Psyathome

Mejore las relaciones al disminuir los impulsos verbales

Las conexiones y relaciones positivas con los demás son muy importantes en nuestras vidas. Sin embargo, para una persona con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), hay muchos desafíos que se interponen en el camino de las relaciones gratificantes.

Un área que puede ser particularmente difícil es controlar las respuestas impulsivas. Las personas que tienen TDAH a menudo hablan en voz alta, sueltan cosas, hablan demasiado, hablan fuera de lugar e interrumpen a los demás.

Esta impulsividad puede tener un efecto en la forma en que las personas interactúan con los demás y sus relaciones. Cuando tales problemas conducen a fracasos repetidos en las amistades, las citas y las relaciones íntimas, pueden pasar factura, lo que hace que la persona se retraiga y se aísle.

Mejorar las interacciones verbales

Si tiendes a decir las cosas sin pensar, puedes decir fácilmente algo hiriente. Imagina cómo se sentirá otra persona si le dices impulsivamente que sus pantalones la hacen ver gorda, por ejemplo. Si bien es posible que estés siendo honesto, lo que digas hará que otra persona se sienta herida y enojada.

Algunas señales de que respondes impulsivamente:

  • Usted habla demasiado.
  • Tú monopolizas las conversaciones.
  • Tardas demasiado en llegar a tu punto.
  • Interrumpes e interrumpes a los demás.
  • A menudo sueltas comentarios hirientes o demasiado honestos sin pensar.

Cuando se involucra en estos patrones, puede encontrar rápidamente personas que evitan las interacciones con usted. Ser más consciente de los sentimientos y necesidades de los demás puede contribuir en gran medida a mejorar sus conexiones sociales.

A continuación se presentan ocho formas en que puede aprender a controlar el habla impulsiva y mejorar sus relaciones con amigos, familiares y socios.

Construya su conciencia

Si quieres dejar de decir cosas sin pensar, el primer paso es ser más consciente del comportamiento. Dedica algo de tiempo a fijarte en las cosas que dices cada día y trata de identificar los momentos en los que dijiste cosas sin pensar.

Busque patrones

Puede ser útil llevar un diario para llevar un registro de los momentos en que ocurren estos comentarios impulsivos. ¿Tienden a ocurrir más en ciertas situaciones, como en casa o en el trabajo? ¿Es más probable que deje escapar cosas cuando está estresado?

Solicite la ayuda de un amigo o compañero para señalar las veces que dice cosas sin pensar. Algunas personas se dan cuenta después del hecho, pero si puede comenzar a ser más consciente de estos deslices a medida que ocurren, es más fácil hacer cambios.

Pida comentarios constructivos

Todo el mundo se siente sensible a las críticas, especialmente si ha recibido comentarios negativos con frecuencia. Si bien es importante obtener retroalimentación, debe hacerse de una manera que lo ayude a realizar cambios positivos sin dañar su autoestima.

Si esta es un área en la que desea realizar mejoras, solicite comentarios a sus amigos y familiares. Hable con ellos sobre las formas en que pueden brindarle comentarios que no se sientan tan críticos. Los recordatorios amables que señalan áreas en las que puede mejorar pueden ser útiles en lugar de perjudiciales.

Si bien puede ser fácil concentrarse solo en los errores, también es importante aprender a reconocer sus fortalezas. Pídeles a los demás que también se aseguren de señalar cuándo interactúas de manera positiva.

Pausa antes de hablar

Ser más consciente de su comunicación es importante para reducir los comentarios impulsivos. Cuando tenga conversaciones, practique tomarse un breve momento antes de responder.

Detente y piensa, respira profundo y ordena tus pensamientos para que sepas lo que vas a decir antes de hablar.

Piense en cómo sus palabras serán percibidas por los demás. Piense conscientemente en enmarcar sus palabras de una manera que sea útil e informativa. Hacer esto puede ser un desafío, especialmente cuando parece que lo que tienes que decir es urgente, pero se volverá más natural cuanto más practiques.

Escríbelo

Otra estrategia simple que puede ser útil es llevar contigo un pequeño bloc de papel para anotar las cosas que quieras decir. Si otra persona está hablando y comienzas a sentir la necesidad de interrumpir, en lugar de dejar escapar lo que estás pensando, escribe el pensamiento en su lugar.

Hágales saber a los demás que va a utilizar esta estrategia, para que no sientan que los está ignorando mientras escribe. Anota tus pensamientos muy rápidamente para que puedas volver a centrar tu atención y establecer contacto visual con la persona que está hablando.

Estar abierto

Está bien que los demás sepan que a veces puede ser un poco verbal y puede tener problemas para llegar al punto de su conversación. Pídeles que te ayuden haciéndote una señal o interrumpiéndote cortésmente y redirigiéndote para tratar de volver al punto que querías plantear.

Revisar periódicamente a la otra persona también puede ayudar a garantizar que no estés dominando la conversación.

Simplemente hacer una pausa y preguntarles qué piensan puede ayudar a la otra persona a expresar lo que quiere decir. También puede ser una excelente manera de dejar que otra persona dirija la conversación mientras redacta sus propios pensamientos.

Pedir ayuda

Reconocer las señales sociales puede ser muy difícil para una persona con TDAH. Hágale saber a su amigo o pareja que esto es un problema para usted y pídale ayuda para interpretar las señales.

Trabaja conscientemente para ser más observador de tu tono de voz, expresiones faciales y lenguaje corporal. Cada uno de estos le dará pistas sobre cómo se sienten otras personas mientras hablan.

Ten cuidado

Cuando conoce gente nueva por primera vez, incluidas posibles parejas románticas, puede ser especialmente importante prestar atención a su comunicación verbal. Aunque debe abordar las relaciones de noviazgo con un corazón abierto, trate de ser consciente de no abrirse demasiado rápido. No reveles toda la historia de tu vida en la primera cita, por ejemplo.

Use a un amigo de confianza como caja de resonancia para ayudarlo a comprender mejor algunas de las «reglas» de las citas. Si bien desea obtener más información sobre esta nueva pareja y compartir para que pueda aprender más sobre usted, no debe actuar tan rápido que la persona se sienta abrumada o desanimada.

Escucha

Ser un buen oyente te ayudará a crecer y profundizar tus relaciones. También es una buena manera de evaluar cómo se sienten los demás acerca de la relación. Esto es útil especialmente en las primeras etapas, pero continúa siendo una habilidad importante en todas las etapas de las relaciones. Escuchar es una habilidad que puedes desarrollar con la práctica.

Hágale preguntas a su pareja, permítale compartir y realmente escuche lo que está diciendo. Esto le permite a la gente saber que estás interesado y que te preocupas por ellos.

Una palabra de Psyathome

El habla impulsiva es algo que puede afectar a cualquiera, pero puede ser un desafío común para las personas que tienen TDAH. Sin embargo, puedes aprender a dejar de decir cosas sin pensar. Identificar sus propios patrones de comunicación, pedir retroalimentación a amigos de confianza y practicar nuevas habilidades puede ayudarlo a disminuir la impulsividad y mejorar su comunicación e interacciones verbales.

Deja un comentario

Rod Brouhard, EMT-P – Mente muy bien

Reflejos Los primeros auxilios cubren una amplia variedad de problemas, desde emergencias que amenazan la vida hasta enfermedades y lesiones menores. Es importante ser autosuficiente,

Las cinco etapas del duelo

Cuando perdemos a un ser querido, el dolor que experimentamos puede resultar insoportable. Comprensiblemente, el duelo es complicado y a veces nos preguntamos si el