Psyathome

¿La adicción a los videojuegos es realmente una adicción?

Pregunte a algunos padres si la adicción a los videojuegos es real y le dirán que sí. Ven a su hijo retirarse a un mundo virtual durante horas y horas, descuidando a sus amigos y familiares y perdiendo interés en todo menos en su monitor o pantalla.

Pero, ¿qué dicen los expertos? ¿Es este solo un vicio (o dispositivo) más que, como con la adicción al alcohol o las drogas, puede apoderarse por completo e impactar negativamente en el mundo de uno? ¿De verdad se puede ser adicto a los videojuegos?

Lo último sobre la adicción a los videojuegos

La adicción a los videojuegos no está incluida en la última edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, que es el DSM-5. Este es el manual que se utiliza para diagnosticar los trastornos de salud mental, que incluye las adicciones.

Sin embargo, lo que el DSM-5 incluye en su sección sobre condiciones para estudios adicionales es el trastorno de los juegos en Internet. Los criterios utilizados para diagnosticar el trastorno de los juegos de Internet incluyen experimentar al menos cinco de estos síntomas en el último año:

  • Preocupación por el juego
  • Síntomas de abstinencia cuando no se puede jugar
  • Mayor tiempo dedicado a jugar para «satisfacer el impulso»
  • No poder eliminar o reducir la cantidad de juego
  • Pérdida de interés en otras actividades.
  • Jugar incluso cuando genera consecuencias negativas
  • No ser honesto sobre la cantidad de tiempo dedicado a los juegos.
  • Usar los juegos como una forma de sentirse mejor
  • Pusieron en peligro o perdieron una relación, trabajo u otra oportunidad debido a los juegos

Aunque los videojuegos no siempre están en línea, la Organización Mundial de la Salud también reconoce el trastorno del juego (sin la designación de «Internet») en su Clasificación Internacional de Enfermedades más actual, la ICD-11.

Algunos fabricantes de juegos incluso se jactan de la experiencia «adictiva» de sus juegos en su publicidad. El reconocimiento adecuado del riesgo de uso excesivo o adicción a los videojuegos proporciona un fundamento para establecer estándares de orientación con respecto a los límites apropiados.

El reconocimiento de la adicción a los videojuegos como un diagnóstico oficial permitiría integrar los servicios de apoyo en los programas de recuperación de adicciones y brindar capacitación específica al personal. También puede abrir más vías de tratamiento cubiertas por el seguro. Si bien algunas organizaciones brindan programas gratuitos de recuperación de adicciones, no siempre es posible conectarse con recursos gratuitos destinados a los videojuegos.

Adicción a los videojuegos: un problema mundial

Algunos países asiáticos, como China y Corea del Sur, han identificado la adicción a los videojuegos como un asunto urgente de salud pública. Las razones para esta clasificación incluyen la conexión entre esta adicción y otros problemas de salud mental.

Sin embargo, pasar mucho tiempo jugando videojuegos puede presentar otro problema. Los estudios han relacionado los juegos extremos, y las horas de estar sentado que los acompañan, con aumentos en los coágulos de sangre, por ejemplo, incluso en jugadores adolescentes.

En los Estados Unidos, la prevalencia de la adicción a los videojuegos es más difícil de estimar, ya que la mayoría de las computadoras se usan en el hogar en lugar de en lugares públicos compartidos. Sin embargo, los estudios de casos muestran características similares de la adicción a los juegos en todas las culturas, lo que indica que son el mismo fenómeno.

Posibles Causas

La adicción a los videojuegos ha crecido rápidamente a partir de una industria dirigida específicamente a los niños. A medio camino entre los juguetes y la televisión, los videojuegos están dirigidos a jóvenes ingenuos incapaces de establecer sus propios límites o tomar decisiones intencionales sobre cómo pasar su tiempo.

¿Qué hace que los videojuegos sean tan atractivos? Cuando están libres de las limitaciones de la escuela, muchos niños simplemente quieren entretenerse lo más fácilmente posible. Y muchos padres también quieren esto para sus hijos.

Darle a su hijo el último videojuego puede tener dos propósitos. Uno, puede ayudar a aliviar parte de la culpa de los padres por no pasar suficiente tiempo con el niño. Dos, puede mantener al niño felizmente ocupado. Ambos pueden conducir a largos períodos de tiempo jugando videojuegos.

La investigación muestra que ciertos factores de riesgo para la adicción a los videojuegos a menudo comienzan a mostrarse cuando el niño tiene 10 años. Además, los factores de riesgo asociados con esta adicción incluyen vivir en un hogar monoparental, ser hombre y no estar bien integrado socialmente en la escuela.

Un estudio de 2015 también encontró que algunas personas eligen jugar videojuegos como una forma de compensar la dificultad para asociarse con otros. Dicho de otra manera, prefieren jugar a interactuar cara a cara.

Los videojuegos no son del todo malos

Si bien jugar videojuegos durante horas y horas puede ser problemático, estas formas virtuales de entretenimiento también tienen varias ventajas. Por ejemplo, lograr el dominio de los videojuegos puede aumentar la autoestima del jugador.

Estos juegos también pueden mejorar la coordinación ojo-mano. Algunos incluso ofrecen características educativas. Los juegos más sofisticados pueden ayudar a los jugadores a desarrollar otras habilidades, y algunos juegos incluyen aspectos del ejercicio físico, lo que brinda aún más beneficios.

La realidad de la cultura popular es que somos cada vez más dependientes de la tecnología. Los videojuegos permiten que las personas tengan experiencias positivas con las computadoras que pueden proporcionar habilidades transferibles al usar estos dispositivos para otros fines.

Peligros de la etiqueta «Adicción»

Etiquetar la actividad como una adicción a los videojuegos sin pautas establecidas y acordadas podría disuadir injustamente a muchos niños y sus padres de los aspectos potencialmente positivos de algunos videojuegos.

Ciertos videojuegos como medio tienen potencial para desarrollar habilidades sociales positivas o para proporcionar formas benignas de entretenimiento, aunque es posible que no sean tan fáciles de comercializar para los niños.

Al igual que con otras adicciones, existe el riesgo de que una etiqueta como «adicción a los videojuegos» se use con demasiada liberalidad, sin prestar atención a otras condiciones concurrentes o subyacentes. El tratamiento de estas condiciones podría ayudar de manera más efectiva al jugador excesivo.

Deja un comentario

10 tipos comunes de sesgo

El sesgo actor-observador El sesgo actor-observador es la tendencia a atribuir nuestras acciones a influencias externas y las acciones de otras personas a las internas.

El vínculo entre la ira y el TLP

La ira intensa e inapropiada es uno de los síntomas más preocupantes del trastorno límite de la personalidad (TLP). De hecho, es tan intenso que

Retiro de la adicción a las drogas

Si está considerando la abstinencia de la adicción a un opioide (también llamado opiáceo) (un analgésico recetado como la oxicodona o narcóticos ilegales como la