Psyathome

¿Por qué la gente acosa?

El acoso es un comportamiento que históricamente se ha relacionado con los niños en el patio de recreo, pero puede ocurrir entre personas de cualquier edad en cualquier entorno: escuelas, hogares, lugares de trabajo. Entonces, la pregunta principal que tienen los observadores de tal conducta es… ¿por qué las personas intimidan a los demás?

Las fuerzas impulsoras detrás de la intimidación pueden variar de persona a persona, pero los acosadores comparten algunas características comunes. Por ejemplo, algunas personas intimidan porque saben que obtienen lo que quieren, mientras que otras intimidan porque son profundamente inseguras. No importa la causa, la intimidación es inaceptable, independientemente de dónde se lleve a cabo.

¿Que es bullying?

El acoso es repetido, no deseado y hostil. comportamiento vinculado durante mucho tiempo a los desequilibrios de poder. Los acosadores a menudo se dirigen a personas que son más jóvenes o más pequeñas que ellos, que trabajan como subordinados suyos o que pertenecen a grupos marginados o minoritarios. A veces, la envidia motiva a las personas a intimidar; las personas con rasgos personales, habilidades, relaciones o posesiones que los acosadores quieren poseer se convierten en objetivos.

Los acosadores victimizan a otros usando tácticas que incluyen:

  • Intimidación
  • amenazas
  • insultos
  • Exclusión intencional
  • Esparciendo rumores y mentiras

El acoso existe en un espectro. No todos los agresores recurren a golpear o insultar, como se sabe que hacen los niños. Los acosadores adultos sofisticados pueden participar en campañas de difamación contra sus objetivos en lugar de insultarlos en la cara. También pueden reclutar a otros para intimidar a un objetivo en su nombre. Esta es la razón por la cual algunos los grupos anti-bullying dicen que el bullying no siempre es fácil de definir.

Sin embargo, el objetivo final de un acosador es humillar o dañar a otras personas con la intención de arruinar su reputación o dañar su autoestima.

Causas de la intimidación

No hay una sola razón por la cual las personas intimidan, pero muchas personas se involucran en esta conducta:

  • Sentirse impotente
  • Sufrir de inseguridad
  • Necesidad de controlar a los demás.
  • Disfrutar de las recompensas que obtienen del acoso

Por ejemplo, intimidar a un compañero de clase puede hacer que un niño sea más popular, o intimidar a un trabajador puede evitar que otros empleados cuestionen las decisiones de la gerencia. Estos resultados muestran a los acosadores que esta conducta vale la pena.

La intimidación es a menudo un comportamiento aprendido. Los acosadores jóvenes pueden vivir en hogares donde los adultos se acosan unos a otros para salirse con la suya o lidiar con los conflictos. Es posible que no sepan cómo satisfacer sus necesidades o cómo manejar los desacuerdos.

Algunos acosadores han tenido rabietas para salirse con la suya desde que eran niños pequeños y nunca se les dijo «no». Otros alguna vez fueron acosados ​​y repitieron el comportamiento para sentirse poderosos.

Algunos supervisores intimidan a sus subordinados para desviar la atención de su incompetencia. Otros acosadores creen que su estatus les da derecho a acosar a personas de menor rango. Estos acosadores también pueden carecer de empatía, tener rasgos narcisistas o ser emocionalmente inestables y desregulados. Controlar e intimidar a los demás les ayuda a sentirse mejor consigo mismos y a calmarse.

El impacto de la intimidación

La intimidación es dañina no solo para los objetivos de este comportamiento, sino también para los espectadores y los propios acosadores. Los objetivos de los acosadores pueden:

  • Desarrollar problemas de salud mental como ansiedad y depresión.
  • Experimenta cambios en la alimentación y el sueño.
  • Sentirse solo y aislado
  • Tener pensamientos suicidas
  • Retirarse de las actividades que alguna vez disfrutaron
  • perder dias de escuela
  • Expulsado del colegio

Los adultos que experimentan acoso en el lugar de trabajo pueden llamar cada vez más al trabajo para reportarse enfermos. Además, los jóvenes y adultos que son acosados ​​a veces han recurrido a medidas violentas, incluidos tiroteos masivos, para vengarse de sus torturadores. Por eso es importante buscar un profesional de la salud mental con licencia para trabajar con las emociones difíciles que surgen a raíz de la intimidación.

Los espectadores de la intimidación también sufren. Los jóvenes que son testigos de la intimidación corren un mayor riesgo de consumir sustancias ilícitas, tabaco o alcohol. Al igual que los objetivos de los acosadores, también pueden tener más ausencias escolares y pueden desarrollar problemas de salud mental, especialmente ansiedad y depresión. Además, los testigos de la intimidación pueden sentirse culpables o avergonzados por no intervenir. En el lugar de trabajo, observar el acoso puede bajar la moral y aumentar las tasas de rotación.

Los espectadores pueden desempeñar un papel importante para acabar con el acoso que ven, especialmente si están en posiciones de poder o tienen el mismo rango que el acosador. En lugar de hacer la vista gorda ante la intimidación, los testigos pueden denunciar al acosador o informar el comportamiento del acosador a otros. Los testigos también pueden tomar la iniciativa al hacer una copia de seguridad de las cuentas del objetivo sobre el acosador. Desafortunadamente, muchos transeúntes no hablan porque temen convertirse en el próximo objetivo del acosador.

Los mismos agresores sufren las consecuencias de sus acciones. Ellos también tienen un mayor riesgo de trastornos por uso de sustancias y de abandonar la escuela. Además, tienden a tener más peleas físicas, participar en actividades sexuales a edades más tempranas e ingresar al sistema de justicia penal.

Como adultos, los acosadores tienen más probabilidades de abusar de sus hijos y de sus seres queridos. Y si bien los acosadores en el lugar de trabajo pueden ascender en la escala corporativa, deben lidiar con la baja moral, la disminución de la productividad y las altas tasas de rotación que causan sus comportamientos. También pueden enfrentar investigaciones en el lugar de trabajo, quejas formales y juicios por su conducta.

Los acosadores que tienen una idea de su comportamiento pueden discutir el catalizador detrás de su acoso con un proveedor de salud mental. Luego, en la terapia, pueden abordar dónde aprendieron a intimidar y el impacto de su conducta en los demás. Sin embargo, si las escuelas, los lugares de trabajo y los miembros de la familia protegen a los acosadores, es posible que estas personas no piensen que necesitan ayuda.

Acción contra los acosadores escolares

Protegerse de los acosadores suele requerir esfuerzo y sacrificio. Los jóvenes que están siendo acosados ​​pueden beneficiarse del entrenamiento en asertividad o de las clases de defensa personal, especialmente si son acosados ​​físicamente.

Las familias también podrían querer evaluar si alguna dinámica en el hogar contribuyó a que su hijo se convirtiera en un objetivo. Por ejemplo, vivir en un hogar con padres autoritarios donde los niños son castigados por expresar sus pensamientos y necesidades hace que sea más difícil para los jóvenes hacerse valer y establecer límites con los acosadores.

Por supuesto, el entorno escolar también desempeña un papel en la prevención del acoso o en permitir que se propague. Por ejemplo, las familias de los niños objetivo pueden necesitar hacer arreglos con el personal de la escuela para asegurarse de que los acosadores no tengan acceso a ellos antes y después de la escuela o entre períodos de clase.

Si los administradores de la escuela o los miembros de la facultad no escuchan las preocupaciones de la familia del niño objetivo, podría ser el momento de considerar cambiar de escuela, educación en el hogar o educación remota.

También podría ser una posibilidad emprender acciones legales contra la escuela o el distrito escolar. Esto es ciertamente cierto si el niño acosado está siendo atacado por su raza, orientación sexual, discapacidad u otra condición de marginación.

El potencial de juicios, mala prensa y tragedias resultantes del acoso es una de las razones por las que los distritos escolares tienen cada vez más programas contra el acoso. Estas iniciativas educan a la comunidad escolar sobre los comportamientos de intimidación e instan a los espectadores, padres y personal escolar a intervenir.

Acoso en línea

En el siglo XXI, la intimidación es tan probable que ocurra en línea como en persona. Si el acoso se ha extendido a las redes sociales, es posible que las familias deban hacer algo más que bloquear a los acosadores de sus hijos en estas plataformas. Es posible que deban ponerse en contacto con el personal de soporte de las redes sociales para prohibir a los acosadores por violar los términos del servicio.

Muchas de estas plataformas prohíben las tácticas habituales de ciberacoso, como la suplantación de identidad o el acoso. También debería ser posible eliminar videos ofensivos y otro contenido.

Recurso para adultos acosados ​​en el trabajo

Los adultos acosados ​​también pueden tomar medidas para protegerse. Si el acoso ocurre en el trabajo, deben documentar cuidadosamente el comportamiento y determinar si hay una persona segura con quien hablar al respecto. Si el acosador es un supervisor inmediato u otro superior, puede ser más difícil obtener resultados después de denunciar el acoso.

Si sabe que otras personas en su lugar de trabajo también han sido acosadas, considere asociarse con ellas para agregar más peso a sus preocupaciones.

Desafortunadamente, los objetivos de los acosadores en el lugar de trabajo pueden encontrar sus trabajos en peligro después de presentar una denuncia de este tipo mientras sus abusadores permanecen protegidos. Sin embargo, los trabajadores sindicalizados suelen tener más opciones que los trabajadores sin la protección de un sindicato.

Si tiene evidencia de que está siendo acosado por su raza, sexo, edad, discapacidad, orientación sexual u otro estado protegido, consulte a un abogado o considere presentar una queja ante el Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo.

Buscando un nuevo trabajo

Las empresas deben tomarse en serio el acoso porque puede expulsar del lugar de trabajo a los empleados más concienzudos y talentosos. Si su lugar de trabajo ignora o permite la intimidación, lo mejor para usted es buscar un nuevo trabajo. Si tiene capacidad financiera y su salud mental está sufriendo gravemente, es posible que deba irse sin un nuevo trabajo en fila o intentar convertirse en un trabajador por contrato o en un contratista independiente para llegar a fin de mes hasta que llegue un trabajo más estable.

Cuando solicite puestos de trabajo en el futuro, intente investigar la empresa de antemano. Si la empresa siempre parece estar contratando y no está creciendo exponencialmente, podría ser un ambiente de trabajo hostil con una puerta giratoria de empleados.

Lea las reseñas de la empresa de empleados actuales y anteriores para ver cómo es trabajar allí, y tenga cuidado con las reseñas de cinco estrellas que pintan a la empresa como el lugar de trabajo perfecto.

Estas podrían ser revisiones plantadas, ya que incluso los trabajadores que aman su trabajo suelen admitir que algunas áreas de la empresa necesitan mejoras. Además, preste atención a cómo se comportan los gerentes durante el proceso de solicitud. Si son fríos, agresivos, desconsiderados o evasivos cuando haces preguntas, es posible que no sea un lugar seguro para trabajar.

Deja un comentario

Charles Heller – Mente muy bien

Reflejos Redactor en Food & Wine Redactor de artículos en el New York Post Escritor/editor independiente en publicaciones que incluyen New York Daily News, Bandcamp,