Psyathome

Pensamiento Mágico en el Trastorno de Ansiedad Generalizada

¿Qué es el pensamiento mágico?

El pensamiento mágico es la creencia de que sus pensamientos, sentimientos o acciones afectarán el comportamiento de alguien o el resultado de una situación. Muchos de nosotros nos involucramos en pensamientos mágicos de vez en cuando. Las supersticiones entran en la categoría de pensamiento mágico, como evitar el piso 13 de un edificio o necesitar tu lápiz de la suerte para hacer un examen.

Ejemplos comunes de pensamiento mágico

Los rituales como arrojar una moneda a una fuente, cruzar los dedos o pedir un deseo antes de apagar las velas de cumpleaños son tipos de pensamiento mágico. Muchos de nosotros llevamos a cabo estas acciones sin ninguna interrupción en nuestra vida cotidiana.

Si bien el pensamiento mágico puede ser divertido e inofensivo, puede volverse disruptivo. Las condiciones de salud mental como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) a menudo se asocian con tipos disruptivos de pensamiento mágico.

Este artículo cubre la definición y los ejemplos del pensamiento mágico, lo que dice la psicología sobre este fenómeno y cuándo el pensamiento mágico puede volverse perjudicial, especialmente para las personas con trastornos de salud mental.

¿Quién se involucra en el pensamiento mágico?

El pensamiento mágico a menudo ocurre en niños pequeños menores de 5 años. Los niños pequeños aún no entienden que su mente está separada del mundo que los rodea. Por ejemplo, un niño pequeño que pretende que los objetos inanimados son reales es un ejemplo de pensamiento mágico y una parte natural del desarrollo.

El pensamiento mágico también es común en adolescentes y adultos: las investigaciones indican que es un «proceso cognitivo normal» que ocurre junto con el pensamiento racional.

Las personas a menudo usan el pensamiento mágico para sentirse más en control de su entorno y para hacer frente a lo desconocido.

El pensamiento mágico ocurre en personas con problemas de salud mental, incluidos los trastornos de ansiedad, la psicosis, la esquizofrenia, el trastorno obsesivo-compulsivo y los trastornos alimentarios.

Pensamiento Mágico en GAD

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se caracteriza por una ansiedad y una preocupación excesivas que son difíciles de controlar. Para recibir un diagnóstico de TAG, la preocupación excesiva también debe ir acompañada de ciertos síntomas físicos o cognitivos como irritabilidad, dificultad para concentrarse, fatiga, inquietud, tensión muscular y trastornos del sueño.

Para una persona con GAD, el pensamiento mágico puede convertirse en un mecanismo de afrontamiento que utiliza para disminuir su ansiedad.

Alguien con TAG podría pensar en todos los posibles resultados negativos de una situación y, al hacerlo, podría creer que está evitando que ocurran los resultados negativos. Por ejemplo, si están nerviosos por una próxima entrevista de trabajo, pueden imaginarse a sí mismos perdiéndose en el camino, perdiendo su teléfono y dando una terrible primera impresión al entrevistador.

Al pensar en lo que ellos no quieren que suceda, creen que se están protegiendo contra estos resultados indeseables. Con GAD, una persona tiende a creer que su ansiedad y sus pensamientos ansiosos controlan el mundo que la rodea.

Tipos de pensamiento mágico

Hay dos tipos de pensamiento mágico: la fusión pensamiento-acción y la ideación mágica.

Fusión de pensamiento-acción

Creer que los pensamientos son responsables de un resultado es lo que se conoce como fusión pensamiento-acción. Este es el tipo más común de pensamiento mágico que se encuentra en el trastorno de ansiedad generalizada.

Un ejemplo de fusión pensamiento-acción es cuando escuchas a alguien decir: «No hables cosas negativas de alguien o esa persona se enfermará», lo que implica que los pensamientos de una persona por sí solos influyen en la salud de otra persona.

Algunas personas que experimentan la fusión pensamiento-acción a menudo sienten vergüenza, creyendo que tener un pensamiento negativo hace tanto daño como si el pensamiento fuera a suceder en la vida real. Si le viene a la cabeza un pensamiento acerca de lastimar a su pareja, es posible que se sienta culpable porque cree que están lastimarlos al tener el pensamiento, incluso cuando nunca actuarías en consecuencia.

Ideación mágica

La ideación mágica, por otro lado, es cuando alguien cree que una acción es causada por una fuerza externa, generalmente una fuerza que la mayoría considera inusual. Por ejemplo, tal vez el compañero de trabajo de una persona «se quita las palabras de la boca» o dice algo que la persona iba a decir.

Mucha gente considera una coincidencia cuando una persona dice lo que otra persona está pensando. Pero alguien con ideas mágicas podría creer que su compañero de trabajo es un lector de mentes o usar la telepatía para saber lo que estaba pensando y decirlo en voz alta.

Otro ejemplo podría ser alguien que compra una chaqueta en una tienda de segunda mano. Tal vez les sucedan algunos eventos difíciles después de esta compra: se les pincha una llanta, su pareja termina con ellos y pierden su trabajo.

Una persona que usa la ideación mágica puede creer que la chaqueta que compró lleva energías o espíritus negativos, por lo que la chaqueta fue en realidad la causa de su desgracia.

¿Cuándo es dañino el pensamiento mágico?

El pensamiento mágico puede ser adaptativo (útil) o desadaptativo (no útil), dependiendo de cómo tus pensamientos te afecten a ti, a tus relaciones y a tu calidad de vida.

El pensamiento mágico puede promover sentimientos de confianza y optimismo en las personas. Muchas personas que se involucran en el pensamiento mágico no lo ven como «magia» en absoluto, sino como sus creencias y teorías personales. También es importante contextualizar el pensamiento mágico en términos de las creencias culturales, religiosas y espirituales de una persona.

Lo que una persona llama pensamiento mágico, otra persona lo llama sistema de creencias. A veces, el pensamiento mágico nos ayuda a interpretar el mundo que nos rodea de forma adaptativa. Sin embargo, si causa una angustia o interrupción significativa en su vida, es recomendable reexaminar su pensamiento mágico.

Un estudio sugiere que los médicos examinen los siguientes criterios al determinar si los pensamientos mágicos de una persona son adaptativos o desadaptativos:

  • ¿Con qué fuerza mantiene la persona su creencia?
  • ¿Qué grado de angustia provoca este pensamiento?
  • ¿Qué tan fuertes son los impulsos de esta persona para actuar en base a su creencia?

Puede presionarse a sí mismo para «hacer que las cosas sucedan» con sus pensamientos o comportamientos hasta el punto de sentirse personalmente responsable de los eventos negativos. O bien, puede sentir que «se equivocó» cuando se olvida de realizar un ritual relacionado con un resultado deseado. Tal vez te castigues a ti mismo o tengas muchos diálogos internos negativos cuando no tienes el tipo de pensamientos «correctos».

Si alguno de los anteriores se aplica a usted, es posible que desee buscar el consejo de un profesional de la salud mental, que puede ayudarlo a abordar los patrones de pensamiento inútiles.

Resistencia al tratamiento

Es posible que las personas con TAG que tienen creencias inadaptadas o inútiles arraigadas en el pensamiento mágico no quieran dejar de lado estas creencias.

David Burns, MD, escribe que aunque la ansiedad que experimentan las personas con GAD como resultado del pensamiento mágico es incómoda o angustiosa, las personas con GAD a menudo todavía creen que esta ansiedad los protege de una catástrofe mayor.

Una persona con TAG puede estar convencida de que la preocupación intensa es la clave de su éxito o que si no planea demasiado, investiga demasiado o, en general, se preocupa demasiado por todo, las cosas se desmoronarán.

Si una persona siente que dejar de lado su ansiedad puede tener malos resultados, no es sorprendente que se resista al tratamiento de su ansiedad (y, por extensión, de su pensamiento mágico).

Hacer frente al pensamiento mágico

Si encuentra que su pensamiento mágico es disruptivo o angustiante, hay pasos que puede tomar por su cuenta y con la ayuda de un profesional de la salud mental para aliviar su estrés.

Diario y Planificación

Primero, trate de identificar cuándo tiene lugar su pensamiento mágico. ¿Ocurre en momentos de estrés o preocupación?

Es posible que descubras que confías más en el pensamiento mágico cuando estás realmente preocupado por el resultado de una situación.

Intente escribir en un diario sus preocupaciones y los tipos de pensamientos que tiene en respuesta a sus preocupaciones. Luego, intente escribir dos o tres cosas prácticas que puede hacer para lograr el resultado deseado.

Por ejemplo, si se acerca un examen, anota todo lo que puedas hacer para prepararte, como dedicar algo de tiempo a estudiar cada noche, reunirte con un grupo de estudio o hacer tarjetas didácticas. Si obtiene una buena calificación, puede mirar hacia atrás en la lista de cosas que hizo para prepararse y darse crédito, dándose cuenta de que no fue su lápiz de la suerte o la preocupación excesiva lo que le trajo buena fortuna.

Con el tiempo, y a medida que adquiere más confianza para prepararse para situaciones estresantes, puede aprender a sentirse cómodo siendo proactivo y manejando las expectativas.

Terapia

Se ha descubierto que la terapia cognitiva conductual (TCC) es eficaz en el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada, además de ayudar a las personas a replantear sus pensamientos y sentimientos para que sean más útiles en su vida cotidiana.

Un terapeuta puede ayudarte a identificar en qué tipos de pensamiento mágico te involucras, así como qué situaciones desencadenan tu pensamiento mágico. Incluso pueden proporcionar ejercicios diarios que puede practicar para dejar de usar el pensamiento mágico para explicar las cosas que suceden.

Medicamento

En algunos casos, un profesional de la salud mental puede recomendar medicamentos para controlar sus pensamientos y comportamientos con GAD. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como Celexa (citalopram) o Effexor XR (venlafaxina), se consideran la primera línea de medicamentos para el TAG.

Los ISRS funcionan en el cerebro para aumentar los niveles de serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo y la ansiedad. Los ISRS pueden hacer que el estrés sea más manejable, ayudándolo a sentirse menos dependiente del pensamiento mágico.

Una palabra de Psyathome

El pensamiento mágico es algo que la mayoría de nosotros hacemos de vez en cuando y, a menudo, es inofensivo. Sin embargo, si siente que su pensamiento mágico está interfiriendo con su felicidad o su vida cotidiana, puede ser útil buscar asesoramiento profesional. Pregúntele a un proveedor de atención médica qué puede hacer para controlar su pensamiento mágico.

Deja un comentario

Cómo no hablar con alguien con TDAH

Si usted, su hijo o su cónyuge/pareja tiene un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), es posible que se encuentre con detractores que

Cómo dejar de amar a alguien

El amor es una de las emociones más hermosas, pero complicadas, que los seres humanos pueden sentir. Cuando se hace bien, puede producir mariposas estomacales

Información sobre alucinógenos

Psyathome Mind y nuestros socios externos utilizan cookies y procesan datos personales como identificadores únicos basados ​​en su consentimiento para almacenar y/o acceder a información

shanon lee muy bien mente

Reflejos Escritor de salud, bienestar, paternidad, raza y cultura Las firmas incluyen Healthline, HuffPost, Parents, Women’s Health and Prevention Magazine Defensor de la salud mental