez durante el período de recuperación de cuatro años después de su tratamiento. La tasa de recaída para el alcohol es similar a la de la adicción a la nicotina y la heroína.

Algunos investigadores creen que la alta tasa de recaídas de los adictos al alcohol y las drogas se debe a un control deficiente causado por los cambios químicos que se han producido en los cerebros de los alcohólicos y adictos, cambiando el sistema de recompensa del cerebro.

Algunos investigadores creen que este control deficiente es responsable de que un alcohólico tome el primer trago de una recaída, mientras que otros creen que el control deficiente se activa después de ese primer trago, lo que dificulta que el alcohólico deje de beber una vez que comienza.

Para los alcohólicos severos, puede ser imposible dejar de beber después del primer trago. Cuando un alcohólico deja de beber, pueden aparecer síntomas de abstinencia y antojos de alcohol.

El papel del deseo en la recaída

El concepto de ansia de drogas y alcohol es algo controvertido, y algunos investigadores creen que los estímulos ambientales juegan un papel más importante en la recaída que los impulsos fisiológicos.

Pero una investigación realizada en 1974 por Arnold M. Ludwig y LH Stark descubrió que la mejor manera de determinar si realmente existe el ansia por el alcohol es simplemente preguntar a los alcohólicos. Preguntaron a los participantes del estudio si sentían necesidad de alcohol, de la misma manera que preguntarías si alguien tenía hambre.

Investigaciones posteriores de Ludwig encontraron que los alcohólicos muestran un condicionamiento pavloviano clásico a los estímulos internos y externos a los efectos de refuerzo del alcohol. Por ejemplo, pasar por delante de un bar familiar o experimentar un estado de ánimo negativo podría desencadenar un deseo de alcohol.

Recuerdo eufórico e impulsos apetitivos

Las señales internas y externas que evocan el recuerdo de los efectos eufóricos del alcohol desencadenan una urgencia apetitiva, similar al hambre, en el alcohólico. De manera similar, el recuerdo de la incomodidad de la abstinencia de alcohol también podría producir ansias de alcohol.

Otros estudios han encontrado que la exposición al alcohol, sin consumo, puede estimular una respuesta salival en los alcohólicos.Un estudio de 1987 realizado por Zelig S. Dolinsky encontró que los alcohólicos tenían respuestas de insulina y glucosa significativamente mayores y más rápidas al consumo de una cerveza placebo, en comparación con los no alcohólicos.

Las expectativas juegan un papel en la recaída

Otros investigadores han teorizado que la prevención de recaídas depende de las expectativas del alcohólico sobre su capacidad para hacer frente a las señales de alcohol.Una teoría postulada en 1999 sugiere que si los primeros tragos conducen o no a una recaída en el consumo excesivo de alcohol puede depender del alcohólico:

  • Habilidades para hacer frente a situaciones de alto riesgo.
  • Nivel de control personal percibido
  • Los efectos positivos anticipados del alcohol

Situaciones de alto riesgo

Los investigadores que analizaron 48 episodios de recaída encontraron que la mayoría se debió a las siguientes situaciones de alto riesgo:

  • Frustración e ira
  • Presión social
  • Tentación interpersonal

Asumir un papel activo en la prevención de recaídas

Para superar estas situaciones de alto riesgo, algunas formas en que los alcohólicos podrían desempeñar un papel más activo para cambiar su comportamiento incluyen:

  • Modificar el estilo de vida para mejorar la capacidad de afrontar el estrés y las situaciones de alto riesgo
  • Identificar y responder adecuadamente a las señales internas y externas que sirven como señales de advertencia de recaída
  • Implementar estrategias de autocontrol para reducir el riesgo de recaída en cualquier situación

Un estudio encontró que enseñar a los alcohólicos cómo identificar ciertas habilidades de afrontamiento necesarias para lidiar con situaciones de alto riesgo podría ayudar a reducir las tasas de recaída. Otro enfoque se centra en la eliminación de señales. Se han propuesto muchas estrategias diferentes, pero al final, entre el 50 % y el 90 % de las personas con un trastorno por consumo de alcohol experimentan al menos una recaída.

Medicamentos que reducen el deseo

La prevención de recaídas hizo grandes avances con el advenimiento de medicamentos que reducirían los antojos. El clorhidrato de naltrexona, vendido con el nombre de marca Revia y Depade y en forma de liberación prolongada con el nombre comercial de Vivitrol, fue el primer medicamento aprobado para el tratamiento del alcoholismo que redujo las ansias de alcohol.

La naltrexona parece funcionar al disminuir los efectos de refuerzo del alcohol en las vías neuronales del cerebro al bloquear los receptores de opiáceos que luego bloquean el efecto de las endorfinas.

De acuerdo con el Método Sinclair, que estipula el uso de naltrexona una hora antes de beber, el medicamento también puede bloquear los efectos eufóricos del alcohol y el posterior consumo excesivo una vez que comienza a beber. Con el tiempo, el efecto de la naltrexona para bloquear este efecto eufórico puede resultar en la extinción farmacológica y la eliminación del ansia por el alcohol.

Algunos investigadores han descubierto que una combinación de tratamiento farmacéutico y terapia conductual, junto con la participación en grupos de apoyo mutuo, es el esfuerzo más efectivo para prevenir la recaída en las drogas y el alcohol.

Deja un comentario

¿Su hijo heredará el TDAH?

Ya sea que le hayan diagnosticado TDAH recientemente o que haya vivido con TDAH durante muchos años, una pregunta que casi todos los adultos se