Psyathome

El miedo a estar sin tu teléfono

Los teléfonos móviles se han convertido en una parte omnipresente de la vida moderna. No solo sirven como una forma de comunicación, sino que también actúan como una herramienta de red social, organizador personal, herramienta de compras en línea, calendario, despertador y banco móvil. Si bien son sin duda dispositivos beneficiosos, algunos sugieren que la dependencia excesiva de los dispositivos digitales puede ser una forma de adicción conductual.

De hecho, el término nomofobia se acuñó recientemente para describir el miedo a quedarse sin teléfono. Esto incluye no solo perder, olvidar o romper su teléfono, sino también estar fuera del contacto del teléfono móvil. Es una preocupación creciente en un mundo en el que estar siempre conectado parece más importante que nunca. Cuando las personas pierden su teléfono, cuando su móvil se queda sin batería o cuando se encuentran en un área sin cobertura celular, pueden generar sentimientos de estrés y ansiedad, o incluso sentimientos de miedo o pánico.

Este miedo a quedarse sin un dispositivo móvil a menudo se considera un signo de uso problemático de dispositivos digitales, que algunos expertos creen que puede tener un impacto perjudicial en la salud mental y el bienestar.

El uso frecuente de teléfonos móviles tiene el potencial de causar resultados negativos a corto plazo, como una mayor distracción, pero también puede tener consecuencias a largo plazo, como exacerbar los problemas de salud mental existentes o contribuir a las adicciones conductuales.

¿Qué es la nomofobia?

¿Alguna vez se sintió ansioso o incluso entró en pánico cuando no pudo encontrar su teléfono? ¿La idea de estar varado en un lugar aislado sin servicio celular te llena de temor? Si es así, es posible que tenga algunos de los síntomas de la nomofobia.

La nomofobia es una forma abreviada de «nomesbilis-phone phobia.» El término se acuñó por primera vez en un estudio de 2008 encargado por la Oficina Postal del Reino Unido. En una muestra de más de 2100 adultos, el estudio indicó que el 53 % de los participantes experimentaba nomofobia. La afección se caracteriza por sentimientos de ansiedad cuando las personas pierden sus teléfonos, se quedan sin batería o no tienen cobertura celular.

El estudio reveló que este miedo puede ser tan poderoso que muchas personas nunca apagan sus teléfonos, incluso por la noche o durante los momentos en que no los usarán.Cuando se les preguntó por qué nunca apagaban sus teléfonos, el 55 % mencionó la necesidad de mantenerse en contacto con familiares y amigos, el 10 % dijo que necesitaba estar localizable por motivos de trabajo y el 9 % informó que apagar sus teléfonos los ponía ansiosos.

El miedo a perderse algo es quizás lo que lleva a tantas personas a informar que responderían a una llamada o mensaje de texto incluso si están en medio de otra cosa. El estudio reveló que las personas a menudo estaban dispuestas a interrumpir sus actividades cotidianas para responder a una llamada. La mayoría de las personas (80 %) estaban dispuestas a contestar una llamada mientras veían la televisión, el 40 % respondería a una llamada mientras comían y el 18 % estaría dispuesta a contestar el teléfono cuando estaban en la cama con otra persona.

¿Qué tan común es?

Si bien la investigación sobre el fenómeno aún es limitada, los hallazgos disponibles sugieren que la nomofobia es bastante común. Un estudio de estudiantes en India encontró que más del 22% de los participantes mostraban signos de nomofobia severa. Alrededor del 60% de los que participaron en el estudio tenían signos moderados de la afección.

Síntomas

Una fobia es un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por un miedo irracional a un objeto o situación. En este caso, el temor es quedarse sin teléfono o estar fuera del alcance del servicio de telefonía celular.

Si bien la nomofobia no es un diagnóstico clínico, algunos de los síntomas que comúnmente se identifican como relacionados con este miedo incluyen:

  • La imposibilidad de apagar el teléfono
  • Revisar constantemente su teléfono en busca de mensajes, correos electrónicos o llamadas perdidas
  • Cargar su batería incluso cuando su teléfono está casi completamente cargado
  • Llevar su teléfono a donde quiera que vaya, incluso al baño
  • Comprobando repetidamente para asegurarse de que tiene su teléfono
  • Miedo a quedarse sin Wifi o poder conectarse a una red de datos celular
  • Preocuparse de que sucedan cosas negativas y no poder pedir ayuda
  • Estrés por estar desconectado de la propia presencia o identidad en línea
  • Saltarse actividades o eventos planificados para pasar tiempo en el dispositivo móvil

Además de los síntomas emocionales y cognitivos, las personas también pueden experimentar síntomas físicos. Las personas pueden respirar más rápido, su ritmo cardíaco puede aumentar, pueden sudar más y pueden temblar o temblar. También pueden comenzar a sentirse débiles o mareados. En casos severos, estos síntomas de miedo pueden convertirse en un ataque de pánico.

Características de la nomofobia

En un estudio de 2015, los investigadores identificaron algunas dimensiones clave de la nomofobia.El miedo a quedarse sin teléfono se centra en:

  • No poder comunicarse con los demás.
  • Sentirse generalmente desconectado
  • No poder acceder a la información.
  • Renunciar a una comodidad

Las personas con esta fobia revisan sus teléfonos constantemente, los llevan a todos lados (incluyendo la ducha y el baño), pasan muchas horas al día usando sus teléfonos y experimentan sentimientos de impotencia cuando están separados de sus teléfonos.

Los estudios han demostrado que el uso frecuente o compulsivo del teléfono móvil está relacionado con un aumento del estrés, la ansiedad y la depresión. El uso excesivo del teléfono se ha relacionado con una serie de efectos negativos que incluyen calificaciones bajas, aumento de la ansiedad, menor satisfacción con la vida y una menor sensación de bienestar general.

Causas

Hay una serie de razones por las que las personas experimentan síntomas de nomofobia.

Utilidad para las tareas diarias

La utilidad de los teléfonos móviles juega un papel clave en este miedo a quedarse sin teléfono. Los teléfonos inteligentes son capaces de hacer mucho; las personas usan sus teléfonos para mantenerse en contacto, investigar cosas que les interesan, realizar negocios, mantenerse organizadas, compartir información personal e incluso administrar dinero.

Debido a que las personas ahora recurren a sus teléfonos para tantas tareas importantes, tal vez no sea sorprendente que las personas teman estar sin sus dispositivos. Estar sin su teléfono puede hacer que las personas se sientan aisladas y aisladas de aspectos importantes de su vida, incluidos los amigos, la familia, el trabajo, las finanzas y la información.

Cantidad de uso cada día

Un estudio de 2014 publicado en el Revista de adicciones conductuales descubrió que los estudiantes universitarios pasan hasta nueve horas al día en sus teléfonos celulares.

Los investigadores sugieren que este uso constante del teléfono celular representa una paradoja de la tecnología. Los teléfonos inteligentes pueden ser tanto liberadores como opresores. Las personas pueden comunicarse, recopilar información y socializar, pero al mismo tiempo, el uso del teléfono celular puede generar una dependencia que es tanto restrictiva como estresante.

Familiaridad con la tecnología

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas para Adolescentes sugiere que esta ansiedad por la separación del teléfono celular puede ser más común en adolescentes y adultos jóvenes. Los jóvenes de esta cohorte de edad son en su mayoría nativos digitales, lo que significa que nacieron y se criaron en la era de la tecnología digital. Debido a que tuvieron una experiencia temprana con computadoras, Internet y teléfonos celulares, estos dispositivos a menudo son una parte integral de la vida diaria.

Diagnóstico

Es importante tener en cuenta que, si bien muchas personas informan que sienten ansiedad o miedo por estar sin sus teléfonos, la nomofobia no está reconocida oficialmente como un trastorno por la Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5).

Este tipo de miedo puede cumplir los criterios de una fobia situacional específica según los síntomas y la presentación. Una fobia específica se caracteriza por un miedo irrazonable y excesivo y una respuesta de miedo exagerada que está fuera de proporción con la amenaza real.

Los investigadores han desarrollado el Cuestionario de nomofobia (NMP-Q) para evaluar los síntomas de la nomofobia, y los estudios sugieren que el cuestionario es una medida útil del miedo a estar sin teléfono celular.

El cuestionario pide a los encuestados que califiquen qué tan de acuerdo o en desacuerdo están con afirmaciones como:

  • «Me sentiría incómodo sin tener acceso constante a la información a través de mi teléfono inteligente»
  • «Me asustaría quedarme sin batería en mi smartphone»
  • “Sentía ansiedad porque no podía mantener el contacto con mi familia y/o amigos”

Un estudio encontró que los niveles más altos de nomofobia medidos por el NMP-Q correspondían a niveles más altos de obsesión, lo que sugiere que la nomofobia puede tener un alto nivel de comorbilidad con algunos trastornos.Por ejemplo, otra investigación sugiere que las personas con trastornos de ansiedad y pánico pueden tener más probabilidades de desarrollar nomofobia.

Tratamiento

Si tiene síntomas de nomofobia o si siente que el uso de su teléfono móvil está causando problemas en su vida, puede ser útil hablar con un profesional de la salud mental. Si bien no existe un tratamiento específico para la nomofobia, su terapeuta puede recomendarle terapia de exposición, terapia cognitivo-conductual o ambas para tratar sus síntomas. En algunos casos, su médico también puede recetarle algún tipo de medicamento para tratar los síntomas de ansiedad o depresión que pueda estar experimentando.

Terapia de exposición

La terapia de exposición es una técnica conductual en la que aprenderás a enfrentarte poco a poco a tus miedos. En el caso de la nomofobia, te acostumbrarás progresivamente a estar sin teléfono. Puede comenzar de manera muy pequeña (como dejar su teléfono en otra habitación durante un cierto período de tiempo) y luego avanzar progresivamente hasta períodos de tiempo más largos sin su teléfono (como dejarlo en casa mientras va a la tienda o encenderlo). apagado mientras está ocupado haciendo otra cosa).

Terapia de conducta cognitiva

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un proceso que implica abordar los patrones de pensamiento negativos e irracionales que contribuyen a las conductas desadaptativas. Su terapeuta lo ayudará a aprender a identificar estas formas de pensar y reemplazar estos pensamientos por otros más realistas y racionales.

Por ejemplo, en lugar de pensar que se perderá algo de vital importancia si no revisa los mensajes de su teléfono cada pocos minutos, la CBT le recordará que no es probable que se pierda nada mientras revisa tu teléfono de vez en cuando.

medicamentos

Si bien no existe un medicamento aprobado por la FDA para el tratamiento de la nomofobia, su médico o psiquiatra puede recetarle medicamentos contra la ansiedad o antidepresivos para tratar algunos de sus síntomas. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como Lexapro, Zoloft y Paxil, a menudo se usan como tratamientos de primera línea para la ansiedad y la depresión.

Albardilla

Si cree que tiene nomofobia o siente que pasa demasiado tiempo en su teléfono, hay cosas que puede hacer para administrar mejor el uso de su dispositivo.

  • Establecer límites. Establezca reglas para el uso de su dispositivo personal. Esto podría significar evitar su dispositivo móvil en ciertos momentos del día, como durante las comidas o antes de acostarse.
  • Encuentra un equilibrio. Puede ser muy fácil usar su teléfono para evitar el contacto cara a cara con otras personas. Concéntrese en tener alguna interacción personal con los demás todos los días.
  • Tome descansos cortos. Puede ser difícil dejar el hábito del teléfono móvil, pero comenzar poco a poco puede facilitar la transición. Comience por hacer cosas pequeñas, como dejar su teléfono en otra habitación durante las comidas o cuando esté realizando otra actividad.
  • Encuentra otras formas de ocupar tu tiempo. Si descubre que está usando su teléfono en exceso por aburrimiento, intente buscar otras actividades para distraerse de su dispositivo. Intente leer un libro, salir a caminar, practicar un deporte o participar en un pasatiempo que disfrute.

Una palabra de Psyathome

La nomofobia es un problema creciente junto con otros miedos y adicciones conductuales vinculadas al uso de la tecnología. Dada la dependencia de muchas personas de sus teléfonos móviles para el trabajo, la escuela, las noticias, el entretenimiento y la conexión social, puede ser un problema increíblemente difícil de superar.

Dejar de usar el teléfono celular por completo no es realista, pero aprender a establecer límites y límites sobre cuánto permite que su teléfono controle su vida puede ayudar. Tomar un descanso ocasional de su teléfono, participar en actividades separadas de su teléfono y encontrar distracciones para mantenerlo ocupado en lugar de jugar sin pensar en su teléfono son buenos lugares para comenzar.

Deja un comentario