Psyathome

¿Por qué hablo conmigo mismo? Causas y Beneficios

Los psicólogos se refieren al hábito de hablarse a sí mismo en voz alta como diálogo interno externo. Si a veces hablas contigo mismo, entonces no estás solo. Lejos de ser una tendencia ocasional, en realidad es bastante común.

Cierta evidencia sugiere que hablar solo puede tener una serie de beneficios psicológicos. La investigación sugiere que este tipo de diálogo interno está conectado a una variedad de funciones mentales diferentes, incluida la resolución de problemas, el razonamiento, la planificación, la motivación y la atención.

Si bien a veces puede plantear problemas o ser un signo de una afección de salud mental, en la mayoría de los casos, puede seguir adelante y hablar consigo mismo sin que sea motivo de preocupación.

Este artículo analiza algunas de las razones por las que las personas hablan solas y algunos de los posibles beneficios de este comportamiento. También cubre lo que puede hacer si desea dejar de hablarse a sí mismo y algunas de las señales de que podría ser motivo de preocupación.

¿Por qué la gente habla sola?

Los niños comienzan a hablarse a sí mismos alrededor de los dos y tres años, pero generalmente no es muy diferente de otros discursos sociales a esta temprana edad. Alrededor de los cinco años, los niños se vuelven más encubiertos acerca de su conversación autodirigida. Todavía hablan solos, pero a menudo hablan de forma más breve, en voz baja o en privado para evitar que otros los escuchen.

Y aunque a menudo se vuelve menos obvio para los demás, el diálogo interno rara vez desaparece por completo. La mayoría de las personas hablan consigo mismas al menos de vez en cuando, mientras que algunas lo hacen con mucha más frecuencia.

Si bien el diálogo interno externo es relativamente común, no se han realizado muchas investigaciones sobre por qué algunas personas se hablan a sí mismas en voz alta y otras no. Un artículo de 2019 publicado en la revista Fronteras en Psicología exploró un par de explicaciones diferentes que han surgido.

Aislamiento social

Una teoría sugiere que es más probable que las personas que pasan más tiempo solas hablen solas. Debido a que tienen menos interacciones con los demás, su diálogo interno puede servir como una forma de comunicación social.

Hay una buena cantidad de investigaciones que respaldan esta teoría. Los estudios han demostrado que los adultos que eran hijos únicos tienen más probabilidades de participar en conversaciones internas externas.

Otro estudio encontró que las personas que se sienten solas y tienen una fuerte necesidad de pertenencia también son más propensas a hablar consigo mismas. El diálogo interno, en este caso, sirve para llenar una necesidad que no está siendo satisfecha por relaciones sociales limitadas o insatisfactorias.

Alteración Cognitiva

Esta teoría sugiere que las personas pueden hablarse a sí mismas en voz alta debido a eventos cognitivamente disruptivos que a menudo son provocados por el estrés u otros eventos similares. Por ejemplo, los sentimientos de ansiedad o las tendencias obsesivo-compulsivas pueden crear trastornos cognitivos relacionados con aumentos en el diálogo interno.

Por ejemplo, un estudio encontró que las personas tienden a hablar más consigo mismas cuando se preparan para dar un discurso si están ansiosas por hablar en público.

El estudio también demostró el impacto del diálogo interno positivo y negativo. Aquellos que se hablaban a sí mismos de manera negativa o autocrítica tenían más probabilidades de experimentar una mayor ansiedad por hablar en público.

Tipos

Hay algunos tipos diferentes de formas en las que podrías hablarte a ti mismo. El diálogo interno tiende a ser positivo o negativo, pero también puede diferir en términos de su propósito previsto.

  • Diálogo interno positivo y negativo: Hablar contigo mismo de manera positiva puede implicar autoafirmaciones o declaraciones diseñadas para ayudarte a mantenerte motivado e inspirado. Hablar contigo mismo de manera negativa a menudo se centra en declaraciones que son autocríticas o culpabilizadoras.
  • Autodiálogo instructivo: Esta forma de discurso autodirigido se centra en hablar sobre los pasos que deberá seguir para resolver un problema o realizar una tarea.
  • Autodiálogo motivacional: Este tipo de discurso está enfocado a brindar estímulo para realizar una tarea. Por ejemplo, podrías felicitarte por tus esfuerzos o recordarte que eres capaz de tener éxito.

Los estudios sugieren que hablar contigo mismo de una manera positiva, instructiva o motivadora puede ayudarte a mejorar tu desempeño.

Sorprendentemente, los investigadores han descubierto que el diálogo interno negativo no siempre afecta el rendimiento. Por el contrario, a veces puede proporcionar comentarios útiles y realistas que pueden ayudarlo a mejorar su desempeño en el futuro. Sin embargo, demasiado diálogo interno negativo puede socavar su confianza a largo plazo, por lo que es importante evitar que se convierta en un hábito.

Beneficios

Hablar solo puede tener varios beneficios diferentes. Algunos de estos incluyen:

Reflexión

Hablar contigo mismo puede ser una forma útil de distanciarte un poco de tus propias experiencias. Te permite reflexionar sobre las cosas que están sucediendo en tu vida. Al brindarle cierta distancia, puede ser una excelente manera de ver las cosas de manera más objetiva.

Puede minimizar la emoción inmediata y los sentimientos instintivos que pueda tener en el momento para que pueda ver las cosas de una manera más clara y racional.

Motivación

Hablar contigo mismo también puede ser motivador. Considere las ocasiones en que se ha entusiasmado a sí mismo para enfrentar un desafío diciéndose a sí mismo «Puedo hacer esto» o «Tú tienes esto». Dichos pensamientos pueden ser útiles cuando los guardas en tu interior, pero exteriorizar tales ideas a menudo puede ser aún más motivador.

Un estudio encontró que cuando los jugadores de baloncesto se hablaban a sí mismos con declaraciones instructivas o motivacionales, mostraban mejoras significativas en comparación con un grupo de control.

Aquellos que usaron declaraciones instructivas mostraron mayor precisión en el desempeño y aquellos que usaron declaraciones motivadoras realizaron las tareas mucho más rápido.

Mejor memoria

Si alguna vez ha hablado consigo mismo mientras recorre los pasillos de la tienda de comestibles, no se preocupe: las investigaciones han demostrado que en realidad podría ayudarlo a recordar mejor los elementos de su lista.

En un experimento, los participantes tuvieron que buscar artículos en una tienda sin decir nada. Durante la fase del experimento, sin embargo, se les dijo a los participantes que repitieran los nombres de los artículos que buscaban mientras buscaban. Los resultados mostraron que a los que hablaban solos les resultaba más fácil encontrar lo que buscaban.

Según los investigadores, al hablar consigo mismos, los participantes mejoraron su memoria y crearon una asociación más fuerte entre las palabras que decían y los objetivos visuales que buscaban.

Resolución de problemas

Hablar contigo mismo también puede ser una forma de resolver los problemas que podrías estar enfrentando. Esta táctica, conocida como autoexplicativa, puede ayudar a las personas a monitorear su progreso y mejorar su desempeño a medida que resuelven un problema.

Pasar unos momentos hablando contigo mismo puede darte el tiempo que necesitas para concentrarte realmente y reflexionar sobre el problema y todas tus opciones.

Usos

Hablar contigo mismo claramente puede tener beneficios, pero también hay cosas que puedes hacer para asegurarte de aprovechar al máximo tu diálogo interno. Las estrategias que pueden ayudar se enumeran a continuación.

mantenlo positivo

El diálogo interno negativo, ya sea en su mente o en voz alta, puede tener un impacto seriamente perjudicial en su bienestar. Si tiende a insistir o reflexionar sobre la negatividad, puede ser beneficioso encontrar formas de reformular sus palabras.

Esto no significa decir cosas demasiado positivas o poco realistas. Por ejemplo, no querrás reemplazar una declaración negativa como «Soy terrible en esto» con «Soy el mejor en esto».

En su lugar, concéntrese en hacer declaraciones positivas pero realistas que fomenten una mentalidad más optimista. Por ejemplo, podrías decir «Esto es difícil, pero estás aprendiendo. Estás mejorando cada día».

Presione Reproducir para obtener consejos sobre el diálogo interno

Presentado por la editora en jefe y terapeuta Amy Morin, LCSW, este episodio de The Psyathome Mind Podcast, con la autora de éxito de ventas Kindra Hall, comparte cómo contarte más historias útiles. Haga clic a continuación para escuchar ahora.


Siga ahora: Podcasts de Apple / Spotify / Podcasts de Google / RSS

Hacer preguntas

Hacerse preguntas sobre lo que ha aprendido o lo que significa algo puede ser una herramienta poderosa para mejorar la memoria. Debido a que esencialmente está aprendiendo algo y luego enseñándoselo a sí mismo, ayuda a reforzar la información y consolidarla en la memoria a largo plazo de manera más efectiva.

Sintoniza lo que estás diciendo

Hablar contigo mismo es más beneficioso cuando realmente prestas atención y escuchas lo que dices.

Si bien a veces puede simplemente narrar lo que está sucediendo de una manera más consciente sin prestar atención al contenido de sus palabras, escuchar y pensar en su diálogo interno puede ser una forma útil de obtener una mayor conciencia de sí mismo.

Usa la segunda o tercera persona

En lugar de hablarte a ti mismo en primera persona, trata de cambiar a una perspectiva de segunda o incluso tercera persona.

En un estudio, los investigadores encontraron que cuando las personas se hablaban a sí mismas en tercera persona, podían regular mejor sus propias emociones. Esto puede ser particularmente útil si está lidiando con sentimientos difíciles o estresantes.

El uso de la tercera persona puede ayudarlo a distanciarse de esos sentimientos, lo que puede ayudarlo a evaluarlos de manera más objetiva, casi como si estuviera observando los pensamientos de otra persona en lugar de los suyos.

La forma en que te hablas a ti mismo puede tener un impacto importante en tu autoestima, aprendizaje y autoconciencia. Tratarte a ti mismo con amabilidad, hacerte preguntas y prestar atención a tus palabras puede ayudarte a aprovechar al máximo tu diálogo interno.

Cómo controlarlo

Por lo general, no hay nada de malo en hablar contigo mismo, pero eso no significa que no haya momentos en los que quieras guardarte tus pensamientos en lugar de verbalizarlos. Por ejemplo, otras personas pueden considerar que su diálogo interno es disruptivo, especialmente si comparte un espacio de trabajo con otras personas.

Entonces, ¿qué puedes hacer para controlar tu tendencia a hablar contigo mismo? Algunas estrategias que pueden ayudar incluyen:

  • hablar con otras personas: Si habla consigo mismo para pensar en un problema o para motivarse, puede que le resulte útil hablar con los que le rodean. Puede plantear preguntas o preguntar si quieren ofrecer comentarios sobre sus ideas.
  • Distráete: Encontrar otras formas de mantenerse ocupado puede ayudar a minimizar su deseo de hablar en voz alta. Por ejemplo, puede masticar chicle, beber un poco de agua o chupar una menta o un caramelo duro.
  • Escríbelo: Llevar un diario puede ser una práctica útil que puede ayudarlo a procesar emociones, explorar soluciones e incluso aliviar los síntomas del estrés.

Cuándo preocuparse

El diálogo interno no siempre es una fuerza positiva. Si se involucra en un diálogo interno negativo, puede afectar su confianza, autoestima y bienestar mental.

A veces, es posible que te encuentres participando en un diálogo interno centrado en la rumiación, o hablando continuamente sobre los mismos pensamientos tristes, negativos y oscuros. Este tipo de diálogo interno puede ser un signo de una afección de salud mental, como la depresión.

El diálogo interno también puede ser una preocupación si ocurre como resultado de alucinaciones. En este caso, una persona hablaría en voz alta a una fuente externa inexistente en lugar de entablar una conversación consigo misma.

Las alucinaciones pueden estar relacionadas con una serie de condiciones diferentes, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, el uso de sustancias, las condiciones metabólicas y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

El diálogo interno ilógico, incoherente y acompañado de pensamientos desordenados puede ser un signo de esquizofrenia o una afección relacionada.

En la mayoría de los casos, hablar solo no es un signo de un problema de salud mental subyacente. Sin embargo, si este diálogo interno es extremadamente negativo, difícil de controlar o se acompaña de alucinaciones auditivas o visuales, debe hablar con su médico.

Un médico o terapeuta puede ayudar a determinar si usted podría tener una afección de salud mental y recomendar los tratamientos adecuados. También pueden ayudarlo a aprender a controlar el comportamiento y evitar el diálogo interno negativo.

Una palabra de Psyathome

Si bien hablar solo a veces se considera excéntrico, peculiar o incluso patológico, es importante recordar que en realidad es increíblemente común. No solo eso, puede tener una serie de beneficios importantes que incluyen la regulación de las emociones y la mejora de la memoria.

Así que adelante, hable consigo mismo cuando esté caminando por los pasillos de la tienda de comestibles o preparándose para dar un gran discurso. Si bien puede parecer una tontería, en realidad funciona.

Deja un comentario

Los 2 síntomas principales del TOC

Probablemente haya escuchado a personas proclamarse en broma «TOC» mientras enderezan una imagen torcida en la pared o limpian el mango de su carrito de

Emily Abbate – Mente muy bien

Reflejos Emily ha estado escribiendo para Psyathome Mind desde febrero de 2021. Recibió una Licenciatura en Periodismo y Ciencias Políticas de la Universidad de Connecticut.