Psyathome

La lilapsofobia es el miedo a los tornados o huracanes

¿Qué es la lilapsofobia?

La lilapsofobia es el miedo a los tornados o huracanes. La lilapsofobia es lo que se conoce como una fobia específica, que el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) describe como «un miedo intenso e irracional a algo que representa poco o ningún peligro real».

Aunque los tornados y los huracanes son peligrosos, y muchas personas les temen, una persona con lilapsofobia tiene un nivel de miedo superior al promedio. Su miedo provoca angustia o perturbación en su vida cotidiana, incluso cuando no corren ningún peligro real de verse afectados por un tornado o un huracán.

Este artículo cubre la definición de lilapsofobia, así como sus síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento.

Síntomas

Muchos de nosotros tenemos miedo a las inclemencias del tiempo, y el miedo puede ser adaptativo. Por ejemplo, el miedo adaptativo a las tormentas puede ayudar a una persona a estar preparada para emergencias relacionadas con el clima y motivarla a buscar refugio cuando lo necesite. Los síntomas de la lilapsofobia, sin embargo, no son adaptativos. De hecho, a menudo son debilitantes y en realidad impiden que una persona funcione durante una crisis de tormenta.

Los síntomas de la lilapsofobia pueden ocurrir ya sea que una persona esté o no bajo la amenaza real de un tornado o huracán. De hecho, una persona puede desencadenarse con solo pensar en un tornado o huracán.

Los síntomas de la lilapsofobia incluyen:

  • Ansiedad
  • Seguimiento constante de los informes meteorológicos
  • Mareo
  • Sentirse desamparado
  • Sensación de falta de aliento
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Falta de apetito
  • Náusea
  • Comportamiento obsesivo
  • Pánico
  • Trastornos del sueño
  • Transpiración

Si bien es racional consultar el pronóstico del tiempo antes de realizar actividades al aire libre, si tiene lilapsofobia, el clima controla su vida. Puede pasar mucho tiempo viendo el pronóstico del tiempo en la televisión o siguiendo las tormentas en línea. Incluso puede negarse a salir en los días en que se pronostican tormentas leves.

Cuando golpea una tormenta, puede mostrar comportamientos tales como verificar constantemente las alertas meteorológicas, esconderse debajo de la cama o en un armario, o incluso poner en marcha un plan completo de tornado tan pronto como comience la lluvia. Puede escuchar atentamente la tormenta en busca de sonidos de actividad de tornados, o puede intentar ahogar la tormenta con música o películas a todo volumen.

Muchas personas encuentran que la lilapsofobia empeora al estar solo. Podrías llamar a tus amigos en estado de pánico u organizar tu horario para que rara vez estés solo.

Con el tiempo, es posible que descubra que sus actividades diarias se vuelven cada vez más restringidas. Es posible que no esté dispuesto a ingresar a edificios en los que no cree que sea seguro permanecer durante una tormenta, incluso en días despejados y soleados. Puede negarse a participar en actividades al aire libre o viajes largos por carretera por temor a que una tormenta golpee y provoque un tornado o un huracán.

Causas

Como muchas fobias, el miedo a los tornados o huracanes a menudo se debe a una experiencia negativa. Tal vez haya sido afectado por un tornado o huracán que le causó lesiones personales o daños a la propiedad a usted o a un ser querido. O bien, es posible que haya evitado por poco lesiones o daños causados ​​por un tornado en una ciudad o área vecina.

Si ha pasado por una experiencia de tormenta verdaderamente devastadora como el huracán Katrina, es particularmente importante buscar asesoramiento profesional. Además de la lilapsofobia, es posible que estés experimentando un trastorno de estrés postraumático (TEPT).

La lilapsofobia, como muchas fobias, también se puede aprender. Si tus padres, amigos o familiares tienen miedo de los tornados o huracanes, es posible que hayas captado su miedo.

Si las fobias se dan en su familia, es más probable que usted mismo desarrolle una. Un estudio señala que, al igual que otros trastornos de salud mental como la ansiedad y la depresión, las fobias parecen tener una influencia genética.

También puede haber otro miedo subyacente a su lilapsofobia. Las investigaciones indican que el miedo a la muerte en realidad juega un papel en el desarrollo de muchas condiciones psicológicas. Hablar con un profesional de la salud mental puede ayudarte a comprender qué factores contribuyen a tu lilapsofobia.

Diagnóstico

La quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) tiene criterios para que los médicos los utilicen para diagnosticar una fobia específica.

Un médico o profesional de la salud mental utiliza ciertos criterios para diagnosticar una fobia. Si un paciente responde «sí» a la mayoría de las siguientes preguntas, es probable que tenga una fobia:

  • ¿Es el miedo irracional, excesivo y persistente?
  • ¿Es el miedo fuera de proporción con cualquier peligro real?
  • ¿Utiliza el comportamiento de evitación para no entrar en contacto con el objeto de su miedo o cualquier cosa que tenga que ver con él?
  • ¿La fobia afecta/interrumpe su vida (incluso en el trabajo, en la escuela o en sus relaciones)?
  • ¿La duración de sus síntomas ha durado al menos seis meses?

Lilapsofobia en niños

Muchos niños muestran miedo a los eventos climáticos extremos, especialmente si están influenciados por la aparición de tornados o huracanes en los medios de comunicación o cuando escuchan conversaciones de adultos. Por ejemplo, si una gran tormenta aparece en la televisión o los adultos la comentan, los niños pueden tener miedo de que les suceda a ellos.

Debido a que los miedos son una parte normal del desarrollo, las fobias generalmente no se diagnostican en los niños a menos que persistan durante más de seis meses. Trate de tranquilizar a su hijo sobre la relativa rareza de las tormentas importantes y explíquele sus procedimientos de preparación para tormentas.

Por supuesto, si sus síntomas persisten y su hijo muestra manifestaciones inusuales de ansiedad, asegúrese de hablar con un médico acerca de su miedo.

Tratamiento

Como muchas fobias, la lilapsofobia a menudo se trata con terapia y medicamentos. Los cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a aliviar la ansiedad causada por su fobia.

Terapia

Se ha demostrado que la terapia cognitiva conductual (TCC) es eficaz para disminuir los síntomas de las fobias específicas. Un terapeuta puede trabajar contigo para examinar las causas fundamentales de tu fobia, cómo tu ansiedad altera tu vida y las formas en que puedes replantear el objeto de tu fobia para que sea menos aterrador.

La terapia de exposición también puede ser útil en el tratamiento de fobias específicas. Este es un método terapéutico en el que una persona se expone gradualmente al objeto de su miedo en un entorno de apoyo hasta que pueda enfrentar su miedo mientras experimenta menos angustia.

No se le pedirá que se ponga en peligro real al salir a una tormenta peligrosa. Pero la terapia de exposición puede ser un método útil para aliviar la ansiedad relacionada con las tormentas que enfrenta en su vida cotidiana.

Un terapeuta podría trabajar con usted hasta que pueda ver una foto de un huracán o ver la cobertura de noticias, por ejemplo, sin experimentar una ansiedad debilitante.

Si tiene miedo de salir a la calle cuando hay tormentas leves, puede establecer una meta en la terapia para trabajar para salir a la calle bajo la lluvia sin sentirse ansioso.

También se ha demostrado que la hipnoterapia ayuda a las personas con fobias específicas. Un hipnoterapeuta hablará contigo sobre tu miedo, así como sobre los factores desencadenantes relacionados con tu fobia. Serás guiado a un estado meditativo para que el terapeuta pueda ofrecerte sugerencias subconscientes para superar ciertos sentimientos, pensamientos y comportamientos.

Sin embargo, si su fobia proviene del trastorno de estrés postraumático, entonces otros tipos de terapia pueden ser más apropiados. Su terapeuta podrá diagnosticar la raíz de su fobia y prescribir el mejor curso de acción.

Medicamento

Un médico podría recomendar una combinación de terapia y medicamentos para ayudarlo a sobrellevar los síntomas de la lilasofobia.

Los medicamentos recetados para las fobias incluyen antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que pueden ayudar a disminuir la ansiedad y regular el estado de ánimo. En casos con síntomas severos, se pueden recetar benzodiazepinas como Xanax (alprazolam).

Las benzodiazepinas pueden ser adictivas. Si se recetan, se recomienda que se tomen solo por períodos cortos de tiempo bajo la estrecha supervisión de un proveedor de atención médica.

Cambios en el estilo de vida

Las técnicas de atención plena como la respiración profunda, el yoga o la meditación pueden ayudar significativamente a reducir el estrés y promover sentimientos de relajación. Comience lentamente y encuentre las prácticas que funcionen mejor para usted. Desarrollar una rutina de momentos de atención plena, incluso si son solo unos minutos al día, puede ayudar a mejorar su ansiedad.

Albardilla

Además de buscar la ayuda de un profesional de la salud mental, puede explorar otros recursos para hacer frente a su lilapsofobia. Los grupos de apoyo pueden ser útiles para personas con fobias específicas. Incluso si otros en el grupo tienen fobias diferentes a las tuyas, compartir tu experiencia puede ser terapéutico.

Escuchar a otras personas sobre cómo manejan sus propios factores desencadenantes y estresantes relacionados con la fobia en su vida diaria puede brindarle inspiración y motivación para hacer frente a su lilapsofobia.

Para encontrar un grupo de apoyo accesible para personas con fobias, puede preguntarle a un profesional de la salud mental. Algunos servicios de terapia en línea, como Talkspace, pueden ayudarlo a encontrar un grupo de apoyo que también se reúna virtualmente.

Lilapsofobia en la cultura popular

Películas de Hollywood como «Twister» (1996) abordan los efectos de la lilapsofobia. En esa película, la Dra. Jo Harding, interpretada por Helen Hunt, es testigo de la muerte de su padre en un tornado. Como adulta, lucha contra la lilapsofobia resultante convirtiéndose en una cazadora de tormentas. La película presenta imágenes muy realistas de los principales tornados, por lo que puede no ser cómodo de ver para las personas con lilapsofobia.

Los tornados y los huracanes son parte de la vida, y los medios de comunicación de hoy ofrecen la oportunidad de ver tormentas devastadoras y sus secuelas repetidamente, con vívidos detalles. Aunque la cobertura de noticias es ciertamente importante, es igualmente importante poner dicha cobertura en perspectiva.

Si bien los eventos meteorológicos pequeños ocurren con frecuencia, la mayoría de los que son severos se consideran de interés periodístico. La cobertura de los medios puede conducir fácilmente a una creencia sesgada de que las tormentas graves son mucho más comunes de lo que realmente son. Es posible que desee evitar ver demasiada cobertura de clima templado si descubre que empeora sus síntomas de lilapsofobia.

Una palabra de Psyathome

Puede ser desafiante y frustrante lidiar con la lilapsofobia. Puede parecer que su ansiedad y miedo se disparan constantemente. Sepa que no está solo al lidiar con una fobia específica y que existen recursos para ayudarlo. Para comenzar, hable con un profesional de la salud mental, considere asistir a sesiones regulares de terapia y pruebe algunos ejercicios de atención plena para comenzar a aliviar su ansiedad.

Deja un comentario

Maddy Simpson – Mente muy bien

Reflejos Maddy Simpson es una verificadora de hechos en Psyathome Mind, revisando y actualizando artículos para garantizar que sean precisos y reflejen la información más

¿El alcohol diluye la sangre?

Beber alcohol tiene efectos sobre la coagulación de la sangre.Si bebe una cantidad moderada de alcohol, puede tener el beneficio de actuar como anticoagulante y

¿Qué son los baños de sonido?

Aunque los baños de sonido pueden parecer un concepto de la «nueva era», la práctica de curar cuerpos a través del sonido tiene técnicamente miles