Psyathome

¿La marihuana es adictiva?

Si bien la marihuana es una de las drogas más utilizadas en los Estados Unidos, muchas personas tienen la misma pregunta: ¿Es adictiva la marihuana? La respuesta es sí, puede ser. Sin embargo, eso no significa que todos los que usan la sustancia se volverán adictos.

La mayoría de las personas que consumen marihuana no se vuelven adictas a la hierba. No pierden el control de su uso; generalmente usan la cantidad que quieren usar y controlan cuándo quieren usarla. Cuando usan marihuana, obtienen los resultados exactos que esperan y pretenden obtener.

Sin embargo, algunos de los que usan marihuana desarrollan los síntomas de una adicción real después del uso crónico de marihuana.

¿La marihuana es adictiva?

Si bien la mayoría de las personas que usan marihuana no desarrollan una adicción, esto no significa que nunca suceda. Algunos de los que usan marihuana exhibirán muchos de los comportamientos que comúnmente se asocian con la adicción.

El trastorno por consumo de cannabis, o trastorno por consumo de marihuana, es una afección que resulta del consumo crónico de cannabis. Se define en la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) como resultado de la dependencia o el abuso de la marihuana.

Predominio

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) informa que el 30 % de las personas que consumen marihuana desarrollarán problemas con su consumo, lo que se conoce como trastorno por consumo de marihuana.

Señales de adicción a la marihuana

Alguien que se vuelve adicto o dependiente de la marihuana probablemente mostrará algunos de los síntomas conductuales clásicos de la adicción, que incluyen:

  • Comenzarán a necesitar cantidades cada vez mayores.
  • Pasarán más tiempo pensando en consumir.
  • El uso de sustancias comenzará a tomar un papel central en su vida.
  • Pasarán más tiempo y dinero adquiriendo más marihuana.
  • Se volverán irritables o agitados si se acaban.
  • A medida que aumentan las consecuencias negativas, seguirán consumiendo.
  • Negarán las afirmaciones de sus allegados de que han cambiado.

Dos de los signos más comunes del trastorno por consumo de cannabis son la dependencia física y la abstinencia.

Dependencia de la marihuana

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que la dependencia de una sustancia va acompañada de una acumulación de tolerancia a esa sustancia, lo que requiere cantidades cada vez mayores para obtener los mismos efectos y provoca síntomas de abstinencia cuando alguien deja de usar la sustancia. La mayoría de los fumadores de marihuana no experimentan ni tolerancia ni abstinencia.

La mayoría de las primeras investigaciones sobre la adicción a la marihuana revelaron que el consumo de marihuana rara vez producía tolerancia y abstinencia. Pero la marihuana que está disponible hoy en día es más poderosa que la marihuana de la década de 1960 y contiene niveles más altos del ingrediente activo delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), que es el componente psicoactivo de la hierba.

Además, se ha comprobado que la dependencia a la marihuana puede afectar a tu capacidad de respuesta al neurotransmisor dopamina, que nos permite sentir placer. En un estudio, aquellos que tenían dependencia de la marihuana tenían menos emociones positivas, mayores niveles de estrés y mayor irritabilidad.

Retiro de marihuana

La investigación actual muestra que la tolerancia al THC se desarrolla y que los síntomas de abstinencia ocurren en algunas personas. Los estudios de aquellos que usan marihuana crónicamente y luego dejan de hacerlo muestran que experimentan estos síntomas de abstinencia:

  • Ansiedad e insomnio
  • Pérdida de apetito
  • salivación excesiva
  • Pulso disminuido
  • Irritabilidad
  • Mayores cambios de humor
  • Aumento del comportamiento agresivo.

Algunos investigadores creen que debido a que la marihuana actual es mucho más potente, es más probable que algunas personas desarrollen dependencia fisiológica.


Incluso si no son física o químicamente dependientes de la marihuana, algunas personas desarrollarán una dependencia psicológica de la droga. Esto a menudo persiste a pesar de que una persona sabe que tiene una dependencia o quiere dejar de fumar.

¿Por qué la marihuana es adictiva?

Los expertos todavía están investigando por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no. Hay varias razones por las que una persona puede volverse dependiente de la marihuana. Por supuesto, esto no significa que desarrollará una adicción a la marihuana si experimenta uno o más de estos factores de riesgo.

Factor de mayor potencia

La marihuana se compone de muchos componentes llamados cannabinoides. Dos de estos componentes, el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), tienen efectos comúnmente conocidos por las personas que consumen marihuana. El THC es conocido como la sustancia que hace que una persona se sienta «colocada», mientras que el CBD a menudo promueve una sensación de relajación.

El NIDA informa que la mayor potencia de la marihuana disponible en la actualidad, específicamente en lo que respecta a sus niveles de THC, puede ser un factor en el aumento del número de personas que desarrollan un problema.

¿El THC es adictivo?

El THC puede ser adictivo. Los estudios sugieren que el THC es la sustancia que crea el potencial de adicción a la hierba debido a sus propiedades psicoactivas.

Hoy en día, la hierba suele contener más THC que en el pasado. Por ejemplo, la marihuana confiscada hoy por las fuerzas del orden contiene un promedio de 15 % de THC en comparación con menos del 4 % en la hierba confiscada en la década de 1990. Los investigadores están investigando si una potencia más alta es la razón de un aumento en las visitas al departamento de emergencias de personas que dieron positivo por marihuana.

La marihuana que se consume en productos elaborados con extracto de marihuana, como un aceite a base de disolvente, contiene entre un 54 % y un 69 % de THC, en algunos casos superando el 80 %.

Edad en que las personas comienzan a fumar

Los expertos están encontrando un vínculo entre la edad en que comienzas a consumir cannabis y la probabilidad de que desarrolles una dependencia. Un estudio encontró que las personas que consumieron cannabis a partir de los 14 o 15 años tenían una mayor probabilidad de desarrollar dependencia. Por otro lado, para aquellos que comenzaron a consumir cannabis después de los 15 años, el riesgo de desarrollar una dependencia disminuyó drásticamente.

Otro estudio encontró que aquellos que comienzan a consumir marihuana antes de los 18 años tienen de cuatro a siete veces más probabilidades de desarrollar un trastorno por consumo de cannabis más adelante en la vida.

Frecuencia de uso

Se ha descubierto que el uso diario o semanal de marihuana aumenta las posibilidades de que una persona se vuelva dependiente de la droga en el futuro. Si usa cannabis con poca frecuencia, o se abstiene por completo durante largos períodos de tiempo entre usos, se ha descubierto que esto reduce las probabilidades de que desarrolle una dependencia más adelante.

Sin embargo, la forma en que una persona se involucra con la hierba también es un factor importante. Por ejemplo, un estudio encontró que el «uso solitario», o usar la droga por sí mismo, era una fuerte señal de que se formaría una dependencia en el futuro.

Genética

Se ha descubierto que las relaciones familiares desempeñan un papel en algunos casos de adicción al cannabis. Por ejemplo, un estudio encontró que si tus padres biológicos abusan del alcohol u otras drogas, es más probable que tú abuses del alcohol u otras drogas, incluida la marihuana.

Un estudio de 2020 encontró que las personas tienen «responsabilidad genética» con el trastorno por consumo de cannabis, lo que significa que nacen con genes específicos que aumentan su riesgo. Sin embargo, los expertos están de acuerdo en que generalmente hay más factores que contribuyen, como el medio ambiente, el acceso a la marihuana, el nivel socioeconómico y más.

Salud mental

Algunos estudios han encontrado que las personas a menudo consumen cannabis para disminuir sus sentimientos de ansiedad o depresión, y que la automedicación de esta manera a menudo puede conducir a la dependencia de las drogas. También se han observado otras consideraciones de salud mental en personas con dependencia del cannabis.

Esto incluye a las personas que se enfrentan al trastorno de pánico, con síntomas de TDAH, trastorno de ansiedad social y baja autoestima. Aquellos que se enfrentan a una mala calidad del sueño también pueden usar cannabis para aliviar estos síntomas (aunque a largo plazo, se ha descubierto que disminuye la calidad del sueño).

La investigación es mixta en cuanto a si los problemas de salud mental son más a menudo la causa del abuso de cannabis, o si la dependencia del cannabis puede, a su vez, conducir a problemas de salud mental.

Efectos

Hay muchos efectos crónicos asociados con el trastorno por consumo de cannabis. Se ha encontrado que las personas con esta afección a menudo experimentan un deterioro del funcionamiento cognitivo. Esto podría significar:

  • Pérdida de memoria
  • Problemas para concentrarse
  • Disminución de las habilidades para resolver problemas.
  • Baja capacidad para controlar las emociones.
  • Dificultad para tomar decisiones

El trastorno por consumo de cannabis puede afectar a otras áreas. Los estudios han encontrado que aquellos que luchan contra la dependencia del cannabis a menudo encuentran insatisfacción en varias áreas de sus vidas, incluidas las relaciones, la carrera y la educación.

Tratamiento

El número de personas que buscan tratamiento por abuso de marihuana ha aumentado significativamente. Según estudios, el número de niños y adolescentes en tratamiento por dependencia y abuso de marihuana ha aumentado un 142% desde 1992.

Al igual que con la mayoría de las sustancias de abuso, las personas que abusan de la marihuana generalmente deciden buscar ayuda cuando el uso de la droga se vuelve doloroso debido a las crecientes consecuencias negativas. Muchos de los que buscan tratamiento por marihuana lo hacen debido a la presión de familiares, amigos, escuelas, empleadores o el sistema de justicia penal.

Afortunadamente, existen muchos tipos de tratamiento para el trastorno por consumo de cannabis. Estos incluyen tipos específicos de terapia.

  • Terapia cognitiva conductual (TCC): Un terapeuta trabajará con usted para abordar cualquier problema de salud mental, pensamientos o comportamientos subyacentes que contribuyan a su adicción. Juntos, identifiquen mecanismos de afrontamiento saludables para abordarlos.
  • Manejo de la contingencia: Este método a veces se usa en las clínicas de abuso de sustancias. Se enfoca en promover un comportamiento positivo (abstenerse del consumo de marihuana) mediante el uso de recompensas. Por ejemplo, una clínica puede dar objetos materiales como premios, o incluso dar dinero a quienes tienen pruebas de drogas negativas.
  • Terapia de mejora motivacional: Esto se enfoca en las actitudes y creencias internas de una persona. Un terapeuta te ayudaría a crear declaraciones que reflejen por qué quieres dejar de consumir marihuana y, juntos, crean un plan de acción para dejar de fumar.

Además, ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudarlo a reducir o detener su consumo de marihuana.

  • Cambia tu entorno social: Puede ser más difícil dejar el cannabis cuando los que te rodean todavía lo están usando. Un estudio encontró que las personas que se recuperaron del trastorno por consumo de cannabis encontraron útil socializar con personas que no consumieron cannabis como parte de su recuperación.
  • Concéntrese en las razones por las que quiere dejar de fumar: Si te recuerdas las razones por las que quieres dejar el cannabis, es posible que te sientas más motivado. Trate de mantener una lista de razones en su dormitorio o en su refrigerador para que la vea todos los días.
  • Participar en nuevos pasatiempos: Probablemente tendrá más tiempo libre cuando deje la marihuana, por lo que puede ser útil encontrar un nuevo pasatiempo o actividad que disfrute. Esto puede ayudar a distraerte de cualquier antojo y mejorar tu estado de ánimo, especialmente si se trata de actividad física.

Las personas desarrollan dependencia al cannabis por diferentes motivos, por lo que es importante abordar cualquier problema subyacente. Por ejemplo, aquellos que usan marihuana para hacer frente a la ansiedad, la depresión o los trastornos del sueño pueden encontrar tipos de tratamiento más apropiados, incluidos cambios en el estilo de vida, terapia y medicamentos, para ayudar a aliviar sus síntomas.

Además, los expertos están investigando si existen medicamentos específicos que puedan ayudar con el trastorno por consumo de cannabis. Se ha demostrado que algunos antidepresivos ayudan con los síntomas de abstinencia. Puede consultar con su profesional de la salud para ver si esta es una opción de tratamiento viable para usted.

Una palabra de Psyathome

Si bien la mayoría de las personas que usan marihuana ocasionalmente no desarrollan una adicción, es posible volverse adicto a la hierba. Si cree que usted o un ser querido son adictos a la marihuana, hablar con su médico acerca de sus inquietudes es un excelente primer paso para obtener ayuda. Hay muchas opciones de tratamiento para la adicción, y su médico puede trabajar con usted para encontrar la mejor manera de sobrellevarla.

Deja un comentario

Chris Raymond – Mente muy buena

Reflejos redactor de El director revista para mayores de 12 años Colaborador de múltiples publicaciones líderes de servicios funerarios Apariciones en los medios sobre numerosos

Biografía del pensador conductista

BF Skinner fue un psicólogo estadounidense conocido por su influencia en el conductismo. Skinner se refirió a su propia filosofía como «conductismo radical» y sugirió

El papel de las obsesiones en el TOC

Las obsesiones son pensamientos, imágenes o ideas que no desaparecen, no son deseadas y causan una angustia extrema. Todo el mundo tiene pensamientos extraños, inusuales