Psyathome

Por qué la recuperación total de la anorexia es crucial para la salud del cerebro

La anorexia nerviosa (AN) es una enfermedad definida por la restricción de alimentos, que a menudo resulta en desnutrición. La desnutrición afecta a todos los sistemas del cuerpo y el cerebro rara vez escapa al impacto de la desnutrición.

Cambios cerebrales relacionados con la anorexia nerviosa

AN se acompaña de cambios en el estado de ánimo y el pensamiento. Los pacientes frecuentemente tienen síntomas de ansiedad y depresión que no son anteriores al trastorno alimentario o que son exacerbados por la AN. El estudio de Minnesota de Ancel Keys documentó que la ansiedad y la depresión se encontraban entre los síntomas que se presentaban en hombres sanos que seguían una dieta de semi-hambruna.

Además, las personas con AN a menudo se retraen socialmente, se vuelven más rígidas y fijas en su forma de pensar y, con frecuencia, tienen poca percepción de su enfermedad.

Un padre describió a su hija: “Como si el declive físico no fuera lo suficientemente aterrador, se convirtió en una persona diferente y aterradora. Mentía y manipulaba para dejar de comer y hacer ejercicio. Mentía y manipulaba para explicar el creciente aislamiento de sus amigos. Cuando intenté ‘simplemente hacer que comiera’, mi informe a mi esposo sobre cómo fue fue: ‘Su cabeza giró tres veces al estilo exorcista y el veneno comenzó a salir de su boca'».

Investigación

Existe un acuerdo general de que la recuperación de la AN requiere la restauración del peso y la rehabilitación nutricional. Esto debe priorizarse sobre el trabajo terapéutico centrado en el conocimiento. Tres estudios recientes sobre el cerebro sirven para ilustrar por qué esto es tan importante.

Un estudio realizado por Roberto y colegas (2010) utilizó técnicas de resonancia magnética para estudiar los cerebros de 32 mujeres adultas con AN antes y después de recuperar el peso (al 90 % de su peso corporal ideal) y los comparó con los cerebros de 21 mujeres que no tener un. Los resultados mostraron:

  • Las personas con bajo peso con AN tenían déficits significativos en el volumen de materia gris del cerebro en comparación con los controles sanos.
  • Estos déficits en el volumen de la materia gris mejoraron con la restauración del peso a corto plazo, pero no se normalizaron por completo en el transcurso del estudio de 51 semanas.
  • Los investigadores concluyeron: «La correlación entre el IMC y los cambios de volumen sugiere que la inanición juega un papel central en los déficits cerebrales entre los pacientes con AN, aunque el mecanismo a través del cual la inanición afecta el volumen cerebral sigue sin estar claro».

Un estudio realizado por Wagner y colegas (2005) realizó resonancias magnéticas del cerebro en 40 mujeres en recuperación a largo plazo de trastornos alimentarios (los sujetos incluían pacientes con AN y bulimia nerviosa). Su duración de la recuperación varió de 29 a 40 meses (mucho más que el estudio de Roberto).Los resultados mostraron:

  • Todas las estructuras cerebrales de las mujeres recuperadas tenían un volumen normal y eran similares a las de los sujetos de control.
  • Este estudio sugiere que las anomalías cerebrales estructurales son reversibles con a largo plazo recuperación.

Un estudio de Chui et al. (2008) evaluó a 66 mujeres adultas con antecedentes de AN de inicio en la adolescencia y las comparó con 42 mujeres sanas. Los participantes recibieron una resonancia magnética y una evaluación cognitiva. Los resultados mostraron:

  • Los participantes con AN que permanecieron con bajo peso tuvieron resonancias magnéticas anormales.
  • Los pacientes recuperados de peso tenían volúmenes cerebrales normales.
  • Las participantes que actualmente habían perdido sus ciclos menstruales o tenían menstruaciones irregulares mostraron déficits significativos en una amplia gama de muchos dominios cognitivos, incluida la capacidad verbal, la eficiencia cognitiva, la lectura, las matemáticas y el recuerdo verbal retrasado (incluso si los cambios cerebrales estructurales se habían resuelto).

Recuperación cerebral después de la anorexia

En conjunto, estos estudios sugieren una interacción compleja entre el estado del peso, la estructura cerebral y el funcionamiento óptimo del cerebro. La materia cerebral en realidad se encoge durante la AN y lleva tiempo recuperarse. Seis meses después de la restauración del peso total, el cerebro a menudo no ha vuelto estructuralmente a la normalidad. Sin embargo, con suficiente tiempo con un peso saludable, el cerebro parece completamente recuperar. La investigación sugiere que tres años después de lograr la recuperación del peso, es probable que el cerebro de la mayoría de las personas parezca normal físicamente.

Sin embargo, a pesar de que una restauración del cerebro posterior al peso puede parecer normal, es posible que el funcionamiento normal del cerebro aún no haya regresado. Parece que la función menstrual puede ser un mediador y un mejor predictor de la recuperación cognitiva que el peso (para las mujeres) y que la función cognitiva completa puede no regresar hasta que la menstruación se haya mantenido durante al menos seis meses. Esta es una de las razones por las que el regreso y la continuación de la menstruación es un indicador tan importante de la recuperación.

Los padres de pacientes con anorexia informan un intervalo de tiempo, desde seis meses hasta más de dos años, para que se produzca una «curación cerebral» completa. Lo que los padres generalmente quieren decir cuando informan sobre la curación del cerebro es que notan una mejora en el estado, «como si el paciente saliera de la niebla». Además, los padres informan que la curación del cerebro genera cambios en el estado de ánimo y los comportamientos, de modo que los pacientes parecen más estables en su recuperación y «regresan a su estado anterior (antes de la enfermedad)». Un libro para padres incluso se titula, «Mi hijo ha vuelto».

Es importante reconocer el catch-22 de la recuperación de AN. Las personas con AN suelen tener un deterioro cognitivo y requieren un tiempo sostenido con un peso saludable para que los deterioros cognitivos mejoren por completo. Sin embargo, son en parte los síntomas cognitivos de la AN los que hacen que los pacientes crean que «no hay nada malo» en ellos y, por lo tanto, rechazan el tratamiento, que es una condición llamada «anosognosia».

Implicaciones para los pacientes y las familias

El resultado de esta investigación, según el Dr. Ovidio Bermúdez, MD, Director Clínico y Director Médico de Servicios para Niños y Adolescentes en Eating Recovery Center en Denver, es que los padres y los profesionales del tratamiento no pueden permitirse comprometer el aumento de peso. El Dr. Bermúdez dice que los pacientes enfermos con bajo peso necesitan un «rescate cerebral» para que «la psicoterapia y el cambio de comportamiento puedan marcar la diferencia».

Esta es probablemente una de las razones por las que el tratamiento basado en la familia (FBT, por sus siglas en inglés) suele tener más éxito que la terapia individual para pacientes más jóvenes. Los padres a menudo tienen que hacer el trabajo pesado por sus hijos que están desnutridos. También ilustra el desafío del tratamiento para pacientes mayores con anorexia que pueden estar tratando de lograr la recuperación con un cerebro hambriento. La investigación respalda que solo con una restauración de peso total y sostenida, las personas pueden mantener su propia recuperación.

Deja un comentario

¿Qué es religion?

¿Qué es religion? La religión es un conjunto de creencias, prácticas y sistemas organizados que, en la mayoría de los casos, se relacionan con la

Cómo detener los pensamientos irracionales

Muchas personas experimentan pensamientos irracionales que a menudo son negativos o perturbadores. Es posible que haya escuchado términos relacionados con el pensamiento irracional, como rumiar,