Psyathome

Las mujeres a menudo se quedan fuera de la conversación sobre el TDAH

Conclusiones clave

  • Las niñas son mucho menos propensas que los niños a ser diagnosticadas con TDAH
  • Los expertos acreditan en parte una diferencia en cómo tienden a presentarse los síntomas entre los géneros con esta discrepancia
  • La educación es necesaria para expandir la definición convencional de TDAH

Cuando piensas en una persona con TDAH, ¿qué te viene a la mente? Lo más probable es que vea a un niño varón, distraído en clase, moviéndose tanto como puede. Si este fue tu primer pensamiento, estás lejos de estar solo. El TDAH, conocido formalmente como trastorno por déficit de atención con hiperactividad, ha sido visto durante mucho tiempo como una enfermedad de niños pequeños, y casi elimina a las mujeres de la lista de personas que podrían verse afectadas por él.

Sin embargo, la condición no se trata solo de hiperactividad, sino que también puede presentarse como falta de atención, la última de las cuales se ve comúnmente, pero se ignora, en las niñas. “Piénselo, ¿quién se quejaría de la niña tranquila sentada en su asiento en el salón de clases, tal vez soñando despierta, cuando es posible que otros estudiantes capten su atención con comportamientos más abiertos y disruptivos”, pregunta Yamalís DíazPhD, profesor asistente clínico de Psiquiatría Infantil y Adolescente en el Centro de Estudios Infantiles del Hospital Infantil Hassenfeld en NYU Langone.

A partir de 2016, el Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que alrededor del 9,4 % o 6,1 millones de niños en los Estados Unidos tenían un diagnóstico de TDAH. Sin embargo, los casos fueron mucho más altos para los niños con un 12,9 % en comparación con las niñas con un 5,6 %.

Los expertos atribuyen esta marcada diferencia principalmente a las diversas formas en que las niñas y los niños muestran síntomas de TDAH, en particular debido a las expectativas de género. “Creo que históricamente los niños se han presentado como hiperactivos, lo que tiende a ser más disruptivo en un salón de clases. Las niñas tienden a presentar rasgos atentos que solo se impactan a sí mismas. Por lo tanto, es posible que se omitan sus diagnósticos”, dice Dra. Sasha Hamdaniun psiquiatra certificado por la Junta y especialista en TDAH que también comparte contenido educativo sobre el TDAH en las redes sociales. Los síntomas pueden presentarse desde los tres años, pero generalmente surgen entre los 7 y los 12 años.

Yamalis Díaz, PhD,

Piénselo, ¿quién se quejaría de la niña tranquila sentada en su asiento en el salón de clases, tal vez soñando despierta, cuando puede tener otros estudiantes que captan su atención con comportamientos más abiertos y disruptivos?

— Yamalis Díaz, PhD,

Díaz agrega que esta diferencia «casi ha solidificado al niño ‘prototípico’ percibido con TDAH como un ‘niño pequeño hiperactivo’, lo que lleva a un sesgo de percepción en la forma en que los padres, maestros y otros notan los posibles síntomas del TDAH». Los niños confían en los adultos para identificar condiciones potenciales, como el TDAH, pero aquellos que no encajan en el molde quedan excluidos cuando se analiza solo una versión del trastorno.

Como resultado, a las mujeres con TDAH a menudo no se les diagnostica hasta la edad adulta, cuando sus síntomas pueden volverse más pronunciados. Según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), la prevalencia estimada de por vida del TDAH es menor en adultos de 18 a 44 años con un 8,1 %. Los hombres aún tienen más probabilidades de ser diagnosticados con TDAH que las mujeres, del 5,4 % al 3,2 %, aunque con un margen menor.

Dejar un diagnóstico para la edad adulta puede hacer que los desafíos y comportamientos relacionados con el TDAH se establezcan más firmemente. Es posible que el tratamiento deba ser más intensivo que si los adultos hubieran identificado la afección antes, dice Díaz.

Sin un diagnóstico de TDAH, la autoestima de las mujeres puede sufrir

Si una mujer pasa por los primeros años de su vida sin saber que tiene TDAH, puede atribuir sus síntomas a una falla propia en lugar de a un trastorno externo. “Estas mujeres han luchado durante mucho tiempo en la escuela y en el trabajo, confiando en su inteligencia para salir adelante, trabajando en exceso para compensar las dificultades con la falta de atención o la realización de tareas, luchando con amistades o intereses fracturados porque puede ser un desafío apegarse a una cosa a la vez. ,» dice kate hanselmanuna enfermera practicante de salud mental psiquiátrica (PMHNP) en Thriveworks en Stamford que también vive con TDAH. “Se preguntan si ellos son el problema, si simplemente son vagos, estúpidos o raros, cuando en realidad, sus cerebros funcionan de manera diferente y han estado haciendo todo este trabajo extra para cubrirlo durante años”.

Muchos de los clientes de Hanselman muestran síntomas de ansiedad y depresión, que resultan de una lucha continua con el TDAH no diagnosticado.

Díaz culpa a la falta de conciencia por llevar a muchas niñas y mujeres a creer que, aunque trabajan muy duro, tener poco que mostrar por su esfuerzo o menos que los demás, es un indicador de bajo potencial, lo que lleva aún más a condiciones de salud mental concurrentes y mala salud. autoestima.

El alivio que las mujeres pueden sentir al ver finalmente validada su lucha interna puede ser abrumador. “No puedo decirle cuántas mujeres con las que trabajo lloran cuando les diagnostico TDAH”, dice Hanselman. “Han luchado durante años, a veces décadas, pensando que les pasaba algo, creyendo que si se esforzaban un poco más, funcionaría, y se castigaban cuando no era así”.

Cambiando la narrativa sobre el TDAH

La educación es fundamental para cambiar las creencias arraigadas sobre quién tiene y quién no tiene TDAH. Díaz enfatiza la necesidad de continuar la investigación sobre las diferentes presentaciones del TDAH para aumentar la conciencia de los padres, maestros y pediatras. Esto incluye más trabajo sobre intervenciones conductuales para personas cuya característica fundamental es la falta de atención, un alejamiento de centrarse únicamente en la hiperactividad.

Según Hanselman, parte del problema también se deriva de la cantidad de profesionales de la salud que todavía no creen que el TDAH sea real. Es un recordatorio de que, cuando sea posible, busque una opinión médica para usted o su hijo de más de un experto en salud mental, ya que no todos los profesionales lo tratarán con la seriedad que usted merece.

Kate Hanselman, PMHNP

No puedo decirle cuántas mujeres con las que trabajo lloran cuando les diagnostico TDAH.

— Kate Hanselman, PMHNP

Algunas mujeres también pueden sentirse preocupadas por ser juzgadas por tener TDAH, ya que a menudo se asocia con los hombres. Si bien esta es una reacción natural, no hay nada de qué avergonzarse de recibir la atención que necesita: es una decisión fuerte y admirable. “Creo que todo comienza con hablar sobre los síntomas con más libertad”, dice Hamdani, sobre romper el estigma que rodea al TDAH para las mujeres.

“Esto también significa desestigmatizar las opciones de tratamiento: los medicamentos (tenemos muchos, no solo estimulantes) cambian vidas, y el estigma en torno a estos medicamentos impide que las personas reciban la atención adecuada”, dice Hanselman. “Como paciente, aprender más sobre las opciones de tratamiento, preguntarle a su proveedor sobre la investigación detrás de esto y consultar con usted mismo y con quienes lo apoyan sobre lo que siente que es más cómodo para usted puede ser útil”.

Manejo del TDAH

Ya sea que le hayan diagnosticado TDAH cuando era niño o lo haya descubierto de adulto, es posible controlar el TDAH. Díaz sugiere tomarse el tiempo para identificar claramente los síntomas del TDAH que afectan su vida y cómo. Esto puede ser en el trabajo, las relaciones o las tareas del hogar. Una vez que hayas hecho eso, practica, sin ninguna presión sobre ti mismo, pequeños hábitos de comportamiento que compensen estos síntomas.

“Por ejemplo, si usted es alguien que a menudo llega tarde para llegar a un lugar o cumplir con los plazos, trabaje para desarrollar hábitos específicos de administración del tiempo que lo ayuden a administrar mejor el tiempo”, dice Díaz. Ella enfatiza la importancia de enfocarse solo en uno o dos puntos a la vez, ya que asumir demasiado a un ritmo rápido puede detener cualquier progreso.

No se puede negar que el TDAH puede ser frustrante, pero vea si puede encontrar aspectos positivos dentro de él cuando sea posible. “Es, de hecho, un cerebro superpoderoso capaz de muchas cosas: creatividad, pensamiento innovador, resolución de problemas, humor, resiliencia”, dice Díaz. «Por lo tanto, también es importante descubrir las fortalezas asociadas con el TDAH y maximizarlas al máximo también».

Lo que esto significa para ti

Los síntomas del TDAH, como la falta de atención, la inquietud y la distracción, también pueden ser el resultado de muchas otras afecciones. Ver a un profesional de la salud mental puede garantizar que reciba un diagnóstico adecuado. “Sepa que el proceso de diagnóstico puede llevar tiempo, y ser lo más transparente y abierto posible con su proveedor ayudará. Aquí hay ayuda, y si no encuentra apoyo donde está, siempre es una buena idea obtener una segunda opinión”, dice Hanselman.

Deja un comentario

¿Puedes cambiar tu personalidad?

El deseo de alterar la personalidad no es raro. Las personas tímidas desearían ser más extrovertidas y comunicativas. Las personas de mal genio tal vez

Cómo el estrés afecta su salud y bienestar

Psyathome Mind y nuestros socios externos utilizan cookies y procesan datos personales como identificadores únicos basados ​​en su consentimiento para almacenar y/o acceder a información

¿Qué es la amnesia anterógrada?

La amnesia anterógrada es una condición en la que una persona no puede crear nuevos recuerdos después de un evento que induce la amnesia.La amnesia